Abril en Japón es el mes perfecto para disfrutar del hanami, una de las fiestas japonesas más populares en la que las familias y amigos se juntan para disfrutar de la contemplación de la flor del cerezo.

La flor del cerezo es tan admirada porque es una metáfora de la vida, bella pero efímera

Abril en Japón

Desde finales de marzo hasta principios de abril se produce la floración de los cerezos en Japón, y como os decíamos, su contemplación se ha convertido en una de las tradiciones más arraigadas del país. El nombre de la celebración, hanami, recoge literalmente esta tradición pues su significado es “ver flores”.

Según el antiguo calendario japonés, el mes de abril recibía el nombre de uzuki, el “mes en el que florecen las deutzias” (o utsugi en japonés). Además puesto que  (liebre en japonés) es el cuarto animal según el zodiaco japonés, también puede considerarse como el mes de la liebre. Otros nombres que recibe este mes son unohanatsuki (la forma larga de uzuki) y hananokorizuki, el “mes de los restos de las flores”.

Hacia el final del invierno, los vientos fríos que soplan del continente asiático se van debilitando y se vuelven intermitentes. En este momento, las bajas presiones que se originan en China entran en el Mar del Japón, haciendo que empiecen a soplar vientos calientes desde el sur. El primero de estos vientos se llama Haru Ichiban, o literalmente, “el primero de primavera”.

En las latitudes más meridionales, la floración de los ciruelos comienza en febrero y la de los cerezos en marzo y el frente de floración (kaika zensen) se va extendiendo desde Okinawa hacia el norte del país, acabando a mediados de mayo con la floración de los cerezos en Hokkaidō, la más septentrional de las islas del archipiélago japonés. Debido a que el clima de cada región no siempre es igual año tras año, la floración de los cerezos en cada región puede adelantarse o atrasarse ligeramente.

Mapa de floración del cerezo en Japón en 2013

Mapa de floración de los cerezos en Japón en 2013. Imagen de JNTO

Es por ello de gran importancia el pronóstico de floración que realiza anualmente la Oficina de Meteorología, y que cuando llegan estas fechas se puede encontrar en los telediarios y periódicos para que los japoneses sepan cuándo pueden ir a contemplar los cerezos en flor. La Oficina de Turismo de Japón (JNTO) también cuenta con una página muy interesante que cuenta la floración de los cerezos por regiones, mostrándonos asimismo las tendencias en las fechas de floración a lo largo de los últimos 10 años.

Esto es de vital importancia, ya que la flor del cerezo tiene una vida muy corta, de tan sólo una semana, lo que encaja perfectamente con el espíritu tradicional japonés de admirar la impermanencia de la vida y el fluir de la misma. Precisamente, la flor del cerezo es tan admirada porque es una metáfora de la vida, bella pero efímera.

Frente de floración de los cerezos En la imagen que vemos a la izquierda podemos ver el frente de floración de los cerezos (sakura zensen) tal y como se anuncia en televisión. Normalmente está referido a la variedad someiyoshino (Prunus x yedoensis), un cruce entre las especies edohigan (P. pendula Maxim. form. ascendens Ohwi) y ōshimazakura (P. lannesiana var. speciosa).

En cuanto a la tradición de contemplar los cerezos en flor, tenemos que remontarnos al periodo Nara (710-784) cuando los japoneses tomaron de la cultura china el placer de contemplar las flores. En aquella época la flor del ciruelo era la más admirada, cosa que cambió en el periodo Heian (794-1192), cuando el cerezo cobró más protagonismo, hasta el punto de que en la literatura de la época era frecuente la sinécdoque de utilizar la palabra “flor” para referirse a “cerezo”.

En aquellos tiempos, cuando la gente pensaba que existían dioses dentro de los árboles, el cerezo se utilizaba como método para adivinar las cosechas, por lo que se realizaban ofrendas a estos supuestos dioses. Fue el emperador Saga (786-842) quien tomando esta tradición decidió organizar fiestas bajo los cerezos del Palacio Imperial, que eso sí, estaban reservadas únicamente para los miembros de la corte. Con el tiempo la costumbre se extendió a los samuráis y finalmente, en el período Edo (1600-1868), se convirtió en una celebración popular extendiéndose al resto de la población.

Cerezos del Valle del Jerte Hoy en día el hanami (llamado a menudo o-hanami, para indicar respeto) es la excusa perfecta para hacer un picnic con la familia, con los amigos, o con los compañeros de trabajo, sentado bajos los cerezos, y en el que se bebe y se come en grandes cantidades, continuando la fiesta a veces incluso por la noche (llamada entonces yozakura o cerezos nocturnos).

Es peculiar ver también cómo mucha gente guarda los mejores sitios con varios días de antelación. El parque de Ueno, en Tokio, y Yoshinoyama, en Nara, son dos de los lugares más populares para la celebración del hanami.

Pero no es necesario ir tan lejos para disfrutar de los cerezos en flor, ya que en España tenemos el famoso valle del Jerte, situado en las estribaciones de la Sierra de Gredos, entre las provincias de Cáceres, Ávila y Salamanca, que es el mayor cerezal de Europa, con un millón de cerezos. Los habitantes de esta comarca celebran todos los años, durante la segunda quincena de marzo, su peculiar hanami, denominado Fiesta del cerezo en flor.

Una vez al año y por sólo unos días el valle del Jerte ve como sus colinas aparecen nevadas de flores blancas. Cuando empiezan a desaparecer las nieves de las cumbres, otro blanco se extiende por sus laderas, el blanco puro y aromático de la flor del cerezo. Este milagro es uno de los mejores regalos que la naturaleza nos puede ofrecer cada año.

La Fiesta del cerezo en flor es una fiesta de Interés Turístico Nacional desde 2010 (en 2004 se consideró de Interés Turístico Regional pero ahora es incluso más importante) que lleva unos 30 años organizándose y cada año atrae a más de 40.000 visitantes.

Sobre El Autor

Luis es un ingeniero de telecomunicación que se encuentra cursando un Máster en Estudios de China y Japón: Mundo Contemporáneo, y que, tras su paso por el mundo de la telefonía móvil, trabaja como responsable de Redes Sociales y PR (relaciones públicas) en una agencia. Apasionado de la cultura japonesa, tanto tradicional como moderna, la tecnología, el turismo, la gastronomía, los idiomas y la fotografía, entre muchas otras cosas, y con poco tiempo para satisfacer todos estos intereses. Puedes encontrarle en el blog Profundidad de Campo.

12 Respuestas

  1. Viaje a Japón: El festival del fuego de Kurama, en Kioto - Japonismo - Cultura japonesa y viajes por Japón

    [...] El centro neurálgico del festival es el santuario Yuki o Yuki-jinja y su objetivo es escenificar la recepción de la deidad en Kurama. En el santuario encontraremos estructuras representativas del periodo Azuchi-Momoyama (s. XVI) y un cedro japonés de unos 800 años de edad. El santuario está situado en plena naturaleza y es un lugar ideal para disfrutar del cambio del color de las hojas (o momiji) o del florecer de los cerezos (o hanami). [...]

    Responder
  2. El festival del fuego de Kurama (Kurama no hi matsuri) « Kabuki

    [...] El festival del fuego de Kurama (鞍馬の火祭り, Kurama no hi matsuri) se celebra el 22 de octubre en el pequeño pueblo de Kurama, situado al norte de la ciudad de Kioto. El origen del festival lo encontramos hace mil años, cuando se construyó el santuario Yuki para un dios que vivía, hasta ese momento, en el Palacio Imperial. Entonces se invitó al dios a visitar su recién construido santuario y para mostrarle el camino, se encendieron antorchas hasta llegar al santuario y de ahí el origen de la celebración de este festival anual.   El centro neurálgico del festival es el santuario Yuki o Yuki-jinja y su objetivo es escenificar la recepción de la deidad en Kurama. En el santuario encontraremos estructuras representativas del periodo Azuchi-Momoyama (s. XVI) y un cedro japonés de unos 800 años de edad. El santuario está situado en plena naturaleza y es un lugar ideal para disfrutar del cambio del color de las hojas (o momiji) o del florecer de los cerezos (o hanami). [...]

    Responder
  3. El concepto de mono no aware » Japonismo

    […] ejemplo más práctico y probablemente más conocido para todos del mono no aware es la pasión de los japoneses por el hanami, especialmente por la apreciación del florecimiento de lo…. Las flores de cerezo, o sakura, son increíblemente efímeras y es justamente eso lo que conmueve […]

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.