El JR Pass o Japan Rail Pass es el mejor aliado del turista en Japón, ya que nos permite un uso ilimitado de los trenes operados por cualquiera de las compañías JR en todo el país.

Y con los precios que tiene el transporte en Japón, sin duda merece la pena. Eso sí, toda la literatura que podáis encontrar en multitud de blogs, incluyendo éste mismo, sobre cómo canjear la orden de intercambio que compramos en nuestro país de origen ya no es válida, porque el proceso ha cambiado y hasta el propio pase ha cambiado, y de eso os hablaré a continuación.

Ahora, el Japan Rail Pass ya no tiene la imagen del tsunami de Hokusai, sino otra imagen también de Hokusai, del Monte Fuji, que a mi gusto, no es tan bonita, ya que no tiene relieve y es de colores más feos.

En principio, la orden de intercambio hay que seguirla comprando en origen. Recordad que podéis comprarla cómodamente desde esta web de nuestra total confianza (y al hacerlo, nos ayudáis un poquito a mantener Japonismo vivo). Los cambios afectan a cuando llegamos a Japón y queremos cambiarla por el pase propiamente dicho. Os cuento los principales cambios:

  • Ya no hay que rellenar un formulario previo con nuestros datos.
  • Ahora, en la cara trasera del JR Pass, somos nosotros los que rellenamos nuestros datos (nombre, apellidos, nacionalidad y número de pasaporte). Antes, si recordáis, con la información del cupón de intercambio y el formulario, un empleado de JR se encargaba de rellenar el JR Pass por nosotros.
  • El interior del Japan Rail Pass ahora contiene únicamente las condiciones de utilización del mismo, pero no tiene ningún tipo de información de interés ni para el viajero, ni para los empleados de JR. Qué sentido tiene que siga siendo en formato díptico, no lo entendemos, porque casi nadie se las lee ya que el que viaja a Japón ya las ha leído previamente.
  • En esa cara trasera, un empleado de JR colocará una tarjeta del mismo tamaño que un billete estándar de shinkansen o de tren con la información del periodo de validez de nuestro pase, el tipo y el precio. Luego, el JR Pass nuevo lleva una cubierta adhesiva transparente para plastificar y proteger esa parte del pase.
  • En la parte de abajo a la derecha de esa cara trasera, hay un espacio en blanco para sellar cada vez que reservamos billetes de tren, y en en ese sello se escribirá la fecha de la reserva a mano. Allí nos pondrán un sello el primer día de uso, que será el único que con seguridad tendremos. Y es que, sinceramente, esta parte es bastante ridícula, porque el espacio es pequeño, y en un viaje como el que nosotros hemos hecho este verano, hemos subido a tantos trenes bala que no cabían tantos sellos. Y en muchas estaciones ni los ponían.
El "billete" que se añade al JR Pass

El “billete” que se añade al JR Pass, del mismo tamaño que uno convencional.

Cambios en la oficina de JR East en Narita

Por si fuera poco, la oficina donde hacen el canje en el aeropuerto de Narita también ha cambiado. El primer cambio que notamos es cosmético, ya que el JR East Travel Service Center ahora tiene los carteles en color rojo, y los carteles que hay en la estación de JR del aeropuerto también se han puesto de color rojo, el mismo rojo que sirve para identificar al Narita Express. Supongo que es una forma de distinguirlo del tren competidor, el Keisei Skyliner, con carteles más llamativos, pero teniendo en cuenta que el color corporativo de JR East es el verde, que es el color que veremos normalmente asociado a la compañía, el cambio resulta extraño.

Cambios cosméticos en la oficina de JR East del Aeropuerto de Narita

Cambios cosméticos en la oficina de JR East del Aeropuerto de Narita.

En nuestro caso, como era temporada alta, mientras esperábamos la cola, una empleada de JR iba entregando las tarjetas del nuevo JR Pass para que los fuéramos rellenando, y así hacer más rápido todo el proceso. La única pega es que, aunque en general se sigue cumpliendo lo que ya os hemos dicho de que en cualquier oficina puedes pedir los billetes para toda vuestra estancia en Japón, en este caso no pudimos. Nos dijeron que había tanta gente en la cola que sólo podían gestionarnos las reservas para los trenes que fuéramos a coger ese mismo día.

Interior de la oficina de JR East en Narita

Interior de la oficina de JR East en Narita: ahora hay más gente atendiendo, y ningún puesto sentado.

Pero el cambio más importante es que ahora, hay más puestos de atención al viajero, aunque todos de pie. Ya no te sientas a la mesa mientras el empleado de JR te explica todo el proceso y rellena tu JR Pass. Ahora esta oficina se parece más al resto de oficinas que hay en las estaciones donde podemos reservar los billetes de tren, con varios puestos unos al lado de otros donde los viajeros permanecen de pie mientras son atendidos.

Todo esto se ha hecho para agilizar el proceso, lógicamente, y para evitar problemas con la transcripción de nombres extranjeros, ya que cuando antes los tenían que escribir los empleados de JR en el JR Pass, podía dar lugar a muchas confusiones con nombres complicados o de idiomas con caracteres extraños.

Obteniendo billetes con el JR Pass en la oficina de JR East en Narita

Obteniendo billetes con el JR Pass en la oficina de JR East en Narita.

El hecho, también, de que la información de validez del JR Pass esté en la parte trasera hace que sea más sencillo mostrarlo en cada estación, ya que no hay que abrirlo para mostrar el interior. El hecho de tener que mostrarlo, de todas formas, me sigue pareciendo arcaico en un país tan tecnológico como Japón.

Cuando tenemos nuestro flamente Japan Rail Pass ya sellado y validado, veremos que según nos acercamos a los andenes donde se toma el Narita Express para llevarnos hasta Tokio, los carteles también han cambiado respecto a lo que os conté en enero, ya que ahora son del mismo color rojo que los de la oficina de JR East donde hemos sellado el pase.

Camino de los andenes del Narita Express

Camino de los andenes del Narita Express, notad la nueva estética.

Parece, con estos cambios, que el JR Pass ha sufrido una pequeña evolución. Pensamos que es un primer paso para hacer finalmente un JR Pass más parecido a un billete normal o similar, y dejar de utilizar estas cartulinas que son demasiado grandes y que no aportan nada. Desgraciadamente, todavía las usaremos, pero ese billete de tamaño estándar con la información de validez de nuestro pase da esperanzas.