2013 y 2014 marcan el Año Dual España-Japón, porque se conmemora el 400 aniversario de la llegada a España de la Embajada Keicho (慶長使節), que visitó primero la corte de Felipe III y que luego se desplazaría hasta Roma para visitar al Papa Pablo V. Esta misión fue enviada por el daimyo o señor feudal Date Masamune, de Sendai, y estaba encabezada por el samurái Hasekura Tsunenaga, y contaba con una comitiva de 150 japoneses, además de varios monjes franciscanos. El nombre de la misión se deriva de la era japonesa del mismo nombre, que abarca desde octubre de 1596 hasta julio de 1615.

Los viajes de Hasekura.

Los viajes de Hasekura. Imagen de Wikipedia.

El 28 de octubre de 1613, la expedición partió a bordo del San Juan Bautista, un navío japonés construido en Sendai especialmente para este viaje, del tipo galeón español. Hoy en día podemos ver una reconstrucción del mismo en la ciudad japonesa de Ishinomaki. Uno de los motivos de esta embajada era religioso, ya que se quería solicitar más misioneros para evangelizar Japón (hablamos de los momentos previos a la persecución del Cristianismo en Japón). El segundo motivo de la expedición era el comercial, ya que se pretendía establecer relaciones comerciales directas entre Nueva España (México) y Japón. Para ello se enviaron muestras de artesanía japonesa que sorprendieron a los españoles, aunque las propias armaduras de los samuráis, sus cascos o kabuto y las armas que portaban eran lo bastante diferentes como para destacar por sí solas. El 25 de enero de 1614 la expedición llegó a Acapulco, donde permaneció parte de la comitiva. El resto, atravesó México, por aquel entonces territorio español, y navegó rumbo a España. El 5 de octubre de 1614 el San Juan Bautista atracaba en Sanlucar de Barrameda, iniciando camino hacia Madrid para ver al rey.

San Juan Bautista en Japón

Reproducción del San Juan Bautista en Ishinomaki. Imagen de Geolocation

Coria del Río, Córdoba, Toledo y Getafe fueron visitados por la embajada Keicho antes de llegar a la corte, y tras partir de Madrid, visitarían otras ciudades y pueblos de la península tales como Alcalá de Henares, Daroca, Zaragoza, Fraga, Lleida, Igualada y Barcelona. La embajada no obtuvo los resultados esperados, pero sobre todo porque cuando llegó a Roma a ver al Papa, ya se conocía el inicio de la persecución en Japón contra los cristianos, y claro, no era la mejor de las tarjetas de visita para el samurái al frente de dicha embajada. Hasekura, que se bautizó en su paso por Madrid tomando el nombre cristiano Francisco Felipe Faxicura, haría el camino inverso para volver a Japón. Pero en lugar de volver sin parar, se detuvo durante un tiempo en Coria del Río, un pueblo que ha pasado a la historia porque una parte importante de sus habitantes tienen como apellido “Japón”, y allí existe, incluso, una estatua conmemorativa de Hasekura. Lacas Namban-4 No en vano, parte de los samuráis permanecieron allí y dejaron descendencia, y de hecho se ha inaugurado una exposición en este pueblo sevillano con fotos de 400 corianos apellidados “Japón”. Y por si fuera poco, se han tomado muestras de ADN para analizarlas y ver si realmente los corianos tienen ascendencia japonesa tal como dicen. Finalmente Hasekura partiría de España para llegar a Nagasaki el 22 de septiembre de 1620, 7 años después del inicio de la expedición. Si queréis ver un mapa de todos los puntos por los que pasó la embajada Keicho, y rememorar así el rastro japonés en España, podéis visitar la web Ruta Keicho (no disponible temporalmente, suponemos), que contiene un mapa interactivo.

Estatua de Hasekura en Coria del Río

Estatua de Hasekura Tsunenaga en Coria del Río. Imagen de ABC.

Y para conmemorar este año dual, se han establecido una serie de actividades culturales y eventos entre junio de 2013 y julio de 2014 que abarcan temas tan dispares como la política, la economía, la enseñanza, etc. Al menos sobre el papel pinta muy bien, y casi cualquier cosa que encontremos que tenga que ver con Japón, veremos que lleva el logotipo del Año Dual. Sin embargo, una de nuestras quejas es que desde la Embajada y la Fundación Japón se han organizado actividades, pero se le ha dado poca difusión. Y sobre todo, se ha dejado la celebración del año dual en manos de iniciativas privadas, ya que se especifica que si tienes pensado organizar algún tipo de evento relacionado con Japón, se lo comunicas y entonces, si se ve que encaja, te dejan poner el sello del Año Dual y se añade a la lista de actos.

Hasekura rezando

Hasekura rezando tras su bautizo en Madrid. Imagen de Wikipedia.

Pero desde las administraciones, se ha realizado poca promoción, y en algún caso, en el que preguntamos por una exposición concreta en Madrid, que empezaba en unos días, en el lugar en el que iba a tener lugar esa exposición nadie sabía nada de ella, nadie les había avisado, y la información que tenían era nula. Como aficionado a lo japonés, me apena, porque el hecho de que nuestro país y Japón lleven tantos años con relaciones bilaterales creo que era algo a lo que se le podría haber sacado muchísimo más partido. Pero en cualquier caso, aprovechemos el año dual para disfrutar de actividades que, de otra manera, seguramente no tendríamos. Os dejo el vídeo oficial del año dual: