En todas las culturas existen artículos y costumbres que se supone traen buena suerte y ahuyentan las desgracias y los malos espíritus. En Japón, uno puede ver amuletos de la buena suerte por todas partes: en los bolsos, en las entradas de las casas, en las tiendas, en los templos, etc. Los engimono o amuletos japoneses de la buena suerte, se encuentran por doquier y aquí repasaremos los más conocidos e importantes.

Paseando por Japón podemos ver por las calles gatos con la pata levantada, búhos, muñecos rojos con un solo ojo, mapaches con grandes órganos sexuales, siete dioses en un barco…Y en los templos, colgantes hechos de tela, tablones de madera con deseos escritos, pequeños papeles blancos atados a los árboles, etc.

Son muchos los artículos y amuletos que en Japón otorgan la buena suerte y ahuyentan las desgracias; veamos a continuación los más conocidos.

Omamori

El omamori es un popular amuleto japonés que de buen seguro compraremos en alguna de nuestras visitas a Japón. Es una especie de colgante hecho de tela que se vende, sobre todo, en los templos y santuarios japoneses y que según la creencia, evita los accidentes, mejora la salud, ayuda en el amor, ayuda a aprobar los exámenes, etc.

Los japoneses llevan los omamori en muchos sitios, desde en el bolsillo, al bolso, en el coche o hasta en el móvil y los hay de todos los colores y diseños.

Omamori

Omamori en un templo de Kisarazu, Chiba.

Ofuda

El ofuda se considera una especie de omamori para el hogar, que es normalmente más grande y está hecho de madera o de papel. En él, podemos encontrar una imagen del dios que les protege, su nombre, el nombre del templo o hasta el sello o imagen del mismo, junto con una oración o petición al dios.

Los japoneses suelen colocar el ofuda en el interior de la entrada de sus casas o bien en el altar que hay en casa para los antepasados.

Maneki-neko

El maneki-neko es quizá uno de los amuletos japoneses más conocidos fuera de las fronteras niponas. Literalmente “gato que invita a entrar”, es un divertido gato blanco con una de sus patas, normalmente la izquierda, levantada a la altura de la oreja y con la palma hacia delante. En la otra mano tiene agarrada una moneda llamada koban, que representa la fortuna, y del cuello le cuelga un pequeño cascabel, que ahuyenta a los malos espíritus. Os hablamos en profundidad de este popular amuleto japonés en esta entrada específica.

En Tokio, existe un templo dedicado en exclusiva a este gato japonés de la buena suerte, el templo Gotokuji.

Manekineko

Daruma

El muñeco daruma es otro de los amuletos japoneses más conocidos. Es un muñeco rojo, sin brazos ni pies, con una cara masculina que tampoco tiene ojos, solo dos círculos blancos. Al ser redondeado, aunque se balancea, nunca se cae, de manera que representa la perseverancia y el esfuerzo.

El daruma representa a un antiguo monje budista indio llamado Bodhidharma, que fue el fundador del budismo zen y el responsable de que la doctrina de Buda llegara a China. Dice la leyenda que el monje no alcanzó la iluminación hasta 9 años después de meditar a solas en una cueva y que por ello, después de tanto tiempo sin moverse, no sólo se le cayeron los brazos y piernas, sino que el propio monje se arrancó los ojos para concentrarse mejor.

Amuletos del templo

Muñecos daruma en el templo de los darumas de Takasaki

Normalmente los japoneses regalan muñecos daruma para ofrecerle la oportunidad a alguien de conseguir cumplir un deseo, por ejemplo en su cumpleaños, en Año Nuevo o ante un nuevo proyecto. Cuando se quiere pedir un deseo, se hace pintándole uno de los ojos. Si el deseo se cumple, habrá que pintarle el otro ojo en señal de agradecimiento.

En los primeros días del año, se celebran varias ferias en muchos lugares de Japón dedicadas al muñeco daruma. Una de las más conocidas es la que se celebra en el Daruma-dera (literalmente, “templo de daruma”) de Takasaki (prefectura de Gunma), los días 6 y 7 de enero de cada año.

Tanuki

El tanuki es básicamente un perro mapache japonés, una criatura que los japoneses siempre han considerado extraña y sobrenatural y que por ello es popular en muchos cuentos antiguos, donde siempre aparece engañando a los protagonistas.

Actualmente, sin embargo, el tanuki tiene más una imagen cómica, ya que se caracteriza por una gran barriga y unos testículos enormes. Lleva un sombrero de paja, que le protege de la mala suerte, y un libro de cuentas y una botella de sake en las manos, símbolos de prosperidad en los negocios. Podéis leer más obre el tanuki en esta entrada específica.

15082013Kawagoe-121

Un tanuki en Kawagoe

Shichifukujin

Los shichifukujin, como su nombre indica (shichi significa siete, fuku es suerte y jin es dios), son los siete dioses de la suerte. El grupo simboliza las siete virtudes del ser humano: la longevidad, la oportunidad, la popularidad, la franqueza, la magnanimidad, la dignidad y la bondad.

Os contamos más sobre las particularidades de cada dios en esta entrada específica.

shichifukujin

Fukusuke

El origen del enano fukusuke no está muy claro. Algunas leyendas indican que fue un mercader de Kioto durante el período de Edo y que tuvo muchísimo éxito en sus negocios. Por ello, la creencia es que los muñecos fukusuke dan éxito en los negocios. Vestido como un samurái, tiene la cara y las orejas grandes, un símbolo de riqueza. Los japoneses comúnmente le llaman fukumimi (mimi significa oreja en japonés).

Fukusuke

Teru-teru bōzu

Este amuleto para pedir buen tiempo es muy popular entre los niños, sobre todo los días antes de una excursión o un viaje. El teru-teru bōzu es un muñeco hecho a mano por los niños, normalmente de papel, que se cuelga en las ventanas o en la entrada de la casa para pedir que haga buen tiempo y no llueva.

Teru teru bozu

En Akita, durante la celebración del Kanto Matsuri (con predicciones de lluvia, y al final llovió, pero poco).

Ema

Los ema son unas tablillas de madera donde la gente escribe sus deseos y que cuelgan en los templos. Tradicionalmente tienen un dibujo de un caballo (aunque a veces aparece otro animal) en uno de los lados, ya que la creencia general es que los dioses iban en caballos. En ellos, la gran mayoría de gente pide buena salud, suerte en los negocios, en el amor, en los estudios, etc.

Ema con forma de zorro

Ema con forma de zorro de Fushimi Inari

Meiji Jingu

Ema y omikuji en el santuario Meiji

Omikuji

Los omikuji son pequeños papeles que predicen nuestra fortuna y adivinan el futuro y que se pueden comprar en la gran mayoría de templos y santuarios japoneses. La creencia popular dice que si te toca un omikuji de mala suerte es recomendable atarlo en los árboles del templo, para que esa mala suerte se la lleven los dioses consigo.

14022014Jozankei Onsen-14

Omikuji en el santuario de Jozankei Onsen

Kumade

El kumade, o rastrillo de la buena suerte, es un utensilio muy utilizado todavía hoy en día en la sociedad japonesa, ya sea para plantar o para limpiar el suelo de hojas. Hoy en día, la creencia es que el rastrillo, en vez de recoger hojas del suelo, recoge felicidad y buena suerte para su propietario.

kumade

 

Animales que traen suerte

Además del gato maneki-neko o del mapache tanuki, existen en Japón otros animales que popularmente atraen a la buena suerte.

Dice una popular leyenda japonesa que escuchar el canto de un búho (fukurō en japonés) es símbolo de buena suerte. Por ello, las figuras de búhos (sobre todo las doradas o hechas de cristal) son muy protegidas por los japoneses.

Asimismo, las tortugas (llamadas kame, en japonés) son también muy queridas por ser consideradas animales de buena suerte, que simbolizan la longevidad y la protección. Por ello, las tortugas aparecen en multitud de templos y celebraciones en Japón y son frecuentemente un regalo de bodas.

Otro animal que popularmente trae buena suerte es el mono (llamado saru en japonés), ya que la palabra japonesa puede significar también “ahuyentar la mala suerte”. Es muy famosa la imagen de los tres monos sabios que representan tres maneras de vivir en este mundo: mizaru (no ver maldades), iwazaru (no decir maldades) y kikazaru (no oír maldades). La terminación del verbo en –zaru recuerda al término japonés para mono, saru.

Saru

Foto de yocchannonankurunaisa.ti-da.net

Japón es, pues, un país repleto de amuletos y artículos para obtener buena suerte. Existen muchísimos más, aquí tan sólo hemos hecho una breve introducción, pero todos ellos nos ofrecen pequeños detalles de la cultura japonesa, nos acercan un poco más a Japón.

Entrada publicada originalmente el 12 de febrero de 2006.