Todos los somos aficionados a los trenes japoneses y al shinkansen seguro que hemos visto imágenes y vídeos de un precioso tren bala con formas redondeadas y con el morro afilado. Hablamos de la serie 500 de shinkansen, una de la más espectaculares visualmente.

Y es que hoy en día, casi todas las novedades de shinkansen están apostando por morros de pico de pato, como las series 700, N700, o las nuevas series E5 (de morro de pico de pato muy pronunciado) o E6 (el próximo mini-shinkansen).

Esta serie se diseño para hacer los servicios Nozomi (los de menos paradas y por lo tanto más rápidos) en las líneas Tōkaidō y San’yō, es decir, entre Tokio y Hakata pasando por Osaka, y se estrenó comercialmente en marzo de 1997.

El diseño de la serie 500

Sorprende ver un shinkansen de la serie 500 con su diseño afilado, sobre todo cuando ningún tren bala previo nos podía indicar esta evolución. Y viendo que posteriormente los trenes bala han seguido por otro camino, la serie 500 se ha quedado en un nicho extraño para ella sola, sin ningún tipo de conexión con el resto de shinkansen de la red de alta velocidad japonesa.

serie 500

¿Y cómo explicamos esto? La realidad es que la serie 500 es el único tren bala cuyo diseño general fue coordinado por un diseñador industrial europeo, Alexander Neumeister, en colaboración con JR West y con varias empresas fabricantes. Sólo así se explica su unicidad.

Y unicidad no sólo por tener un diseño diferente, sino también por las pocas unidades que se produjeron, y es que si de la serie N700 hablábamos hace poco que JR Central había recibido el set número 80, en el caso de la serie 500, sólamente se fabricaron 9 unidades. Os dejo un vídeo en el que el propio Alexander Neumeister habla sobre la serie 500.

Características de la serie 500

JR West anunció que estaba inmersa en el proyecto de la serie 500 en septiembre de 1994, que utilizaría muchas de las lecciones aprendidas con el prototipo WIN350. JR Central no tuvo nada que ver en este proyecto y de hecho, ésta es una de las principales diferencias con otras series que circulan por las líneas Tōkaidō y San’yō.

serie 500

Serie 500 (dcha.) junto a una serie 700 en la estación de Okayama, en agosto de 2007.

Las 9 composiciones se entregaron en 1998, y se diseñaron para poder alcanzar velocidades de 320 km/h, aunque su velocidad máxima de explotación es de 300 km/h. Además, se incluyeron novedosas tecnologías como suspensiones activas controladas por ordenador o amortiguadores anti-balanceo entre los coches para asegurar el mayor comfort de marcha posible. Además, los coches de la serie 500 tenían forma de gusano para disminuir así la sección transversal y ser más eficientes aerodinámicamente.

Inicialmente, cada composición tenía 16 coches, como suele ser normal en los trenes de las líneas Tōkaidō y San’yō, aunque en el caso de la serie 500, absolutamente todos los coches eran motores, no había ni un solo traíler.

serie 500

Set V4 de la serie 500 de shinkansen en Shin-Osaka, haciendo servicios Kodama.

¿Un capricho demasiado caro?

¿Cuál era el problema de la serie 500, o al menos uno de ellos? Que fabricar cada composición de 16 coches costaba la friolera de 5.000 millones de yenes (y hablamos de yenes de los de entonces). No es de extrañar que JR Central luego impulsara la construcción de la serie 700, 1.000 millones de yenes más barata y con los mismos avances tecnológicos.

Pero además, y como ya os contaba, en este caso el proyecto lo inicio en solitario JR West, que es algo extraño, ya que siempre suele ser JR Central la que tira más del carro en cuanto a proyectos de desarrollo de nuevos trenes, también porque es la responsable de la línea de alta velocidad más concurrida de Japón y la que genera más beneficios.

serie 500

Set W7 de la serie 500 de shinkansen haciendo servicios Nozomi en Okayama (en 2007).

Y JR Central no se parece demasiado a JR West, ya que es bastante más conservadora. ¿Un tren con sección circular, y en colores gris y azul oscuro, cuando todos los trenes eran en blanco marfil con franja azul índigo? Estaba claro que JR Central no estaba muy feliz con la serie 500, y de hecho, jamás encargó ninguna unidad de esta serie, incluso cuando la serie 500 hacía servicios Nozomi que circulaban por la línea que ellos gestionaban.

Los entendidos en esta materia sabían de sobra que JR Central tenía sus motivos reales para no estar muy feliz con la serie 500, y es que la distribución de plazas no era igual a las de las series 300 y 700, y es que para mantener el mismo número de plazas, dada la forma ovalada del tren, hubo que sacrificar parte de la distancia entre asientos.

Quizás parte de la explicación también estuviera en que el diseño de esta serie no partió de un prototipo propio de JR Central, y aunque las compañías ferroviarias japonesas cooperen, existe una gran competitividad entre ellas, y estoy seguro de que no les hizo mucha gracia que JR West acaparara titulares con su serie 500.

serie 500

Set W7 de la serie 500 de shinkansen haciendo servicios Nozomi en Okayama (en 2007).

La serie 500 en la actualidad

Por suerte, todavía es posible ver la serie 500 en servicio, aunque no está muy claro cuánto durará. Y es que, en 2007, a medida que JR Central y JR West fueron recibiendo unidades de forma constante de la serie N700, la necesidad de utilizar la serie 500 en los servicios Nozomi fue decreciendo, siendo retiradas estas unidades del servicio de forma paulatina.

De hecho, en marzo de 2008 ya sólo quedaban dos circulaciones diarias entre Tokio y Hakata que utilizasen la serie 500. Y casi dos años después, el 28 de febrero de 2010, tuvo lugar la última circulación de un tren de la serie 500 con 16 coches haciendo un servicio Nozomi, pero por suerte, no sería la despedida de esta serie. Y es que a medida que se iban retirando composiciones del servicio Nozomi, JR West las iba modificando y acortando a 8 coches.

La intención era que la serie 500 sustituyera a la vetusta serie 0 en los servicios Kodama (los que paran en todas las estaciones), pero ya circunscrito en exclusiva a la línea San’yō, entre Osaka y Hakata. De esta manera, se le seguía sacando rendimiento económico a esta carísima serie de shinkansen, y además s

serie 500 refurbished

Serie 500 en proceso de reforma para adaptarla a los servicios Kodama. Foto de Rail Hobidas.

e renovaba la flota de los servicios más básicos.

El primer tren de la serie 500 reformado para su uso en servicios Kodama se mostró a la prensa en marzo de 2008, con algunos cambios respecto a la serie 500 original, como la disminución de la velocidad máxima a 285 km/h, la inclusión de zonas de fumadores (ya que todo el tren se hizo no fumador), el cambio de los modernos pantógrafos en forma de T por otros más convencionales (que van en los coches 2 y 7), y la eliminación de la Green Class o clase Preferente, aunque se ha mantenido uno de los coches que formaban parte de la Green Class, con su misma configuración de asientos de 2+2, pero ahora es clase estándar reservada, simplemente. La puesta de largo de las nuevas composiciones de 8 coches de la serie 500 tuvo lugar en diciembre de 2008.

La única pega para los aficionados a los ferrocarriles japoneses es que ver una serie 500 es más difícil que antes. No sólo porque su radio de acción ya no incluye el tramo entre Osaka y Tokio, sino también porque los servicios Kodama son los menos frecuentes de las líneas de alta velocidad japonesas. De esta forma, o bien tenemos suerte y coincidimos con una serie 500 en nuestro viaje por Japón, o bien utilizamos herramientas como Hyperdia para saber cuándo van a circular y por qué estaciones, y nos apostamos allí con nuestra cámara. Y creedme, no seréis los únicos. Esto es lo que hice cuando volvíamos de Osaka a Tokio en nuestro último viaje por tierras japonesas, y así pude reservar el shinkansen de vuelta a una hora apropiada para que también hubiera un servicio Kodama en ese momento en la estación.

serie 500 refurbished

Serie 500 en proceso de reforma para adaptarla a los servicios Kodama. Foto de Rail Hobidas.

Pero si ahora es más difícil ver una serie 500, al menos ahora los que viajamos a Japón podemos subir a ella, porque los servicios Kodama están incluidos en el uso del JR Pass. Cuando antes hacía servicios Nozomi, sólo podíamos soñar con subir. O pagar el extra que costaba y que era muy caro. Sea como fuere, la serie 500 de shinkansen sigue siendo la favorita de los aficionados a los trenes japoneses, y es que miréis el foro que miréis, este tren bala es el que despierta más admiración, incluso hoy en día.

Os dejo con un vídeo que hizo un fan como agradecimiento a la serie 500 en el día de su última circulación en servicios Nozomi. Como ya os he contado otras veces, este tipo de agradecimientos son frecuentes.

Tenemos bastantes más fotos de la serie 500 en Flickr, por si os apetece echar un ojo detallado a la cobertura de la separación entre coches, a los pantógrafos, y a la unión eléctrica entre coches, entre otras.