En la primera entrada en la que hablamos en líneas generales de Japón y el sexo ya decíamos que esta industria mueve una cantidad ingente de dinero (2,37 billones de yenes cada año o 20.000 millones de euros, y no, no me he equivocado con las unidades). Pero es que en la década de 1990 esta industrial movía únicamente 1,7 billones de yenes, es decir, que a pesar de burbujas, inflación, crisis, etc., el sexo en Japón sigue vendiendo, y de qué manera, aunque por supuesto ha habido negocios que han tenido que cerrar, hay grandes ofertas y se están buscando maneras de ofrecer nuevos servicios que aporten un valor añadido para seguir atrayendo clientes en estos difíciles momentos. Además estas cifras no incluyen todos los ingresos relacionados con el sexo “en solitario”, es decir, con la venta de revistas para adultos, la venta y alquiler de vídeos y DVD porno, o la pornografía por Internet. De hecho, las cifras tampoco recogen los ingresos de los 25.000 love hotels repartidos por todo Japón.

Un 40 por ciento de los japoneses reconoce haber pagado para obtener sexo al menos una vez en su vida.

En Japón, como vemos, la industrial del sexo o  fūzoku (que literalmente significa “moral pública”) es un gran negocio. De hecho, un estudio japonés de principios de la década de 2000 decía que más de un 10 por ciento de los hombres japoneses utilizaban servicios de índole sexual, cifra que crecía hasta el 20 por ciento en los jóvenes, pero según estudios más recientes de Procon.org, hasta un 37% de japoneses habrían pagado al menos una vez por obtener servicios de carácter sexual.

Kabukicho

Una de las entradas a Kabukichō, el barrio rojo más famoso de Tokio

Curiosamente, y según un estudio de Durex (no accesible ya online), sólo un 34% de los japoneses hace el amor semanalmente, y los niveles de satisfacción son de únicamente un 15%, cifras que contrastan con las españolas, de un 72% de personas que hacen el amor cada semana y un 49% de satisfacción. ¿Pero no hemos dicho que la industria del sexo en Japón está muy extendida? La explicación está en que, según la Ley Anti-Prostitución japonesa de la que ya hablamos, si las actividades sexuales con dinero de por medio no incluyen penetración, no son ilegales, así que no es de extrañar que los japoneses se hayan acostumbrado a una industria sexual de gran imaginación para mantenerse dentro de la legalidad. E incluso la policía suele dejar tranquilos a los negocios sexuales claramente ilegales pero que no causan problemas. Takuro Morinaga, de UFJ Research, comentaba que a principios de la década de 2000 “la vida media de los servicios [sexuales] más populares solía ser de 22 años, en los tiempos de gran crecimiento económico, pero ahora es de menos de 3 años”. Esto hizo que los empresarios buscaran nuevas ideas e innovaciones para obtener el máximo rendimiento con la mínima inversión, como ocurre por ejemplo con servicios como el deriheru que, además, utilizan una agresiva campaña de publicidad, llenando los buzones de todo Japón de panfletos que promocionan todo tipo de servicios sexuales, y que están al alcance de cualquiera. Si habéis vivido en Japón, sabéis a qué me refiero, porque bajar a mirar si tienes correo y encontrarte el buzón lleno de publicidad sexual no tiene precio. Otro aspecto curioso salta a la luz cuando pensamos en la actitud aparentemente abierta de los japoneses con respecto al sexo, puesto que la industria sexual en Japón está pensada casi exclusivamente por y para hombres, habiendo una tremenda desigualdad. De hecho, el papel principal de la mujer en la industria sexual japonesa es el de empleada. Y generalmente con unas condiciones deplorables, pues bien sabido es que la mafia japonesa, la archiconocida yakuza, está detrás de todos estos negocios. De esta forma esta industria se aprovecha de mujeres que no tienen ni un yen para sobrevivir y que suelen ser extranjeras que han entrado de forma ilegal en el país (generalmente tailandesas o filipinas). También existen japonesas que se dedican a este negocio, por supuesto, pero éstas no suelen involucrarse en el comercio del sexo a tiempo completo, ya que no necesitan el dinero para cubrir sus necesidades básicas, sino más bien para poder gastárselo en ropa y complementos de firmas de alta costura.

¿Sexo en pareja?

En definitiva, los japoneses están más que dispuestos a pagar por obtener sexo, del tipo que sea, pero siempre sin preocupaciones, sin ataduras externas ni lazos afectivos, porque en lo que respecta a las relaciones de pareja, la cifra de divorcios se situó en 253.000 en 2009 (uno de cada tres matrimonios) según datos del propio gobierno japonés y la natalidad sigue en declive, con una tasa de natalidad de 1,37 en 2009. Si comparamos con los datos de España proporcionados por el INE, la tasa de natalidad en 2009 fue de 1,39, muy baja pero incluso algo mayor que la japonesa, y nuestra cifra de divorcios en 2009 está alrededor de 110.000. La realidad es que, cada vez más, los japoneses separan el sexo marital (al que pocas veces se le considera como fuente de placer, sino simplemente como fuente de hijos y por lo que vemos, en el caso japonés, fuente de pocos hijos) del sexo por el mero placer del sexo, y es por eso que la industria sexual en Japón es de las más variadas y creativas del mundo.

Servicios para todos los gustos

Algunos de los servicios sexuales que encontramos en Japón son únicos de este país y es que la creatividad a la hora de encontrar maneras de satisfacer las bajas pasiones no tiene límites. Eso sí, casi todos ellos son únicamente para japoneses. Veamos algunos ejemplos.

Burusera

Muchas chicas jóvenes (generalmente colegialas) que no se atreven a citarse con un cliente sí se atreven a vender su ropa interior. Los precios de venta varían en función de si la ropa interior es nueva y está limpia a si está usada y sucia, aunque en ninguno de los casos el dinero obtenido es excesivo, pero desde luego es mucho más seguro que otras opciones que ahora vamos a mencionar, y por eso sigue siendo popular, dentro de un orden (no penséis que todas las muchachas japonesas han vendido ropa interior en algún momento).

Casas de baños o soapland

El negocio de las casas de baños, o soapland en japonés, es uno de los más conocidos de todos los negocios sexuales de Japón, y también el más antiguo, ya que data de 1657. Son técnicamente legales porque en teoría no son más que casas de baños, y cualquier cosa que pase dentro es algo acordado entre adultos pero vaya, todo el mundo sabe lo que ocurre en estos lugares pero la policía no suele hacer nada. Este tipo de negocios fueron llamados originalmente “baños turcos” o torukoburo, pero el embajador turco en Japón protestó ante la asociación de ideas que esto podía generar y desde entonces pasó a llamarse soapland.

Soapland Momoyama

Según un estudio de principios de la primera década de 2000 de Takashi Kadokura, del Dai-ichi Life Research Institute, Inc., a principios de los años 80 había unas 1.700 casas de baños, de las cuales en 2001 quedaban unas 1.200 únicamente. Sigue siendo un número considerable, por supuesto, pero su declive es evidente. Son muy caros, ya que los precios para sesiones de entre una y dos horas pueden variar entre ¥25.000 y ¥100.000.

Salones rosas o pink salons

Lo que los japoneses llaman pink salons o pinsaro son locales especializados en sexo oral y son los negocios que están barriendo a las casas de baños, ya que los costes son realmente ridículos. Por ejemplo, un bono de tres sesiones de sexo oral no cuesta más de 6.000 yenes, una cifra al alcance de cualquiera. Estos “salones” son similares a cualquier bar normal, aunque la iluminación es más tenue, si cabe y están llenos de cubículos. Los clientes entran en los cubículos que cuentan con una mesa, y antes de que se den cuenta, le han servido algo de beber, y al poco rato ya hay una empleada que le practica sexo oral. Al cabo de un tiempo, normalmente unos 10 minutos, se acerca otra empleada diferente para hacer exactamente lo mismo, y así sucesivamente hasta agotar el bono de sesiones que el cliente haya comprado. Todas las actividades realizadas evitan la penetración, de forma que no se incumple la Ley Anti-Prostitución que únicamente prohibe que haya intercambio de dinero en relaciones sexuales con penetración.

Terekura

Telekura, imagen de 児童虐待撲滅を願うブログ Esta palabra japonesa es una contracción de los términos terefon kurabu o clubes de teléfono. Estos clubes fomentan el primer contacto de muchas chicas jóvenes japonesas con este mundillo, y se estima que en el año 1998 había registrados casi 2.000 clubes de este tipo. Estos clubes surgieron en 1985 y se popularizaron a mediados de la década de 1990 y entonces los hombres pagaban una pequeña cantidad de dinero a la hora por sentarse en un cubículo y esperar las llamadas de chicas jóvenes que decidían si querían tener una cita con él o no (llamadas a números gratuitos, claro). En una encuesta realizada entonces por la Agencia Nacional de Policía, la cuarta parte de las colegialas encuestadas, de entre 12 y 15 años, reconocían que habían llamado a estos clubes al menos una vez. La versión actual de estos clubes ha cambiado un poco de forma que los hombres, con la tarifa que pagan, obtienen un listado de números de teléfono de las chicas que, voluntariamente, se han asociado con estos clubes. Es entonces el hombre el que intenta conseguir la cita con la chica. Sea cual sea el caso, este tipo de prácticas es uno de los mayores caldos de cultivo para el enjo kōsai, una forma de prostitución juvenil.

Clubes de citas o date clubs

Estos clubes, según dicen, sólo ayudan a los clientes a conseguir una cita, no a obtener sexo. Muchas estudiantes japonesas se “asocian” con este tipo de clubes para encontrar clientes que les paguen dinero por pasar un rato con ellos (con sexo pagan más, claro) y así obtener dinero para pagarse caprichos, como los omnipresentes bolsos de Louis Vuitton. Estos clubes pagan a las chicas entre 1.000 y 1.500 yenes por sentarse en habitaciones que cuentan con cristales a través de las que ellas no pueden ver pero sí los hombres que están fuera de la habitación. Si una chica es escogida, el club le pagará un extra.

Deriheru

Esta palabra viene del inglés delivery health, o, en una traducción libre pero ajustada a la realidad, “reparto a domicilio de bienestar”. Y lo que este servicio entrega en la casa o en el hotel en el que está alojado el cliente es una chica. Lo que luego ocurra entre el cliente y la chica es algo estrictamente privado, por eso estos negocios están fuera del alcance de la ley.

Deriheru

Publicidad de deriheru. Imagen de デリヘル旭川.

Este tipo de negocio ha experimentado un gran crecimiento porque la inversión necesaria es bastante baja si lo comparamos con el resto de negocios del mismo ramo: todo lo que se necesita es un pequeño apartamento con unos cuantos teléfonos. El propietario del negocio llama a sus empleadas sólo cuando las necesita, y no hay costes de alquiler de oficina. Eso sí, debido a la crisis, actrices japonesas de vídeos pornos han empezado a ofrecer sus servicios a través de clubes de este tipo, llegando a solicitar 150.000 yenes por 70 minutos.

Enjo kōsai

Bajo este nombre, que podríamos traducir como “cita consentida” encontramos las citas que se establecen entre hombres maduros y colegialas, a veces sólo para pasear cogidos de la mano, a veces para tener sexo, que permiten que estas jóvenes estudiantes consigan un dinero extra que les permite comprarse todo tipo de artículos de lujo que con su paga no se pueden permitir. Lógicamente, cuanto más lejos se llega en la cita, más dinero recibe la chica. Muchas veces estas citas surgen a través de los clubes de teléfonos antes mencionados.

Imekura

Estos “clubes de imagen” son lugares en los que hay todo tipo de interpretación sexual, como la utilización de uniformes escolares o de enfermeras (de forma similar a los cosplay típicos en los salones del manga) y en los que se puede dar rienda suelta a perversiones tales como acosar a una chica en el metro, ya que algunos cuentan con vagones falsos para que la experiencia sea lo más real posible. El coste básico no incluye el sexo con penetración, pero se puede conseguir pagando un extra. Cada club se suele centrar en un tipo de imagen concreta, como uniformes de policías, o uniformes de enfermeras, etc.

Imekura

Imekura en el que se simula un vagón de tren. Imagen de Freaky Japan.

Clubes S-M

Estos clubes permiten que los clientes disfruten tanto del masoquismo como del sadismo, con una buena colección de instrumentos tales como cuerdas, esposas, látigos de cuero y todo tipo de juguetes sexuales.

Love hotels

Este tipo de hoteles suelen ser utilizados por horas, no por noches, porque están especialmente pensados para parejas de novios que no tienen donde encontrarse, o también para hombres que buscan un lugar apartado en el que tener sexo con alguna chica. Casi todos estos hoteles son temáticos, con una decoración muy extravagante y poco discreta tanto en las habitaciones como en el exterior del propio hotel. Las habitaciones, sin embargo, están repletas de comodidades como jacuzzi, videojuegos, canales de películas porno, etc.

Love Hotel

Salas de vídeo

Son pequeños cubículos privados en los que el cliente puede ver una película porno a precios asequibles que, además, suelen incluir los pañuelos de papel (y no para sonarse la nariz, precisamente). Otras variaciones incluyen ver como una chica se quita la ropa mientras el cliente se masturba e, incluso, por un extra puede venir otra empleada a masturbar al cliente. También dentro de esta categoría se podrían encuadrar las pequeñas y sucias habitaciones que muchos clubes de strip-tease ponen a disposición de sus clientes, en las que se puede tener sexo con penetración con alguna de las bailarinas del club (casi siempre extranjeras).

Sex-shops

Como en el resto del mundo, en Japón también existen este tipo de tiendas, que son muy similares a sus contrapartidas occidentales. Según el estudio realizado por Kadokura y ya mencionado, existían en 2000 unos 1.800 sex-shops en todo Japón, y la media de tiempo que un hombre pasaba en un sex-shop era del orden de unos 8 minutos.

Salones de estética o esute

Esute viene de la palabra inglesa “esthetic“, y es que estos salones en principio ofrecen tratamientos de belleza no quirúrgicos para hombres y mujeres pero a menudo se refieren a salones de masajes con “final feliz” en los que las empleadas suelen ser coreanas y chinas. Se les considera como cadenas de comida rápida dentro de la industria sexual por su baja calidad y también bajos precios.

Fashion health

Los fashion health, a veces llamados health únicamente, son centros de masajes en los que se realizan sensuales masajes y baños junto a los clientes pero no se llega al sexo con penetración para evitar caer en ilegalidades.

No-pan kissa

Una no-pan kissa, que se traduce literalmente como “café sin bragas”, son cafeterías en las que las camareras visten cortísimas minifaldas sin llevar nada de ropa interior. Además, partes del suelo de la cafetería están cubiertas de espejos para que se vean bien todos los “encantos” de las camareras. Son populares porque no hay ningún contacto sexual y así las colegialas pueden sacar un dinero extra para sus caprichos sin tener que pasar a mayores y aunque los cafés son muy caros (hasta cuatro veces más caros que en una cafetería normal), no son precios imposibles de pagar.

No-pan kissa

La influencia de Internet

Uno de los grandes afectados en la recesión de todo el país dentro de esta industria tan pujante han sido las revistas, y es que su venta ha caído en picado, a veces hasta un 15% anual, según la revista All Japan. ¿Quién tiene la culpa de esto? Además de la falta de dinero causada por la recesión, el mayor culpable de esta caída ha sido y es Internet, que contiene muchísimos contenidos gratuitos y sobre todo, en muchos casos, sin censura, ya que en Japón las leyes sobre obscenidad obligan a la utilización de un efecto llamado bokashi, que consiste en tapar los genitales haciendo que esa parte de la imagen salga borrosa. Sin embargo, según Mitsuhiro Shimamura, director de películas pornográficas, cada mes se producen en Japón 1.000 películas pornográficas ilegales que no difuminan los genitales y que luego se pueden encontrar fácilmente en Internet. Hiroyuki Tsunoda, uno de los presidentes de una de las empresas de entretenimiento para adultos más importantes de Japón, Media Station Co. Ltd., admite que Internet se he llevado gran parte de sus beneficios, ya que resulta muy sencillo descargar porno sin censurar de servidores extranjeros. Otras voces dicen que el problema también está dentro de la propia industria, que no se ha sabido adaptar a los tiempos que corren y que se ha encerrado en un tipo de temática que empieza a cansar. Esta temática “típica” que se sigue repitiendo hasta la saciedad es la de “joven guapa con hombre maduro experimentado”, mientras que en Internet es posible encontrar muchos más géneros, para satisfacer todo tipo de demandas. Viendo que las cosas no van a mejorar, lo que han hecho todas estas empresas de vídeos para adultos es poner su página web en Internet, de lo que se obtienen importantes beneficios, porque como las películas ya han sido rodadas, y el dinero ya ha sido invertido, cualquier beneficio que se obtenga por Internet es un extra.

La prostitución más tradicional

Por supuesto, también hay prostitución “tradicional”, con mujeres que esperan en la calle a que pasen clientes potenciales, a los que decirles issho ni asobimasen ka, o traducido, “¿Jugamos juntos?”. La mayoría de estas mujeres suelen ser tailandesas, aunque también hay chinas y japonesas, y suelen utilizar los mencionados love hotels para consumar sus servicios. Por supuesto, el cliente suele ser el que paga la habitación. Como ya hemos dicho, la gran mayoría de estas mujeres son extranjeras, generalmente del sudeste asiático, que huyen de sus países en busca de oportunidades. Estas mujeres normalmente reciben un visado con la etiqueta “entretenimiento”, pero es bien conocido que muchas veces esta etiqueta es un eufemismo para referirse a “trabajadora sexual”. De hecho, alrededor del 80 por ciento de las mujeres asiáticas que entraron en Japón en la década de 1990 de forma legal tenían este tipo de visado. En 1998 el número de mujeres extranjeras dedicadas a la prostitución rondaba las 150.000, casi la mitad de ellas filipinas y un 40 por ciento tailandesas. Imágenes de Akibamap, 児童虐待撲滅を願うブログ, デリヘル旭川, Freaky Japan, Wikimedia Commons y My Fat Pocket.

Sobre El Autor

Luis es un ingeniero de telecomunicación que se encuentra cursando un Máster en Estudios de China y Japón: Mundo Contemporáneo, y que, tras su paso por el mundo de la telefonía móvil, trabaja como responsable de Redes Sociales y PR (relaciones públicas) en una agencia. Apasionado de la cultura japonesa, tanto tradicional como moderna, la tecnología, el turismo, la gastronomía, los idiomas y la fotografía, entre muchas otras cosas, y con poco tiempo para satisfacer todos estos intereses. Puedes encontrarle en el blog Profundidad de Campo.

24 Respuestas

  1. jordi

    la próxima vez, me avisais que salgo un rato a la calle con la cámara a ver lo que pillo para el especial de “sexo en Japón” ^________*

    Responder
  2. Luis

    Collons Jordi, pues tú sal a hacer fotos de todas estas cosas, me las pasas, y cuando hablemos de ellas ponemos tus fotos con tu nombre y te enlazamos :) que tener fotitos frescas seria un lujazo! :)

    Responder
  3. Alexis

    Soy argentino y creo que las japonesas son las mujeres más lindas del mundo. No sé por qué, pero las amo demasiado!!

    Responder
  4. Ookami

    Muy buen artículo!!

    sin embargo llevo viviendo 1 año en japón y aún no recibo publicidad sexual…

    He ido al Kabukicho, y he visto los soaplands, o yakuzas me han ofrecido mujeres, o incluso mujeres directamente se ofrecen diciendo “masaji”, y cuando no les haces caso ya directamente te preguntan si quieres sexo, hasta en una ocasión no alcancé el último tren y me quede descansando, y cada cierto rato algún hombre bastante arreglado casi estilo isual kei se me acercaba a conversarme y convencerme de ir a un loe hotel, a lo cual obviamente no accedí (soy hombre y me gustan las mujeres). Sin embargo aún no veo Terekura, Imekura, Deriheru, No-pan kissa, Pink salon y Burusera :(

    Sí vi máquinas expendedoras de ropa interior femenina con foto de la chica dueña de la prenda.

    estoy pensando que mi vida ha sido aburrida acá… Quiero ir a agún Terekura, No-pan Kissa, date club e Imekura, pero no sé donde hay heh.

    La curiosidad enorme me invade.

    Saludos, y bueno seguiré atento a tu blog que está genial. No lo conocía.

    Responder
    • Luis

      Gracias Ookami (y perdón por tardar en responder :D)

      Vives en un apartamento? Porque en los buzones es super típico encontrar este tipo de publicidad (que la veía con mis propios ojos todos los días!)

      Los terekura fíjate bien, no hay tantos pero los locales existen!!! Para el burusera, hay varios cerca de estaciones de tren, pero claro, suelen ser sitios un poco “sórdidos” :D

      De verdad viste máquinas expendedoras de ropa interior de chicas? Igual lo que viste eran máquinas que vendían ropa interior pero sin usar, porque las de ropa usada las hubo hace años, pero se ilegalizaron, y me extrañaría que hubieran vuelto a florecer!

      Un saludo!

      Responder
  5. monteo

    tengo entendido que hay paginas en las que,se puede hacer chat sin imagen con chicas japonesas, me podeis enviar algun link gracias.
    ¿que porcentaje de jovencitas entran en algun tipo de estas variedades que has descrito, y como estan vistas estas chicas que hacen esto?

    Responder
    • Luis

      Hola @Monteo, si quieres chatear con chicas japonesas no tienes más que buscar en google, no utilizamos esos servicios y por tanto no los conocemos. Los porcentajes no se conocen a ciencia cierta, porque para eso habría que hacer una encuesta a la población joven que fuera una muestra significativa y esperar, además, que contestaran con sinceridad, aunque las estimaciones han variado mucho. Algunos investigadores cifran en un 20% las chicas de instituto que han hecho “citas compensadas” en algún momento, por ejemplo.

      Responder
  6. Ej

    Muy bueno el post y documental para sacar historias, desafortunadamente la q siempre lleva del bulto es la mujer q siempre tiene el papel de objeto sexual para los japos que no tienen idea de como hacer sentir bien a su respectiva esposa

    Responder
  7. Daniel Puentes

    Hola mi nombre es Daniel Puentes colombiano interesado en contactar productoras japonesas para concretar alianza comercial si tienen algún dato les agradezco sobre todo a usted mi amigo Luis Rodriguez por este articulo tan importante saber como funciona este negocio en Japón mi correo es danielpuentes_84@hotmail.com hasta pronto.

    Responder
    • Luis

      Hola Daniel! Siento decirte que no tenemos esos contactos, pero si alguien de los que leen Japonismo los tiene, espero que se pongan en contacto contigo!!! Gracias por pasarte por aquí!

      Responder
      • Daniel Puentes

        Claro gracias muy amable de su parte estaremos en contacto buena vibra para usted!!!

  8. Fran

    Buen post, pero creo que falta una parte importante o es que en Japón no hay homosexuales, bi, trans…

    Responder
    • Luis

      Sí que los hay, pero se les ve mucho menos, porque el propio país no es tan abierto. Por lo que sé de algún amigo gay, tienen sus bares donde se suelen juntar, pero este tipo de industria sexual tan extravagante a veces que comento en el artículo está orientada al sexo heterosexual.

      Responder
  9. Sin tapujos

    Muy buen post. Hay un dato, quizás un poco desilusionante para algunos lectores, es que el Fuuzoku está prácticamente restringido al público nipón. Son muy pocos los sitios (en comparación del total) donde un Gaijin es bienvenido. Hay ciertos sitios donde se le permite la entrada al extranjero, otros donde pueden entrar pero con una “factura especial de extranjero” (y no, no es más barato :P) en otros puedes entrar si puedes comunicarte en japonés, y en otros da igual lo que digas o hagas, que no te dejarán pasar. ¿Excusas? Miles, te dirán sobre todo que han tenido malas experiencias con Gaijins y que éstos no saben la política del negocio, pero aunque le respondas en Japonés que tú si lo entiendes y que no hay problema, aunque refutes sus argumentos, harán una cruz con sus brazos gestualizando un “dame” que no te dejarán entrar. Con los deriheri si uno no sabe hablar japonés que se vaya olvidando, a no ser que tenga algún conocido japonés que llame para 2 o 3. Probamos una vez y un amigo japonés llamó para un japonés y dos alemanes (yo alemán no soy, precisamente, pero él dijo 2 alemanes, no sé por qué, pero me olió a técnica de prevención de racismo), se lo pensaron y dijeron: bueno, pero tú eres japonés ¿no? entonces está bien. Entiendo que muchos extranjeros, especialmente estadounidenses y australianos hayan hecho “destrozo” con las chicas, pero en general se respira un tufo tremendamente racista en la industria del sexo nipona, pues las mujeres japonesas son para los japoneses. Hay varias mujeres en zonas muy transitadas y típicas del mundo de la noche donde le ofrecerán a uno “masaji” o cosas así, pero me han comentado experiencias un tanto nefastas de estafa pura, donde se les dice un precio x, por entrar a tal sitio, luego por cruzar otra puerta son x más y al final estás con la mujer y te pide una barbaridad de dinero para no obtener penetración, sino a lo sumo una felación, que OJO..! con una ¡BOLSA DE PLÁSTICO! El susodicho en cuestión espetó: oye que si quieres yo te un condón ¿eh? a lo cual fue respondido: No, es que tengo que hacerlo así, son “las normas”. Jaja… En zonas de Tokio como Shibuya o Shinjuku es más probable que uno sea estafado. En otras zonas como Otsuka, con un amigo japonés fuimos a pasarlo bien y no pudimos (bueno, yo no, él sí, obviamente) y hablando con una mujer en la calle que ofertaba servicios nos contó que perdiésemos la esperanza que conmigo no entrábamos en ningún sitio, la política “extranjeros no” está muy distendida. Muy simpática nos ofreció “prostitución de la tradicional” pero con chicas extranjeras, coreanas, chinas, filipinas, pero ninguna japonesa.
    Este comentario está basado en alguna experiencia personal y de gente que he conocido. Siendo extranjero lo tiene uno más complicado pero aún así siempre hay sitios. Hablo desde mi experiencia, nada más, la cual no es mucha. Igualmente calculo que la facilidad de encontrar servicios sexuales sigue una correlación directamente proporcional con la cantidad de dinero a gastar. Esto hace que al menos la capital nipona sea un sitio, comparado con cualquier país europeo o latinoamericano un lugar mucho más caro para el trueque dinero-servicio sexual.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.