Los estilos de peinado tradicional que suelen llevar las maiko o aprendizas de geisha han variado muchísimo a lo largo de la historia.

En términos generales podemos decir que, si bien en los tiempos de la corte japonesa las mujeres lucían el pelo suelto, con el tiempo empezaron a popularizarse los recogidos, en ocasiones tremendamente ostentosos y complicados. Sin embargo, a finales del período Taisho (1912-1926), las mujeres japonesas empezaron a adoptar modas más occidentales y tanto el kimono como el peinado de estilo japonés, que tanto sufrimiento había impartido al cuero cabelludo femenino, cayeron en desuso. Por ello, los distintos peinados de estilo tradicional que lucen las maikos y las geishas en la actualidad, tan típicos de los dibujos y descripciones de la sociedad japonesa del pasado, no se observan ya más que dentro de los hanamachi o en los libros y museos de historia.

Wareshinobu

Cabe resaltar, no obstante, que existe una clara diferencia entre las maikos y las geishas: mientras que las primeras utilizan su pelo para lucir varios y complicados peinados tradicionales, las segundas, además de tener menos variedad de peinados, no utilizan su propio pelo, sino que lucen una peluca, el katsura. Veamos.

Peinando a una maiko

Debido a la moda actual japonesa y al declive en el número de maikos en activo en los hanamachi de todo Japón, naturalmente el número de profesionales especializados en peinados tradicionales también ha decaído. Cabe destacar, además, que los servicios de un peluquero profesional son bastante caros, de manera que la maiko acude tan sólo una vez por semana (igual que lo hacían las mujeres de antaño) y mientras tanto duerme sobre el omaku (también denominado makura), un soporte de madera lacada de color negro con un pequeño cojín en la parte superior, que permite que el peinado de la maiko no roce el suelo y, por tanto, que no se estropee.

En la peluquería, el peluquero empieza por peinar con un buen peine el largo pelo negro de la maiko. A continuación, se le aplicará el aceite bintsuke-abura, que sobre el pelo funciona como cera y permite que el peinado dure intacto tantos días. Durante la creación del peinado, el peluquero utilizará también como soporte una mata de pelo artificial denominado ketabo en ambos lados del peinado o bolitas de papel en el interior del mismo.

Durante su período como shikomiminarai, la joven deberá dejarse el pelo largo, ya que las maikos lucen, a lo largo de su carrera, cinco peinados básicos: el wareshinobu, el ofuku, el katsuyama, el yakko-shimada y el estilo sakkō, aunque hay que comentar que ciertos hanamachi tienen estilos propios, para los bailes de primavera, festivales de la ciudad, etc.

Primer peinado: el estilo Wareshinobu

Un mes antes de convertirse en maiko, la joven minarai empieza a vestir kimono y se peina por primera vez siguiendo el estilo tradicional. Este primer peinado que lucirá la joven es el llamado estilo wareshinobu, un peinado que lucirá también el día de su omisedashi o debut y durante los tres primeros años en activo como maiko. Así pues, es el peinado más típico, aunque no por ello el menos complicado.

El estilo wareshinobu es fácilmente reconocible por la banda de seda roja (kanoko), visible tanto desde la parte delantera como desde la parte trasera del moño que se alza en el centro de la cabeza, llamado en japonés mage, y por la joya redondeada que la maiko coloca en la parte superior del mage, tapando de esta manera el agujero natural del moño.

Tres maikos paseando por el centro de Kioto antes de comenzar a trabajar. La chica de la derecha lleva un peinado de estilo wareshinobu: se puede ver la banda de seda roja desde delante y atrás, así como la jota que tapa el agujero del moño:

Ejemplos de peinados de maikos

El peinado wareshinonbu que la joven maiko luce el día de su omisedashi o debut es un poco diferente al wareshinobu típico, ya que para la ocasión el peinado se adorna con muchos adornos especiales, los llamados en japonés kanzashi. Por ejemplo, la maiko luce dos adornos tintineantes en forma de abanico, un adorno de caparazón de tortuga en ambos lados, tanto en la parte frontal como en la parte trasera (que normalmente representan la estación del año), un peine (hecho de caparazón de tortuga), un adorno de aguja hecho de coral, y finalmente dos grupos de tres adornos rectangulares (miokuri), de colores rojo, plata y oro, que se colocan al final del moño.

Maiko Takachisa en el día de su omisedashi. En la imagen se puede ver el estilo particular del wareshinobu con una gran variedad de adornos:

Omisedashi Maiko Takachisa

Segundo peinado: el estilo Ofuku

El estilo ofuku tradicionalmente posee un significado de madurez y de avance en el aprendizaje de la joven. En la antigüedad, cuando la ceremonia del mizuage todavía estaba a la orden del día, la joven maiko se peinaba por primera vez con el estilo ofuku cuando pasaba por elmizuage o, en todo caso, cuando conseguía un danna (normalmente entre los 13 y 15 años). Actualmente, con la prohibición estricta por las leyes anti-prostitución de la ceremonia del mizuage, la joven maiko cambia de peinado unos tres años después de su omisedashi o debut, normalmente a los 18 años. Desde este momento y hasta unas dos semanas o un mes antes delerikae o ceremonia de cambio de maiko a geisha, la maiko experimentada lucirá, pues, el estilo ofuku.

El estilo ofuku se parece muchísimo al estilo wareshinobu, aunque si nos fijamos podemos ver claras diferencias. En primer lugar, podemos observar que en el estilo ofuku la joven no coloca la joya central en la parte superior del moño. Asimismo, en este peinado, la banda de seda roja que rodea el moño por su interior tan sólo es visible en la parte trasera (y no en la frontal, como es el caso del estilo wareshinobu).

Las tres maikos de la fotografía anterior en otra instantánea en la que se aprecia perfectamente la diferencia entre el estilo wareshinobu y el estilo ofuku. A la izquierda, maiko con el estilo ofuku; a la derecha, con estilo wareshinobu:

Peinados de una maiko

Como detalle, cabe destacar que este estilo recibe también el nombre de momoware (literalmente, “melocotón partido”), ya que el moño se parte y se la banda de seda roja se deja ver en su parte posterior. Este nombre, de fuertes connotaciones sexuales, está altamente ligado al momento en que una chica lucía este peinado: cuando ya había perdido la virginidad. En la actualidad, sin embargo, ha perdido toda connotación sexual, aunque la descripción del peinado sigue tienendo, para muchos, una gran carga sexual.

Tercer peinado: el estilo Sakkō

Cuando la okāsan crea conveniente (normalmente sobre los 21 años de edad), el hanamachi empieza a prepararse para la ceremonia del erikae, el cambio de maiko a geisha. Entre dos semanas y un mes antes de la celebración de dicho evento (según el hanamachi, el período de tiempo es uno u otro), la maiko se cambiará de peinado y lucirá el elaborado peinado conocido como sakkō.

El estilo sakkō, uno de los más elaborados y elegantes, se reconoce fácilmente por la coleta cortada (que se llama hashi no ke, literalmente, “cabello de puente”) que sobresale de entre mechones de pelo trenzados y colocados en el centro de la cabeza. En el pasado, durante el período de Edo, las mujeres de los comerciantes solían lucir el peinado sakkō y eran los propios maridos los que cortaban el mechón de pelo para crear una coleta perfecta, algo que denotaba la aceptación y devoción de la mujer tanto al marido como a su familia. En el caso de la maiko, es la okāsan la que corta el pelo del mechón (aunque en este caso es una extensión, no se corta el pelo real de la maiko) y la simbología permanece intacta: la maiko acepta dedicar su vida a ser una geisha, una maestra de las artes.

Peluca que representa el peinado de estilo sakkō:

Peluca estilo "sakko"

Igual que sucede con el estilo wareshinobu, utilizado para la celebración del omisedashi , el estilo sakkō también se adorna con una gran cantidad de adornos. Además del adorno floral que determina el mes y la estación del año, el adorno de caparazón de tortuga, el adorno tintineante y el adorno de aguja, la maiko se coloca además en el lado izquierdo del peinado una grulla plateada o dorada. Además, llevará también un peine y una aguja redondeada de dos extremos, (ambos hechos de caparazón de tortuga) y finalmente tres lacitos rojos y tres hilos plateados atados tanto en la parte delantera como en la parte trasera del moño.

Peinados especiales: el estilo Katsuyama

Además de los tres estilos básicos de peinado, cabe destacar que las maikos más experimentadas (aquellas que ya lucen el peinado ofuku) pueden peinarse siguiendo el estilo katsuyama cada mes de julio, durante las festividades del Gion Matsuri (Festival de Gion), que se celebra todos los años en Kioto. Este estilo de peinado recibe el nombre de una famosa tayū o cortesana de alto rango del siglo XVII en Edo, la actual Tokio, que lo popularizó (en un principio bajo el nombre de marumage), aunque fue durante el período Edo cuando el peinado se hizo más popular entre las mujeres casadas. Sin embargo, cayó en desuso a principios del período Showa (1926-1945), cuando las mujeres empezaron a lucir el estilo sokuhatsu, mucho más higiénico y moderno.

Imagen de epsilonbrain.livejournal.com

Para la ocasión, además del típico adorno floral y el adorno de aguja (hecho de jade), las maikos lucirán un adorno especial redondo rosa y plateado llamado bonten que se coloca en el centro del moño, visible por ambos lados. Además, alrededor de la base y hasta el centro del moño se colocará un lazo rojo de hecho de seda ro, con diferentes diseños dorados o plateados.

Peinados especiales: el estilo Yakko-shimada

El segundo peinado que las maikos más experimentadas (recordemos, las que ya lucen el peinado ofuku) pueden disfrutar a lo largo de su carrera es el Yakko-shimada, un estilo que se utiliza en tres ocasiones muy marcadas en la vida japonesa: durante el período de Año Nuevo, durante el Setsubun (el 3 de febrero) y durante el Hassaku (el 1 de agosto).

Para las celebraciones de Año Nuevo, el peinado se adornará con un adorno especial en forma de paloma sin ojos y granos de arroz secos. Además, lucirá también el típico adorno floral, el adorno tintineante, el adorno de caparazón de tortuga, el peine, un anillo de coral y jade y un adorno de aguja. La base del moño se atará con un lazo azul, rojo o rosa hecho de tela shibori. Para las celebraciones del Setsubun, también se atará un lazo de tela shibori a la parte trasera del moño. Sin embargo, los adornos más destacables son sólo el adorno floral y a veces un molino rosa y azul también hecho de tela shibori. Para las celebraciones del Hassaku, las maikos y las geishas acuden a las casas de té, a las escuelas y otros establecimientos relacionados con el hanamachi para dar las gracias. Para la ocasión, a pesar de estar en pleno verano, las chicas lucen el tradicional quimono negro de ceremonia, un adorno de caparazón de tortuga y el adorno floral del mes de agosto.

Peinados especiales: estilos propios de los hanamachi

Además de los cinco peinados básicos diseñados para todas las maikos de Japón, cabe destacar que las maikos del hanamachi de Pontochō, en Kioto, tienen una extensa variedad de estilos de peinado que lucen durante el mes anterior a la adopción del estilo sakkōumemodoki (también conocido como osomemage), un peinado muy parecido al wareshinobu, aunque con una corta coleta que se escapa del moño; el kikugasane, en el que se trenzan ciertos mechones que forman el moño; el osafune, muy parecido al peinado shimada de una geisha, aunque con una coleta mucho más larga y doblada; y finalmente el oshidori no hina y el oshun, que recuerdan muchísimo al típico shimada. Como podemos ver, pues, todos estos peinados especiales se van acercando en forma al peinado que adoptará la joven al convertirse en geisha, el shimada.

Una maiko corre por las calles de Gion después de salir del evento Kaomise, mostrando un peinado especial, el kikugasane:

Kikugasane

Una maiko con un peinado especial para los Bailes de Primavera de los hanamachi de Kioto:

hairstyles (18 de 19)

Asimismo, también cabe destacar la proliferación en Pontochō y en Miyagawachō de unos estilos de peinado más “modernos” y propios de ambos hanamachi. Las chicas de ambos distritos lucen estos peinados en ocasiones y festividades especiales.

Para la persona que se inicia en el mundo de la flor y el sauce, puede parecer que todas las maikos lucen los mismos peinados y el mismo estilo de maquillaje. Sin embargo, ya vemos que existen diferencias, a veces claramente visibles, otras sutiles, entre las propias maikos. Veremos en otra entrada las diferencias entre las geishas, así como otras diferencias (no sólo de peinados, sino de adornos, calzado, etc).

Sobre El Autor

Máster en Estudios de Asia Oriental - experta en Sociedad y Cultura de Asia Oriental (UOC). Posgrado en Asia Oriental (UOC). Licenciatura en Traducción e Interpretación con inglés y japonés (UAB). Catalana de nacimiento y madrileña ya de adopción aunque con un cachito de mi corazón en Kioto, Japón, donde estudié en la Universidad de Estudios Extranjeros de Kioto. El mundo de las geishas, las artes tradicionales, la cocina japonesa, la antropología y los estudios de género (especialmente sobre masculinidad y masculinidades japonesas), además de escribir, viajar y la fotografía son mis grandes pasiones. Aunque por encima de todo soy mamá :)

10 Respuestas

  1. Maiko

    […] una más jovencita que la otra. ¿Que cómo lo sabemos? Pues fijándonos muy bien en detalles como el peinado, el maquillaje, los adornos o kanzashi, el han-eri o cuello del kimono o el obiage o tela que […]

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.