La línea Yamanote es, casi con total seguridad, la línea de JR más conocida y utilizada por los turistas en TokioNo es la única línea de JR que podemos utilizar para movernos por la ciudad (os hablaremos de las otras líneas disponibles en otra entrada), pero es la preferida por muchos por ser circular, fácil de entender con sus mapas e indicaciones en inglés y, por lo tanto, fácil de utilizar. Y, por supuesto, suele ser la preferida porque se puede utilizar si disponemos de un JR Pass.

Tokio es una ciudad enorme que tiene mil y una posibilidades para visitar. A veces organizar nuestra visita puede ser complicado, especialmente si no estamos familiarizados con la distribución de los barrios y no tenemos en mente el mapa de la ciudad o sus opciones de transporte. Para ello, en esta entrada os mostramos qué podemos ver desde cada una de las estaciones de la línea Yamanote que nos permite llegar a muchos de los puntos más turísticos de Tokio, razón por la cual es tan utilizada por los turistas. Aunque al ser circular, a veces tenemos que armarnos de paciencia porque podemos tardar hasta media hora en llegar a nuestro destino, si está en el extremo opuesto.

La línea Yamanote cuenta con 29 estaciones (que serán 30 en 2017) y es, por derecho propio, una de las líneas de tren urbano más concurridas del mundo. No en vano cuenta en su recorrido con la estación de Shinjuku, la más concurrida de todas las estaciones de JR en Japón y la que más pasajeros diarios tiene en todo el mundo. Para que os hagáis una idea de la magnitud de la línea, la Yamanote transporta cada año a 1.300 millones de pasajeros o, lo que es lo mismo, más de 3 millones y medio de pasajeros al día, a lo largo de sus 34,5 kilómetros de vías. La línea es fácilmente distinguible por su color verde, el mismo que llevan los trenes en dos franjas, aunque a partir de 2015 empezarán a circular trenes más modernos y con un diseño exterior algo diferente.

Línea Yamanote en Tokio

Otra de las claves de su éxito entre los turistas es que en esta línea no hay trenes expreso que se salten estaciones, como en otras líneas de la JR que también circulan por Tokio. Todos los trenes de la línea Yamanote paran en todas las estaciones, y su frecuencia de paso es impresionante, ya que en caso de perder un tren sólo tendremos que esperar entre 2,5 y 4 minutos al siguiente.

Shinjuku

La estación de Shinjuku (新宿) es la estación de tren más transitada del mundo, según el Libro Guinness de los Records con un promedio de 3,64 millones de personas cada día, y un auténtico laberinto para el turista, puesto que cuenta con 36 andenes repartidos en tres edificios y por su estación pasan 24 líneas de JR diferentes y varias líneas de metro y de otras líneas de tren.

El distrito de Shinjuku es un destino turístico por derecho propio, con un montón de rascacielos, centros comerciales y grandes almacenes (también subterráneos) como Isetan, Takashimaya, Odakyu, Keio, Lumine o MyLord, tiendas de electrónica como Yodobashi Camera, Bic Camera o LABI (Yamada Denki), mil y un neones, restaurantes de todo tipo, pachinko, cines, karaoke y un montón de opciones de ocio.

Así pues, en Shinjuku podemos:

  • Subir a los observatorios gratuitos del edificio del Gobierno Metropolitano de Tokio, en pleno distrito de los rascacielos. Requiere de un paseo desde la estación, de unos 10 minutos.
  • Admirar la arquitectura de Nishi-Shinjuku, el mencionado distrito de los rascacielos de Shinjuku, con rascacielos como la Mode Gakuen Cocoon Tower, el Hotel Keio Plaza, la Shinjuku Park Tower (donde se encuentra el hotel Park Hyatt Tokyo), el edificio Sompo Japan, la Tokyo Opera City Tower, etc.
  • Hacernos una foto entre las letras de la escultura LOVE, situada entre los citados rascacielos de Shinjuku.
  • Pasear por el parque central de Shinjuku o Shinjuku Chūō Kōen, situado detrás del Gobierno Metropolitano y enfrente de los edificios del hotel Park Hyatt (el de Lost in Translation). En el parque podemos ver el santuario Kumano y una importante población de homeless.
  • Adentrarnos en el callejón de los yakitori o Shinjuku Yakitori Yokocho, conocido también como Omoide Yokocho, paralelo a las vías del tren y lleno de pequeños bares de yakitori.
  • Pasear por el pequeño callejón Mosaic Dori, para ver sus tiendas y cafés, especialmente en Navidad cuando está decorado e iluminado.
  • Entrar en el barrio rojo de Kabukicho, y pasear especialmente por su famosa calle Golden Gai con más de 200 pequeños bares y restaurantes.
  • Relajarnos en la nueva zona Southern Terrace, con hoteles, grandes almacenes como Takashimaya o la librería Kinokuniya de varias plantas, restaurantes y un Starbucks o una tienda de donuts de la conocida marca Krispy Kream con terraza. En Navidad es uno de los sitios donde podemos encontrar decoraciones e iluminaciones típicas navideñas.
  • Olvidarnos de que estamos en el centro de Shinjuku en el parque Shinjuku Gyoen, un enorme pulmón verde en pleno centro de la ciudad.
  • Visitar el Museo de las Espadas, que tiene un montón de katana y espadas expuestas, además de explicaciones sobre el proceso de elaboración e información en inglés.
Gobierno Metropolitano de Tokio-7

Shinjuku desde el mirador del Gobierno Metropolitano de Tokio.

Shin-Ōkubo

La estación de Shin-Okubo (新大久保) nos deja en el barrio coreano por excelencia de Tokio, que naturalmente está lleno de restaurantes coreanos, tiendas con merchandising de grupos, cantantes y actores coreanos, tiendas de cosmética coreana, etc.

En Shin-Okubo podemos:

  • Comer comida coreana auténtica, comprar merchandising de nuestros grupos o actores coreanos favoritos y hacernos con las últimas cremas y lanzamientos de cosmética coreana a precios decentes.
  • Visitar el campus de la Universidad de Waseda y el Gakushuin Women’s College al noreste de la estación.
Restaurante coreano en Shin-Okubo

Restaurante coreano en Shin-Okubo.

Takadanobaba

La estación de Takadanobaba (高田馬場) nos deja en el centro de ‘Baba’, como comúnmente se conoce a este barrio de Tokio. Como muchos otros distritos de la ciudad, Takadanobaba tiene muchos restaurantes e izakaya, pero sobre todo un buen ambiente estudiantil debido a la cercanía de la Universidad de Waseda y de varias facultades y escuelas preparatorias.

En Takadanobaba podemos:

  • Recordar a Astro Boy, personaje ficticio creado por Tezuka Osamu en 1952, que supuestamente nació en Takadanobaba (el 7 de abril de 2003). Es por eso que desde 2003 la JR utiliza la música de la serie de televisión como música de entrada/salida de trenes en la estación. Además, muchas farolas de la zona tienen fotos del anime y hay dos murales con obras de Tezuka cerca de la estación.
  • Visitar la cafetería temática y santuario sintoísta Uranai Hīringu Kafe x Jinja Kamigami no Mori Jinja (占いヒーリングカフェ×神社 神々の森神社).

Mejiro

La estación de Mejiro (目白), que nos deja en el centro del distrito residencial de Toshima, es una pequeña estación de la línea Yamanote con tan sólo un andén y una salida.

En Mejiro podemos:

  • Pasear por la famosa y prestigiosa Universidad Gakushuin, una universidad privada que fue creada en 1877 para educar a los niños de la nobleza. Entre sus antiguos alumnos encontramos a casi todos los miembros de la familia imperial incluyendo al emperador de Japón Akihito, además de artistas como Yoko Ono o políticos como el exprimer ministro Aso Taro.
  • Andar tranquilamente hasta la Catedral de Santa María de Tokio, sede de la archidiócesis de la ciudad, y obra del fantástico arquitecto japonés Tange Kenzo. Independientemente de vuestras preferencias religiosas, es un edificio que merece mucho la pena.

Ikebukuro

La estación de Ikebukuro (池袋) es otra de las grandes estaciones de Tokio (con tres líneas de metro y varias lineas urbanas y suburbanas), catalogada por el Libro Guinness de los Records como la segunda estación más transitada del mundo (por detrás de Shinjuku). Está situada en otro de los grandes centros de la ciudad, lleno de multitud de centros comerciales y grandes almacenes como Marui, Tobu o Seibu, tiendas de electrónica como Bic Camera o LABI (Yamada Denki), innumerables bares y restaurantes y opciones de ocio de todo tipo.

En Ikebukuro podemos:

16082013Ikebukuro-88

El restaurante de mayordomos Swallowtail en plena Otome Road de Ikebukuro.

Ōtsuka

Por la estación de Ōtsuka (大塚), que abrió en 1903, aunque el edificio de madera característico fue demolido en 2009, transitan unos 53.346 pasajeros diariamente.

En Ōtsuka podemos:

  • Disfrutar del festival de baile Awa Odori, el segundo mayor festival de Tokio, muy parecido al Awa Odori de Tokushima. Se celebra el 12 y el 15 de agosto y llega a reunir a más de 1,5 millones de espectadores.

Sugamo

La estación de Sugamo (巣鴨) nos deja en pleno barrio de Sugamo, una zona muy popular entre la gente mayor, razón por la cual recibe comúnmente el nombre de ‘el Harajuku de las abuelas’ y mantiene cierto aire de barrio de antaño.

En Sugamo podemos:

  • Comprar ropa interior roja, para estar sanos y fuertes, especialmente en la famosa tienda Maruji.
  • Pasear por la avenida Jizo Dori, que formaba parte de la ruta Nakasendo, una de las cinco rutas de la antigua Edo.
  • Lavar la estatua de Togenuki Jizo con una toalla y sentirnos mejor de nuestros dolores y achaques.
  • Buscar chollos (para la tercera edad) en el mercadillo de los días 4, 14 y 24 de cada mes.
  • Comer pastelitos de arroz salado shiodaifuku, galletas de arroz sembei o pastelitos rellenos de judía roja.
04082011_Sugamo_01

Calles comerciales de Sugamo, el Harajuku de las abuelas :)

Komagome

La estación de Komagome (駒込) está en pleno barrio de Komagome, que junto con Sugamo, es una zona tranquila y bastante tradicional de Tokio. Es ideal si simplemente queremos pasear sin rumbo fijo y perdernos por las callejuelas de la ciudad, viendo el día a día normal de los tokiotas.

En Komagome podemos:

  • Maravillarnos ante la belleza de uno de los jardines paisajísticos más bonitos de la ciudad, los jardines Rikugien, que reproducen en miniatura 88 escenas de famosos poemas japoneses waka y son un ejemplo perfecto del típico jardín de paseo del periodo de Edo. Están especialmente bonitos en otoño, cuando se convierten en uno de los mejores lugares en toda la ciudad para ver el espectáculo del cambio del color de las hojas de los arces (momiji) y en primavera, con los cerezos en flor (hanami).
  • Pasear por los jardines Kyu Furukawa, una mezcla de paisajismo occidental y japonés con un jardín de cada estilo. Destacan los cerezos en flor en abril (hanami), además de las hortensias y las camelias.
  • Pasear por las callejuelas de Komagome, como la calle comercial Shimofuri Ginza o la Somei Ginza, que quizás no tienen nada de especial, pero ofrecen un ambiente ciertamente tradicional y la oportunidad de comer delicias como croquetas japonesas korokke recién hechas o bollos rellenos nikuman.

Tabata

La estación de Tabata (田端), bastante pequeña, abrió en 1896 y tan sólo tiene dos salidas (norte y sur). El barrio de Tabata fue una zona en la que vivían muchos artistas en la ciudad, dada su proximidad con la Universidad Nacional de Bellas Artes y Música de Tokio. Esto cambió en 1927, con el suicidio del escritor neorrealista Akutagawa Ryunosuke, que puso fin a una era de artistas en el barrio.

En Tabata podemos:

  • Visitar el Museo en Memoria de los Escritores y los Artistas para ver las primeras copias y manuscritos de algunas de las obras de Akutagawa.
  • Echar un vistazo a la Universidad Nacional de Bellas Artes y Música de Tokio para imaginar cómo fue este barrio de artistas durante la primera mitad del siglo XX.

Nishi-Nippori

La estación de Nishi-Nippori (西日暮里) es una estación mediana, con ocho andenes, que nos deja al oeste del barrio de Nippori.

En Nishi-Nippori podemos:

  • Ver cómo son las tradicionales tumbas japonesas de los templos Seiunzenji, Jokoji y Hokoji.

Nippori

En la estación de Nippori (日暮里) encontramos dos líneas de tren que llegan hasta el aeropuerto de Narita (el Keisei Limited Express y el Keisei Skyliner).

En Nippori podemos:

  • Disfrutar de las vistas del monte Fuji desde la zona de Fujimizaka, especialmente en noviembre y a finales de enero. Supuestamente es el mejor sitio para ver el monte Fuji en Tokio.
  • Perdernos por los barrios históricos de Nezu, Sendagi y especialmente Yanaka, donde todavía podemos ver edificios de madera del periodo Taisho y comprar artesanía o juguetes tradicionales en alguna de sus muchísimas tiendas, visitar sus templos (como el templo Tennoji en Yanaka) y pasear por las calles comerciales con deliciosa comida callejera.
  • Visitar las tumbas de 15 shogun de la familia Tokugawa en el barrio de Yanaka.
  • En abril, disfrutar de los cerezos en flor y hacer hanami por la calle Sando entre el cementerio Yanaka y el templo Tennoji.
  • Adentrarnos en la Ciudad Textil de Nippori, una calle de un kilómetro y medio de longitud donde hay más de 100 fábricas relacionadas con el mundo textil y mercerías llenas de surtido que, además, mantiene muchos edificios del periodo Taisho. Si os gusta coser, éste es vuestro lugar, y es que la amplia oferta y los precios son imbatibles.

Uguisudani

La estación de Uguisudani (鴬谷) se abrió al público en 1912 y es una buena opción para alojarnos puesto que cuenta con hoteles sencillos pero funcionales y está al lado del parque de Ueno, sin tener sin embargo tantas aglomeraciones de gente como en la vecina Ueno.

Uguisudani es, como Tabata, un barrio con gran presencia de artistas porque aquí también hay un campus de la Universidad Nacional de Bellas Artes y Música de Tokio donde se imparten muchos cursos de música y disciplinas musicales.

En Uguisudani podemos:

  • Comer yakiniku en uno de sus muchísimos restaurantes coreanos, aunque generalmente hay que reservar porque son muy populares y siempre están llenos.
  • Perdernos en la zona de los love hotels, un área repleta de love hotels cercana a las vías de la JR.
  • Visitar el Museo Universitario de Arte de Tokio con 28.000 piezas de arte provenientes de estudiantes y profesores de universidades de todo Japón.
  • Ver la gran colección de arte y antigüedades del Museo Nacional Japonés, además de asistir a charlas de historia y arqueología.
Restaurantes y love hotels

Hoteles del amor de Uguisudani

Ueno

La estación de Ueno (上野) abrió en 1883 y es una de las estaciones más antiguas de Japón, conocida antiguamente como la ‘puerta al norte’, ya que desde aquí salían los trenes de vapor hacia la actual zona de Tohoku. Hoy, Ueno, junto con el barrio colindante de Asakusa, es conocido como uno de los barrios antiguos o shitamachi de los periodos de Edo, Meiji y Taisho.

El propio edificio de la estación es tan grande que podemos encontrar tiendas y restaurantes de muchos tipos sin tener que salirnos de ella. Y cerca de allí, pegado a una de las entradas del parque de Ueno, tenemos la estación final del Keisei Skyliner, la competencia más directa al Narita Express o N’Ex para ir en tren hasta el aeropuerto de Narita.

En Ueno podemos:

  • Pasear por el parque de Ueno, especialmente para ver los estanques y el templo Benten-do, el Kiyomizu Kannon-do, las 84.000 estatuas Jizo del templo Jomyoin y visitar alguno de los museos del parque además del zoo de Ueno, famoso por sus pandas.
  • Disfrutar de los 8.650 cerezos en flor durante el mes de abril, que nos permitirán disfrutar de un hanami de lujo.
  • Ojear las puestos y tiendas de la calle comercial Ameyoko, situada entre Ueno y Okachimachi.
Templo Benten-do

El templo Benten-do en el parque de Ueno.

Okachimachi

La estación de Okachimachi (御徒町) está situada en un viaducto superior, que va de norte a sur. Fue construida en 1925 y por ella pasan diariamente unos 68.402 pasajeros.

En Okachimachi podemos:

  • Ojear los puestos y tiendas de la calle comercial Ameyoko situada entre Ueno y Okachimachi.
  • Buscar algún chollo en Takeya, la tienda de descuentos más antigua de Tokio.
Ameyoko-13

La calle comercial Ameyoko, entre Ueno y Okachimachi.

Akihabara

La estación de Akihabara (秋葉原) nos deja en el centro del ‘barrio de la electrónica’ de Tokio, hoy transformado en uno de los centros otaku por excelencia de la ciudad. Si bien Akihabara está lleno de tiendas de electrónica (desde las más pequeñas hasta las más grandes cadenas como Sofmap, Laox, LABI, Akky o Yodobashi Camera)  Akihabara es ahora popular por su gran cantidad de tiendas de manga y anime (Super Potato, Gamers, Mandarake, etc.) así como por los maid cafe o cafés de sirvientas.

En Akihabara podemos:

  • Tomar alguno de los platos diseñados por las chicas del grupo idol femenino del momento, AKB48, mientras vemos sus vídeos o escuchamos sus canciones, en el AKB48 Cafe.
  • Tomar algo en el Gundam Cafe, la cafetería dedicada al universo Gundam, situada al lado del AKB48 Cafe.
  • Disfrutar de la experiencia de los maid cafe o cafés de sirvientas.
  • Aprender más sobre el mundo del anime en el Tokyo Anime Center, situado en el cuarto piso del edificio UDX, donde hay exposiciones de anime, eventos relacionados con el anime y una tienda que vende desde coleccionables hasta artículos de papelería de nuestros anime favoritos.
  • Intentar ver en directo a las chicas de AKB48 en su teatro, situado en el octavo piso del edificio de Don Quijote.
  • Visitar m’s, una tienda sex shop de 7 plantas que cuenta con absolutamente todo lo que podáis imaginar relacionado con el sexo. E incluso lo que no podéis imaginar. Y fotos de clientes y clientas satisfechos.
  • Pasear por la calle principal o Chuo Dori, que está cerrada al tráfico los domingos de 13:00h a 18:00h.
09082013T8_2_Akiba-64

Calles de Akihabara, llenas de carteles y neones.

Kanda

La estación de Kanda (神田) nos deja en una zona que, desde el periodo de Edo y hasta el terremoto de Kanto de 1923, era donde vivían los hombres de negocios y los nobles. Sin embargo, tras el terremoto y sobre todo después de los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial, Kanda perdió su carácter original y es ahora un barrio ‘normal’ de Tokio.

En Kanda podemos:

  • Ver la Denki University de Tokio que ofrece exclusivamente grados de ingeniería.
  • Visitar uno de los santuarios más antiguos de Tokio, el santuario Kanda Myojin, que fue construido en 730 y está dedicado a los dioses Daikoku, Ebisu y Masakado. Su festival (matsuri) es uno de los tres grandes festivales de Tokio.
  • Visitar la Catedral de la Resurrección de Tokio, sede de la Iglesia Ortodoxa Japonesa.
  • Visitar el Museo de las Comunicaciones Tei Park con exposiciones sobre la historia de las comunicaciones y telecomunicaciones.
  • Acercarnos hasta la antigua estación de Manseibashi, que hoy alberga el precioso centro comercial Maach Ecute, paralelo al río.

Tōkyō

La estación de Tōkyō (東京) es la estación central de la ciudad, donde comienzan además un buen montón de líneas de shinkansen o tren bala, tanto hacia el norte como hacia el sur y hacia el mar de Japón y los Alpes japoneses. Unos 4.000 trenes pasan por sus vías diariamente, lo que nos puede dar una idea de lo transitada que es esta estación.

En Tōkyō y sus alrededores tenemos muchísimas cosas que ver o hacer, entre las que podemos:

  • Acercarnos hasta Nihonbashi, donde comenzaba la ruta Tokaido entre Tokio y Kioto y que actualmente marca el origen de todas las carreteras de Japón. Eso sí, ha perdido parte del glamour desde que hicieran pasar por encima una autopista elevada, la verdad.
  • Admirar el edificio de la estación por el lado de Marunouchi, que ha estado en obras durante muchos años, y data del periodo de Meiji (1914).
  • Admirar el edificio de la estación por el lado de Yaesu, no tan clásico, desde luego, pero también reformado y con una terracita con tiendas y cafés.
  • Alojarnos en el Tokyo Station Hotel, aprovechando la restauración del edificio de la estación. O simplemente acudir a tomar algo o a cenar a alguno de sus restaurantes.
  • Visitar los subterráneos de la estación de Tokio, llenos de restaurantes y tiendas de todo tipo, como las de personajes y cosas kawaii en Tokyo Character Street.
  • Dejarnos llevar por el afán consumista en el centro comercial KITTE, enfrente de la estación, aunque conectado con ella bajo tierra.
  • Pasear por el prestigioso distrito de negocios Marunouchi, donde durante el periodo de Edo vivían algunos de los shogun más poderosos del país. Aquí encontraremos las tiendas de grandes marcas y las oficinas de muchos bancos y compañías del sector financiero, además de algunos despachos gubernamentales. Entre los edificios más interesantes, destacamos el Marubiru (Marunouchi Building), Shin Marubiru (Shin-Marunouchi Building), el anteriormente mencionado KITTE (en el edificio central de Correos), Marunouchi Oazo, Tokyo Building Tokia, el museo Mitsubishi Ichigokan, etc.A cierta distancia, encontramos también la Agencia Meteorológica Japonesa, el edificio de la Dieta y la Corte Suprema.
  • Pasear por la glamurosa avenida Nakadori llena de tiendas, boutiques de moda, cafés, etc.
  • Acercarnos hasta el Palacio Imperial, al oeste de la estación,  y pasear especialmente por sus jardines orientales.
  • Disfrutar del atractivo arquitectónico del Tokyo International Forum, una sede de convenciones, exposiciones, conciertos, etc.
09082013T8_1_ShinjukuyPalacioImperial-24

El Palacio Imperial de Tokio.

Yūrakuchō

La estación de Yūrakuchō (有楽町) está en pleno barrio de Yūrakuchō, donde podemos encontrar desde grandes restaurantes y hoteles hasta pequeños bares y fondas para los bolsillos más ajustados, ¡un barrio de extremos!

En Yūrakuchō podemos:

  • Acercarnos hasta la cercana entrada Sakuradamon del Palacio Imperial.
  • Pasear y entrar a comer en algún local de Yurakucho Gado Shita, es decir, los bares y restaurantes tipo izakaya situados debajo de las vías de la JR, al norte y al sur de la estación. En unos 700 metros encontramos muchas izakaya, bares de sushi y hasta wine bars.
  • Acercarnos hasta el Tokyo International Forum y a una de las tiendas de electrónica Bic Camera más grandes de la ciudad, desde la salida oeste de la estación.
  • Ver un espectáculo protagonizado sólo por chicas de la compañía Takarazuka en el Teatro Takarazuka de Tokio.
  • Dar un agradable paseo por el cercano parque de Hibiya, al oeste de la estación.
  • Ver el edificio DN21, que incluye el antiguo edificio Dai Ichi Seimei, donde se alojó el gobierno aliado del general MacArthur en Japón después de la derrota japonesa en la Segunda Guerra Mundial.

Desde Yūrakuchō podemos caminar fácilmente hasta Ginza (銀座), uno de los barrios más exclusivos de toda la ciudad, con una gran cantidad de tiendas de grandes marcas, con edificios de arquitectura interesante, restaurantes de gran calidad (y precio), grandes almacenes, galerías de arte, showrooms de marcas de fotografía, boutiques de moda y muchísimas opciones de ocio. Ginza es una de las pocas zonas más famosas para el turista (junto con Roppongi) que no tiene estación de la línea Yamanote, aunque sí de metro.

Tokyo International Forum-15

Interior del Tokyo International Forum.

En Ginza podemos:

  • Ver la hora en el clásico reloj del edificio Ginza Wako, construido en 1932 y convertido ya en todo un símbolo de Ginza.
  • Visitar el showroom de Sony y toquetear y ver los productos más nuevos de la marca.
  • Intentar ver una obra de kabuki en el teatro de kabuki Kabukiza, totalmente remodelado.
  • Entrar en el Museo de la Policía, situado al norte de Ginza, que tiene 4 plantas y es completamente gratuito. No hay nada en inglés, pero podemos ver exposiciones sobre la historia de la policía metropolitana de Tokio, sus distintos uniformes al largo de los años, etc.
  • Gastarnos el dinero (o simplemente mirar ^^) en los grandes almacenes de Ginza como Mitsukoshi, Matsuya, Printemps, Marrionner Gate.
  • Tomar algo en el restaurante giratorio del edificio Tokyo Kotsu Kaikan.
16022014TokyoD2_NihonbashiGinza-43

El renovado teatro Kabukiza, en Ginza.

Shimbashi

La estación de Shimbashi (新橋), construida en 1812, es una de las estaciones más antiguas de Tokio y nos deja en uno de los barrios de negocios más importantes de la ciudad.

Desde Shimbashi podemos:

  • Ver la antigua locomotora de vapor de 1945 situada en la plaza de la estación y que recuerda que Shimbashi fue la estación final de la línea Tokaido (la convencional, no la de alta velocidad). En Navidades está decorada como el Space Train y tiene espectáculo de luces y sonido.
  • Probar entre 3 y 5 sake, por 300-500 yenes en el complejo Sake Plaza, a unos 10 minutos de la estación, una especie de museo dedicado al alcohol.
  • Si tenemos ganas de algo diferente, comer en Kagaya, una izakaya en la que los camareros van disfrazados de ranas y en la que no hay menú… ¡a la aventura!
  • Visitar el mercado de Tsukiji. Si no llegamos a tiempo para la subasta de atún, no pasa nada, siempre podemos disfrutar de un buen sushi en uno de los múltiples restaurantes que hay en la zona.
  • Pasear y sentir que el tiempo se para en los preciosos jardines Hama Rikyu, un auténtico regalo de Tokio al mundo y tomarse un té y un dulce tradicional en la casa de té Nakashima, situada en medio del estanque.
  • Adentrarse en el edificio de la antigua estación de Shimbashi, que abrió sus puertas el 10 de octubre de 1872 y las cerró en 1939 cuando se fusionaron dos antiguas líneas y se creó la nueva línea Ginza de metro. En 2003, se reconstruyó y reacondicionó parte del edificio original, con sus antiguos andenes y todo, para dar cabida a un pequeño museo sobre la historia del ferrocarril (aunque también se usa para fiestas privadas). Está especialmente bonito en Navidades, con sus típicas iluminaciones navideñas.
  • Cambiar de transporte y coger la línea Yurikamome para ir a Odaiba a pasar el día.
  • Pasear hasta la zona de Shiodome, para comprar artículos de todo tipo en la sede de la cadena de televisión NTV, ver el famoso reloj diseñado por Miyazaki, visitar el showroom de Panasonic en el Shiodome City Center o para ir de comprar en el centro comercial Caretta Shiodome, que está espectacular en Navidades y donde encontramos también el Museo de la Publicidad.
Hama-rikyu koen

Los jardines Hama-Rikyu con los rascacielos de Shimbashi al fondo.

Hamamatsuchō

La estación de Hamamatsuchō (浜松町駅) dispone de la línea Keihin-Tohoku y del Tokyo Monorail al aeropuerto de Haneda, además de la línea Yamanote.

Desde Hamamatsuchō podemos:

  • Pasear hasta el maravilloso templo Zojoji, con la torre de Tokio detrás.
  • Visitar la Tokyo Tower o Torre de Tokio, uno de los símbolos de la capital japonesa (aunque algo oscurecida por la inauguración de la Tokyo Skytree).
  • Sentirnos como en Italia paseando por el barrio italiano de Shiodome Italia Gai.
  • Pasear por otros de los jardines más bonitos de Tokio, los jardines Kyu Shiba Rikyu.
  • Sentirnos como niños en el Pokémon Center.
  • Subir al monorraíl de Tokio, que conecta el centro de Tokio con el aeropuerto de Haneda.
  • Y si nos gusta caminar, llegar hasta el barrio más pijo de Tokio, Roppongi e ir de compras por Roppongi Hills o ver Tokio desde las alturas gracias al mirador de la Torre Mori.
23082013Zojoji-8

El templo Zojoji y la Torre de Tokio.

Tamachi

La estación de Tamachi (田町) es una pequeña estación, con tan sólo dos entradas/salidas

En Tamachi podemos:

  • Sentirnos como auténticos universitarios japoneses paseando por el campus Mita de la Universidad Keio, por el campus Tamachi del Instituto de Tecnología de Tokio o por el campus Azabu de la Temple University.
  • Tomarnos unos deliciosos fideos ramen en la tienda original de Ramen Jiro, que sirve unos de los mejores fideos de la ciudad desde 1968.
  • Echar un vistazo al ambiente de Shibaura House, un moderno espacio modernista y acristalado de trabajo comunitario diseñado por el arquitecto Sejima Kazuyo que ofrece espacios en alquiler para autónomos, negocios, escuelas o asociaciones y que nos permite también descansar un rato, mientras nos conectamos a su WiFi, en la planta baja, abierta al público.

Shinagawa

La estación de Shinagawa (品川) es una de las estaciones más antiguas de Tokio (abrió sus puertas en 1872) y una de las más transitadas de la ciudad. Durante el periodo de Edo era la primera parada en la ruta Tokaido que enlazaba las ciudades de Edo (actual Tokio) con Kioto. Hoy son los shinkansen de la línea Tokaido los que paran en Shinagawa, así como el Narita Express. De hecho, puede ser una idea interesante ir con este tren desde el aeropuerto hasta esta estación, porque aunque es muy concurrida, no es la locura que puede suponer la estación de Tokio.

Desde Shinagawa podemos:

  • Comer en uno de los restaurantes especializados en ramen o donburi situados debajo de las vías de la JR, Shinatatsu Ramen y Shinatatsu Donburi.
  • Visitar el templo Segakuji.
  • Pasárnoslo como niños en el complejo del Shinagawa Prince Hotel, que tiene una bolera, cines o el acuario Epson Aqua Stadium.
  • Tomarnos un café en la cafetería del Museo Hara, situado en una casa japonesa original de antes de la guerra y ejemplo perfecto de arquitectura japonesa de los años 1930.
  • Acercarnos hasta el templo Sengakuji, lugar de descanso de los famosos 47 ronin.
17082013Día15-83

Restaurantes bajo las vías de la Yamanote en Shinagawa.

Ōsaki

La estación de Ōsaki (大崎) abrió sus puertas en 1901 y es una de las estaciones término de algunos trenes de la línea Yamanote (por ello tiene cuatro andenes para esta línea, para no interferir en el servicio).

En Ōsaki podemos:

  • Pasear e ir de compras por los nuevos desarrollos urbanísticos del barrio como el Osaki New City Complex, que consiste en varios edificios de oficinas, un hotel, un centro comercial, tiendas, restaurantes y zonas de ocio y una pequeña galería de arte, el Art Village o el ThinkPark, que tiene hasta una zona verde donde hacer deporte.

Gotanda

La estación de Gotanda (五反田) ve pasar trenes de la línea Tōkyū Ikegami y la línea de metro Toei Asakusa, además de los trenes de la Yamanote. Es una parada poco frecuentada por los turistas, ya que sobre el mapa Gotanda no tiene grandes atractivos turísticos.

En Gotanda podemos:

  • Pasear por la margen del río Meguro, especialmente en primavera para disfrutar de la belleza de sus cerezos floridos o sakura.
  • Disfrutar de un buen yakiniku o carne a la parrilla, en uno de los múltiples restaurantes del barrio.
  • Conseguir un auténtico chollo en algún evento especial o mercadillo del Tokyo Outlet Center, un complejo de distribución para mayoristas.
  • Comprar libros de diseño, artículos de papelería artesanales, libros de fotografías y cosas similares en la tienda del Tokyo Design Center.
  • Disfrutar de un auténtico musical de Broadway, pero en japonés, en el teatro Shiki.
  • Ver la colección de arte asiático de la colección Hatakeyama.

Meguro

La estación de Meguro (目黒) abrió sus puertas en 1885. En 2000 comenzaron a pasar por aquí trenes de la línea Namboku y la línea Mita.

Desde Meguro podemos:

  • Pasear por la margen del río Meguro, especialmente en primavera para disfrutar de la belleza de sus cerezos floridos o sakura.
  • Visitar el Instituto de Estudios de la Naturaleza (Shizen Kyōikuen, 自然教育園) una reserva natural en pleno centro de Tokio. Como muchos otros parques y jardines de la ciudad, la zona era propiedad del shogun durante el periodo de Edo. Ahora es propiedad del Ministerio de Educación.
  • Conocer más sobre bichos y parásitos que habitan en Japón en el Museo Parasitológico de Meguro, el único museo del mundo centrando en parásitos.
  • Contar una a una las más de 500 estatuas de piedra de Buda (dedicadas a las almas fallecidas en el gran incendio de Edo de 1772) situadas en el templo Daienji.
  • Adentrarnos en el Centro de los Ciudadanos de Meguro que contiene el Museo de Arte de Meguro (donde podemos conocer más sobre el arte local), el Enterprise Center (famoso por el hospital de juguetes) y un polideportivo.

Ebisu

La estación de Ebisu (恵比寿), abierta en 1906, está en el centro del barrio de Ebisu, que surgió gracias a la cerveza Yebisu (y no al revés, como podría pensarse). Esta cerveza es ahora propiedad de la marca Sapporo.

En Ebisu podemos:

  • Pasear por el precioso centro comercial Ebisu Garden Place. Donde antaño se encontraba la antigua fábrica de cerveza Yebisu, hoy encontramos todo tipo de tiendas, restaurantes, cines, plazas con árboles y fuentes… Podemos imitar a Domyoiji y Makino, del dorama Hana Yori Dango y hacernos una foto en la escultura central. Y si no sois tan frikis como nosotros, simplemente dar una vuelta por el centro comercial (especialmente bonito durante las vacaciones de Navidad con una iluminación espectacular).
  • Tomarnos algo en los pisos 38 y 39 de la Ebisu Garden Place Tower y disfrutar de maravillosas vistas de Tokio.
  • Tomarnos una cerveza (o varias) en el Museo de la cerveza Yebisu, una marca que elabora cerveza desde 1890.
  • Disfrutar de las exposiciones del Museo de la Fotografía de Tokio y aprender algo más sobre animación, cinematografía, holografía y edición fotográfica.
  • Comer una deliciosa hamburguesa en Blakows.
  • Pasar un buen rato en el festival de verano Ebisu Ekimae, que se celebra todos los años a finales de julio.
Luces Navidad Yebisu Garden Place-3

Entrada a Ebisu Garden Place, en Navidad.

Shibuya

La estación de Shibuya (渋谷) nos permite llegar a uno de los centros de moda y cultura juvenil por excelencia de la ciudad de Tokio, lugar donde se inician muchas de las tendencias de moda de Japón y del mundo. En Shibuya también hay mil opciones de ocio y entretenimiento, como tiendas, restaurantes, bares, cafés, discotecas… ¡de todo! Entre los grandes almacenes más populares tenemos los de Tokyu y los de Seibu.

En Shibuya podemos:

  • Hacernos una foto al lado de la estatua de Hachiko, el perro que esperó fielmente en la estación de Shibuya a su dueño fallecido, el profesor Ueno Eisaburo de la Universidad de Tokio. Hoy en día es uno de los lugares más comunes para quedar entre los tokiotas.
  • Cruzar el paso de peatones más concurrido de Tokio y del mundo, según el Libro Guinness de los Récords, el paso de peatones de Shibuya.
  • Tomar un café en el pequeño Starbucks que hay cerca del paso de cebra, para ver cómo cruzan miles de personas cada pocos minutos.
  • Entrar en el icónico centro comercial Shibuya 109 para ver las últimas tendencias en moda japonesa.
  • Pasear por Center Gai, una calle peatonal llena de tiendas y restaurantes, donde surgen muchas de las tendencias de moda de Shibuya.
  • Pasear por la calle Koen, una calle comercial que va desde los grandes almacenes Marui hasta el parque Yoyogi.
  • Bajar/subir la cuesta de Supeinzaka, una estrecha calle de 100 metros de largo que da al centro comercial Parco y que está llena de tiendas, cafés y restaurantes. Se llama así porque supuestamente recuerda a las calles españolas.
  • Perderse en las calles de Dogenzaka, que conforman la llamada colina de los love hotels de Shibuya. Podemos ver las diferentes arquitecturas y temáticas de los hoteles del amor y alquilar una habitación por horas :)
  • Relajarse en el espacio cultural Bunkamura, que contiene una sala de conciertos, un teatro, dos cines, un museo y varias tiendas y restaurantes.
  • Entrar en el NHK Studio Park para ver cómo se graban los programas de la cadena nacional, aprender a crear, doblar y producir programas de televisión, comprar productos relacionados con los programas de la cadena, etc.
  • Si estamos en Shibuya la noche de Halloween, participar de la Fiesta de Halloween de Shibuya y vivir cómo es Halloween en Japón :)
  • Llegar hasta Roppongi. Eso sí, después de un laaaaaargo paseo :)
Shibuya

Centro neurálgico de Shibuya, con el paso de peatones y el centro comercial 109.

Harajuku

La estación de Harajuku (原宿), situada al lado del santuario de Meiji y enfrente de la calle Takeshita, nos deja en uno de los centros de entretenimiento juvenil de Tokio, sede de algunas de las modas urbanas más curiosas de la ciudad.

En Harajuku podemos:

  • Adentrarnos en el santuario de Meiji, un auténtico pulmón de paz y tranquilidad en el centro de Tokio.
  • Pasear y disfrutar de un picnic en el parque Yoyogi, uno de los mayores parques de la ciudad.
  • Ver en directo el Gimnasio Nacional de Yoyogi obra de Tange Kenzo para los Juegos Olímpicos de Tokio de 1964.
  • Pasear por la calle Takeshita, llena de tiendas de ropa para las últimas tendencias gothic lolita, puestecillos de crepes, cafés, tiendas de idols, etc.
  • Subir las escaleras de la impresionante entrada del centro comercial Tokyu Plaza Omotesando Harajuku y tomarse un café en la terraza del Starbucks que hay en las plantas superiores, ¡es un auténtico lujo!
  • Pasear por la calle Omotesando, donde encontramos algunos de los edificios más bonitos arquitectónicamente hablando de la ciudad además de algunas de las mejores tiendas de grandes marcas de moda y complementos.
  • Entrar en el centro comercial Omotensando Hills, que abrió en 2006 y donde podemos encontrar grandes marcas occidentales y japonesas.
  • Perderse entre las mil cosas kawaii de la tienda Kiddy Land e intentar no arruinarse :)
  • Comer una buenas gyoza en uno de los restaurantes especializados en este plato más concurridos de la ciudad, Gyoza Lou.
  • Comprar recuerdos (algunos baratos, otros simplemente algo cutres, otros que dan el pego) en la tienda Oriental Bazaar.
  • Ir de tiendas en LaForet, uno de los grandes almacenes clásicos de Harajuku.
  • Tomar un montón de dulces y pastelitos en Sweets Paradise y, si tenemos suerte, probar las sensaciones del Kabe-don Cafe.
  • Visitar el santuario Togo, dedicado al almirante Togo, que venció a la flota rusa en la guerra ruso-japonesa de 1905.
  • Visitar el Museo Nezu si nos interesa el arte de Asia oriental (Japón, China, Corea) y disfrutar del jardín tradicional japonés que tiene en su interior.
  • Visitar el Museo de Arte Ota si queremos ver xilografías ukiyo-e de la gran colección de Seizo Ota (tiene más de 10.000 piezas diferentes).
Takeshita-Dori-2

Entrada a la calle Takeshita, en Harajuku.

Yoyogi

La estación de Yoyogi (代々木) está situada cerca de la entrada norte del santuario de Meiji.

En Yoyogi podemos:

  • Disfrutar de uno de los grandes pulmones verdes de Tokio, el parque Yoyogi, y maravillarnos ante la belleza de los cerezos en flor, sólo si vamos en abril, eso sí.
  • Llegar al santuario de Meiji desde otra ruta, para verlo desde otra perspectiva.
Meiji-Jingu-20

Detalle del santuario de Meiji, accesible desde las estaciones de Harajuku o Yoyogi.

¿Hay más?

Hay algunos otros puntos turísticos de Tokio que no tienen cerca ninguna estación de la línea Yamanote, pero que sí están cerca de estaciones de metro y, más importante, de otras líneas de JR de la ciudad (importante si tenemos el JR Pass, claro). El mapa de las líneas de JR que pasan por la ciudad de Tokio da algo de respeto, razón por la que hablaremos de ellas en profundidad en otras entradas.

líneas de JR

Pero para ir abriendo boca, hay que tener claro que podemos visitar los siguientes sitios con otras líneas de la JR aparte de la línea Yamanote:

Y si no, siempre tenemos las distintas líneas de metro para ir a otros lugares turísticos como Asakusa (la calle comercial Kappabashi, la calle comercial Nakamise, el templo Sensoji, el edificio Asahi Beer Hall y la llama dorada de peculiar forma), la altísima Tokyo Sky Tree, la zona de ocio y entretenimiento de Odaiba y si no queremos caminar mucho, toda la zona de Roppongi.

Así que ya veis, es fácil moverse por Tokio y ver todas las atracciones turísticas de la ciudad utilizando la famosa línea Yamanote (que podéis utilizar sin coste adicional si disponéis de un JR Pass en activo). Existen otras líneas también propiedad de JR que nos permiten visitar otras partes de Tokio de forma incluso más efectiva, pero eso lo dejamos para otras entradas.

¡Disfrutad de Tokio!