¡YA A LA VENTA NUESTRO LIBRO, CÓMPRALO YA!
Únete a la Comunidad Japonismo

12 cosas que echamos de menos al volver de nuestro viaje a Japón

Última actualización:

No decimos nada nuevo si comenzamos este post diciendo que nos encanta Japón. Está claro que Japón no es perfecto y tiene sus problemas como cualquier otro país (ya hablaremos de las cosas que no echamos de menos en otro post, va, para compensar ^^), pero es un país que nos ha atrapado y hay una serie de aspectos que echamos de menos de Japón cuando no estamos allí.

Ahí va nuestra recopilación personal… ¿Cuál es la vuestra?

1. El (futurista) retrete japonés

La cantidad de botones y opciones que tienen los (futuristas) retretes japoneses sorprenden a los turistas que llegan por primera vez a Japón, pero luego… ¡cómo los echamos de menos! No en vano, el washlet o inodoro con bidé es uno de los mejores inventos japoneses.

Chorritos para limpiar aquí y allá con mayor o menor intensidad, calefactor en el asiento para no helarnos en invierno, tapas que se levantan y se bajan solas para que no tengamos que tocar nada indebido… En algunos casos, hasta música para que no se escuchen ruidos extraños… vamos, el paraíso hecho baño. O casi.

El washlet japonés
El futurista washlet japonés

2. La seguridad en las calles

Cuando viajamos, la seguridad es un aspecto muy importante a tener en cuenta y la verdad es que en este aspecto Japón gana por goleada. Está claro que también hay violencia, crímenes y un lado oscuro importante pero lo cierto es que, en general, en Japón nos sentimos seguros, tanto de día como de noche.

De hecho, podemos ir con el bolso abierto sin preocuparnos de que nos roben, llegar a altas horas de la noche a algún sitio sin preocuparnos de que nos atraquen y podemos tener la esperanza de encontrar algo que hayamos perdido (y decimos esperanza porque a veces no lo recuperamos, pero al menos la esperanza está ahí, que en otros países sabes que si lo has perdido, no lo vas a recuperar jamás). No decimos que vayamos sin preocuparnos por nada, porque hay que usar el sentido común y tener presente que nos puede pasar algo, pero no es lo habitual.

Calles de Japón
Calles japonesas, muy seguras

3. La comida rica y barata

Como hemos dicho muchas veces, en Japón hay comida deliciosa y… ¡tan barata! Y es que la comida está disponible en Japón en mil sitios y a precios muy ajustados.

Desde restaurantes kaitenzushi (barra transportadora de sushi), a obento en tiendas de conveniencia y tiendas de comida preparada, en packs de supermercados (especialmente a última hora, cuando tienen descuento), en bares o tabernas izakaya, en puestos de comida callejera (¡esos takoyaki!)… Ay, qué hambre.

Comida japonesa
Comida japonesa

4. Las máquinas de bebidas

En Japón, si tienes sed, sólo tienes que echar un vistazo a tu alrededor para encontrar la máquina de bebidas más cercana y comprarte algo. Sorprende la primera vez que se ve, porque están realmente por todas partes. ¡Y lo que se echa de menos al volver! Además, en invierno hay un montón de opciones calentitas que nos ayudan a sobrellevar el frío, ¿se puede pedir más?

Máquinas de bebida
Máquinas de bebida

5. Los onigiri de los konbini

¿Hay mejor manera de empezar el día que tomando un café con leche y un onigiri de la tienda de conveniencia o konbini? Vale, probablemente sí, pero yo sinceramente no sé vivir sin el onigiri del konbini para desayunar… ¡qué ricos están!

Eso sí, recuerda que ahora las bolsas de plástico son de pago, por lo que te recomendamos llevar siempre una bolsa de tela de Japonismo, para poder comprar tu desayuno en el konbini sin pagar extra.

konbini
Konbini, abiertos 24 horas

6. El baño tradicional japonés

Ya sea en su versión casera (ofuro), su versión vecinal (sentō) o su versión termal (onsen), el baño tradicional japonés es la mejor manera de relajarse después de un intenso día de turismo y yo, sinceramente, mataría por tener un baño japonés en casa.

Y más uno de los modernos, que programas para que se llenen a una hora concreta, con una temperatura concreta y hasta un punto concreto y te avisan cuando están listos… ¡qué relax!

Casa de baños japonesa
Casa de baños japonesa

7. El vaso de agua o té y las toallitas húmedas oshibori

Entrar en un restaurante y que te sirvan un vasito de agua o té verde japonés y te den una toallita húmeda oshibori para limpiarte las manos nada más entrar, sin tener que decir nada, es una sensación de placer inigualable :)

Té y pastelitos al llegar
Té y pastelitos al llegar al ryokan

8. La atención al cliente

En España la atención al cliente es más bien des-atención al cliente: si tienes suerte, la dependienta de esos grandes almacenes te hará caso, pero te tratará como si te hubiese perdonado la vida; o el camarero del bar en el que estés te servirá un café, pero sin intercambiar palabra alguna (¡y ya no digamos sonrisas!).

Obviamente esto es una exageración y hay buenos profesionales en todas partes, pero en Japón la atención al cliente, al estimado okyakusama, es casi de otro mundo y forma parte del omotenashi, ese concepto tan japonés que tan a gusto nos hace sentir en Japón cuando viajamos.

Lenguaje en Japón
Muy buena atención al cliente en cualquier lado de Japón

9. La limpieza en las calles

Es verdad que la primera vez que tienes que tirar algo a la basura y no encuentras papeleras, te ofuscas diciendo aquello de que los japoneses son una raza cruel y refunfuñas mientras te guardas la basura en el bolso.

Pero luego te das cuenta de lo limpio que está todo y de la filosofía que existe tras esta costumbre (pues cada uno es responsable de su propia basura) y te acostumbras a hacerlo hasta en tu país de origen, porque si todos pusiéramos de nuestra parte, qué limpio estaría todo.

Takayama
Calles limpias

10. Las bandejas para el dinero

Quizás os parezca una tontería, pero nos encantan las bandejitas donde dejar el dinero a la hora de pagar en un banco, oficina de correos, tienda de conveniencia, etc. Es fácil ir contando y poniendo el dinero exacto (especialmente cuando quieres quitarte de encima todas esas monedas) sin tener al empleado con la mano esperando a que acabes.

A mí, personalmente, me encanta y además creo que a los empleados también les resulta más cómodo y rápido a la hora de recoger el dinero. Es un win-win :)

De compras en Japón
De compras en Japón

11. La puntualidad de los trenes y el orden en las estaciones de tren

Otro clásico, pero no por ello menos real. Que sí, que está claro que en Japón también hay retrasos en los trenes y caos en algunos momentos (especialmente en hora punta o cuando sucede algo que desestabiliza el servicio, como un terremoto por ejemplo).

No obstante, por norma general los trenes son súper puntuales y las estaciones están organizadas para que haya orden y sea fácil navegar por ellas. Sinceramente, ¿por qué no podemos copiar el sistema de marcar dónde estarán las puertas en el suelo del andén? Es tan práctico.

Trenes puntuales
Trenes puntuales en Japón

12. Las mil opciones de snacks, chocolates y golosinas

Entrar en una tienda de conveniencia y no saber qué comprar de la multitud de chucherías, dulces, golosinas, chocolates y snacks varios que podemos encontrar… de mil sabores y tipos diferentes. Ya hemos hablado de los mil tipos de Kit Kat que hay y de los snacks más populares entre el público adulto, así que ya sabéis de qué os hablamos :)

Kit Kat japonés
KitKat en Japón, un ejemplo perfecto de snack

La experiencia de vivir en Japón frente a la experiencia de visitar Japón como turista son significativamente diferentes, por lo que si hemos vivido en Japón una temporada probablemente echemos de menos cosas diferentes. Como, por ejemplo, descalzarse al entrar en casa (una costumbre que creemos debería instaurarse en todos los países del mundo :D), el servicio rápido y atento de los empleados del servicio de correos japonés (que está relacionado con el servicio de atención al cliente, pero es que merece mención aparte, al menos por mi experiencia), el brasero kotatsu (sin el que no sobreviviríamos al invierno ^^) o expresiones que demuestran la importancia que Japón otorga a las formas (otsukaresama deshita, por ejemplo, ¡qué expresión tan fantástica!).

descalzarse en japón
Descalzarse en Japón

¿Y vosotros? ¿Qué echáis de menos de Japón? A ver si se nos ha olvidado algo… ¡queremos leer vuestros comentarios!

¿Cómo empezar a planificar un viaje a Japón? Sigue estos pasos:

  1. Compra vuelos
  2. Reserva alojamiento
  3. Compra el JR Pass
  4. Consigue un seguro de viaje
  5. Lleva internet: Pocket Wifi o SIM
  6. Planifica tu itinerario
  7. Decide qué intereses quieres cubrir en tu viaje
  8. Añade actividades y guías a tu viaje
  9. ¡Disfruta!