Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Llegó el otoño y con él el momiji o koyo, el cambio de color de las hojas tan típico de esta estación en Japón. No por nada el otoño es uno de los mejores momentos para visitar el país del sol naciente.

Por si os decidís a visitarlo en esta época, ya os hemos dado todos los detalles en el post viajar a Japón para disfrutar del momiji o el enrojecimiento de las hojas de otoño. Pero hoy queremos centrarnos en los 12 mejores sitios donde disfrutar del momiji en Tokio.

Y es que junto con Kioto, la capital de Japón es una de las ciudades que siempre aparecen en los itinerarios de todos los que viajan a Japón, así que ahí van algunas recomendaciones para disfrutar del enrojecimiento de las hojas de otoño en Tokio. Y para que os sea más fácil, os dejamos con un mapa de localizaciones y una pequeña descripción de cada lugar.

Naturalmente el poder disfrutar al ciento por ciento del koyo depende del año y de las temperaturas pero, por regla general, podemos decir que la mejor época para disfrutar del momiji en Tokio suele ser a finales de noviembre y comienzos de diciembre.

¡Vamos allá!

Parque Rikugien

El parque Rikugien (六義園) es muy conocido por su bosque de arces, por lo que naturalmente es el lugar ideal para disfrutar del colorido de las hojas de este árbol en otoño, cuando la belleza del parque resulta simplemente espectacular. Eso sí, el parque se llena hasta los topes así que… ¡paciencia!

Durante la época del momiji el parque Rikugien abre hasta las 21:00 horas y se ilumina de forma especial durante esas noches, así que a pesar del gentío que nos encontraremos, merece la pena.

Parque Shinjuku Gyoen

El parque Shinjuku Gyoen (新宿御苑), situado en pleno centro de Shinjuku, tiene una gran variedad de árboles, por lo que está especialmente bonito en otoño.

Probablemente la mejor zona donde disfrutar del momiji en el parque sea la zona del jardín japonés con su ‘montaña de arces’, llamada en japonés Momijiyama.

Shinjuku Gyoen

© Tupungato / Shutterstock.com

Jardines Koishikawa Korakuen

Los jardines Koishikawa Korakuen (小石川植物園) son uno de los jardines más bonitos de la ciudad en cualquier época del año, pero en otoño lo son aún más. Disponen de una bonita variedad de árboles, entre lo que encontramos los famosos arces, así que os lo recomendamos si viajáis a Japón durante la temporada otoñal para disfrutar del cambio de color de las hojas.

Eso sí, de nuevo, paciencia con el gentío, porque éste es uno de los parques más visitados durante el momiji en Tokio.

Parque Tonogayato Teien

El parque Tonogayato Teien (殿ヶ谷戸庭園) no es demasiado conocido entre los turistas y, en cambio, ofrece unos colores otoñales preciosos, especialmente gracias a los arces japoneses que rodean el estanque principal creando vistas espectaculares.

De hecho, fue designado como ‘lugar de belleza escénica’ por el Gobierno Metropolitano de Tokio y eso ya lo dice todo ;)

Templo Gotokuji

El templo Gotokuji (豪徳寺), también conocido como el templo del gatito de la suerte maneki neko (del que ya os hemos contado con detalle), es un bonito templo situado en Setagaya que además ofrece unos colores preciosos en otoño. Si juntamos estos colores con gatitos, nada puede salir mal :)

Parque Inokashira

El parque Inokashira (井の頭公園)situado muy cerca del Museo Ghibli en Mitaka, está precioso en cualquier época del año, pero con la llegada del otoño más todavía, gracias a sus arces y zelkovas.

Santuario Nezu

El santuario Nezu o Nezu Jinja (根津神社) es un desconocido santuario cerca del parque de Ueno y uno de los santuarios más antiguos de la ciudad. El santuario es especialmente conocido por el florecimiento de sus azaleas en abril, pero en otoño merece la pena visitarlo también gracias a la belleza de la naturaleza que le rodea.

Y para ver ginkgos…

Dado que el ginkgo es el árbol oficial de Tokio y que se torna de un intenso amarillo en otoño, os dejamos con algunos sitios geniales desde donde disfrutar de su belleza otoñal.

Parque Showa Kinen Koen

El parque Showa Kinen Koen (昭和記念公園) en la ciudad de Tachikawa está especialmente bonito en otoño cuando sus ginkgos se tiñen de amarillo y dorado. Además, el parque tiene muchas zonas para tumbarse y hacer un picnic, jugar a la pelota o hasta hacer barbacoas.

Campus Hongo

El campus Hongō (本郷キャンパス) de la Universidad de Tokio tiene decenas de ginkgos que lo tiñen de intenso amarillo, especialmente cerca de la facultad de derecho y el auditorio.

Calle Icho Namiki

La calle Icho Namiki (銀杏並木) o avenida de los ginkgos, en el parque Meiji Jingu Gaien Koen, está espectacular en otoño, como no podía ser de otra manera con ese nombre, especialmente gracias a la forma puntiaguda de sus árboles.

Y a las afueras de Tokio…

Monte Takao

Situado a una hora del centro de Tokio, el monte Takao (高尾山) es la escapada perfecta desde Tokio y más en otoño, cuando mil colores cubren sus árboles y nos permiten disfrutar del momiji mientras hacemos senderismo por sus caminos o disfrutamos de las vistas desde el funicular.

Lago Kawaguchiko

El lago Kawaguchi o Kawaguchiko (河口湖) está algo más alejado de Tokio y es una excursión de un día algo cansada, pero en otoño definitivamente puede valer la pena porque desde ahí podemos disfrutar de los preciosos colores del otoño japonés… ¡y con el monte Fuji de fondo!

Y además…

Hay algunos sitios más en Tokio donde disfrutar del momiji y que nos gustan por diferentes razones. Los añadimos aquí:

  • El parque de Ueno no sólo está precioso durante el florecimiento de los cerezos en abril, sino también en noviembre con el enrojecimiento de las hojas de otoño, especialmente de arce y ginkgo.
  • La zona cercana al Palacio Imperial de Tokio también está rodeada de árboles ginkgo, por lo que en otoño se tiñe de amarillo.

¡Disfrutad del momiji en Tokio!