Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

No es la primera vez que comentamos que Japón es un país de contrastes donde las cuatro estaciones del año están muy marcadas. Lo cierto es que cada estación merece la pena, pero hoy queremos daros 8 razones por las que viajar a Japón en invierno.

Salvo que visitemos Okinawa y las islas Ryukyu, el invierno japonés tiende a ser seco y muy frío. Quizás por eso el invierno en Japón no tiene tanto glamour para los turistas como los cerezos en flor de la primavera, el cambio de color de las hojas en otoño o hasta los festivales de verano, pero sinceramente, nosotros que hemos visitado Japón en invierno varias veces, sólo podemos decir una cosa: nos encanta.

Y para los que reniegan del verano japonés, sólo deciros que en invierno tenemos la suerte de no acabar sudando nada más salir a la calle. ¿Veis? Todo son ventajas. Pero ahora en serio, para intentar convenceros un poco más de por qué merece la pena viajar a Japón en invierno, os dejamos nuestras 8 razones.

Las luces y decoraciones en Navidad

Aunque en Japón el día de Navidad no es festivo, a los japoneses les encanta engalanar las ciudades con luces y decoraciones de todo tipo. Son decoraciones de estilo occidental, con árboles de Navidad, luces de Navidad (muchas luces), Santa Claus, renos y un montón de imágenes diversas, más que decoraciones típicas del Año Nuevo japonés como el kadomatsu -que también podremos ver, pero son menos exuberantes-.

Algunas de las decoraciones navideñas, como las que pudimos ver en Caretta Shiodome, son preciosas, aunque otras son simplemente extravagantes. Sea como sea, lo cierto es que si visitamos Japón en diciembre es imposible no contagiarnos del espíritu festivo navideño.

Luces Navidad Caretta Shiodome-17

Decoraciones navideñas en un centro comercial (© Luis Rodríguez)

Los festivales de la nieve

En Japón hay festivales todo el año. Pero de la misma manera que en verano se suele hablar de la espectacularidad de los festivales o natsu matsuri (夏祭り), cuando llega el invierno y hace frío y cae la nieve destacan sin lugar a duda los maravillosos festivales del noreste de Japón, donde la nieve es protagonista. Son los festivales de la nieve o yuki matsuri (雪祭り).

El más conocido de todos es sin duda alguna el Festival de la nieve de Sapporo o Sapporo Yuki Matsuri (さっぽろの雪祭り), aunque también hay otros menos conocidos e igual de espectaculares como el festival Yuki Akari no Michi de Otaru (小樽雪明かりの道) o el Festival de la nieve de Asahikawa (旭川の雪祭り), por sólo citar unos pocos.

Sapporo Yuki Matsuri-22

Escultura de nieve en el festival de Sapporo (© Luis Rodríguez)

Comer oden

Si hay un plato de la gastronomía japonesa que represente el invierno ese es el oden (おでん), un estofado con varios ingredientes (entre los que suele haber huevos y varios tipos de pasteles de pasta de pescado) que se cuecen en dashi, un caldo base preparado con alga konbu y tiras de bonito seco katsuobushi.

Pero si no os gusta el oden, no desestiméis esta razón todavía. Porque quien dice oden dice también ramen (ラーメン), cualquier nabe (鍋) o los tan famosos en occidente sukiyaki (すき焼き)shabu-shabu (しゃぶしゃぶ), platos que entran solos en cualquier época del año, pero que cuando hace frío uno disfruta el doble, si cabe, tan calentitos.

Sapporo Yuki Matsuri-46

Ramen calentitos en Sapporo (© Luis Rodríguez)

Disfrutar de un rotenburo

No es la primera vez que os hablamos del baño en Japón y de lo importante que es. Y si bien es cierto que visitar un onsen (温泉) o aguas termales es una maravilla en cualquier época del año, si hace frío, no hay nada mejor que acudir a un rotenburo (露天風呂) u onsen al aire libre.

Imaginad lo bien que sienta estar sumergido en agua muy, muy caliente (entre 40 y 50 grados de temperatura) en el exterior, en un ambiente frío, con vistas a montañas nevadas o hasta bajo una tormenta de nieve. La sensación es única y es algo que os recomendamos encarecidamente que hagáis si visitáis Japón en invierno.

Jozankei Onsen-10

Aguas termales en Jozankei Onsen (© Luis Rodríguez)

Comprar latas de café o té caliente por la calle

Ya sea en un konbini o tienda de conveniencia abierta 24 horas o bien en alguna de las miles de máquinas dispensadoras que hay por las calles japonesas, una de las mejores cosas que podemos hacer en Japón en invierno es comprar una lata de café o té caliente, porque la sensación de kimochiiiiiii (literalmente sería como decír “qué gustitooooooooo”) es simplemente espectacular.

Normalmente estamos acostumbrados a que las bebidas ya envasadas en tiendas estén a temperatura ambiente o incluso frías, porque fuera de Japón no es muy normal que estén calientes. Imaginad cuando vais por la calle y hace frío, paráis delante de una de estas máquinas, ponéis el dinero y cae una lata de café. La tomáis en las manos y… ¡está caliente! Es casi tan maravilloso como bebérsela ^^

10022014SapporoD1-73

Con una lata de café caliente, hasta aquí se puede estar calentito (© Laura Tomàs)

Los macacos de Jigokudani

Los macacos de Jigokudani son ya auténticas personalidades tanto dentro como fuera de Japón… ¡y más en invierno! Es muy divertido verles en directo disfrutar de las aguas termales naturales del Parque Jigokudani (nosotros lo visitamos en verano y también tiene su encanto, aunque naturalmente en invierno es mucho más pintoresco).

Ellos sí que son inteligentes, porque mientras los turistas les miran muertos de frío, ellos están tan relajados sumergidos en las aguas termales.. ¡no saben ni nada!

monos de jigokudani

Monos en Jigokudani (© Marsel Van Oosten)

Los deportes de invierno

Japón es un país muy montañoso y claro, cuando hace frío y hay nieve, no sólo se hacen maravillosos festivales como os contábamos, sino que además es el momento ideal para practicar esquí, snowboarding y otros deportes de invierno.

Hokkaido es un destino muy visitado en estas fechas, pero también lo es el centro de Japón, ya que los Alpes Japoneses están cerca de ciudades como Tokio, Kanazawa, Takayama, Nagano, etc., con lo que además de disfrutar de estos deportes, no tenemos que dejar de hacer turismo por sitios interesantes de Japón. Eso sí, ojo a los trenes que van hasta estos destinos, porque estarán muy llenos.

11022014SapporoD2-91

Saltos de esquí en Sapporo (© Laura Tomàs)

La nieve (y los kairo)

Y diréis, ¡vaya última razón más pobre! Pero dejad que nos expliquemos primero. Poder pasear por la aldea histórica de Shirakawago bajo la nieve debería ser razón suficiente para viajar a Japón en invierno, pero hay más. Y es que gracias a la nieve, algunos de los paisajes más conocidos y fotografiados de Japón se transforman totalmente y nos permiten disfrutarlos desde otra perspectiva: por ejemplo, uno de los tres jardines más bonitos de Japón, los jardines Kenrokuen en Kanazawa se transforman completamente en invierno y merecen una visita aparte.

Y caminar bajo la nieve con un kairo pegado al cuerpo o dentro de los guantes o las botas, ¡es maravilloso! Un kairo es una especie de parche o bolsita térmica que te calienta durante varias horas en pleno invierno y que es increíblemente efectivo. Pasear por la nieve es menos duro con un kairo, sin duda alguna.

11022014SapporoD2-19

Sapporo bajo la nieve (@ Laura Tomàs)

Ya veis, hay muchas razones por las que viajar a Japón en invierno. ¿Cuál es la vuestra?

Entrada publicada originalmente el 13 de noviembre de 2014. Última actualización: 5 de diciembre de 2016.