Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Japón es un país de contrastes en el que las cuatro estaciones del año están muy marcadas. Cada estación merece muchísimo la pena, pero hoy queremos dar nuestras 8 razones por las que viajar a Japón en primavera.

Son muchos los que reniegan del calor infernal del verano y del frío horrible del invierno japonés, razón por la cual otoño, con el colorido de las hojas rojas y primavera, con el estallido de los cerezos en flor, son probablemente las épocas más populares para visitar el país nipón. Pero claro, también son las épocas más caras y con más afluencia de turistas nacionales y extranjeros, todo sea dicho.

En primavera, las temperaturas son agradables y podremos disfrutar de la naturaleza en todo su esplendor, sobre todo como ya hemos dicho en lo que se refiere a la belleza del cerezo en flor. Pero hay muchas más razones por las que viajar a Japón en primavera; os contamos cuáles son nuestras 8 razones, por si os estáis terminando de decidir a la hora de planificar vuestro viaje.

1. El hanami y los cerezos en flor

En esta estación no podíamos empezar nuestra lista de razones sin mencionar una de las fiestas más populares en Japón e, incluso, fuera de allí. Ir con los amigos a hacer un picnic bajo los cerezos en flor es una maravilla. O simplemente disfrutar de la belleza efímera de las flores del cerezo es suficiente como para justificar un viaje a Japón, por lo que ésta probablemente sea una de las razones principales por las que viajar a Japón en primavera, aunque deberíamos especificar que es una de las razones por las que viajar a Kioto, Tokio y alrededores, porque en realidad podemos ver cerezos en flor o sakura a partir del mes de enero en Okinawa y hasta finales del mes de mayo en Hokkaido.

cerezos en flor en japón en primavera

Hanami bajo los cerezos en flor del castillo de Himeji (imagen de Wikipedia)

Los cerezos en flor son un auténtico espectáculo de la naturaleza, como también lo es ver a centenares de japoneses disfrutar de picnics organizados bajo los árboles para observar su efímera belleza. Es la época del hanami, de las fiestas de observación de los cerezos en flor, que normalmente se expande desde mediados de marzo hasta mediados de abril, según el clima y la ciudad… y hay que verlo y disfrutarlo al menos una vez en la vida. Si estáis planeando un viaje a Japón por esas fechas, revisad el calendario oficial de floración aquí.

Esta fiesta es tan importante que hasta los informativos en televisión informan del avance del frente de floración de los cerezos, para que todo el mundo sepa cuándo van a estar en su momento perfecto. Y claro, todos los japoneses se juntan en esos días, así que id preparados para grandes masas de gente.

2. Flores y más flores

Pero no sólo de sakura vive el turista en Japón en primavera. Porque sí, la flor del cerezo es preciosa pero también efímera como decimos. Y Japón en primavera nos ofrece mucho más, un estallido de flores y colores que hará que las visitas a ciertos parques, templos y santuarios sean espectaculares.

glicina japonesa 1

Glicina de Ashikaga (imagen de y-fu)

Un poquito antes de la floración de los cerezos, en marzo, podemos disfrutar del florecimiento del ciruelo y justo después podremos disfrutar de la explosión de colores de colzas, melocotoneros, dientes de león, algarrobas, azaleas, glicinas y shiba-zakura que, a pesar del engañoso nombre, no tienen nada que ver con la flor del cerezo. Por cierto, si queréis ver más fotos de glicinas, mirad este post de una glicina de más de 140 años en el parque de Ashikaga.

3. Las buenas temperaturas

Obviamente dependerá de donde nos encontremos, pero la zona central de Honshu ofrece temperaturas muy agradables durante la primavera, lo cual es una razón de peso para viajar a Japón en primavera si queremos aprovechar el día al máximo y turistear sin parar, sin miedo a morirnos de frío o asarnos de calor.

buenas temperaturas en primavera en japón

En primavera, la temperatura es muy agradable (imagen de Wikipedia).

Si bien es cierto que en primavera necesitaremos chaqueta (más o menos gruesa dependiendo de la zona y el mes), las horas centrales del día son agradables, con temperaturas cálidas y sol brillante, que hará que tengamos muchas ganas de disfrutar de los parques del país.

4. Los festivales de primavera

Durante la primavera hay varios festivales la mar de interesantes en Japón, que podéis encontrar mencionados en las distintas entradas mensuales de festividades y festivales en Japón.

Por destacar algunos, quizá podríamos mencionar el famosísimo festival fálico de Kawasaki, el precioso festival de Takayama (que nos permite disfrutar de la belleza de la ciudad de Takayama y degustar buena carne de Hida, todo sea dicho, y ver grandes desfiles de carrozas y gente ataviada con ropas y maquillajes y pelucas del pasado japonés) o el Mifune Matsuri de Arashiyama en el que se representan escenas de hace más de mil años.

festival de takayama primavera en japón

Festival de Takayama (foto de bigcircle).

Pero tampoco podemos olvidarnos de varios festivales dedicados a las azaleas en templos y santuarios de todo el país (como por ejemplo, el Tsutsuji Matsuri en el santuario Nezu de Tokio), del festival Shiba-zakura Matsuri en Kawaguchiko, que celebra el florecimiento de los shiba-zakura con el monte Fuji de fondo, además de las representaciones públicas de teatro nō en Nara el 11 y 12 de mayo.

5. El día de las niñas y de los niños

El 3 de marzo Japón celebra el Hina Matsuri o día de las niñas. Durante los días previos a la celebración, podremos ver los típicos altares de muñecas de la corte en tiendas, restaurantes y casas. Es el momento ideal, pues, para comprar nuestras propias muñecas, participar en las celebraciones del Nagashibina en Kioto o comer los dulces típicos de este día como el sakuramochi o el hishimochi.

Hina Matsuri

Muñecas del Hina Matsuri (imagen de Wikipedia)

El 5 de mayo, en plena Golden Week, se celebra el día de los niños o Tango no Sekku en Japón. Si bien es cierto que la semana dorada es, junto al obon y las vacaciones de Año Nuevo, una de las peores épocas en las que visitar Japón, las decoraciones del día de los niños bien merecen la pena ser vistas, porque durante los días previos Japón se llena de carpas koinobori que surcan los cielos de todo el país.

koinoboribuena copia

Carpas koinobori surcando el cielo (imagen de MathTohoku)

Además, podemos probar pasteles de arroz glutinoso mochi envueltos en hojas de roble o en hojas de bambú, manjares que sólo se encuentran en estas fechas.

6. Los bailes de primavera de las geishas

El Miyako Odori (都をどり) o festival de bailes de primavera de las geishas de Kioto se organiza anualmente durante todo el mes de abril en el teatro del barrio de geishas de Gion Kobu y es una oportunidad única para ver a un gran número de maikos y geikos en el escenario.

bailes de primavera de las geishas de kioto

Bailes de primavera de maikos y geishas en Kioto (imagen de Kyoto Seikakumiai)

Durante el Miyako Odori, las geishas más experimentadas tocan el shamisen, mientras las más jóvenes en su formación bailan preciosos bailes tradicionales, llamados kyomai. El Miyako Odori se celebra desde el 1 al 30 de abril, con cuatro pases diarios de una hora de duración aproximadamente y las entradas están disponibles para todo el mundo, con lo que es una ocasión única para ver maikos y geishas en directo.

7. La pesca con cormorán

Una de las actividades más auténticas de la primavera en Japón es ver en directo la pesca con cormorán que suele comenzar el 11 de mayo en el río Nagara del pueblo de Minato, en la prefectura de Gifu.

pesca con cormorán primavera japón

Pesca tradicional con cormorán en Gifu (imagen de Keichan).

Normalmente, la pesca con cormorán comienza a las 19:30 horas, momento en el que los barcos salen al río tan sólo iluminados con antorchas de pino. En un momento dado, los cormoranes, en total sincronía siguiendo las indicaciones de sus entrenadores, consiguen capturar truchas pequeñas en el río. Este momento es de gran emoción y el público que se da cita en las cercanías para ver esta actividad aplaude y grita entusiasmado.

8. La recolecta de moluscos

Con la llegada de la primavera, los japoneses se echan a la costa para el shiohigari o la recolecta de moluscos. Las playas de Japón se llenan de familias y amigos que buscan entre la arena de la marea baja almejas, berberechos, navajas y todo tipo de moluscos. Según parece, en las costas de Japón viven unas 5.000 especies diferentes de moluscos, 50 de las cuales son comestibles.

recolecta de moluscos en primavera japón

Recolecta de moluscos en primavera (Imagen de Gamagori).

Os hemos dado varias razones por las que viajar a Japón en primavera, aunque no podemos acabar esta entrada sin mencionar el problema de la Golden Week. La Golden Week es una semana a finales de abril/comienzos de mayo en la que, gracias a la acumulación de festivos nacionales, muchos japoneses pueden tomarse unos días de vacaciones (el resto del año suelen disfrutar de pocos días de vacaciones).

Es temporada alta, por lo que el shinkansen está complicado de reservar, el alojamiento está más caro de lo normal y los sitios turísticos están a rebosar de japoneses disfrutando de sus vacaciones, por lo que realmente es una de las peores épocas en las que visitar Japón. Pero como nosotros decimos siempre, si es la única época en la que puedes ir, ¡adelante! Lo disfrutarás igual :)

gente y más gente en la golden week

Gente y más gente en un shinkansen durante la Golden Week (imagen de Minkara)

¿Qué os han parecido nuestras 8 razones por las que viajar a Japón en primavera? ¿Cuáles son las vuestras?