Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

99.9 Keiji Senmon Bengoshi (99.9 ~刑事専門弁護士~) es un dorama o serie de televisión japonesa de base legal. Está protagonizado por Matsumoto Jun, Kagawa Teryuki y Eikura Nana, que forman parte de un equipo de abogados criminalistas que intentan encontrar la verdad en los 0,1% de casos en los que el acusado es inocente.

La premisa del dorama es sencilla: la tasa de condena en casos criminales en Japón es del 99,9%, una cifra que esconde una verdad complicada y difícil: en Japón parece que la palabra de la fiscalía va a misa, puesto que cuando una persona es acusada de delito, pocas veces es declarada inocente, a pesar de que puede haber casos en los que la persona en realidad sea inocente.

Y ahí entra en juego el equipo de abogados del dorama, como hemos mencionado al comienzo: encontrar aquellos casos en los que el acusado es, en realidad, inocente.

Sinopsis

La historia comienza con Miyama Hiroto (interpretado por Matsumoto Jun), un joven abogado de la defensa cuya obsesión no es conseguir una buena defensa para su cliente, sino encontrar la verdad absoluta de cada caso, aunque ello conlleve que su cliente resulte culpable.

Miyama es excéntrico, con un toque impertinente y absurdo, algo raro en su manera de relacionarse con otras personas. A pesar de ello o quizás gracias a ello, es un abogado brillante, seguro y confiado en los juzgados y con un objetivo muy claro: encontrar siempre la verdad, cueste lo que cueste. Miyama analiza las escenas del crimen, revisa todos los ángulos, usa a su compañero Akashi para recrear las escenas de los crímenes… se deja la piel en cada caso exclusivamente para encontrar la verdad.

Un día, Miyama es reclutado por el presidente Madarame (interpretado por Kishibe Ittoki) de la agencia de abogados Madarame, que quiere diversificar su cartera de clientes (o al menos que parezca que no sólo les interesa el dinero que mueve el derecho corporativo) creando un nuevo departamento especializado en derecho criminal.

Junto a él, tenemos a Tachibana (interpretada por Eikura Nana) una joven y responsable abogada y apasionada por la lucha libre que no sabe muy bien qué hace en ese departamento y Sada Atsuhiro (interpretado por Kagawa Teruyuki), abogado corporativo que se ve con pocas ganas de ser el responsable de un departamento que no da posición ni dinero y que, por lo tanto, es el hazmerreír de muchos compañeros.

Cada episodio nos presenta un caso diferente a través del cual conoceremos un poco mejor a los personajes principales, así como sus motivaciones y razones por las que se comportan como lo hacen.

Nuestra opinión

99.9 fue una sorpresa, porque de buenas a primera esperábamos poco del dorama (sinceramente ^^) y acabó gustándonos bastante especialmente por la buenísima química del trío principal. Las interacciones entre Miyama, Tachibana y Sada son de diez y realmente te hacen sonreír y te atrapan, a pesar de que en muchos casos la historia sea más bien floja (o muuuuuuy floja, como dejamos reflejado en la valoración numérica).

Miyama es un personaje curioso. Es un abogado brillante, por lo que tiene cierto punto de arrogancia y desfachatez, pero lo compensa con ciertos toques divertidos, absurdos y casi infantiles, por decirlo de alguna manera. Fue una grata sorpresa ver a Matsumoto Jun en ese papel, pues creemos que el idol está algo estancado en su carrera como actor.

En este caso, de todas formas, hay opiniones algo encontradas incluso entre el equipo de Japonismo, ya que una parte piensa que Matsumoto Jun estaba muy bien. La otra, por el contrario, cree que los manerismos y gestos, las sonrisas de medio lado, son las típicas del actor en muchos de sus doramas. Es decir, que Matsumoto Jun se interpreta a sí mismo, básicamente. Es fácil adivinar que la primera opinión es de Laura y la segunda de Luis, ¿no? Pero luego a ambos nos gustó bastante el dorama, especialmente como decíamos por la química de los personajes y no tanto por el dorama en sí (en la ficha final queda claro que lo que nos gustó del dorama fueron los personajes, más que el dorama en sí)

Además, cabe destacar la evolución del personaje de Kagawa Teruyuki. Sada comienza muy altivo, esquivo y totalmente irritado por haber sido escogido como responsable del nuevo departamento en el que, ¡encima! tiene que lidiar con un personaje tan excéntrico como Miyama.

La relación entre superior e inferior no es la típica y eso permite a Sada evolucionar y enseñarnos muchas otras facetas, no sólo su lado profesional, sino también personal en casa, con su familia. Humor, bromas y juegos de palabras, que acaba compartiendo con Miyama, nos muestran un Sada diferente y hacen que le acabemos teniendo mucho cariño.

Por su parte, Tachibana comienza el dorama como buenísima abogada, aunque algo reticente a ir más allá de lo que las pruebas demuestran. Gracias a Miyama, comienza a mirar todos los ángulos de la historia, no sólo las pruebas que presenta la acusación, convirtiéndose así en una abogada mejor. Pero a la vez, como sucede con Sada, su personaje avanza y nos ofrece detalles de su vida personal que harán que también le lleguemos a tener mucho cariño.

99.9 está lleno de situaciones absurdas y cómicas que hacen que más que un dorama de abogados se sienta como un dorama cómico, a veces, quitando tensión y seriedad a la historia. No es un dorama de lenguaje legal complicado y serio, sino un dorama con toques absurdos y divertidos, como la obsesión de Tachibana por la lucha profesional, la excentricidad de Miyama y cómo se relaciona con el resto o los juegos de palabras con los que acaban compitiendo Miyama y Sada… Eso sí, los juegos de palabras (que tanto gustan a los japoneses) son un horror, ¡van demasiado rápido!

Entre las cosas negativas, como sucede en muchos casos, hay algo concreto que nos pone de los nervios en este dorama: el abuso que hacen de Miyama tapándose los oídos para concentrarse y encajar todas las piezas. Si lo hiciera de vez en cuando, tendría un pase, pero lo hace absolutamente en cada episodio, como si su superpoder como abogado fuera que al taparse los oídos consiguiera ver la verdad. Es cansino, no aporta nada y se hace repetitivo.

Con todo, 99.9 acabó siendo, como hemos dicho al comienzo, una auténtica sorpresa. Si bien no esperábamos gran cosa, la química entre los personajes y el absurdo humor en cada episodio hizo que al final lo disfrutáramos mucho… ¡y que esperemos que haya una segunda temporada o un especial o algo!

Dónde he visto yo a ese actor

A Matsumoto Jun le hemos visto en multitud de doramas, muchos de ellos reseñados ya aquí, como por ejemplo en Lucky Seven, Bambino!, Smile, Kimi wa Petto, Shitsuren Chocolatier o como Domyouji en el ya clásico Hana yori Dango.

A Kagawa Teruyuki le hemos visto en muchas películas y doramas entre los que destacamos Priceless, Mr. Brain o Hanzawa Naoki, mientras que a Eikura Nana la hemos visto en un par de doramas que nos gustaron mucho como Saikou no Jinsei no Owarikata ~Ending Planner~ y Mei-chan no Shitsuji, entre otros.

Datos de 99.9 Keiji Senmon Bengoshi

  • Título: 99.9 Keiji Senmon Bengoshi (99.9 刑事専門弁護士)
  • Fecha de emisión: de abril a junio de 2016
  • Cadena: TBS
  • Episodios: 10 episodios
  • Reparto protagonista: Matsumoto Jun (como Miyama Hiroto), Kagawa Teruyuki (como Sada Atsuhiro) y Eikura Nana (como Tachibana Ayano).
  • Actores secundarios: Katagiri Jin (como Akashi), Aoki Munetaka (como fiscal) o Kishibe Ittoki (como Haruhiko Madarame).
  • Tema: Daylight de Arashi

99.9 - Ficha:
Actuación76
Historia65
Entretenimiento90
Nota de lectores2 Votos92
La química entre el trío principal
Los momentos absurdos
La historia de cada episodio
El (horrible) pelo de Matsumoto Jun :))))
77
Una sorpresa