Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Esta semana pasada se ha celebrado en las Naciones Unidas la I Conferencia de pueblos indígenas, que ha contado con la participación de los ainu y los ryukyuanos, dos minorías étnicas de las que os hablamos hace unos días.

Abe Kazushi, vicepresidente de la Asociación de Ainu de Hokkaido, y Toma Shisei, de la Asociación cívica del pueblo indígena de las Ryukyu, fueron invitados a participar en la reunión organizada por las Naciones Unidas centrada en la declaración de los derechos de los pueblos indígenas, adoptada por la Asamblea General de la ONU en 2007, y su implantación en los gobiernos locales y nacionales.

“El éxito [de los pueblos indígenas] es una parte integral del progreso de la humanidad”
Ban Ki-Moon, Secretario General de las Naciones Unidas.

La declaración promueve el derecho de los pueblos indígenas de organizar sus propios sistemas políticos, vivir libres de cualquier tipo de discriminación, ser poseedores de sus tierras y de ser consultados en caso de cualquier desarrollo que pueda afectarles directamente, aunque la declaración no es jurídicamente vinculante bajo las leyes internacionales.

El primer ministro japonés Abe, que participó en la conferencia como miembro de la delegación del gobierno, comentó que estaba muy impresionado con el hecho de que el gobierno japonés fuera comprensivo y participara en las reuniones, asegurando que le gustaría trabajar codo con codo con las minorías étnicas para que los hijos y nietos de los ainu, por ejemplo, estuvieran orgullosos de sus orígenes en un futuro.

Según las Naciones Unidas, hay al menos 370 millones de personas en los 5.000 pueblos indígenas repartidos por 70 países.

ainu y ryukyuanos en las naciones unidas

Itokazu Keiko, representando a la prefectura de Okinawa, durante la conferencia en las Naciones Unidas.

Vía: The Japan Times