Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

La artista japonesa Igarashi Megumi fue arrestada ayer lunes por imprimir su vagina en 3D, aunque más bien habría que hablar de que imprimió su vulva en 3D… Según parece, en Japón, uno de los países más permisivos con la pornografía o que tiene hasta un festival en el que se venera al pene (el festival Kanamara, a comienzos del mes de abril) no puedes hacer imprimir tus genitales en 3D. ¿Doble moral?

mascota mankomanIgarashi está acusada de distribución electrónica de material obsceno, es decir, ha sido arrestada por enviar datos de sus genitales a la impresora 3D, pero ella se declara inocente: “no creo que sea una obscenidad”.

Todo comenzó cuando Igarashi, de 42 años, quiso crear un kayak basado en su propia vagina imprimida en 3D y a partir de ahí creó otras obras de arte para naturalizar la imagen de los genitales femeninos bajo una serie llamada Deco-Man, literalmente “vaginas decoradas” (man proviene de manko, vagina y deco de decorado o decoración).

Bajo esta serie, Igarashi ha creado varias obras artísticas y hasta tiene su propia mascota, Manko-chan, toda kawaii ella.