Arte en las alcantarillas de Japón

Con la vista en el suelo: arte en las alcantarillas japonesas

Consulta toda la información actualizada sobre las restricciones de entrada a Japón por la pandemia del coronavirus y qué lugares están abiertos, para cuando se puede volver a viajar.

Japón es un país que sorprende por muy diversos motivos. Por sus templos y santuarios, sus veloces y puntuales trenes bala, la existencia de geishas, los neones aquí y allá… y por mucho más. Sin embargo, hay algo en Japón que nos obliga a mirar al suelo y que no esperamos que nos sorprenda. Pero lo hace, y mucho. Hasta tal punto que, una vez que lo vemos, no podemos dejar de seguir buscando más ejemplos. Hablamos, por supuesto, de las tapas de alcantarilla, llamadas manhoru, en japonés. «¿Mirar las tapas de alcantarilla?», te estarás preguntando. Pues sí.

El sistema de alcantarillado y de gestión de aguas residuales, como muchas otras cosas del Japón actual, tiene sus orígenes en la Restauración Meiji (1868-1912), momento en el que Japón se abre al exterior y se moderniza a pasos agigantados. Pero las tapas de alcantarilla de entonces no eran, ni mucho menos, la sinfonía de diseños y hasta de colores que en ocasiones son hoy en día.

Porque hoy, hay muchas tapas de alcantarilla japonesas con diseños muy diferentes, como por ejemplo, la torre del reloj en la ciudad de Sapporo o el monte Fuji en la ciudad de Fuji. Las alcantarillas muestran ilustraciones de sitios históricos y de las especialidades de la zona, así como deportes, festivales o personajes relacionados con el lugar. Y muchas de ellas, a todo color. Pero sobre esto hablamos en más detalle a continuación.

Tapa de alcantarilla de Hakodate con los típicos calamares de la ciudad
Tapa de alcantarilla de Hakodate con los típicos calamares de la ciudad

Fue en la década de 1980 cuando se decidió adornar estos objetos tan mundanos con diseños visuales y, en ciertos casos, incluso a color. Hoy en día alrededor del 95 % de las ciudades y pueblos de Japón tienen un diseño propio en sus tapas de alcantarilla. Según la Asociación Japonesa de Tapas de Alcantarillas (Nihon Manhoru Futa Gakkai, 日本マンホール蓋学会), formada por aficionados, existen unos 19 000 diseños diferentes y más de 10 millones de tapas decoradas (de un total superior a 15 millones de tapas de alcantarillas en todo Japón).

Las imágenes reflejadas en esas tapas evocan la identidad cultural de la ciudad o pueblo, aspectos concretos de la flora y fauna de la región, puntos de interés especial, festivales locales y personajes históricos o hasta del manga y el anime. Es decir, aspectos que destacan o definen al lugar en cuestión.

Si tenemos en cuenta el afán de coleccionismo que hay en Japón por todo tipo de objetos, no sorprende que surgiera la manhorumania, la afición por visitar cuantas más tapas de alcantarillas mejor. Si a los japoneses les encanta viajar por todo el país para probar platos regionales famosos, para conseguir sellos con caligrafías en templos y santuarios o para conseguir sabores regionales de KitKat, ¿cómo no iban a disfrutar de estas tapas de alcantarilla tan creativas e interesantes?

Alcantarillas-Japon-42
Tapa de alcantarilla de Sakata

De hecho, para muchos japoneses las tapas de alcantarilla son obras de arte. En palabras de Yamada Hideto al periódico Japan Times en 2016, «los diseños encarnan los detalles y la sutileza de la estética japonesa». Yamada, además, era una voz autorizada como miembro de GKP (Gesuido Koho Purattofomu o Plataforma para la Promoción del Alcantarillado), una asociación formada por profesionales y entusiastas de estos diseños únicos en las tapas de alcantarilla, incluyendo a miembros de gobiernos municipales o hasta del propio gobierno japonés.

Historia de las alcantarillas japonesas

El primer sistema de gestión de aguas residuales en Japón data del periodo Yayoi (300 a.e.c. – 250 e.c.). Posteriormente, durante el periodo Nara (710-794), existió un sistema completo de aguas residuales que discurría por toda la ciudad de Heijo-kyo, la actual Nara. Más adelante, durante el periodo Azuchi-Momoyama (1568-1600), se construyó un canal de piedra alrededor del castillo de Osaka para dirigir el flujo de las aguas residuales. Sistema que, curiosamente, aún está en uso.

Pero hay que ir hasta el año 1884 para encontrar el primer sistema moderno de gestión de aguas residuales, ya en plena Restauración Meiji (1868-1912). Este primer sistema se creó en la zona de Kanda en Tokio. Más adelante, en 1922, se construyó la primera planta para tratar aguas residuales y no fue hasta el final de la Segunda Guerra Mundial cuando se empezaron a construir de forma decidida los sistemas de alcantarillado actuales.

Alcantarillas-Japon-24
El castillo de Himeji es el protagonista de las tapas de alcantarillas de Himeji

El gran desarrollo industrial y económico de Japón tras la guerra causó también el aumento de la contaminación. Además de la contaminación del aire, la existencia de importantes áreas urbanas carentes de sistemas apropiados de gestión de aguas residuales hizo que muchas se vertieran en los cauces de ríos, contaminándolos.

Fue entonces cuando, en la década de 1970, se decidió acometer proyectos ambiciosos de instalación de alcantarillas y sistemas de drenaje para las aguas residuales. Las primeras tapas de alcantarillas que se instalaron usaban patrones geométricos en la superficie para evitar que tanto viandantes como vehículos pudieran resbalar, muy del estilo de las que se pueden encontrar en Tokio en la actualidad, por ejemplo.

Okinawa-Naha-1
Tapa de alcantarilla de la ciudad de Chatan, en Okinawa

Sin embargo, estos diseños geométricos fueron dejando paso a imágenes locales o relacionadas con los pueblos y ciudades donde se estaban instalando. La primera tapa de alcantarilla con un diseño específico y no geométrico se mostró en la Exposición Marítima Internacional de Okinawa entre 1975 y 1976. Dado el tema de la exposición, no es de extrañar que aquella primera tapa de alcantarilla mostrase un diseño con peces.

No obstante, no fue hasta la década de 1980 cuando estas tapas de alcantarillas con diseños personalizados comenzaron a ganar popularidad. Eso sí, no se implantaron por simples motivos estéticos sino por cuestiones prácticas y no fue motivo del azar.

En aquellos años, sólo el 60 % de los hogares estaban conectados a sistemas de gestión de aguas residuales, lo que era un porcentaje muy bajo. Kameda Yasutake, un funcionario del Ministerio de Construcción (hoy parte del MLIT), tuvo la ocurrencia en 1985 de promover tapas de alcantarilla con diseños locales y atractivos, con el objetivo de aumentar la visibilidad, necesidad y popularidad de estas obras.

Nagano
En Nagano hay tapas de alcantarillas que conmemoran los Juegos Olímpicos de Invierno de 1998

No sólo el coste de las obras les restaba popularidad sino que, al ser subterráneas, era difícil que los ciudadanos las apreciaran porque no se sentían identificados con algo que no podían ver. Gracias a la idea de Kameda los ciudadanos tuvieron algo concreto y visible que les recordara la necesidad de implementar estos sistemas de gestión de aguas residuales. Algo que, además, era estéticamente bonito. Y hay que mencionar que el coste de una tapa de alcantarilla con diseños especiales es sólo de un 5 % más que el de una tapa estándar.

Hoy en día, por supuesto, aunque se intenta que los diseños llamen la atención y hasta se pintan con diferentes colores, sigue siendo importante que cumplan con su función principal, en primer lugar. Por eso, aunque hay libertad absoluta para los diseños de las tapas de alcantarilla, es importante que tengan patrones de diseño que hagan que, incluso en días de mucha lluvia, no resbalen ni en aceras ni en la calzada. Y por supuesto, tienen que mantenerse en su sitio sin moverse incluso ante los tifones con vientos más potentes.

Wajima-103
Uno de los diseños de alcantarillas en Wajima (Península de Noto)

Los diseños, por supuesto, tienen que ser populares y aceptados por la población. Y es que aunque, en principio, los ayuntamientos solicitan a los fabricantes los diseños, ha habido casos en los que las tapas de alcantarilla se han tenido que retirar ante el disgusto de la opinión pública por los diseños escogidos.

Tarjetas coleccionables de alcantarillas

Uno de los integrantes de la plataforma GKP, Yamata Hideto, viendo el éxito de las cartas coleccionables en Japón, decidió crear en 2016 cartas de tapas de alcantarillas. Y el éxito fue arrollador, como se podía suponer. Todo ello a pesar de que estas tarjetas no son tan fáciles de conseguir. Porque aunque son gratuitas, sólo se pueden conseguir de forma conjunta en los encuentros que organiza GKP. Y fuera de estos encuentros, cada tarjeta tiene designado un único punto de distribución. En su web se puede encontrar la información de dónde acudir para conseguir cada una de ellas. Nosotros, de hecho, hemos conseguido algunas en nuestros viajes por Japón y son un gran souvenir.

Tarjeta coleccionable de las alcantarillas de Murakami
Tarjeta coleccionable de las alcantarillas de Murakami (conseguida en Murakami, claro)

El diseño de las tarjetas es común y se basa en las directrices ideadas por Yamata, para darles coherencia. Esto hace, además, que sea más fácil coleccionarlas porque siguen reglas concretas a la hora de mostrar la información.

Así, por delante se puede ver, además de la foto de la alcantarilla, el nombre del lugar en el que se encuentra y las coordenadas de geolocalización de la foto. Eso no significa que no existan muchas más alcantarillas con el mismo diseño en el pueblo o ciudad en cuestión, por supuesto. Pero si quieres tomar la foto de la misma alcantarilla que aparece en la tarjeta coleccionable, las coordenadas te ayudarán. Puedes introducirlas en aplicaciones populares como Google Maps sin problema.

Alcantarillas-Japon-91
Curiosa tapa en el Museo Ghibli

Por detrás las tarjetas incluyen información sobre el origen del diseño e incluso alguna foto de la zona. Además, se incluye un código QR que redirige a páginas oficiales de los ayuntamientos o gobiernos locales sobre cada tapa de alcantarilla. El problema, en este caso, es que en muchos casos las URLs incluidas en esos códigos ya no están activas y dan error.

Y como buenas cartas coleccionables que son, existen varias clasificaciones para que sea más fácil conseguirlas todas, o al menos organizarlas. De hecho en la parte delantera de cada tarjeta hay unos iconos con unos números que nos indican el puesto de cada tarjeta dentro de cada una de las categorías.

Kisarazu (Chiba)
Los tanuki son protagonistas en las tapas de alcantarillas de Kisarazu

Actualmente hay más de 600 tarjetas coleccionables. Como hemos dicho, estas tarjetas son gratis pero implican tener que viajar a cada lugar para conseguir cada una de ellas. Por eso, en muchos casos, estas tarjetas se subastan también por Internet, ya que son muchos los que quieren completar sus colecciones.

Encuentros y exposiciones

La mencionada plataforma GKP organiza un encuentro desde 2014 que reúne tanto a especialistas del sector como a entusiastas de las tapas de alcantarillas. Suele ser muy popular porque el número de aficionados a estas tapas de alcantarillas es muy grande en Japón.

En este encuentro se pueden encontrar llaveros y posavasos con diseños de tapas de alcantarillas o hasta se puede probar un dorayaki con diseños de tapa de alcantarilla. Este dulce japonés, popularizado en el extranjero por Doraemon, consiste en dos tortitas esponjosas con un interior de pasta de judía roja dulce. La curiosidad es que existía un sello con forma de tapa de alcantarilla que se calentaba para estamparlo en la parte superior del dorayaki, dándole una apariencia similar a la de una tapa de alcantarilla. En otras ocasiones, se ha usado la tapa de una alcantarilla como parrilla para cocinar tortitas o panqueques.

Alcantarillas-Japon-59
Precioso diseño de las tapas de alcantarilla en Gujo Hachiman

Pero la prueba más clara de que las tapas de alcantarilla son populares fue la creación de una exposición de alcantarillas en el centro comercial Takashimaya en Shinjuku (Tokio) en 2019. La exposición tenía una colección de varias tapas de alcantarillas reales, con diseños populares. Además, se vendieron artículos de todo tipo con diseños de tapas de alcantarillas, como felpudos, bolígrafos, pegatinas, etc. Y aquí también hubo dorayaki en los que se podía escoger entre tres diseños diferentes de tapa de alcantarilla.

Y por si alguien se perdió la exposición, en la tienda Tokyu Hands situada dentro del propio Takashimaya de Shinjuku también hubo una exposición adicional. Como en el caso anterior, también hubo artículos con diseños de tapas de alcantarillas para comprar.

Publicaciones y libros sobre alcantarillas japonesas

La costumbre de viajar por todo Japón buscando las tapas de alcantarilla más curiosas no se ha quedado sólo en Japón. De hecho, ha saltado también a todos los turistas que cada año visitan el país. La existencia de redes sociales tan visuales como Instagram, además, ha fomentado la compartición de estas tapas de alcantarilla en tiempo real, lo que ha contribuido a popularizarlas aún más.

Fuji y Fujikawa
El monte Fuji es protagonista en Yoshiwara, cerca del propio monte

Al final la captura en foto de estas tapas de alcantarilla se ha convertido casi en una competición. Así, existen foros, blogs, grupos específicos en servicios de alojamiento de fotografías y libros dedicados a este fenómeno, que intentan captar una gran variedad de estas tapas de alcantarilla japonesas.

Alcantarillas-Japon-30
Aizu-Wakamatsu también tiene su diseño propio

De entre los libros dedicados a esta pasión podemos destacar Drainspotting: Japanese Manhole Covers —en inglés—, donde el fotógrafo y artista visual de Tokio, Remo Camerota, recopila muchísimas fotografías de tapas de alcantarillas japonesas. Según Camerota, se trata del primer libro que «documenta un aspecto completamente diferente de la cultura visual japonesa actual».

Shimonoseki
Si estás en Shimonoseki, capital del fugu o pez globo, es lógico que salga en sus tapas de alcantarilla

En nuestro caso, Japonismo no ha sido una excepción. En septiembre de 2013 publicamos un artículo que recopilaba una parte de nuestra colección de fotos de tapas de alcantarilla japonesas por aquel entonces. Aquel post fue uno de los primeros artículos sobre este fenómeno en castellano y ahora lo hemos extendido para darte mucha más información sobre esta curiosa costumbre.

Diseños regionales de las tapas de alcantarilla

Como hemos dicho, las tapas de alcantarilla en Japón suelen incluir símbolos específicos de la ciudad o región en la que se encuentran. De esta forma se consiguió que los ciudadanos aceptaran las obras de alcantarillado y gestión de aguas residuales. Y hoy, se han convertido en objeto de coleccionismo, aunque sea fotográfico.

Matsumoto
Tapas de alcantarillas de Matsumoto

Hay que notar, de todas formas, que en Japón también podemos encontrar tapas con diseño que no son realmente alcantarillas. Bocas de incendios, suministros eléctricos y tomas de agua a veces también incluyen diseños específicos. Pero no forman parte de la red de alcantarillado japonés.

Kurashiki
Diseño de boca de agua en Kurashiki, que no pertenece a la red de aguas residuales

Así, hay tapas de alcantarillas que muestran lugares icónicos de una ciudad. O diseños que muestran algún popular festival. También es frecuente encontrar imágenes de flora y fauna, personajes populares de animación, logotipos de equipos deportivos populares, etc. Y en tiempos más recientes, la popularidad de las mascotas japonesas llamadas yurukyara ha hecho que también puedan aparecer en las tapas de alcantarilla.

Kawaguchiko
Tapa de alcantarilla de Kawaguchiko

La variedad es tan extensa que no podrás evitar tomar tu cámara o smartphone y fotografiar varias de estas tapas de alcantarilla durante tu viaje por Japón. Pero no sólo se trata de coleccionarlas, sino que también te servirán para conocer qué es lo más destacado de la ciudad o pueblo que visites.

Alcantarillas-Japon-31
Tapa de alcantarilla de Kitakata

En Japonismo llevamos muchos años coleccionando fotografías de tapas de alcantarilla y aprendiendo de cada lugar a través de sus imágenes. Y esperamos que, cuando visites Japón, nos hagas caso y no te olvides de mirar al suelo de vez en cuando.

Todas las fotografías son propiedad de Laura Tomàs y Luis Rodríguez

Entrada publicada originalmente el 10 de septiembre de 2013. Última actualización: 21 de julio de 2021

La newsletter de Japonismo

La newsletter de Japonismo

Si quieres estar al tanto de todas nuestras novedades, suscríbete a nuestra newsletter. ¡Es gratis!

SUSCRÍBETE



Imagen por defecto
Luis
Luis es ingeniero de telecomunicación y máster en Estudios de China y Japón: Mundo Contemporáneo. Ha trabajado en grandes empresas como Vodafone y Google (en Londres), y también en agencias de comunicación. Puedes encontrarle en el blog Profundidad de Campo.
Artículos: 287