La llamada ‘artista de la vagina’ Igarashi Megumi, que como recordamos fue arrestada en verano por distribución de material obsceno al enviar enlaces de descarga de los datos en 3D de sus genitales, ha vuelto a ser arrestada, esta vez por la supuesta exhibición de una escultura de sus genitales en una tienda para adultos de Tokio entre octubre de 2013 y julio de 2014.

Según la Policía Metropolitana de Tokio, tres esculturas de la exposición organizada por Watanabe Minori (que también fue arrestada) eran “increíblemente obscenas” y violaban la ley, según informa el periódico Sports Nippon. Una de estas tres obras era de Igarashi quien naturalmente no considera que la obra sea “una obscenidad”. El problema es que además de la exhibición de la escultura en sí, la Policía acusa a la artista y a la organizadora de la exposición de distribuir datos sobre la obra, lo que en este caso se considera “distribución de material obsceno”.

Y aunque todo parezca casi una broma, lo cierto es que Igarashi podría acabar en la cárcel y podría tener que hacer frente a una multa de 2,5 millones de yenes, ahí es nada, ya que la distribución de material obsceno es un crimen duramente penado en Japón.

Teniendo en cuenta que la otra arrestada, Watanabe Minori (cuyo nombre artístico es Kitahara Minori) es una importante figura del mundo adulto japonés, responsable de la plataforma para la sexualidad femenina Love Piece Club y columnista habitual sobre temas de sexo y feminismo, este nuevo arresto de buen seguro volverá a prender la llama del debate sobre los derechos de la mujer, el sexismo y la censura en Japón.

arrestada la artista de la vagina

Las arrestadas Watanabe (izq) e Igarashi (der), con su particular mascota

Vía: Tokyo Reporter, Tokyo Kinky y Asahi Shinbun