Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

El pasado miércoles, en una sesión en la Asamblea Metropolitana de Tokio, una de las asamblearias tuvo que escuchar comentarios sexistas de algunos de sus colegas que la increparon y ridiculizaron por estar soltera y no tener hijos.

shiomura-ayaka-your-party-sexist-jeers-assemblyAyaka Shiomura Ayaka, del partido Minna no To (lit. ‘el partido de todos’) y en representación del distrito de Setagaya (al oeste de Tokio), se puso a hablar el miércoles del problema que supone para el país que las parejas japonesas cada vez se casen más tarde y tengan hijos más tarde.

Shiomura reflexionó sobre lo complicado que es tener y criar hijos en Tokio, haciendo hincapié en los problemas de infertilidad, la imposibilidad de compaginar la vida profesional con ser madre y la falta de ayudas públicas y solicitando al gobierno metropolitano un mayor esfuerzo en este aspecto.

Pero su discurso se vio interrumpido cuando desde el público alguien gritó: “antes de acusar de esta manera, deberías darte prisa y casarte”, seguido de otro comentario también muy desagradable: “¿y tú? ¿o es que tú ya no puedes tener hijos, eh?” Especialmente el primer comentario se pudo escuchar perfectamente a través del sonido de las cámaras de televisión que grababan la sesión (grabación que enlazamos al final de esta noticia).

Shiomura se quedó tan sorprendida que esbozó una media sonrisa, como quitándole hierro al asunto y prosiguió su discurso, entre carcajadas sonoramente masculinas y pequeños comentarios marcadamente sexistas aquí y allá. Al final, sin embargo, la realidad de lo que estaba viviendo pareció golpearla y Shiomura tuvo serios problemas para finalizar su discurso (y de hecho acabó llorando, ya fuera del estrado).

Al día siguiente, Shiomura reflexionaba sobre lo que había pasado, afirmando que este tipo de comentarios demuestran que los hombres creen que una mujer sólo puede levantar la voz para mejorar la situación de las madres (trabajadoras) sólo si ella misma ha pasado por esa misma situación: “si no tiene esa experiencia, la mujer tan sólo tiene la mitad de valor que la madre, parecen decir.”

La Asamblea de Tokio tiene 127 miembros, 25 de los cuales son mujeres, mientras que en la Dieta nacional tan sólo hay 78 mujeres de entre los 722 miembros de las dos cámaras. Japón tiene un grave problema de participación de la mujer en el mercado laboral, especialmente cuando se casa y tiene hijos, ya que las ayudas para la crianza son casi inexistentes y la mujer se ve forzada a interrumpir su carrera laboral y quedarse en casa a cuidar de su familia, una de las razones por las que las mujeres retrasan su decisión de casarse o tener hijos.

La Asamblea Metropolitana de Tokio no ha identificado quién lanzó tales comentarios sexistas y dado que no existe registro formal de los comentarios (aunque sí quedaron registrados en vídeo), no dispone de directrices específicas para estos casos y no sabe muy bien cómo afrontar el tema. Sea como sea, creo que los comentarios son suficientemente graves como para que la Asamblea, con la ayuda de todos sus miembros, sean del partido que sean, tomen cartas en el asunto lo antes posible.

Todo parece indicar que los comentarios surgieron de entre los miembros del Partido Liberal Democrático (PLD), partido del primer ministro Shinzo Abe, cuya  “tercera flecha” del paquete de reformas y medidas aboga justamente por una mayor participación de la mujer en el entorno corporativo japonés. Así pues, a pesar de los (supuestos) esfuerzos de Abe por conseguir que las empresas sean más accesibles para las mujeres, el primer ministro quizá debería comenzar primero por la educación de los políticos de su propio partido y la reforma de ciertas actitudes y estructuras sociales que son todavía claramente sexistas y colocan al hombre por encima de la mujer. Hace falta un cambio de mentalidad para conseguir que ciertas medidas tengan éxito y los políticos son los primeros que deberían ejemplificar este cambio de mentalidad, este cambio de tendencia, este deseo de igualdad para hacer de Japón un país mejor.

Os dejo con el vergonzoso vídeo. Podéis ver y oír en directo los comentarios a partir del minuto 8:45 y notar como a Shiomura se le empieza a cortar la voz a partir del minuto 9:15 (después recupera la compostura y termina su discurso, aunque rápidamente).

ACTUALIZACIÓN: Una vez escrita esta entrada, me he topado con una entrevista que The Wall Street Journal hizo a Ayaka Shiomura después del incidente, así que la añado aquí para terminar de rematar la información.

¿Cómo se sintió después del incidente?

Estaba hablando de los problemas que tienen las mujeres trabajadoras cuando un miembro del consejo gritó “¡tú eres la que deberías casarte cuanto antes!” En vez de condenar su conducta, otros miembros de la asamblea hicieron comentarios parecidos entre risas jocosas. Me quedé en blanco. Fue una ofensa tan a la antigua,  tan evidente, que hasta un niño de primaria sabe que está mal. Cuando continué mi discurso y hablé de ayudas a mujeres con problemas de fertilidad, otro hombre gritó “¿y tú? ¿o es que tú ya no puedes tener hijos?” y de nuevo la asamblea se rió con ganas. 

Me sentí marginada en un entorno anticuado en el que nadie parecía pensar que estos comentarios estaban fuera de lugar. Me pareció alarmante que tantos políticos hombres no supieran comprender los sentimientos y las necesidades de las mujeres de las que estaba hablando.

Un antiguo profesor de escuela, presente en la asamblea, me dijo que el abuso verbal al que me habían sometido era parecido al abuso escolar: “nadie para el acoso, aunque se sepa que está mal”. Es muy desafortunado que un incidente tan infantil haya tenido lugar en una asamblea oficial. 

¿Cuáles son sus políticas para ayudar a las mujeres en la sociedad?

Quiero mejorar las condiciones de vida de las mujeres de varias maneras. Específicamente, creo que es necesario privatizar guarderías y centros infantiles y relajar las restricciones del sector. 

¿Cuál es su opinión sobre la estrategia de crecimiento de la administración Abe en lo que se refiere a la promoción de los roles sociales de las mujeres?

En términos generales, apoyo sus políticas. Sin embargo, en cuanto a este incidente en concreto, creo que los políticos debemos escuchar y comprender las voces de aquellas mujeres hacia quienes van dirigidas dichas políticas. Los comentarios ofensivos de los miembros de la asamblea indican que las mujeres que no están casadas o no pueden tener hijos no merecen ser escuchadas. Para estos políticos, comprender y llevar a cabo políticas para mujeres que quieren pero no pueden casarse o tener hijos es complicado. 

¿Sabe quién hizo los comentarios ofensivos?

El jaleo y las risas provenían de la sección del Partido Liberal Democrático. He solicitado formalmente que se especifique quiénes fueron y se les castigue aen consecuencia, pero nadie ha admitido nada. El partido no negó el incidente, pero comentó que no tenían suficientes pruebas para castigar a nadie.

¿Quiere dar un mensaje a las mujeres japonesas?

Para cambiar la realidad de las mujeres en Japón hacen faltan más mujeres en política. Además, cualquier puede asistir de público a la Asamblea Metropolitana de Tokio, así que les invito a venir para asegurarse de que los políticos a los que han votado se comportan de manera adecuada en el foro político. 

Vía: The Japan Times y Japan Trends