Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

El castillo de Matsue o Matsuejō (松江城) es uno de los 12 castillos originales que todavía podemos encontrar en Japón. Sólo por esto ya merece la pena visitarlo, ya que es una preciosidad. Pero es que, además, Matsue una visita de día muy completa, pues la ciudad ofrece muchas oportunidades de turismo de las que os hablaremos en un próximo post.

De esta docena de castillos nunca reconstruidos, el castillo de Matsue es el segundo en tamaño, el tercero en altura y el quinto en antigüedad. Estos datos provienen de la Lista de Tesoros Nacionales y Bienes Culturales de Importancia recopilada por la Agencia de Asuntos Culturales japonesa.

Castillo-Matsue-52

La gran mayoría de castillos de Japón han desaparecido por culpa de incendios, terremotos y especialmente durante la ola de destrucción que supuso el periodo de Meiji (sí, incluso más que por los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial). El castillo de Matsue, sin embargo, aguantó en pie gracias a un grupo de ciudadanos liderado por un acaudalado granjero llamado Matouemon Katsube y un antiguo samurái de la zona llamado Gonpachi Takagi.

De hecho, la torre principal del castillo es la única que aguantó en pie en toda la región de Sanin, razón por la que hoy es todo un símbolo de la ciudad de Matsue.

Castillo-Matsue-56

El castillo fue construido en 1611 por órdenes de Horio Yoshiharu y tardó cinco años en completarse. Fue el baluarte de tres generaciones del clan Horio, una generación del clan Kyogoku y diez generaciones del clan Matsudaira.

Castillo-Matsue-9

Disfruta de la ciudad de Matsue con el JR Pass
Si quieres moverte por todo Japón en tren y llegar con facilidad a Matsue para poder visitar su precioso castillo original, el JR Pass es tu mejor aliado. Puedes comprarlo online desde este enlace de nuestra total confianza y así además nos ayudarás a mantener Japonismo vivo y con la mejor información para viajar a Japón.

Estructura del castillo de Matsue

La torre del castillo de Matsue es una estructura de cuatro secciones, cinco pisos y un sótano con una altura total de 30 metros. Entre las características de la torre del castillo encontramos una torre adjunta en la parte delantera, una torre de observación con vistas de 360 grados de la ciudad, falta de muros blancos y uso de paneles gruesos y un muro de estilo gobo-zumi. Así pues, es un ejemplo perfecto de una fortaleza práctica o una torre de vigilancia y no tanto de un castillo-residencia.

El armazón del castillo tiene una construcción inusual porque usa muchos pilares que se extienden por dos pisos y que a menudo se refuerzan con paneles de pino o fijaciones de hierro. Es un ejemplo extraordinario de la edad de oro de la arquitectura de castillos de la época.

De las cinco torres que existían originalmente en el segundo foso, tres han sido restauradas: la torre central, la torre sur y la torre taiko fueron restauradas en 2001, 125 años después de ser destruidas en 1875.

Castillo-Matsue-106

Antes de entrar en el castillo, cruzaremos el Ninomaru o antigua segunda línea de defensa. Durante el periodo de Edo, podíamos encontrar aquí un almacén de arroz y otros edificios, pero en la actualidad tan sólo encontramos una casa de té y una pequeña tienda, justo enfrente del almacén.

Castillo-Matsue-13

Además, es en esta zona donde también encontramos el santuario de Matsue y el palacio Kounkaku. El palacio Kounkaku es una construcción de 1903 que se usó en 1907 como Salón de invitados durante la visita de su Alteza Real el príncipe Yoshihito (futuro Emperador Taisho). Después se usó como lugar de bienvenida a la ciudad de Matsue y como espacio de exposiciones y reuniones.

Castillo-Matsue-25

Castillo-Matsue-26

Castillo-Matsue-28

A continuación, cruzaremos la muralla del castillo. Para su construcción se usaron dos técnicas diferentes: mientras una técnica usaba piedras previamente cortadas para que las rocas encajaran fácilmente, la otra técnica usaba piedras naturales sin alterar su forma.

Hoy podemos ver muchas piedras con una marca tallada, que datan de 1611, momento en que se construyó el castillo.

Castillo-Matsue-21

Seguidamente, podemos entrar en el castillo a través del sótano, un almacén de 46,34 metros cuadrados construido siguiendo el estilo arquitectónico del periodo Keicho (1596-1615). Para tener suministros durante guerras o en épocas de asedio, aquí se almacenaba arroz, sal y otros alimentos. En el centro había un pozo circular de piedra de 24 metros de profundidad del que se podía sacar agua potable.

Castillo-Matsue-59

A continuación, iremos subiendo por los diferentes pisos del castillo, donde hay expuestos muchos artículos de la época, como armaduras, cascos o hasta un abanico militar.

El casco o kabuto es la pieza más representativa de la armadura del samurái y se dice que debería representar la personalidad del que la lleva. Desde tiempos pasados, el casco no era sólo un artículo de protección, sino que también comenzó a mostrar cierta sensibilidad estética japonesa. Cada casco estaba hecho a mano y no tenía comparación con ningún otro, pues estaban hechos para responder a las demandas de la época.

Entre las armaduras expuestas, podemos ver la increíble belleza de algunas de ellas, que tienen preciosos hilos de colores que unen las juntas y en la piel decorativa.

Castillo-Matsue-65Castillo-Matsue-75

Castillo-Matsue-70

También en exposición vemos un abanico militar de Sanada Yukimura, declarado Bien de Interés Cultural en 1965. Sanada tiró este abanico a Matsudaira Naomasa, quien batalló con honores en la batalla de Osaka Fuyu no jin, a pesar de que sólo tenía 14 años.

Por cierto, el póster que veis detrás del abanico es la imagen promocional del taiga dorama o serie histórica de la NHK Sanada Maru protagonizado por Masato Sakai y que cuenta justamente la historia del clan Sanada durante el periodo Sengoku (1467-1603).

Castillo-Matsue-73

En el primer y segundo piso, especialmente en los muros que miran hacia el norte, el este y el oeste encontramos los ishitoshi, unos agujeros típicos de los castillos japoneses.

Estos son muy difíciles de detectar desde el exterior y permitían que se pudieran lanzar grandes rocas o hasta agua hirviendo a las tropas enemigas que se estaban acercando demasiado al castillo o hasta subiendo los muros.

Castillo-Matsue-81

También hay varias maquetas de la ciudad de Matsue en distintos momentos de la historia, una exposición de castillos japoneses y desde el mirador del último piso podemos disfrutar de preciosas vistas de toda la ciudad.

Castillo-Matsue-83

Castillo-Matsue-87

Castillo-Matsue-97

Castillo-Matsue-94

Castillo-Matsue-92

El castillo de Matsue fue declarado Tesoro Nacional en 1935, aunque pasó a ser Bien Cultural de Importancia después de unos cambios en la ley de protección de bienes culturales. Sin embargo, en 2015 volvió a ser declarado Tesoro Nacional.

Hay tres aspectos que ayudaron a que el castillo de Matsue fuera declarado Tesoro Nacional. En primer lugar, en mayo de 2012 se descubrieron dos talismanes que confirmaron las sospechas de que el castillo de Matsue se había terminado de construir a comienzos de febrero de 1611. Según parece, sendos talismanes estaban sujetos a los pilares que se encuentran en el sótano y permitieron saber con precisión la antigüedad real del castillo.

Castillo-Matsue-104

En segundo lugar, durante las obras de restauración de 1950-1955, se encontraron cuatro talismanes usados en rituales de purificación (chintaku) en los pilares y los travesaños. Finalmente, también durante esas mismas obras de restauración se encontraron tres artículos sagrados sepultados bajo un pilar en el lado sudoeste del sótano, una dirección que se consideraba históricamente poco auspiciosa. Todos estos objetos están hoy expuestos en el Museo de historia de Matsue.

Durante las obras de restauración de la década de 1950 se encontró una curiosa pieza de madera tallada con el escudo del clan Horio y con el kanji 富 inscrito en él, que hace referencia al castillo cercano Gassan Toda, que se escribe con ese kanji y que podría confirmar la teoría de que el castillo de Matsue se construyó a partir de materiales el castillo de Gassan Toda.

Castillo-Matsue-60

Además de visitar el castillo y los terrenos cercanos, también podemos disfrutar de un crucero por el foso del castillo y los estrechos canales del río Horikawa, excursión de la que os hablaremos en otro post específico.

Castillo-Matsue-111

Información adicional

  • El castillo está abierto todos los días de 8:30 a 18:30 (cierra una hora antes de octubre a marzo), aunque el parque del castillo está abierto de 7:00 a 19:30 horas (cierra a las 17:00 horas de octubre a marzo).
  • La entrada cuesta 560 yenes, pero ofrece un 50% de descuento para turistas extranjeros con lo que nos costará 280 yenes.

Cómo llegar

El castillo de Matsue está a 30 minutos andando de la estación de tren JR Matsue y a 15 minutos de la estación de la línea privada Dentetsu Matsue-Shinjuko Onsen.

Alternativamente, podemos llegar en el autobús turístico circular, que conecta la estación de JR con muchos puntos turísticos de la ciudad, entre los que se encuentra, naturalmente, el castillo de Matsue. Ésta es una buena opción si vamos a visitar la ciudad al completo. El ticket, válido para todo el día, cuesta 500 yenes.

También hay alquiler de bicicletas (300 yenes) en varios puntos de la ciudad que tenéis marcados en el mapa.

De todas formas, podéis ubicaros usando el mapa general de qué ver y hacer en Matsue:

Finalmente, la mejor manera de llegar a Matsue es primero llegar hasta Okayama (con shinkansen, si tenemos JR Pass, por ejemplo) y desde allí tomar un limited express de la línea JR Yakumo hasta Matsue (2,5 horas).

Si no disponemos de JR Pass, podemos aprovechar la oferta del highway bus que conecta Hiroshima con Matsue y que hasta el 31 de marzo de 2017 cuesta tan sólo 500 yenes (3 horas).