Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Cada año, antes de que comience el gran torneo de sumo de Año Nuevo en Tokio, tiene lugar una ceremonia de sumo en el santuario Meiji de Tokio. En esta ceremonia, llamada dezuiri, se realiza el ritual del dohyo-iri o de entrada en el dohyo o ring de sumo, pero que en otoño y en Año Nuevo se realiza en este icónico destino de la capital japones, el Meiji Jingu.

La asistencia es gratuita pero, como os podéis imaginar, el santuario se llena de gente rápidamente, pues son los yokozuna o luchadores del rango más alto los protagonistas de esta ceremonia y en 2015 por primera vez pudimos ver a los tres yokozuna actuales juntos en dicho ritual, algo que despertó un gran interés.

En la ceremonia de enero de 2016 de nuevo pudimos ver a Hakuho, Harumafuji y Kakuryu, los tres Yokozuna, realizando esta ceremonia (Harumafuji se retiró en noviembre de 2017 tras el escándalo ocasionado por agredir a un luchador de menor rango).

Pero los tres luchadores mongoles, con el gran Hakuho a la cabeza, no son los únicos miembros del mundo del sumo presentes en esta ceremonia, porque también encontramos luchadores de los tres rangos superiores, árbitros y otros asistentes.

Para la ocasión los yokozuna y sus asistentes van ataviados con una especie de delantales ornamentales llamados keshō-mawashi, que en el caso de los yokozuna además van complementados con una cuerda sagrada sintoísta llamada shinenawa alrededor de la cintura de la que cuelgan papeles en zig-zag llamados shide. Todo con mucha simbología sintoísta, como podéis ver, pero es que los orígenes del sumo están íntimamente ligados con la religión autóctona japonesa.

Esta ceremonia se lleva haciendo desde 1922 cuando el yokozuna Onishiki hizo una ofrenda en este mismo santuario, realizando una procesión de entrada al dohyo. Aquella fue la primera ceremonia dezuiri en el santuario Meiji y esta tradición continúa realizándose hoy en día, tanto en otoño como en Año Nuevo, unos días antes de que comience el primer torneo de sumo del año o Hatsu Basho.

Ya sabéis, si estáis en octubre o en enero en Tokio, no os perdáis la ceremonia en el santuario Meiji. Tanto si sabéis algo de sumo como si no, si os interesa este deporte o no, el lugar donde se realiza es genial y la propia ceremonia, espectacular. No os la perdáis.

NOTA: Para conocer la fecha exacta, os recomendamos revisar la página en inglés que el santuario mantiene con las fechas de los festivales y celebraciones.