Después de que el gobierno japonés diera luz verde a la construcción de la línea Chuo Shinkansen (中央新幹線), el pasado 17 de diciembre de 2014 comenzaron oficialmente las obras.

Como os conté, la primera parte de las obras van a costar 5,52 billones de yenes, es decir, una barbaridad, pero gracias a esta nueva línea de levitación magnética se podrá viajar de Tokio a Nagoya en sólo 40 minutos en 2027, con velocidades máximas de 500 km/h.

ceremonia antes de empezar la construcción del maglev

Ceremonia sintoísta antes de empezar la construcción de las estaciones término del maglev. Foto de The Japan News.

En Tokio la estación desde la que partirá el maglev estará en Shinagawa y en esta estación así como en la estación de Nagoya, el otro extremo de esta primera fase del proyecto, hubo el pasado 17 de diciembre ceremonias sintoístas antes de comenzar las obras de construcción de las estaciones subterráneas. El objeto de estas ceremonias era pedir que las obras se completen sin incidentes y que los trabajadores no tengan accidentes.

Estas dos estaciones serán, como digo, subterráneas y estarán a unos 40 metros de profundidad. La estación de Sagamihara, en la prefectura de Kanagawa, también estará dentro del túnel de la línea, pero las otras tres estaciones de la línea estarán en superficie: la de Kofu, en la prefectura de Yamanashi; la de Iida en la prefectura de Nagano y la de Nakatsugawa en la prefectura de Gifu.

Construcción del maglev. Imagen de The Japan News

Y aunque algunos medios españoles han hablado de conectar Tokio con Osaka, esto no llegará hasta 2045, lo que requerirá una importante inversión adicional, lo que hará que el coste total del proyecto se eleve hasta los 9 billones de yenes. Pero cuando se estrene este tramo, si realmente resulta muy utilizado y rentable, sin duda que el segundo tramo se construirá sin ningún tipo de problema.

comienzan las obras del maglev

Koei Tsuge, presidente de JR Central el día del comienzo de las obras del maglev Chuo shinkansen. Foto de The Japan Times.

Eso sí, no todo es tan fácil como parece porque la compañía ferroviaria responsable del maglev, JR Central, no es ni siquiera propietaria de todo el terreno necesario y tiene que negociar con 5.000 propietarios, según cuenta el Japan Times. JR Central está negociando con las autoridades locales de las ciudades en las que habrá estaciones para conseguir los terrenos y para obtener ayuda a la hora de desarrollar las zonas alrededor de las estaciones.

Vía: The Japan Times | The Japan News (enlace ya no disponible) | Railway Gazette