Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Disfrutar de un buen onsen o baño termal japonés es una de las mejores cosas que podemos hacer cuando visitamos Japón. Hay mucha gente, sin embargo, que nos escribe preocupada porque desconoce cómo funciona o cómo hay que comportarse en los baños japoneses y eso les impide decidirse a disfrutar de los baños.

Y si bien lo hemos mencionado brevemente en nuestra entrada sobre etiqueta japonesa, para resolver todas vuestras dudas y asegurarnos de que disfrutáis tanto de los onsen y sento como nosotros, hemos decidido escribir esta pequeña guía sobre cómo bañarse en un onsen y cómo comportarse en un baño japonés.

El baño es muy importante para los japoneses. Si para el budismo el baño nos depura de los siete males y nos concede las siete bendiciones, para el sintoísmo es un rito de purificación y está claro que ambas religiones han influido en cómo los japoneses piensan respecto al baño. Pero… ¿qué es el baño japonés?

El baño japonés

Ya hemos hablado largo y tenido sobre el baño en Japón, pero para repasar y resumir, un onsen o un sento son baños termales típicamente japoneses en los que uno se relaja en el agua completamente desnudo y en compañía de otros. Y creo que son justamente estas dos palabras, desnudo y en compañía, las que producen más nervios a aquellos turistas que nunca han ido a un onsen.

Marcados en los mapas y carteles con el símbolo ♨ , el kanji de agua caliente 湯 (yu) o la sílaba hiragana ゆ (yu), los onsen son aguas termales naturales mientras que los sento son aguas termales artificiales. Según los japoneses, gracias a los componentes activos de los baños termales, bañarse en un onsen es beneficioso para combatir la artritis o la diabetes además de ser muy bueno para la circulación sanguínea y para la exfoliación de la piel.

Entrada a un sento (baño comunitario)

Entrada a un sento en Kioto.

Tomar un baño japonés

A mí me encantan los onsen y siempre que tengo oportunidad tomo un baño japonés, ya no me produce ni vergüenza ni nervios ni nada. Pero recuerdo la primera vez que fui a un onsen… Tenía 20 años, acababa de llegar a Japón y la universidad nos había llevado de excursión a Tottori. No sabía muy bien cómo funcionaba aquello, no sabía que me tenía que desnudar entera, que no debía coger la toalla para cubrirme, que no había duchas como tal en la zona de baños… Fue toda una experiencia.

La verdad es que en mi caso no le di muchas vueltas al asunto y lo disfruté muchísimo, pero si me paro a pensar, puedo empatizar con aquellos que sienten nervios a la hora de tomar un baño en Japón, por la vergüenza que les produce la idea o por el miedo a hacer algo mal, así que esta entrada es para ellos. Está escrita desde mi visión femenina, así que si para los hombres es una experiencia diferente o no supone tanto problema, espero que podáis entenderlo :)

Por norma general, los onsen y sento están divididos por sexos (aunque hay algunos en los que no es así, como el famoso Tsuru no Yu en Nyuto Onsen, Akita), por lo que si vamos en pareja tendremos que separarnos en la zona de vestuarios e ir cada uno donde le toque (hombres al vestuario marcado con el kanji y mujeres al vestuario marcado con el kanji). Y a partir de ahí, toca seguir las instrucciones y tener en cuenta la etiqueta japonesa en el onsen.

14022014Jozankei Onsen-100

Cortinas noren que marcan la entrada al vestuario de mujeres en un onsen de Jozankei, Sapporo (Hokkaido).

1. Desnúdate

Sí, al onsen o al sento uno va completamente desnudo, así que quítate absolutamente toda la ropa, sin vergüenza… ¡y nada de bañador! Normalmente todos los onsen y sento tienen una zona de lockers o armarios con monedas, donde guardar los objetos de valor, y una estantería con cestas de mimbre donde guardar la toalla, la ropa y lo que necesites a la hora de salir del baño. Guarda todas tus cosas o bien en los lockers o bien en la cesta de mimbre y, completamente desnudo, acércate a la zona de baños.

onsen takayama (2 de 8)

Cesta de mimbre en el vestuario de un onsen de Takayama.

Aquí mucha gente se bloquea ya. ¿Completamente desnudo? Pues sí. Al comienzo nos puede dar algo de reparo eso de ir desnudos delante de auténticos desconocidos, pero os aseguro que una vez dentro ni te acuerdas de que estás desnudo, quizás porque todas las personas a tu alrededor también lo están.

Y sé que habrá lectores con complejos, pensando que su cuerpo no está para ir desnudo por ahí, a los que les va a costar esto de desnudarse y pasearse desnudos por la zona de baños. Haced un esfuerzo y dejad a un lado vuestros complejos, porque una vez dentro del onsen o el sento, te das cuenta de que todos tenemos nuestras cosas, de que nadie es perfecto y, especialmente, de que poco importa. Uno olvida completamente que está desnudo y, como por arte de magia, comienza a disfrutar de la experiencia.

onsen takayama (1 de 8)

Estantería con cestas en un onsen de Takayama

2. Lleva lo imprescindible

Te estoy viendo venir. Ni se te ocurra cubrirte el cuerpo con la toalla grande e ir hacia la zona de agua como quien va a la ducha en un gimnasio o piscina comunitarias. ¡No! Deja la toalla grande, que es la que te servirá para secarte una vez salgas definitivamente del onsen o sento, y dirígete a la zona de baños completamente desnudo.

Y me dirás, ‘vale, pero… ¿necesito llevar algo?‘. Básicamente uno lleva el champú, jabón, cremas y demás historias que utilice normalmente durante su aseo personal y en muchos casos, una toalla alargada y pequeña que sirve como esponja, por decirlo de alguna manera, para ayudarnos a lavarnos bien antes de meternos en el agua o para secarnos una vez salgamos, aunque también hay gente que la usa para taparse así como un poquillo las partes ‘nobles’ cuando anda de aquí para allá. Así que básicamente llevaremos nuestro pequeño neceser con los productos que necesitemos y ya (es importante que sea un neceser, porque luego tendremos que dejarlo en alguna de las estanterías que hay dentro de la zona de baños para ello).

onsen takayama (8 de 8)

Toallas pequeñas de uso gratuito en un onsen de Takayama

En la gran mayoría de onsen y sento suele haber botes de champú y jabón comunitarios, además de toallas en alquiler, así que si no hemos previsto ir al onsen y no llevamos nada, ¡no es excusa! Podemos ir igualmente y alquilarlo todo :) Además, en los vestuarios suele haber también otras cosillas para terminar de disfrutar de la experiencia, como bastoncillos para limpiarse los oídos, secadores, una balanza para controlar tu peso o hasta una máquina para medir tu tensión arterial.

onsen takayama (7 de 8)

Gel y champú en un onsen de Takayama

 3. Lávate bien

Aquí empieza realmente la experiencia del onsen o el sento. Al entrar, verás que hay una zona de duchas, cada una con espejo, un taburete pequeño y una cubeta de plástico o madera, además de botes de champú y jabón. Dado que el agua es comunitaria y utilizada por todos, hay que mantenerla lo más limpia posible. Justamente por eso debemos lavarnos bien ANTES de entrar en el agua, un proceso llamado kakeyu (かけ湯).

onsen takayama (5 de 8)

Zona de duchas en un onsen de Takayama

Para ello, nos sentaremos en el taburete y limpiaremos bien todo nuestro cuerpo. Podemos utilizar la ducha para mojarnos o ir tirándonos agua caliente con la cubeta (o ambas cosas), siempre teniendo cuidado de no mojar a otras personas sentadas a nuestro lado ni de echar agua sucia a la zona de baños (si el onsen o sento es pequeño). Y podemos utilizar también, si tenemos, la pequeña toalla alargada para limpiarnos bien todo el cuerpo (especialmente la espalda, donde llegaremos mejor con la toallita). Utiliza agua caliente, bastante caliente mejor, ya que así irás acostumbrando a tu cuerpo. Comienza por manos y pies y acaba por la cabeza, para evitar que te suba la presión y así acostumbras poco a poco a tu cuerpo a la temperatura del onsen.

onsen takayama (6 de 8)

Taburete y cubeta de un onsen de Takayama

No tengas prisa y dedica tiempo a limpiarte y exfoliarte bien, porque forma parte del proceso de disfrutar del onsen, aunque no lo parezca. Porque entiendo que al comienzo quizá te sientas algo raro ahí desnudo y sentado en un taburete demasiado pequeño y delante de un espejo (para que no pierdas detalle de tu cuerpo, ^^), pero pronto te acostumbrarás y estarás tan concentrado limpiándote que se te olvidará todo lo demás. Lo prometo :)

Japón0455

Zona de aseo de un onsen en Beppu, Kyushu.

Una vez hayas acabado, limpia bien con agua la cubeta y el taburete, para que otros puedan usarlos sin reparos. Por cierto, en algunos onsen o sento los taburetes y las cubetas no están delante de cada ducha sino apilados en un rincón del baño. Si éste fuera el caso, coge tu taburete y cubeta para ducharte, pero recuerda de volver a dejarlo en su sitio una vez hayas terminado.

4. Métete en el agua

Llegó el momento. Has superado tu vergüenza, te has lavado a conciencia y ahora toca meterte en el agua. Esto es fácil, porque realmente no tienes que hacer nada, simplemente disfrutar. Deja tus cosas en la estantería que hay para ello o en un rinconcito para que no molesten al resto de usuarios y acércate a la zona de baños, llamada utaseyu (打たせ湯).

Por definición, el onsen es un baño termal natural (es decir, con aguas geotérmicas naturales), mientras que el sento es un baño termal artificial (es decir, con agua recalentada), pero en ambos casos el agua está muy caliente, entre 38ºC y 43ºC grados. Por eso, quizá al comienzo te cueste entrar. Hazlo poco a poco, para evitar que tu cuerpo sufra demasiado con la presión de las altas temperaturas, y verás como enseguida consigues relajarte.

onsen takayama (4 de 8)

Onsen de Takayama

Tanto si tienes mucho calor como si no, levántate de vez en cuando y siéntate en el bordillo de la bañera/piscina o en alguna de las piedras que suele haber dentro de la misma justamente para que puedas reposar del calor. Así evitarás sufrir mareos y podrás disfrutar más rato del baño.

El onsen no es una competición, no consiste en ver quién aguanta más rato dentro del agua caliente, ¡así que no hagas tonterías! Aunque el dicho japonés diga que para disfrutar del onsen hay que contar hasta 100 (es el llamado nagayu, 長湯, o largo baño), mi recomendación es siempre la misma: escucha a tu cuerpo y evita una subida de tensión o de pulsaciones por aguantar altas temperaturas demasiado tiempo, haz pequeñas pausas, sal del agua cuando consideres que has tenido suficiente y no te hagas el duro ;)

Si llevas otra toallita que no hayas utilizado para el momento de la ducha, no la metas en el agua (aunque esté seca y supuestamente limpia). Póntela encima de la cabeza, como hacen los japoneses, o déjala en un rinconcito de la bañera, la utilizarás después.

Japón0454

Zona de baños de un onsen en Beppu, Kyushu.

5. Disfruta

Cada onsen o sento es un mundo: los hay pequeños, con una única bañera de agua caliente donde relajarte y dejarte llevar, y los hay más grandes con varias opciones de relax.

Entre las opciones que conozco y que he visto y disfrutado en mis múltiples excursiones a onsen están las siguientes (pero naturalmente puede haber más):

  • Bañera de agua fría, perfecta para bajar la temperatura corporal al salir del baño de agua caliente. Para mí suele estar demasiado fría, así que la utilizo más bien poco, ^^, pero la idea es combinarla con la bañera de agua caliente.
  • Bañera de agua eléctrica, en la que sentirás un cosquilleo constante (que puede ir a más, depende de dónde estés situado y de la intensidad de la máquina en cuestión). Dicen que es perfecta para la circulación, aunque yo sólo la he probado una vez, ¡que fue una sensación demasiado rara! Si vas a un onsen y hay una bañera que parece un jacuzzi, ten cuidado a la hora de darle al botón y activar el baño… quizá sea un jacuzzi, aunque quizá sea un baño eléctrico ;)
  • Bañera herbal, con la que tu cuerpo se aromatizará con las hierbas que hayan usado para el baño. Suele tener un color verdoso, así que te será fácil reconocerla.
  • Bañera exterior o rotenburo (露天風呂), en la que disfrutar de las aguas termales al aire libre. Los rotenburo suelen estar en entornos naturales preciosos, por lo que es realmente una maravilla estar metido en la bañera de agua caliente y que nieve a tu alrededor, por ejemplo, como disfruté en el onsen de Jozankei (en Sapporo), en febrero de 2014 ;)
  • Jacuzzi. En algunas ocasiones puede ser redondo, parecido a los jacuzzi que hay en Occidente, aunque en la gran mayoría de casos es como una bañera más, con varias barras para agarrarse y diferentes alturas. Si ves que hay bastante gente, es un jacuzzi; si apenas hay nadie, ¡cuidado con que no sea una bañera de agua eléctrica!
  • Sauna y baño turco. Esto no tiene truco, son como las de Occidente.
  • Camas de agua. Suelen estar en una sala con iluminación muy suave y música bajita, que casi no se oye con el sonido de la fuente que suele haber en el centro. La idea es que te tumbes en el agua y te relajes mientras oyes el sonido del agua.
  • Chorros de agua, especialmente para los hombros o la espalda. Hay algunos cuya intensidad es demasiado fuerte, al menos para mí.
  • Decoraciones varias como murales del monte Fuji o famosas localizaciones de la zona, fuentes, cascadas, música ambiente, etc.

Japón0352

Mosaico en un onsen de Beppu, Kyushu.

6. Socializa

En el onsen o el sento los japoneses van a relajarse y a disfrutar de las aguas termales. Suelen estar en (relativo) silencio, pero eso no quiere decir que estén callados. Es decir, en el onsen no podemos armar jaleo (no es una piscina, nada de tirarse, salpicar, gritar, correr…) pero naturalmente sí podemos hablar, siempre que lo hagamos de manera tranquila y sin hacer mucho ruido.

De hecho, el onsen es el ejemplo perfecto de hadaka no tsukiai (裸の付き合い) o literalmente ‘comunión desnuda’. En el onsen todos nos desnudamos, las barreras sociales desaparecen y el baño se convierte en el lugar ideal para comunicarse y estrechar relaciones, porque al estar desnudos (literalmente) no podemos esconder nada.

Y aunque a priori te pueda parecer raro, es cierto. He ido muchas veces sola a un onsen y siempre he hablado con otras usuarias, especialmente ancianas interesadas por saber de mí, de dónde venía, qué hacía en Japón, por qué hablaba japonés, etc. A pesar de estar desnuda, o probablemente gracias a ello, te relajas de tal manera que la comunicación fluye.

onsen takayama (9 de 1)

El agua ayuda a socializar

7. No tengas prisa

Cuando consideres que ya has tenido suficiente, sal del agua y espera unos segundos antes de entrar en el vestuario. Para evitar mojar demasiado el suelo del vestuario y resbalar o hacer que alguien resbale detrás de ti (aunque la gran mayoría están muy bien preparados, todo sea dicho), sécate un poquito con la toallita pequeña y alargada, es de buena educación y demuestra un conocimiento de la etiqueta japonesa en el onsen y atención hacia el resto de usuarios.

Has estado desnudo frente al espejo mientras te lavabas (en una posición que favorece poco, la verdad ^^), te has estado bañando desnudo junto a otras personas, has ido de aquí para allá completamente desnudo… así que que no te entren las prisas y la vergüenza ahora. Una vez en el vestuario, no tengas prisa en coger la toalla y cubrirte enseguida para secarte y vestirte ya: intenta que tu cuerpo se seque de manera natural, así absorberá todos los componentes activos de las aguas termales, tan beneficiosos para tu cuerpo. Y por esta misma razón, a no ser que tengas la piel sensible y sientas que debes hacerlo, ¡no te duches después del baño! Deja que tu piel absorba todos los componentes del onsen, ¡es una maravilla!

La clave del onsen es no tener prisa, y eso también aplica al vestuario. Si te has lavado a conciencia y te has relajado en la zona de baños todo el rato que has querido, no tengas prisa ahora en el vestuario. Utiliza todos los servicios de las instalaciones (cremas, secadores de pelo, palillos para los oídos, etc.) y tómatelo con calma, no hay prisa.

onsen takayama (3 de 8)

Bastoncillos y gomas para el pelo en un onsen de Takayama

8. Relájate

En muchos onsen hay fuentes de agua fría para beber. Si no hubiera, es una buena idea comprar una botella de agua en una máquina dispensadora, porque después del calor de los baños te sentará bien beber agua y reponer líquidos.

Muchos onsen tienen unas salas de tatami o de moqueta, llamadas salas de relax, donde podemos tumbarnos un rato y descansar, mientras nos tomamos algo y permitimos que nuestro cuerpo se ajuste de nuevo. En algunas salas hay butacas de masaje y otros artilugios, así que ni te lo pienses: túmbate, toma algo, relájate y no tengas prisa.

Como he dicho antes, la clave del onsen es no tener prisa :)

14022014Jozankei Onsen-103

Sala de relax en un onsen de Jozankei, Sapporo, Hokkaido.

Por cierto, en algunos pueblos onsen, es normal ponerse un yukata al salir del onsen, hasta para pasear por la ciudad mientras vamos de un onsen a otro. Pero si no te sientes cómodo con el yukata que te han dado (te queda pequeño, corto, lo que sea), no hay problema, puedes ponerte tu ropa y salir tal cual entraste.

9. Y además…

Otras cosas a tener en cuenta para que tu experiencia en un onsen sea genial:

  • Tatuajes: Los tatuajes se asocian en Japón a la mafia japonesa, la conocida yakuza, por lo que en la gran mayoría de baños no permiten la entrada a personas con tatuajes. Da igual si eres extranjero o si tu tatuaje es una florecilla o algo muy pacífico, por norma general si llevas tatuajes, no puedes entrar, aunque sabemos de algunos onsen que hacen de vez en cuando la vista gorda (como el de Odaiba, que alguna vez han pasado extranjeros con tatuajes a pesar de los mil carteles en los que se avisa que no se les permite la entrada…). Si tu tatuaje es muy pequeño, cúbrelo (antes de llegar al onsen, que nadie te vea) con una tirita o algo así. Si es grande, me temo que poco vas a poder hacer. Preguntar y esperar la respuesta, en todo caso.
  • Cámaras: En los onsen suele estar prohibido el uso de cámaras de fotos, porque al fin y al cabo hay otras personas desnudas contigo. Si quieres tomar fotos del onsen, deberás esperar a que no haya nadie.
  • Máquina de tickets: En algunos onsen la entrada se compra en una máquina expendedora de tickets (como las máquinas expendedoras de tickets de comida de las que os hablamos hace tiempo). En la máquina suele haber todas las opciones, desde alquiler de yukata, toallas, champús y geles a la entrada simple. Si necesitáis ayuda, que no os dé vergüenza preguntar, os ayudarán.

Finalmente, os dejo con un vídeo de la asociación de onsen de la ciudad de Ota. Es un poco simple, pero bueno, siempre ayuda verlo en imágenes:

Con toda esta información espero que podáis ir más tranquilos por primera vez a un onsen o un sento¡disfrutad de los baños japoneses!