Cuando viajamos, y especialmente cuando no hablamos el idioma local, solemos utilizar más metros y trenes que autobuses locales. Esto es así porque el transporte ferroviario suele resultarnos más fácil de comprender (y es, por tanto, más difícil equivocarnos). En Tokio, por ejemplo, podemos movernos perfectamente por los puntos turísticos de la ciudad sin tomar ningún autobús, pero en otras ciudades (como Kioto), eso no es posible.

Y como sabemos que en muchas ocasiones esto de usar los autobuses en Japón os da bastante respeto, a continuación compartimos con vosotros nuestra guía de supervivencia sobre cómo utilizar los autobuses en Japón. para que no sufráis y consigáis moveros sin problema también en autobús por Japón.

Cómo tomar un autobús

Como en cualquier lugar del mundo, podemos tomar el autobús en la estación de autobuses o en una parada a lo largo de la línea. Hasta aquí ningún problema.

parada-autobuses-japon

Parada en Asakusa, Tokio.

En Japón, las estaciones de autobuses suelen estar enfrente de la estación central de tren (si la hubiere, claro). Allí es donde solemos encontrar un mapa con todas las líneas de autobús y su localización en la estación, además de una oficina de información donde comprar tarjetas de transporte o preguntar la dársena de nuestro autobús, si queremos asegurarnos. En muchos casos no suelen hablar inglés, pero escribiendo destinos y números nos podemos entender fácilmente.

En cuanto a las paradas, hay para todos los gustos. En ciudades grandes o turísticas, muchas paradas tienen marquesinas (donde cobijarnos del sol o de la lluvia), mientras que otras son tan sólo un poste con un mapa y/o horarios de la línea.

Algunas paradas tienen información al instante del avance de los distintos autobuses que pasan por ella. Esta información puede ser en forma de modernas pantallas electrónicas que van listando las diferentes líneas y sus tiempos de llegada o en pantallas algo más curiosas, como las de Kioto, en las que el icono de un autobús se va moviendo y nos indica cuántos minutos faltan para que llegue en función de su posición.

parada-de-autobus-en-japon-cutre

Parada de autobús en Toyama, 2015

En los pueblos y lugares menos transitados, sin embargo, la gran mayoría de paradas están indicadas con una señal vertical, como la que podéis ver en la película Mi vecino Totoro, por ejemplo. Algunas tienen una apariencia tan antigua que parece que hemos viajado al pasado.

En esa señal vertical normalmente encontramos también un panel con los horarios (para días laborables y para domingos y festivos). A veces, sin embargo, nos podemos encontrar el mástil y poco más… y como veis en la foto, no siempre son paradas modernas :)

¿Dónde va?

En la gran mayoría de autobuses, la información sobre el destino del autobús aparecerá en la parte frontal y lateral, justo al lado de la puerta. En los lugares menos turísticos, la información viene exclusivamente en japonés, pero en ciudades como Kioto cada vez más autobuses tienen indicaciones en inglés, como os mostramos en la siguiente imagen:

destino-autobuses-japon-traduccion

¿Por dónde se sube?

En la gran mayoría de autobuses locales la entrada suele estar en la parte trasera del vehículo y la salida en la parte delantera. En caso de dudas, siempre estará marcado en kanji, por lo que debemos entrar por la puerta en la que ponga 入口 (iriguchi) y salir por la puerta en la que ponga 出口 (deguchi).

En la imagen, podemos ver un típico autobús de Kioto con la puerta de entrada en la parte posterior (imagen extraída de su página web).

como-usar-autobuses-japon-kioto_F

¡Pero hay excepciones! En algunas ciudades se sube por la puerta delantera (y se paga en ese momento), por lo que lo importante es fijarse siempre en los kanji para saber por dónde debemos subir/bajar.

En el autobús

Normalmente hay dos tipos de autobuses:

  • Autobuses con tarifa plana en los que cualquier viaje, vayas donde vayas, cuesta lo mismo. En ese caso sólo tenemos que esperar a bajar del bus para pagar nuestro billete, como explicaremos en el siguiente bloque. Veréis que las tarifas están marcadas con las palabras 大人/adults (adultos) y 小供/child (niños). En caso de que no aparezca la tarifa de niños, ésta suele ser la mitad de la tarifa de adultos.
  • Autobuses con tarifas variables según la distancia de nuestro trayecto, caso que pasamos a explicar a continuación.

En algunos casos, el propio conductor puede vender tarjetas de transporte de día, pero si no hablamos japonés y preferimos dejarlo todo “atado” antes de subir al autobús, os recomiendo preguntar en la oficina de información turística o en las ventanillas de información de la estación de autobuses.

Máquina de tickets

Justo al lado de la puerta de acceso al autobús encontraremos dos pequeñas máquinas. Por un lado está el lector de tarjetas sin contacto donde tocaremos nuestra tarjeta nada más subir (como hacemos en el metro o tren, por ejemplo, pues tocamos para entrar y salir y así se aplica la tarifa correcta). Si el autobús es de tarifa plana, no suele ser necesario tocar al entrar y sólo se hace al salir. Esto lo haremos si disponemos, por ejemplo, de una tarjeta Kansai One Pass o de cualquier tarjeta sin contacto como la Suica, Pasmo, ICOCA, etc.

Pero si no disponemos de tarjeta sin contacto y necesitamos pagar nuestro billete, debemos fijarnos en la máquina que ‘expulsa’ unos pequeños papelitos con un número escrito justo cuando se abren las puertas del autobús (y que se los traga cuando las puertas se cierran, es decir, cuando ya ha subido todo el mundo). Nada más subir, debemos tomar un papelito y guardarlo hasta la hora de bajar porque ese número impreso en el papelito nos dirá cuánto tenemos que pagar cuando hayamos llegado a nuestro destino.

Santuario Togakushi

La máquina naranja expende los tickets de tarifa, mientras que al lado está la máquina para tarjetas sin contacto.

Excursión a Kurobe

Máquina expendedora de tickets al entrar (naranja) y lector de tarjetas sin contacto (azul). Kurobe, 2015.

Billetes de autobús

Papelitos con el número 2 en un autobús de Toyama.

Pantalla de tarifas

Si estamos en un autobús de tarifa variable, veremos en la parte delantera una pantalla que está llena de números fijos y en la que aparecen tarifas que van aumentando a medida que vamos pasando paradas, justo debajo de estos números fijos: es la pantalla de las tarifas. Para usarla, simplemente debemos mirar qué número aparece en el papelito que hemos tomado nada más subir y mirar la pantalla a la hora de bajar para ver cuánto cuesta nuestro billete.

Santuario Togakushi

Pantalla de tarifas. Si tenemos un papel con el número 1, debemos pagar 270 yenes; si tenemos un papel con el número 2, 250 yenes; si tenemos un papel con el número 3, 230 yenes (en Nagano). No aparecen tarifas para el resto de números porque el trayecto aún no es lo bastante largo para ello.

La verdad es que es un poco estresante porque hay veces en las que la tarifa va aumentando hasta el último momento, de manera que no te puedes preparar el dinero hasta el instante justo antes de bajar. Pero lo cierto es que en Japón están acostumbrados a que la gente revise si tiene el dinero exacto o cambie billetes (sin prisas) justo en el momento de bajar, por lo que no debemos preocuparnos si tardamos en hacerlo.

Excursión a Kurobe

Multitud de tarifas en un tranvía a Kurobe, 2015.

Normalmente la misma pantalla de tarifas es la que se usa para mostrar información de las paradas. En muchos autobuses, esta información está en japonés, aunque cada vez más hay información en inglés, al menos en las paradas que nos llevan a lugares de interés turístico. El nombre de la parada aparecerá en la pantalla donde pone en kanji 次は (tsugi ha, lit. ‘la siguiente es’).

Pantalla de autobús

Información de parada en la parte superior, tarifas debajo (en Toyama).

En la actualidad, casi todos los autobuses tienen ya la pantalla de información en horizontal, encima de la pantalla de tarifas, pero algunos autobuses todavía disponen del sistema antiguo, en el que la pantalla de información está en vertical, a la izquierda de la pantalla de tarifas (y suele aparecer la información exclusivamente en japonés):

autobuses-en-japon-informacion

Pantalla de información lateral. Takamatsu, 2007.

En ciudades como Kioto, las paradas más turísticas están marcadas en japonés, inglés, chino y coreano, demostrando el creciente interés de la ciudad en acomodar a sus turistas.

Autobús especial para turistas

Parada para ir al Kiyomizudera, en un autobús de Kioto (en varios idiomas).

Autobús especial para turistas

Autobús especial para turistas

Solicitar parada

Para solicitar parada, debemos pulsar uno de los botones que encontraremos en los marcos de las ventanas y en algunas barras de sujección. De hecho, en muchos botones pone justamente esto en japonés, que aquellas personas que quieran bajar pulsen el botón (お降りるの方はこのボタンを押してください, o-oriru no kata ha kono botan wo oshite kudasai).

En uno de los laterales del botón suele poner とまります (tomarimasu) que significa ‘parar’ y es justo esta parte la que se ilumina en rojo cuando apretamos el botón para solicitar parada. Así, si vemos que el botón se ha iluminado en rojo, sabemos que se ha pedido parada y que el autobús parará en la siguiente parada.

Botón de parado

Botón para pedir parada. Al pedir parada, se ilumina la parte izquierda en rojo.

Botón de autobús

Botón iluminado anunciando que el autobús para en la siguiente parada (en Kioto).

Avisos acústicos

El sistema de información acústica del autobús suele anunciar con tiempo cuál es la siguiente parada y si el autobús efectuará parada, porque alguien lo haya solicitado (esto se hace en japonés, aunque en los lugares turísticos también se hace en inglés). En ocasiones, también se indica qué hay cerca de esa parada en concreto, como por ejemplo que desde ella podemos llegar a la oficina de inmigración o al templo o santuario X, etc.

Finalmente, una de las cosas que más se repiten es que no nos levantemos hasta que al autobús esté completamente parado. Es decir, ¡no tengamos prisa por bajar! Mejor esperar a que el autobús llegue a la parada y se detenga, para levantarnos, pagar y bajar del autobús.

De hecho, todos los conductores llevan micrófono y suelen usarlo para repetir la información de la megafonía oficial y para hacer hincapié en este último punto, especialmente cuando el autobús está lleno de gente mayor.

Conseguir cambio y pagar el billete

Al bajar del autobús, debemos pagar la tarifa exacta. Si tenemos tarjeta sin contacto, tocaremos el lector al bajar (número 6, en la imagen de transporte de Kioto) y si tenemos tarjeta de transporte la validaremos en la ranura donde pone カード/Card (número 4, en la imagen), mientras que si pagamos en efectivo deberemos introducir las monedas (y el papelito, si lo hubiera) en la ranura especial (número 1, en la imagen). La máquina contará que está todo correcto y aparecerá la cantidad de dinero introducido en la pantalla (aunque algunos autobuses no la tienen, número 7 en la imagen).

máquina-cambio-billetes-autobuses-en japon

Si queremos pagar en efectivo y necesitamos cambio (algo habitual), tendremos que usar la máquina de cambio que está a disposición de todos los pasajeros.

La máquina suele estar integrada en la misma máquina que usamos para pagar, por lo que debemos tener cuidado de no introducir el dinero en el lugar erróneo. La máquina de cambio suele estar en la parte inferior (mientras que la ranura para pagar suele estar en el centro, arriba) y la localizaremos porque tiene entrada para monedas pero, sobre todo, para billetes.

Para usarla, simplemente introducimos el billete en la ranura (número 2, en la imagen) o la moneda que queramos cambiar (número 3, en la imagen) y recogemos las monedas (número 5, en la imagen). Acto seguido, usamos esas monedas para efectuar el pago (en la ranura 1, como os decíamos).

No tiene más truco, la máquina para cambiar dinero es muy fácil de usar y no hace falta que esperéis al final de vuestro trayecto para conseguir monedas, ya que a veces hay gente que cambia el dinero antes de llegar al destino para luego tardar menos (aunque hay conductores a los que no les gusta que nos levantemos si el autobús está en marcha).

JigokudaniEn algunos casos, la máquina es mucho menos moderna y tiene menos opciones, como podéis ver en la imagen de la derecha (del autobús que nos llevó desde la estación de Yudanaka hasta el parque de los macacos de Jigokudani).

En este caso, no hay lectores de tarjetas, tan sólo la caja superior transparente donde echar las monedas exactas para pagar nuestro billete y la máquina de cambio: a la izquierda podéis ver la ranura para introducir las monedas que queramos cambiar y a la derecha, la ranura para meter los billetes que queremos cambiar. Abajo, marcado con los kanji 取出口 tenemos la ranura por donde saldrá nuestro cambio.

Así pues, la máquina puede ser más o menos moderna según las opciones de pago que haya en esa línea (si podemos usar tarjetas sin contacto, si podemos usar tarjetas que hay que validar, si sólo podemos pagar en efectivo…) pero siempre habrá una máquina para conseguir cambio.

Por cierto, hay muchos pases que son una cartulina o una tarjeta no electrónica que simplemente tenemos que enseñar al conductor y nada más. Si no estamos seguros, se lo mostramos y él nos indicará si tenemos que pasarlo por la ranura de la máquina (si hubiera) o si con mostrárselo a él es suficiente.

Una vez pagada nuestra tarifa, podemos bajar del autobús y proseguir nuestro camino.

¡Esperamos que esta entrada os sea útil y os ayude a perderle el miedo a los autobuses locales!