Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

La semana pasada pude asistir, gracias a los amigos de Cine en serio, al preestreno de la película De tal padre, tal hijo (そして父になる) del aclamado director Kore-eda Hirokazu.

Después de Nobody knows, Still Walking y I wish, Kore-eda vuelve a la gran pantalla con un drama familiar que nos emociona sin tornarse en una película especialmente melodramática, en la que el director reflexiona, y hace reflexionar al espectador, sobre qué significa ser padre. ¿Cuándo un hombre puede considerarse realmente “padre”? 

Nominada a la Palma de oro y ganadora del Premio del Jurado en la pasada edición del Festival de Cannes y Premio del Público en la última edición del Festival de San Sebastián, y protagonizada por Fukuyama MasaharuLily Franky, Maki Yōko y Ono Machiko, en De tal padre, tal hijo Kore-eda nos vuelve a demostrar lo cómodo que se siente rodando con niños y tocando temas intrínsecos de la infancia y de la familia.

Sinopsis

Nonomiya Ryota (interpretado por Fukuyama Masaharu) es, aparentemente, un hombre de éxito, respetado y admirado socialmente. Arquitecto en una importante firma, conduce un coche de lujo y vive en un moderno apartamento junto a su mujer Midori (interpretada por Ono Machiko) y su hijo Keita de cinco años. Keita parece también un niño modelo: habla y viste correctamente y se está preparando a conciencia, a pesar de su corta edad, para lograr entrar en una escuela privada de élite y así no defraudar a sus padres.

de tal padre, tal hijo

Un día, sin embargo, el mundo de los Nonomiya se viene abajo cuando la pareja recibe una dura noticia del hospital donde nació su hijo: debido a un error, les entregaron el hijo de otra familia. Los Nonomiya deciden conocer a Saiki Yudai (interpretado por Lily Franky) y su mujer Yukari (interpretada por Maki Yoko) y al hijo de ambos, el hijo ‘verdadero’ de los Nonomiya, para plantearse una importante decisión: si intercambiarse los niños, como les aconsejan desde el hospital y comenzar de nuevo, o quedarse con el niño que han criado durante casi 6 años y al que quieren y conocen, a pesar de saber que no es su hijo biológico.

de tal padre, tal hijo

La diferente manera de ser y de vivir de los Saiki (que viven en una vieja y destartalada casa a las afueras de la ciudad, pero cuyo padre parece tener tiempo para jugar con sus hijos y disfrutarlos) hará que Ryota se plantee qué tipo de padre ha sido hasta la fecha y qué tipo de padre quiere ser, mientras se debate entre la importancia de la sangre y el afecto, el éxito profesional y el éxito social y el equilibrio entre su vida familiar y su vida laboral.

De tal padre tal hijo

Nuestra opinión

De tal padre, tal hijo es una película preciosa, muy tierna y conmovedora. Había visto el tráiler en agosto e iba al preestreno preparada con varios paquetes de pañuelos, porque soy muy llorona y presentía que iba a llorar lo que no está escrito, pero a pesar de emocionarme en multitud de ocasiones, derramé pocas lágrimas (sí, algunas sí, que una no es de piedra ^^).

De tal padre tal hijo

Y es que Kore-eda sabe emocionar sin ser melodramático, utilizando ciertas dosis de humor (un humor muy suyo, muy emotivo) para que el espectador tenga espacio para desahogarse y no se deprima viendo la película, como él mismo nos explicó en la master class que tuvo lugar hace unos días en la Cineteca del Matadero, en Madrid.

De tal padre tal hijo

Las interpretaciones, especialmente las masculinas, por su disparidad (puesto que las dos mujeres son más parecidas entre sí), me parecieron fabulosas. Mientras Lily Franky supo darle a su personaje ese toque de descuidado pasotismo, de felicidad y de amor incondicional hacia los suyos, Fukuyama Masaharu supo mostrar a un Ryota contenido, quizás atado por lo que él cree que la sociedad espera de él, que poco a poco se va derrumbando hasta un final que nos puso los pelos de punta a toda la sala.

De tal padre tal hijo




A pesar de que las interpretaciones masculinas, por el propio peso de la historia, se llevan la palma, me gustaría destacar el papel de Ono Machiko que consigue que veamos cómo va cambiando Midori a medida que se suceden los hechos. Pasa de ser la “tradicional esposa japonesa”, que asiente y sigue en todo a su marido, a rebelarse, aunque quizás de forma contenida, y luchar por lo que más quiere.

De tal padre, tal hijo

Preciosas las imágenes que hablan por sí solas, los silencios que dicen más que muchas palabras y la música del piano que no tapa, sino que deja espacio a los ruidos de la propia película, que cobran protagonismo y nos acompañan, de la mano, en este debate interior que todo espectador tendrá cuando vea la película.

De tal padre, tal hijo

 ¿Qué es más importante, la sangre o el afecto? ¿Qué convierte a uno en “padre”? ¿Qué significa tener éxito en la vida o ser respetado socialmente? Éstas, y otras preguntas, nos vendrán a la cabeza mientras vemos De tal padre, tal hijo y nos perseguirán una vez en casa, haciendo que analicemos nuestra propia vida.

De tal padre, tal hijo

Y teniendo todo esto en cuenta, podemos entender un poco mejor el título en japonés, そして父になる, que podríamos traducir como “y me convertí en padre”.

De tal padre, tal hijo es todo un lujo. No os la perdáis.

Datos de De tal padre, tal hijo

  • Título: De tal padre, tal hijo (そして父になる, soshite chichi ni naru)
  • Dirección: Kore-eda Hirokazu
  • Guión: Kore-eda Hirokazu
  • Año: 2013
  • Duración: 120 minutos
  • Reparto protagonista: Fukuyama Masaharu, Ono Machiko, Lily Franky y Maki Yoko
  • Productora: Film, inc.

Conmovedora reflexión sobre la paternidad.
Actuación90
Historia95
Entretenimiento100
Nota de lectores11 Votos85
Puntos fuertes
Actuación
Uso del humor
Puntos débiles
¿Ninguno? :)
95