Otra de las decoraciones típicas en Japón durante las fiestas de Año Nuevo es el kagamimochi (鏡餅), una ofrenda al dios del año nuevo a base de mochi (pasta de arroz) y daidai (naranja amarga), que recuerda a un muñeco de nieve y que se suele mantener hasta mediados de enero.

Si recordáis, otras decoraciones típicas de las fechas navideñas y de año nuevo son el shimekazari y kadomatsu.

kagamimochiEsta decoración consiste de dos piezas de mochi redondeadas de diferentes tamaños, situadas una encima de la otra, y encima del mochi una naranja amarga japonesa o daidai. Pero la tradición no sólo nos dice cómo debe ser el kagamimochi, sino también dónde debe estar, porque tenemos que colocarlo encima de un soporte llamado sanpō (三宝) y sobre una tela llamada shihōbeni (四方紅), porque como sabemos, este tipo de cosas en Japón tienen un gran significado y se le da muchísima importancia a todos los detalles. No es como las decoraciones navideñas o de año nuevo en España, que se colocan y ya, sin que haya reglas fijas sobre cómo debe hacerse.

El kagamimochi es una decoración que surgió en el periodo Muromachi, entre los siglos XIV y XVI, y se dice que las dos piezas de mochi representan la luna y el sol, el ying y el yang, o los años que vienen y los que se van. Y al igual que ocurre cuando incluimos la naranja amarga o daidai en el shimekazari, aquí también se incluye porque la palabra “de generación en generación” se lee igual, aunque con kanjis o ideogramas diferentes (代々) y simboliza así la perduración de la familia a través de sucesivas generaciones. El nombre también tiene que ver con el periodo Muromachi, porque en este periodo japonés eran típicos los espejos de cobre con forma redondeada, que se llamaban kagami, y es que se dice que los dos pasteles de mochi tienen una forma parecida.

Kagamimochi básico

Kagamimochi sencillo, sin florituras adicionales.

¿Y dónde colocamos el kagamimochi en casa? Pues aunque originalmente se podía poner en diversos lugares del hogar, la tradición actual nos dice que debe ponerse en el kamidana (神棚), que es un pequeño altar sintoísta situado en la parte alta de alguna pared del hogar, o también puede ponerse en el tokonoma (床の間), una especie de hornacina situada en la habitación principal de la casa que suele contener una muestra de caligrafía y algún arreglo floral.

Kagamimochi decorado al máximo

Y como ocurre con el shimekazari y el kadomatsu, el kagamimochi tiene también “fecha de caducidad”, ya que en este caso se come en un ritual llamado kagami biraki (鏡開き) que suele tener lugar el 11 de enero o bien el segundo sábado o domingo de enero. En este ritual, que también se utiliza en varias artes marciales japonesas, se rompe el kagamimochi en pequeños trozos antes de comerlo, o bien con las manos o con unos martillos, pero nunca se corta, porque entonces tendría connotaciones negativas ya que sería lo mismo que cortar los lazos que te unen a la gente que te importa y a la gente con la que compartes el ritual. Además de comerse el kagamimochi, en este ritual también se abren barriles de sake.

Kagami Biraki

Imágenes de kmsys.org, 鏡餅の飾り方 参考画像, coco-sol y Tottori.lg.jp.