Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Podría escribir muchas entradas de etiqueta japonesa: en la mesa, en los baños termales, en el tren, a la hora de comer sushi… pero hoy voy a centrarme en diez normas básicas que no podemos olvidar.

Japón es un país de grandes formalidades, así que es importante conocer ciertas normas o costumbres para no meter demasiado la pata en ciertas ocasiones. Y son éstas diez como podrían ser otras diez, es decir, a mí me han salido éstas pero seguro que para vosotros hay alguna otra más sorprendente. Pero bueno, tampoco nos agobiemos. Somos extranjeros y la ignorancia puede hacer que nos equivoquemos a veces… y no pasa nada.

Eso sí, para minimizar esta posibilidad, ahí va mi ‘lluvia de ideas’ particular sobre diez normas o costumbres japonesas que deberíamos tener presentes cuando tratamos con japoneses, aunque naturalmente hay algunas más.

¡A ver qué os parece!

1. Calcetines sin agujeros y pies limpios

Como ya hemos hablado en una entrada específica al respecto, en Japón es costumbre quitarse los zapatos al entrar en casas, escuelas e institutos, algunos templos y restaurantes, etc. Recordad también que las zapatillas para entrar al lavabo son diferentes, así que tendremos que cambiar de unas a otras según el caso.

Así pues, recordad llevar siempre calcetines limpios y sin agujeros y pies cuidados, ¡anda! :)

calcetines en Japón

Imagen de IngridJapan

2. A la bañera, se entra ¡limpito!

Como ya hemos hablado en una entrada específica al respecto, el baño es una de las actividades más importantes de la sociedad japonesa y es por ello que debemos tener cuidado cuando tomemos un baño en un ofuro (casa particular), en un sento (baños comunitarios) o en un onsen (baños termales).

Recordad que para ello debemos lavarnos primero en el taburete situado junto a la ducha, fuera de la bañera, para así mantener el agua limpia y reutilizable, ya sea para el resto de la familia o de clientes del establecimientos.

Etiqueta en el onsen

3. Ejercita tu cuello y tu espalda

La reverencia (ojigi) es otra de las bases de la conducta social en Japón de la que ya os hemos hablado en otra entrada. El ojigi no es una humillación o un sometimiento, como algunos quieren entender, sino una muestra de confianza (pensad que en una época en la que los samuráis llevaban afiladas katana, ofrecer el cuello en señal de saludo era una gran muestra de confianza y entrega) y es un gesto básico en Japón que sirve para saludar, pedir perdón, dar las gracias, despedirse… vamos, para todo.

La reverencia, usada tanto en entornos formales como informales variará en grado, pero siempre permite respetar el espacio personal en una cultura poco abierta al contacto físico en público.

Reverencias en Japón

Imagen de Sanpou

4. Guárdate los mocos

En Japón es de mala educación sonarse la nariz en público, especialmente si hacemos ruido o grandes movimientos. En caso de necesidad, se permite que uno se seque suavemente la nariz con un pañuelo dando pequeños toquecitos, pero nada más. Sí es muy común entre los japoneses, y quizá nos sorprenda a los occidentales, aunque no está mal visto entre ellos, que en caso de necesidad tiren la mucosidad para arriba, aunque se haga ese ruido tan característico y tan sonoro.

Como también hablamos en una entrada sobre el tema, es costumbre y muestra de respeto ponerse una mascarilla de estilo quirúrgico cuando uno está resfriado, con el fin de minimizar el contagio de los demás.

Sonarse la nariz en Japón

Imagen de Sandasu

5. ¡Que no se te olvide el regalito…!

Ya os hablé hace tiempo de la importancia del regalo en Japón, y lo cierto es que tanto si vivimos en Japón como si vamos de visita e interactuaremos con japoneses, siempre lo tendremos que tener presente.

Si vivimos en Japón tendremos muchas ocasiones en las que seguir esta norma, por ejemplo, si nos vamos de vacaciones, tendremos que volver con un pequeño omiyage, pero si vamos de visita tampoco nos libramos. Si vamos de visita a Japón y nos reunimos con amigos japoneses allí, tendremos que ir con un pequeño regalito, porque ellos también nos darán algo, un tsumaranai mono, como suelen decir, algo sin importancia. Pero que tiene mucha importancia en las normas sociales establecidas.

Así pues, si viajamos a Japón, pensad siempre en llevar unos regalitos. Dulces o algo representativo de la gastronomía española serán siempre buenas ideas.

No olvidarse del regalo en Japón

Imagen de Amazon

6. A dos manos, siempre

Enlazando con el punto anterior, a la hora de recibir un regalo lo haremos siempre con las dos manos y añadiremos una ligera reverencia, según la formalidad del evento. En el pasado era costumbre no abrir el regalo delante de la persona , pero en la actualidad es común preguntar, casi retóricamente, si podemos abrirlo para abrirlo al recibir una respuesta afirmativa.

Este gesto de recibir las cosas con las dos manos se aplica tanto a regalos como a tarjetas de visita, como ya vimos en otra entrada, o a diplomas y certificados en ceremonias de entrega, etc.

Regalo a dos manos en Japón

Imagen de Kids Wanpug

7. No te emborrachas, ¡te emborrachan!

El alcohol es una parte importante de la comunicación en una sociedad tan jerarquizada y con tantos formalismos como es Japón, pero hasta a la hora de beber también hay cierto grado de etiqueta… ¡ni así se libran de ciertas normas!

En Japón es costumbre siempre servir al resto y nunca servirse a uno mismo. En cuanto hayamos acabado de servir al resto, dejaremos la botella encima de la mesa y esperaremos a que otra persona nos sirva a nosotros.

Entre los jóvenes y en situaciones muy informales cada vez es menos típico, aunque sigue siendo bastante habitual.

8. Los palillos no son para tocar el tambor

Y no hablo de Torrente, no. Se podría hacer una entrada exclusiva sobre etiqueta en la mesa y específicamente sobre la manera de usar correctamente los palillos, así que en este punto seré breve.

Al igual que pasa en las culturas occidentales, donde la cubertería tampoco debe usarse para señalar o para jugar, ya que es algo de muy mala educación, en Japón tampoco debemos señalar  o jugar con los palillos. Pero además de estas cosas de sentido común, hay dos cosas que nunca deberemos hacer:

  1. Clavar los palillos en el bol de arroz. ¡Nunca! Es un ritual funerario, por lo que es de muy mal gusto reproducirlo en la mesa. Podemos dejar los palillos en el extremo del bol o sobre los reposapalillos, pero nunca clavarlos en el arroz.
  2. Pasar la comida directamente entre palillos. ¡Nunca! Es también un ritual funerario, por lo que de nuevo es de muy mal gusto. Si queremos pasarle algo de comida a alguien, lo haremos dejándola en su plato o en otro sitio aparte para que la otra persona la coja después.

Un detalle de buena educación. En caso de no disponer de palillos o cucharas para servirnos si estamos compartiendo comida con otros comensales, es de buena educación utilizar el extremo superior de nuestros palillos (el que no nos introducimos en la boca, vamos) para servirnos y así mantener ‘limpia’ la comida.

Etiqueta con palillos en Japón

9. No te líes entre el dedo índice y la mano

Ya haré algún día una entrada relacionada con la gestualidad japonesa y la diferencia de gestos entre culturas, especialmente en Japón, pero ahora me voy a centrar en un par de gestos que tienen que ver con el dedo índice y la palma de la mano.

Si queremos señalar a alguien, es de mal gusto hacerlo con el dedo índice. En Japón, se hace con las palmas de las manos hacia arriba. Pero en cambio, cuando queremos hablar de nosotros mismos, no nos llevamos la mano al pecho como se hace en España, por ejemplo, sino que nos llevamos el dedo índice a la nariz.

Así pues, no nos liemos entre el índice y la mano ;)

Gestos en Japón

10. Más datos y menos voz

Poca gente habla por el móvil en público en Japón, especialmente en el tren o en sitios cerrados. Si es urgente y deben hacerlo, se tapan la boca, hablan en voz baja e intentan acabar la conversación cuanto antes, pero no suele ser habitual, y el móvil suele estar en silencio.

El uso del móvil es algo completamente diferente. Los japoneses hacen un uso brutal de su móvil. Fueron ellos los que crearon las novelas por capítulos que se mandaban directamente al móvil, por ejemplo, y ahora están totalmente enganchados a internet.

Usar el móvil no está mal visto, pero sí hablar por él en espacios públicos.

Etiqueta con el teléfono en tren y metro en Japón

¿Qué os han parecido? ¿Estáis de acuerdo? ¿Echáis en falta alguna situación más?