La imagen de la yakuza, o mafia japonesa, siempre ha sido la de hombres con look de mafiosos, llenos de tatuajes y violentos que participan en negocios de dudosa legalidad, pero esta imagen se quiere cambiar.

Si bien desde el año pasado se publica una revista en la que podemos leer poesía escrita por yakuza, historias de su día a día y fotografías que intentan ‘normalizar’ su existencia, hace unas semanas el Yamaguchi-Gumi, uno de los grupos de yakuza más grandes del país, lanzó una página web llamada “Alianza para la prohibición de las drogas y la purificación del país” (麻薬追放国土浄化同盟) , en un intento no sólo de cambiar la imagen que el mundo tiene del sindicato del crimen japonés, sino también de reclutar a nuevos miembros y mantener el orden en sus filas.

Y es que en número, los miembros de la yakuza están en mínimos históricos y no paran de disminuir. Según la policía, en 2013 había menos de 60.000 miembros de la yakuza, un número insólitamente bajo, razón por la cual el sindicato del crimen japonés ha optado por una campaña de comunicación y PR para cambiar su imagen y llamar la atención de potenciales nueves miembros a sus rangos.

En la web, podemos ver fotos de sakura (flores de cerezo) de las que probablemente disfrutaron los yakuza en su hanami particular, podemos leer mensajes anti-droga y podemos ver vídeos de sus miembros trabajando por una buena causa (ayudando en las tareas de limpieza de escombros en Tohoku después del tsunami, por ejemplo, o participando en el grupo de voluntariado que limpia las calles de Kobe, sede del grupo), podemos verles en vídeo visitando un santuario en Año Nuevo o en la festividad del mochitsuki, etc. Además, la web también quiere reforzar la imagen de la yakuza como bastón de la “masculinidad japonesa”, la imagen de un hombre que ayuda a los débiles y mantiene el país limpio (a pesar de su implicación en casos de extorsión, prostitución, tráfico de mujeres, juego, crímenes de guante blanco y hasta algún asesinato, pero claro, de eso no hablan).

Pero no es sólo un intento de cambiar la imagen hacia el exterior, sino que también parece ser un intento de poner orden en sus filas y recordar a sus miembros que deben seguir las normas de la yakuza, especialmente en lo que al abuso de drogas se refiere (actividad que ha aumentado entre los miembros yakuza pero que en teoría está prohibida).

la yakuza de Yamaguchi-Gumi

Vía: Lingualift.