Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

El maquillaje de geishas y maikos es, además del largo y sorprendente kimono de seda, característica visual de las maikos y las geishas, otro de los elementos más impactantes, junto con peinados y pelucas (de los que hablaremos en otro post). El maquillaje de pasta blanco que lucen las geishas y sus aprendizas, elementos que nos recuerdan al Japón del pasado, un Japón que sólo vive ya dentro de las paredes de los hanamachi.

El maquillaje tradicional que lucen las maikos y las geishas es quizá uno de los aspectos que más sorprenden por su contraste total con el maquillaje convencional. En el siglo XVI, las geishas empezaron a utilizar el maquillaje de pasta blanco hecho a partir de polvo de arroz, aunque en la actualidad se utiliza un cosmético tratado. El maquillaje que se aplica una maiko y el que se aplica una geisha son sutilmente diferentes, ya que ambos grupos de mujeres tienen edades diferentes y se maquillan de manera acorde a su edad y su rango dentro del hanamachi, aunque la base es la misma: primero, la chica se aplica un aceite especial, llamado bintsuke-abura, para suavizar y tratar la piel de la cara y cuello; después, mezcla la pasta blanca cosmética con agua y con un pincel la aplica por toda la cara, el cuello y toda la línea superior al pecho, dejando dos líneas sin pintar en su nuca. Seguidamente, para evitar que después de unas horas la piel brille demasiado, la joven se aplicará polvo blanco. Finalmente se dedicará a perfilar sus cejas y sus párpados, algo que hará con toda precaución ya que el maquillaje de pasta blanco no es como una base de maquillaje normal y no puede borrarse de forma parcial: si la joven se equivocara al maquillar sus cejas o sus ojos, tendría que desmaquillarse entera y volver a empezar.

Pero, como hemos dicho, hay sutiles diferencias entre una maiko y una geisha para demostrar los distintos rangos que cada una de ellas tienen dentro del hanamachi. Veamos.

El maquillaje de maikos

Existen pequeñas diferencias en el maquillaje las maikos más jóvenes y las más experimentadas, ya que como ya hemos comentado, el maquillaje (como el kimono o los peinados) nos indica en qué escala de aprendizaje de encuentra la joven maiko. Sin embargo, y hablando en términos generales, podemos decir que todas las maikos se aplican la base de maquillaje blanco por toda la cara, aunque dejando una fina línea sin pintar que discurre paralela al nacimiento del cabello (y así evitan, además, mancharse el pelo y como consecuencia destrozar el peinado). Asimismo, todas las maikos se perfilan los ojos con lápices de color negro y de rojo pasión muy subido, colores que también utilizan para la delineación de las cejas.

Como elementos diferenciadores, cabe destacar que las maikos más jóvenes (hasta dos o tres años después de su omisedashi) se aplican una base vistosa de polvos de rosa floral en las mejillas y alrededor de los ojos, mientras que las maikos más experimentadas son más sutiles y el color rosado es casi imperceptible. Asimismo, otro elemento diferenciador son los labios. Ambos grupos utilizan el rojo pasión para pintarse los labios, siempre por dentro de la línea natural (consiguiendo el efecto de unos labios más pequeños), pero mientras que las maikos más jóvenes dejan sin pintar de rojo el labio superior (que pintarán de pasta blanca, también), las maikos más experimentadas sí se pintan ambos labios.

Dos maiko de rangos diferentes, como bien indica su maquillaje: a la derecha, la más joven con más maquillaje rosa sobre la pasta blanca y con únicamente el labio de abajo pintado de rojo; a la izquierda, la más experimentada (y por lo tanto, con menos toque rosa y labios completos):

Maquillaje de dos maikos

El maquillaje de geishas

Igual que las maikos, las geishas también utilizan el maquillaje para mostrar su rango o actividad. Así pues, durante los tres años posteriores a su erikae, la geisha que acuda a un banquete lo hará vestida de gala, es decir, no sólo con el maquillaje de pasta blanco, sino también vistiendo el kimono de corte largo y la peluca o katsura adecuada para la ocasión.

Geisha Sayoko yendo a un banquete, en Gion (Kioto):

Maquillaje de una geisha

A los tres años, las geishas ya más experimentadas y maduras que atiendan un ozashiki, lo harán bajo un aspecto un poco más similar al de cualquier mujer vestida de kimono. Sin embargo, si el compromiso así lo pide y la geisha tiene que participar en las actuaciones de danza durante el banquete, aunque ya sea una geisha mayor, lucirá el kimono de corte largo, el katsura y el maquillaje de pasta blanco. Así pues, los clientes no pueden exigir que tenga ese aspecto si no le piden también que baile.

Con la geisha Nakako, que volvía de un banquete (y de ahí su apariencia, ya que en esa época ya solía ir sin maquillaje ni peluca, dada su experiencia y edad):

Maquillaje de una geisha. Geisha Nakako

Vamos a ver, pues, cómo se maquilla una geisha joven o una geisha adulta que acude a un banquete para bailar. Naturalmente, la geisha se aplicará la base de maquillaje de pasta blanco con un cierto toque, muy sutil y casi imperceptible, de polvo rosa para marcar el contorno de la cara. Si bien la geisha utiliza los mismos colores que la maiko para perfilar los párpados, aquella siempre lo hará de una manera mucho más suave, con líneas más delgadas y menos marcadas.

En cuanto a las cejas, al igual que la maiko, la geisha utilizará el color rojo para la delineación aunque también utilizará en muchas ocasiones el rosa, mucho más discreto; sin embargo, en el caso de la geisha, los colores son mucho menos intensos que en el caso de la maiko. Finalmente, uno de los aspectos más diferenciadores entre el maquillaje de maikos y geishas son los labios. La geisha joven podrá ya pintarse los dos labios casi en su totalidad, aunque todavía los maquillará un poco por dentro de la línea natural.

Recordemos, finalmente, que la geisha experimentada o adulta que no baila durante un ozashiki, normalmente lucirá maquillaje de su elección (como cualquier otra mujer de su edad), el pelo recogido al estilo actual y vestirá, también, un kimono de corte estándar, hasta el tobillo. Es decir, no siempre las veremos maquilladas para la ocasión.