Para vestir al estilo tradicional, es decir, en kimono, no es necesario sólo un kimono, entre otras cosas necesitaremos también un cinturón especial llamado obi.

Luis es el más experto en kimonos, como ya ha demostrado con su entrada del kimono de tipo tomesode, así que será él quien os vaya contando los diferentes tipos de kimono, cuándo se lleva uno u otro, etc, mientras yo (con su ayuda, que él es el experto) me voy a dedicar a hablar del obi. Y es que hay muchos tipos de obi, muchos patrones, muchos tipos de lazos… iremos hablando de ello en varias entradas, pero hoy vamos a hacer una breve introducción de esta prenda que tanto ayuda a realzar la belleza del kimono.

El obi (帯) es el equivalente japonés de un cinturón, usado tanto para el kimono como para el yukata, el llamado kimono de verano. Su función es la de mantener el kimono en su sitio y cerrar correctamente la parte delantera. Además, como elemento estético, es impensable concebir la vestimenta tradicional japonesa sin tener en cuenta el obi, y no en vano, la elección de kimono influye automáticamente en el obi que se utilizará.

Pareja paseando por la calle Shijo, en Kioto, vistiendo sendos yukata o kimonos de verano con coloridos obi y lazos diferentes:

Obi (yukata)

Historia del obi

La historia del obi como un elemento decorativo a la hora de vestir el kimono data de principios del Período Edo (1603-1867). Hasta finales del Período Momoyama, en 1603, el obi fue un cordón fino sin más, una tela que se enrollaba alrededor del kimono y cuya única función era más bien práctica: evitar que éste se abriera. Entonces, tanto hombres como mujeres ataban sus obi al frente, a la espalda, o incluso a un lado, según el gusto personal de cada uno y según las modas de la época. Sin embargo, a partir de mediados del Período Edo (1603-1867), cuando el kosode tomó la forma que tiene la vestimenta tradicional japonesa hoy en día y el obi empezó a ensancharse, y con ello su importancia como un elemento estético dentro del conjunto empezó a hacerse más vital. Entonces la moda cambió y el obi pasó a ser atado al frente, como aquellos que se mostraban en los dibujos ukiyo-e.

La leyenda dice que el motivo por el que el obi se ensanchó tanto durante ese período fue porque hubo un famoso onnagata (actor de kabuki especializado en interpretar papeles femeninos) que, al ser muy alto, necesitaba un obi muy ancho para parecer más bajo de lo que realmente era. Otra de las explicaciones que se dan fue que al crecer la longitud de las mangas y colgar casi hasta los tobillos, el obi estrecho que se utilizaba entonces quedaba ridículo con un quimono así, por lo que tuvo que ensancharse para que el conjunto siguiera manteniendo la estética y la proporción.

Asimismo, fue a finales del Período Edo cuando el estilo de atar el obi volvió a cambiar y empezó a ser común que las mujeres solteras lo ataran a la espalda y las casadas al frente, aunque poco después, todas las mujeres pasarían a atárselo a la espalda. Estos cambios se debieron a la incomodidad que suponía llevar obi y lazos cada vez más anchos atados al frente. A finales del siglo XVII casi todos los obi ya se ataban a la espalda, aunque no fue hasta principios del siglo pasado cuando se logró la completa estandarización de la posición trasera del lazo.

El obi hoy en día

El obi, al igual que el kimono, puede ser de dos tipos, de tela blanca posteriormente teñida o de tela confeccionada con hilos de color. Y de nuevo al igual que el kimono, un obi puede llevar forro o no, siendo de tipo awase en el primer caso o de tipo hitoe en el segundo (exactamente la misma terminología que para el kimono).

Dos geishas, de paseo diurno por Kioto, luciendo tipos de obi diferentes:

05032004-obi14

La gran mayoría de los obi producidos hoy en día en Japón provienen del distrito de Kyoto Nishijin, situado en pleno centro de la ciudad, que desde el siglo XV es el centro de la industria textil japonesa. Los bordados de alta calidad producidos allí se conocen como nishiki, que significa “bella combinación de color” y se caracterizan por el uso de hilos de oro y plata para realizar figuras de flores, pájaros u otros diseños geométricos tradicionales. Además del obi de tipo nishiki, otro estilo de obi producido en Nishijin es el tsuzure o tapiz. Estos dos tipos de obi son los más decorados y caros que existen.

El obi, por si fuera poco, tiene que ser de un color que encaje con el resto del kimono, aunque este efecto de encaje puede venir de la mano de colores completamente diferentes al del kimono, y es que esta prenda resulta una parte importantísima en el vestido, al cubrir prácticamente todo el abdomen. El patrón o diseño del obi también tiene que ir en consonancia con el kimono escogido (aunque sean diseños completamente diferentes). Atarse un obi es también una tarea complicada, casi más que vestir un kimono, y desde luego, es algo que en muchos casos no puede hacerse en solitario. Además, para que el obi tenga una apariencia perfecta, muchas mujeres utilizan accesorios que ayudan a que se vea en perfecto estado, lo que complica aún más todo el proceso de vestirse.

Maiko paseando de día por el distrito de Gion Kobu. Se puede apreciar perfectamente el interior del obi, los complementos para que éste coja forma y cómo está sujeto:

15032004-obi19

Tipos de obi

Como sucede con cualquier tipo de vestimenta, no todos los kimonos aceptan el mismo tipo de obi, ya que no todas las combinaciones son igualmente válidas. Así pues, en Japón existe una gran variedad de obi, tanto masculinos como femeninos, para diferentes grados de formalidad y para acompañar diferentes tipos de kimonos. A continuación, veremos los más importantes en la actualidad.

La siguiente tabla resume los tipos más comunes e importantes de obi y las ocasiones en las que se visten. Las anchuras son genéricas, aunque a veces pueden variar un centímetro o incluso dos:

Tipo Anchura Longitud Ocasión
Darari 30 cm. 6 metros Sólo lo utilizan las maikos
Odori 31 cm. 4,50 metros Ceremonial, para bailes japoneses
Maru 30-32 cm., ya doblado 4,20 metros Ceremonial, bodas
Fukuro 30-31 cm. 4,20 metros Ceremonial, formal
Nagoya 30 cm. 3,60 metros Informal, para salir a la calle
Fukuro-Nagoya 30 cm. 3,60 metros Para viajar, informal
Chūya (haraawase) 31 cm. 4,20 metros Cualquier ocasión menos aquellas que sean ceremoniales o formales
Hitoe 30 cm.23 cm.15 cm. 3,90 metros3,20 metros3,20 metros Para viajar, para festivales de verano, informal
Hanhaba 15 cm. 3,20-3,60 metros Informal, para niños

Hay muchísima información sobre cada tipo de obi, cada tipo de lazo, cada patrón… iremos desglosándola en próximas entradas así que estad atentos :)