Durante las semanas previas al fin de año, los japoneses dedican buenos esfuerzos a hacer una limpieza exhaustiva de sus casas; es lo que se conoce como ōsōji (大掃除) o ‘gran limpieza’.

osoji-dibujo

Osoji (© To8to)

La razón detrás de esta gran limpieza no es simplemente la de limpiar la casa para comenzar el año en una casa limpia y ordenada.

El osoji tiene evidentemente un componente espiritual y metafórico: al limpiar la casa físicamente es como si se limpiase también el alma y la vida de sus habitantes y se puede comenzar así el año nuevo desde cero, purificados, limpios física y espiritualmente.

Así pues, la limpieza del osoji es exhaustiva y cubre especialmente rincones y áreas que se han ido dejando de lado durante la limpieza diaria y semanal, en un intento de limpiar concienzudamente todos los rincones de la casa y comenzar el año “de buena manera”.

También incluye pagar deudas o facturas pendientes y básicamente hacer todo aquello que tengas pendiente antes de terminar el año.

Como apunte final, comentar que el osoji no se realiza sólo en las casas, sino que también se lleva a cabo en oficinas, escuelas, despachos y hasta en pequeñas tiendas y locales.

¿Qué os parece esta tradición? ¿Una bonita manera de empezar el año limpios física y espiritualmente? ¿O una pérdida de tiempo?

¿Quieres saber qué otras tradiciones hay en diciembre en Japón? Echa un vistazo a nuestro post específico Diciembre en Japón: el mes del omisoka y no te pierdas nada ;)