Como ya comentamos cuando hablamos de los cinco barrios de geishas oficiales en Kioto, existe un sexto barrio olvidado por muchos que cabe mencionar: Shimabara (嶋原), que fue el primer barrio de placer de Kioto donde trabajaron cortesanas.

Fue el mismo Toyotomi Hideyoshi quien dio permiso para que se estableciera un barrio de placer en la intersección de las calles Nijo y Yanaginobamba. De ahí, pasó a la zona de Tokujomisujimachi (cerca de donde hoy encontramos el templo Higashi Hongan-ji), pero en 1941 se trasladó, no sin polémica, a su ubicación actual en la zona conocida como Suyakuno.

El barrio, que en su emplazamiento original se llamaba Nishishin-yashiki, cambió de nombre al moverse de sitio y pasó a llamarse Shimabara, muchos dicen que porque la polémica que se creó fue tal que a muchos les recordó a la revuelta popular de campesinos de Shimabara, que estaba teniendo lugar en esos mismos momentos en Kyushu, aunque otros dicen que es por el parecido de la puerta de entrada al barrio con la del castillo de Shimabara en Bizen.

Puerta de entrada a Shimabara

Paseo por Shimabara

Hoy en día, Shimabara no se considera un barrio de geishas como tal porque no tiene actividad alguna y es tan sólo un destino turístico que ha sabido mantener el espíritu de la época gracias a dos establecimientos declarados de interés cultural y que hoy en día funcionan como museos en los que mostrar las tradiciones de los antiguos barrios de placer.

Os los mostramos en el mapa y os los describimos a continuación:

Por un lado tenemos la okiya Wachigaiya (輪違屋), de 1688, situada justo al lado de la puerta de entrada y fácilmente reconocible por la lámpara con dos círculos rojosen el que podemos ver espectáculos de chicas que actúan como tayu (y cuando decimos “actúan” dejamos claro que son simplemente actrices, con lo cual, no existe de ninguna manera el aspecto sexual de las cortesanas).

Wachigaiya

Y por otro lado tenemos la ageya Sumiya (角屋), de 1641, un restaurante típico y tradicional de la época. En 1952 fue declarado bien de interés cultural y es el único ejemplo de arquitectura típica de las ageya que podemos encontrar actualmente en este antiguo barrio de placer.

Sumiya dispone en su interior de muchas obras de arte de la época, de artistas tales como Maruyama Okyo y Yosa Buson. A mediados del periodo de Edo, Sumiya sirvió de salón cultural, donde los que apoyaban al emperador invitaban a mercaderes de alto poder adquisitivo a reuniones en las que conseguir favores de guerra. Justamente por eso, al final del shogunato, los samurái shinsengumi arrasaron el edificio en busca de los que apoyaban al emperador.

Sumiya

Shimabara cerró definitivamente sus puertas como barrio de placer en 1957, con la entrada en vigor de la ley anti-prostitución y hoy en día no es ni un barrio de geishas ni un barrio de placer, sino una representación de lo que era en épocas anteriores un barrio del placer.

 

Fotos de Laura Tomàs Avellana en su flickr, álbum de Shimabara.