Hacía mucho que no hablaba de ningún modelo concreto de shinkansen, y aunque mi primera intención era otra, he decidido contaros un poco más sobre la serie 300, una de las más importantes en la historia del tren bala japonés. ¿Por qué esta serie, por qué ahora? El motivo es bien fácil, y es que JR Central y JR West comunicaron hace bien poco que en la primavera de 2012 ya no quedará ni una sola unidad en servicio de la serie 300, así que mejor hablar de ella mientras todavía está en activo, ¿no creéis?

De hecho, hemos podido saber que el día 16 de marzo de 2012 se realizará la última circulación de un shinkansen o tren bala de la serie 300. Y como suele ocurrir en Japón, se ha diseñado un logotipo conmemorativo para la ocasión, que llevará el tren que tenga el honor de ser el último en circular. Cuando llegue ese momento ya os daremos detalles de la ceremonia de despedida, en la que se aprovecha para dar las gracias al tren por los servicios prestados (de hecho, podéis ver escrito “arigatou”, o “gracias” en el logotipo).

última circulación del shinkansen de la serie 300

Esta serie comenzó su explotación comercial en 1992 en las líneas Tōkaidō y Sanyō , gestionadas por JR Central y JR West respectivamente, y al ser la serie más moderna en aquel momento, capaz de alcanzar los 270 km/h, las primeras unidades fueron directamente a los servicios Nozomi, que son los más rápidos. Poco a poco, y a medida que se iban recibiendo más unidades, hubo servicios Hikari que empezaron a utilizar trenes de la serie 300, de forma que los shinkansen de la serie 100 fueron desplazados hacia servicios Kodama (los más lentos de los servicios de shinkansen), retirándose poco a poco la serie 0.

Es decir, que aunque a los fans del shinkansen nos dé pena que se retire la serie 300, en el fondo no estamos asistiendo a otra cosa que al ciclo de vida natural de estos trenes bala, y que al igual que le ocurrió a la serie 0 antes, ahora le ocurre a la serie 300 y en unos años serán otras series las que se vayan retirando.

Shinkansen 300系 富士山をバックに

La serie 300 pasando delante del Fuji, una imagen icónica de Japón.

De todas formas, y como os decía al principio, la serie 300 supuso un avance importante en la red de alta velocidad japonesa cuando se introdujo, en primer lugar desde el punto de vista estético, ya que por primera vez se cambiaba el morro con forma de bala o de pico de las series anteriores, para pasar a un morro con forma de cuña, más eficiente desde el punto de vista aerodinámico y de generación de ruido.

Pero además de esto, fue el primer shinkansen en estar construido en una aleación de aluminio, en lugar de utilizar el acero como los modelos anteriores, y además fue el primer shinkansen en utilizar motores de tracción de corriente alterna trifásica, en lugar de los de corriente continua que se utilizaban hasta ese momento, y también fue el primer shinkansen en utilizar unos nuevos bogies sin cabezal que desde entonces han sido la norma para todo el resto de series de shinkansen posteriores, más estables y que permiten un mayor confort en la marcha. Todas estas novedades permitieron reducir en gran medida el peso de cada composición, disminuyendo así no sólo el ruido sobre las vías sino el propio desgaste de las mismas al paso del tren.

De hecho, con todas estas mejoras, cada coche de la serie 300 tenía un peso aproximado de unas 40 toneladas, mientras que en la serie 0 original, los coches pesaban entre 52 y 76 toneladas.

Pantógrafo de Serie 300

Detalle del pantógrafo de un shinkansen de la serie 300

La serie 300, desde el punto de vista estético, siempre ha mantenido la línea de JR Central, de blanco con una franja azul, aunque originalmente la parte superior del tren iba en gris, cuando cada composición contaba con tres pantógrafos para la alimentación eléctrica. Posteriormente sufrieron unas mejoras para pasar a utilizar únicamente dos pantógrafos, y se pintó el techo para dejarlo con el mismo tono de blanco que el resto del tren.

De las 69 unidades que se construyeron sólo quedaban en servicio 18 al comienzo del año fiscal actual en Japón, ya que con la entrada en servicio de las series 700 y N700, la serie 300 empezó a retirarse del servicio a partir de 2007, y cuando comience el próximo año fiscal, en abril de 2012, ya no quedará ninguna en servicio, como os contaba.

En cuanto a los interiores, poco se puede decir, ya que como casi todos los shinkansen, hay dos clases, la estándar con una configuración de asientos 3+2 (filas de tres asientos a un lado del pasillo y 2 al otro) y la Green Class, que es como nuestra Preferente o Business, con una configuración 2+2 y un mejor servicio a bordo.

Serie 300

La serie 300 no tiene el récord de número de pasajeros por composición, pero sin duda sus cifras son más que respetables, ya que cada composición de 16 coches de esta serie permitía transportar 1.323 personas, de las cuales 1.123 van en clase estándar y las restantes 200 en clase verde o Preferente. Y ésta es la de las pocas series que nunca se ha visto con configuraciones más cortas, como sí ha ocurrido con otras series. La serie 300 siempre ha tenido 16 coches, de los cuales 10 son motores y los restantes 6 trailers (es decir, sin bogies motorizados).

Hitachi, Kawasaki Heavy Industries, Nippon Sharyo y Kinki Sharyo fueron las empresas encargadas de la construcción de la serie 300. Ahora mismo, existen dos unidades de la serie 300 que se han preservado para la posteridad en el SCMaglev and Railway Park de Nagoya, el museo ferroviario de JR Central, que con un poco de suerte espero poder ver dentro de poco: el set J1, que fue el prototipo de la serie 300, construido por Hitachi, y el set J21, construido por Nippon Sharyo.

Imágenes de Luis Rodríguez, de Satoshi2008 y de wiste.exblog.jp.