La compañía de teatro Takarazuka (宝塚歌劇団) es una compañía de teatro musical compuesta exclusivamente por mujeres que tiene su sede en la ciudad de Takarazuka (en la prefectura de Hyogo), cerca de Osaka.

La compañía de teatro Takarazuka ofrece producciones musicales de varios estilos, desde historias adaptadas de cuentos y mitos japoneses pasando por historias inspiradas en obras de shojo manga o temas clásicos de la literatura universal (desde obras chinas a estilos rococó) a espectáculos más occidentales semejantes a los que veríamos en Broadway, siempre con un toque extravagante y grandioso.

Pero lo que me llama más la atención del teatro Takarazuka no es tanto que sea una compañía compuesta exclusivamente por mujeres, que adoptan roles tanto masculinos como femeninos (algo que recuerda al teatro kabuki, donde en la antigüedad los hombres también hacían papeles femeninos), sino la androginia presente en todas las mujeres Takarazuka, que poseen todas un look similar, ni muy masculino ni muy femenino, para que puedan funcionar tanto en papeles femeninos (llamados musumeyaku, 娘役) como en papeles masculinos (llamados otokoyaku, 男役).

Y es que los papeles masculinos del teatro Takarazuka están muy idealizados y nos presentan a hombres dulces, atentos y extremadamente “femeninos” (lo siento, no encuentro otro adjetivo), que nada tienen que ver con el típico rol masculino que ejemplifica el actual salaryman, por decir algo. Es decir, los otokoyaku simbolizan un tipo de hombre diferente, más romántico y atento, un tipo de hombre que atrae y gusta a las mujeres japonesas, como demuestra el hecho que el público de Takarazuka sea principalmente femenino (algo muy conectado al shojo manga, también).

A otras creo que lo que más les atrae del teatro Takarazuka es justamente que es una compañía sólo de mujeres, es decir, que ofrece a mujeres la posibilidad de tener posiciones de éxito en un mundo todavía muy dominado por los hombres, algo curioso si tenemos en cuenta que el objetivo original de la compañía era dar trabajo a mujeres para que luego se casaran y tuvieran hijos (es decir, fueran la “esposa ideal”). Y a otras quizá les atraiga, y quizá subconscientemente, el aspecto homoerótico de las obras que se establece de ver a dos mujeres representar una historia de amor.

La compañía de teatro Takarazuka fue fundada en 1913 por el presidente de la línea de ferrocarriles Hankyu, Kobayashi Ichizo, con la intención de promocionar la línea Hankyu, que unía la ciudad de Takarazuka con Osaka. Hoy en día, para entrar a formar parte de la compañía, las jóvenes deben estudiar durante dos años en la exclusiva Escuela de Música de Takarazuka, que sólo acepta unas 50 estudiantes nuevas al año.

Allí, las chicas reciben clases de canto, música, baile e interpretación y son divididas en grupos de otokoyaku (que se cortarán el pelo y asumirán un papel más masculino a la hora de hablar) y musumeyaku. Como la propia sociedad, la compañía está muy jerarquizada y las normas son muy estrictas, especialmente para evitar escándalos (de posibles relaciones entre las mujeres).

 

 

Con unas 400 actrices divididas en 5 compañías y unas 10 grandes producciones al año el teatro Takarazuka tiene ya más de 100 años. Los años pasan y los tiempos cambian, pero de momento, Takarazuka sigue brillando y enamorando a sus fans, veremos si siguen otros cien años más.

Imágenes: Zukadays, Voiceblog,Moon-light, Crank-in, Eigaflex