Estar en enero en Japón nos permite disfrutar del oshōgatsu o año nuevo, la que quizás es una de las fiestas más importantes del calendario japonés. Se trata de un periodo de celebraciones que abarca del 1 al 3 de enero (shōgatsu sanganichi), aunque en un sentido más amplio puede referirse, en bloque, al primer mes del año.

Enero, el mes del oshōgatsu

Enero en JapónHasta el 31 de diciembre de 1872 Japón estuvo utilizando un calendario lunisolar, una adaptación del calendario chino en el cual la numeración de los meses estaba retrasada en aproximadamente un mes y medio con respecto al calendario moderno. Según este calendario, el mes de enero recibía el nombre de mutsuki, el “mes de la armonía”, un mes en el que se reunía la familia y celebraban banquetes para estrechar los lazos. Otros nombres que recibe o recibía tradicionalmente este mes son iwaizuki, el “mes de las celebraciones”; toshihazuki, el “mes en que comienza el año” o hatsuharutsuki, el “mes de la primavera temprana”.

El año nuevo japonés se celebra durante 4 días, antes y después del primero de enero (ganjitsu). Las oficinas cierran alrededor del 29 de diciembre y no abren hasta el 4 de enero, un periodo que se conoce como nenmatsu-nenshi, el final de un año y el principio del siguiente. Únicamente los servicios más esenciales, como el transporte y las empresas de entretenimiento, permanecen abiertos durante esos días, aunque hay una tendencia creciente a abrir comercios el día de Año Nuevo. No obstante, es típico de estas fechas ver unos carteles que cuelgan todas las tiendas en las que se felicita el Año Nuevo y se dice cuándo abrirán de nuevo. Los motivos de estos carteles suelen tener que ver siempre con el animal que representa el nuevo año según el zodiaco japonés.

Aunque el oshōgatsu es una fiesta para pasar en familia, al haber también varios días de fiesta consecutivos, muchos japoneses lo celebran viajando al extranjero o en estaciones de esquí. De pasarlo en familia, es tradicional comer osechi ryōri, la comida típica de Año Nuevo de la que os hablamos un poco más adelante, visitar el santuario y básicamente relajarnos con la llegada del nuevo año.

santuario de meiji

Primera visita al santuario (© Luis Rodríguez)

Viajar a Japón en enero

Como hemos visto, el primer mes del año comienza con una de las festividades más importantes del año en Japón: el Año Nuevo. Entre el 1 y el 4 de enero muchos negocios, tiendas y restaurantes están cerrados, algo que tendremos que tener presente a la hora de planificar nuestro viaje.

Para los que busquen ambiente y bullicio, quizá no sea el momento ideal, pero para los que quieran impregnarse de las tradiciones del Año Nuevo japonés, es el mes perfecto para ello (especialmente a comienzos, claro está). Y durante el resto del mes, sigue siendo un gran momento para viajar a Japón, como os contábamos en este post sobre nuestras 8 razones por las que viajar a Japón en invierno.

Yasaka Jinja-34

Celebraciones de Año Nuevo en el santuario Yasaka, Kioto (© Luis Rodríguez)

El clima en enero

El tiempo en enero en Japón suele ser soleado y con poca lluvia y las temperaturas son invernales pero no severas (unos 10 grados de media en Honshu, la isla principal de Japón en la que se encuentran Tokio, Kioto, Osaka, etc.). En el norte de Honshu (Tohoku), la zona de los Alpes japoneses y la isla de Hokkaido, sin embargo, caen nevadas perfectas para los aficionados a los deportes de invierno y las temperaturas se mantienen bajo cero.

Los días son relativamente cortos, ya que el sol suele ponerse alrededor de las 17:00 horas en Tokio. ¿La parte buena? Que disfrutaremos durante más horas de los neones e iluminaciones de las ciudades. Pero es recomendable empezar pronto nuestra jornada, si queremos disfrutar de Japón con luz de día o el día se nos acabará muy rápido.


Este mapa ha sido realizado con la ayuda de nuestro lector y amigo David Pires, ¡muchísimas gracias por tu ayuda!

Festivales y festividades

Uno de los festivales más importantes del mes de enero es el Seijin no Hi. Este festival es la celebración de la mayoría de edad de todos los jóvenes que entre el 2 de abril del año anterior y el 1 de abril del año presente hayan cumplido o cumplan 20 años. Y es que la mayoría de edad en Japón ocurre a esta edad.

El Seijin no hi se celebra el segundo lunes de enero en varios templos y santuarios de todo Japón. Para la ocasión, los jóvenes y especialmente las chicas, visten preciosos trajes tradicionales que lucen con orgullo en su visita al santuario. Por ejemplo, nosotros estuvimos un Seijin no hi en el santuario Meiji de Tokio y fue precioso ver a los jóvenes posar para los fotógrafos, aunque quizá fue más divertido verlos por la tarde, saliendo de fiesta con sus amigos por Ikebukuro :)

calendario de festivales y festividades en JapónEntre todos los festivales que se celebran en enero en Japón, recomendamos especialmente el Toka Ebisu Matsuri de Osaka, un maravilloso festival dedicado al dios Ebisu, y el Takasaki Daruma Ichi, un festival con mercadillo dedicado exclusivamente al amuleto daruma que se celebra en Takasaki.

Para no perderos nada, os recomendamos echar un vistazo a nuestro calendario de festivales, que es el más completo y actualizado que encontraréis. Además, y para facilitaros las cosas, está realizado con Google Calendar con lo que podéis integrarlo en vuestro propio calendario. Si queréis detalles más específicos, os recomendamos el post de festivales y festividades en enero en Japón. Este post, además, incluye un mapa con la localización de todos y cada uno de los festivales que hay en Japón.

En cuanto al mundo de las geishas, en enero se celebra una de las festividades más importantes del mundo de la flor y el sauce: el Shin-aisatsu, o bienvenida formal al nuevo año y especialmente el Shigyoshiki, una ceremonia como de ‘inicio de curso’ en la que las geishas y maikos de Kioto revisan los resultados del año anterior. Podéis ver todas las fiestas y festividades del mundo de las geishas que se celebran en enero aquí.

Tradiciones y curiosidades

El osechi ryōri

Para dar la bienvenida al dios del año entrante o toshigami, los japoneses toman osechi ryōri, la comida típica de Año Nuevo que acompañan de zōni, una sopa que contiene mochi o pasta de arroz. Esta sopa se consume muchísimo durante el Año Nuevo y se elabora con caldo claro en el este de Japón y caldo de miso en el oeste.

Esta comida u osechi ryori se consume durante los tres primeros días del año y se sirve tradicionalmente en cajas lacadas (o simplemente de madera) de varios pisos. Cada piso tiene varios compartimentos llenos de un montón de elaboraciones de gran simbolismo. La verdad es que en ocasiones parece que es más importante el simbolismo que el sabor en sí, puesto que es una comida de sabores repetitivos y no demasiado divertida (tenemos que tener en cuenta, además, que debe aguantar varios días preparada).

En el pasado, eran las amas de casa las que preparaban con esmero cada uno de los ingredientes del osechi ryōri antes de fin de año, pero en la actualidad lo más común es encargarlas y comprarlas en grandes supermercados y cadenas especializadas.

osechi ryori 3

Osechi Ryōri

Las tarjetas nengajō

El día 1 de enero es común recibir las postales de año nuevo o nengajō, que son enviadas por millones de japoneses durante las semanas previas al fin de año, pero que se ordenan y clasifican en Japan Post para ser repartidas a la vez el 1 de enero.

Las postales están decoradas con dibujos del animal que representa el nuevo año según el zodiaco japonés. El Ministerio japonés de Correos y Telecomunicaciones edita tarjetas especiales con números de lotería (otoshidama-tsuki nenga hagaki), por lo que los japoneses guardan sus tarjetas hasta el día del sorteo, normalmente cerca del 15 de enero. Al día siguiente se anuncian los ganadores y se les hace entrega de los premios que, contrariamente a lo que ocurre con las loterías de año nuevo de otros países, no son monetarios, sino televisores, electrodomésticos, etc.

El sistema postal de envío de nengajō data del año 1899, aunque el sistema de asociar la lotería con las tarjetas es posterior, del año 1949. Estas postales no se envían a las familias en las que ha muerto alguien durante el año porque se considera un signo de mal agüero.

Podéis leer muchos detalles más sobre las nengajō y ver las tarjetas de Año Nuevo que todos los años enviamos desde Japonismo en este post especial.

Nengajo para 2012 con el dragón

Varios diseños de Nengajo de 2012 con un dragón dibujado.

El hatsumōde y los ‘primeros’ del año

En Año Nuevo es tradicional acercarse al santuario para dar la bienvenida al año, reciclar amuletos antiguos y comprar amuletos nuevos para el año que entra. Esto se conoce como hatsumōde, o primera visita al santuario. Nosotros hemos celebrado el hatsumōde en el santuario Fushimi Inari de Kioto, en el santuario Yasaka Jinja de Kioto y en el santuario Meiji de Tokio, entre otros.

Pero durante el Año Nuevo se celebran muchos ‘primeros’ (hatsu), como por ejemplo, el primer amanecer (hatsuhinode), el primer sueño (hatsuyume), el recibimiento de la primera mercancía (hatsuni) o la primera escritura caligráfica (kakizome). Los tenéis todos explicados con su simbología e importancia en este post.

hatsumode en fushimi inari en kioto

Hatsumode en Fushimi Inari, Kioto (© Luis Rodríguez)

Los juegos tradicionales

Antiguamente Año Nuevo era el momento de jugar a varios juegos y juguetes tradicionales japoneses, como por ejemplo, el hanetsuki, una versión japonesa del bádminton normalmente jugado por las chicas (actualmente las raquetas de hanetsuki son vendidas como objetos decorativos); tako-age o hacer volar cometas, normalmente jugado por chicos; el sugoroku, un juego de tablero similar al backgammon; o las karuta, un juego de cartas en las que están escritos refranes o fragmentos de poemas del Hyakunin isshu (Cien poemas por cien poetas). En el juego, un jugador lee la primera parte del refrán o poema mientras que el resto de los jugadores buscan la carta en la que está escrita la segunda parte.

Todos estos juegos han perdido gran parte de su popularidad, ya que han sido sustituidos por los modernos videojuegos, aunque nosotros recomendamos comprar algunos y disfrutar del Japón más tradicional en cualquier momento del año.

Palas de hanetsuki (© President KUMA / Shutterstock.com)

Palas de hanetsuki (© President KUMA / Shutterstock.com)

El otoshidama

Otra tradición típica del día de Año Nuevo es que los niños reciban dinero de los padres, abuelos y familiares en sobres especialmente decorados para la ocasión. Es el otoshidama, una costumbre que se dice que tiene su origen en las antiguas ofrendas que se hacían a los dioses.

Según los datos del Banco Kyoto Chuo Shinki, de enero de 2000, la media de dinero entonces era de 30.939 yenes por debajo de los cinco años; 35.877 yenes para niños de entre seis y once años; 42.613 para niños de entre doce y catorce años, y 58.269 yenes por encima de los quince años. Hoy en día las cantidades son incluso superiores, pero está claro que son más que interesantes. Qué hacer con este dinero depende de cada niño, pero los usos más típicos consisten en ahorrar el dinero o bien gastarlo, generalmente en videojuegos, música o ropa.

otoshidama-japon

Otoshidama ( © ririe / Shutterstock.com)

Las fukubukuro

En el primer día laborable del Año Nuevo o hatsuuri, que era tradicionalmente el día 4 de enero –aunque cada vez más tiendas y grandes almacenes abren sus puertas el el 1 de enero- los japoneses compran las fukubukuro, literalmente “bolsas de la suerte”.

Y reciben este nombre, bolsas de la suerte, porque las compramos sin saber qué contienen en su interior. Sólo vemos que las hay de diferentes tamaños y precios. La idea es que, si tenemos suerte, conseguiremos algún producto valorado en mucho más que el precio que hemos pagado por la bolsa en sí, por lo que siempre hay esa emoción de ver qué nos ha tocado. Absolutamente todas las tiendas tienen sus bolsas fukubukuro, ¡es imposible escapar de ellas!

fukubukuro-ano-nuevo-japon-bolsa-suerte

Fukubukuro en una perfumería (© tipwarm / Shutterstock.com)

Fin de las celebraciones

El 7 de enero es el jinjitsu, la primera de las cinco festividades estacionales (gosekku). En este día es típico comer nanakusa-gayu, un potaje de arroz con siete variedades de hierbas, por lo que también se conoce como nanakusa no sekku. Las siete hierbas son:

  • Seri (Oenanthe javanica): enante.
  • Nazuna (Capsella bursa-pastoris): vernáculo.
  • Gogyō (Gnaphalium affine).
  • Hakobera (Stellaria media).
  • Hotokenoza (Lapsana apogonoide).
  • Suzuna (Brassica rapa): nabo.
  • Suzushiro (Raphanus sativust): rábano.

Se dice que si se consume a primeras horas de la mañana o a últimas horas de la noche se conseguirá una buena salud para el resto del año. Algo parecido ocurre con el azuki-gayu, un potaje de arroz y judías rojas que previene las enfermedades si se come el 15 de enero.

Además, dos de las decoraciones tradicionales, el kadomatsu y el shimekazarisuelen recogerse entre el 7 y el 14 de enero, y se queman en un evento llamado dondo-yaki, que se celebra en los santuarios sintoístas. Por otra parte, otra de las decoraciones, el kagamimochi, se destruye en un evento llamado kagami-biraki que suele realizarse el 11 de enero.

¡Disfrutad de enero en Japón!

Entrada publicada originalmente el 1 de enero de 2012. Última actualización: 7 de diciembre de 2016