Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Entre Orientalismo de Edward W. Said y Clash of Civilizations? de Samuel P. Huntington hay un mundo, pero ¿qué clase de mundo? Analizamos y comparamos estas dos lecturas clave para entender cómo observamos este mundo y, en nuestro caso Japón, desde nuestra perspectiva occidental.

Introducción

En 1978 Edward W. Said, crítico, analista y activista palestino-estadounidense miembro del Consejo Nacional Palestino y profesor de literatura inglesa y literatura comparada en la Universidad de Columbia, publicó Orientalismo, un libro clave en los estudios culturales y poscoloniales. En Orientalismo, Said pretendía redefinir el concepto de orientalismo y denunciar los prejuicios y estereotipos de Occidente sobre Oriente, específicamente sobre los pueblos árabes, que sirvieron para justificar el imperialismo colonial y las relaciones de poder, sobre todo económico.

Por otra parte, en 1993 Samuel P. Huntington, influyente politólogo de Estados Unidos, publicó el artículo Clash of Civilizations? donde teorizaba acerca de que las identidades culturales y religiosas de las diferentes civilizaciones fueran la fuente principal de conflictos en el nuevo mundo post-Guerra Fría y profundizaba en las relaciones entre un Occidente en la cima del poder mundial y lo que él llamaba “el no-Occidente”, que quería ese poder a toda costa.

Dado que ambos textos presentan posturas totalmente opuestas son una herramienta perfecta para analizar y comparar cómo nuestra percepción occidental puede afectar nuestra visión de otros países y en nuestro caso, Japón.

El ámbito del Orientalismo

En el primer capítulo de Orientalismo, Said comienza analizando la palabra “oriental” y la definición de orientalismo como disciplina académica; considerar una cultura como exótica es la base del orientalismo, que cae en la trampa de estudiar las sociedades orientales desde un punto de vista occidental y por tanto haciendo uso de estereotipos y prejuicios. La diferencia es vista como una amenaza que se debe controlar o destruir y acusa a los orientalistas contemporáneos de no estudiar Oriente, sino un Oriente convertido en algo conocido y menos temible, es el concepto de “domesticación de lo exótico”.

Considerar una cultura como exótica es la base del orientalismo, que cae en la trampa de estudiar… Haga clic para Tweet

La esencia del orientalismo es la distinción incuestionable entre la superioridad occidental y la inferioridad oriental y Said pone nombres y apellidos en su crítica hablando de Balfour, Cromer y Jedda, que utilizan palabras estereotipadas y negativas para referirse a los árabes comparándolos con los europeos, que son evidentemente superiores, justificando así el imperialismo colonial.

De ahí, Said hace una reflexión interesante sobre si podemos dividir la realidad humana en culturas, historias, tradiciones, sociedades e incluso razas, claramente diferentes entre sí y continuar viviendo asumiendo humanamente las consecuencias, es decir, evitando la hostilidad expresada por la división de los hombres (occidentales vs. orientales).

orientalismo

“El encantador de serpientes”, pintura orientalista de Jean-Léon Gérôme (1824–1904).

Después de hacer un repaso de la historia del orientalismo y la inflexión que supuso la invasión napoleónica de Egipto (1798), Said reflexiona sobre la proximidad entre la política y el orientalismo, con conquistas no sólo militares y económicas, sino también ideológicas: el proceso de utilizar grandes categorizaciones para explicar los que son diferentes a nosotros es algo que se ha dado siempre, pero el orientalismo lo convierte en un proceso formal.

Finalmente cabe destacar la reflexión en torno a la visión de Occidente sobre el Islam, concluyendo que fueron más las similitudes que las diferencias lo que provocaron el miedo y los estereotipos que han perdurado hasta nuestros días.

Las ideas tras The Clash of Civilizations?

Huntington comienza el artículo con una idea muy potente sobre la que se sustentará todo su artículo: “tanto las grandes divisiones entre los humanos como la fuente de conflicto dominante serán culturales, (…) el choque de civilizaciones dominará las políticas globales”. El choque al que hace referencia es entre Occidente y lo que él llama No-Occidente, una agrupación de civilizaciones según su grado cultural y civilizado, generalizando en “occidental, confucianos, japoneses, islámicos, hindúes, eslávico-ortodoxas, latinoamericanos y, posiblemente, africanos”.

Asentado las bases de su discurso, Huntintgon explica las razones por las que habrá un choque de civilizaciones, que se pueden resumir en seis ideas básicas: por diferencias entre civilizaciones; por un mayor número de interacciones entre ellas; por la modernización económica y los cambios sociales que ella conlleva; por una mayor conciencia del poder de Occidente y que No-Occidente desea; porque las diferencias culturales son más difíciles de resolver que las económicas; y por un mayor regionalismo económico.

El tema principal, sin embargo, es que este choque de civilizaciones se llevará a cabo no sólo en un nivel inferior, entre grupos y civilizaciones próximos por el control del territorio y de sí mismos, sino también en un nivel superior, con la competitividad por el poder militar y económico.

Clash_of_Civilizations_map

Mapa de civilizaciones según Huntington (1996).

Justamente este es el punto más importante en la diferenciación entre Occidente y el Resto, ya que según Huntington Occidente se encuentra en la cima del poder, dominando las instituciones internacionales económicas y de seguridad, promoviendo sus intereses económicos e imponiendo a otras naciones las políticas económicas que considera oportunas. Por ello, las civilizaciones no-occidentales querrán convertirse en actores y no en objetos de las instituciones internacionales. Es el concepto de “países divididos”.

El objetivo de Huntington con este artículo es describir un posible futuro para que se tengan en cuenta las implicaciones en la política occidental para que Occidente mantenga el poder económico y militar necesario para proteger sus intereses.

Del Orientalismo de Said al Clash of Civilizations? de Huntintgon

Para empezar la comparativa entre ambos textos, creo que es necesario revisar los objetivos. Si bien Clash es un ejemplo perfecto de orientalismo moderno, Orientalismo es una crítica absoluta previa. Es por ello, pues, que ambos textos presentan puntos contrarios a lo largo de su desarrollo, además de redacciones muy diferentes: el texto de Said nos permite reflexionar sobre nuestra manera de ver el mundo, mientras que el texto de Huntington carece de fundamento teórico y usa conceptos demasiado ‘alegremente’, bajo nuestro punto de vista.

clash-the-economist

Ilustración de KAL para The Economist

En primer lugar, la noción de cultura y de civilización es totalmente opuesta entre ambos textos. Para Said, la cultura no es algo estable ni único, ya que la sociedad no es algo estable e imperturbable. Para Huntington, en cambio, las culturas somos algo monolítico y homogéneo y, en un clásico ejemplo de orientalismo, asume la característica incambiable entre la dualidad “nosotros” y “ellos” (“nosotros” siendo las civilizaciones demócratas y ‘buenas’ de Occidente y “ellos” siendo básicamente las civilizaciones musulmanas). Justamente entender las culturas o las civilizaciones como entidades separadas es, para Said, un error, ya que vivimos en un mundo complejo de mezclas culturales, de inmigraciones y de fronteras que pierden sus límites y, por lo tanto, no hay ninguna cultura que sea una única cosa.

Para Said, la división que los europeos hicieron del mundo en dos, Occidente civilizado vs. Oriente incivilizado e inferior, es una división totalmente artificial para justificar la colonización y culpa la generalización de atributos asociados a estas culturas de crear la imagen falsa de Oriente que inundó incluso los estudios orientalistas. Huntington, en cambio, utiliza repetidamente esta división, clamando que no-Occidente sólo podrá conseguir poder si se ‘occidentaliza’, situando una civilización por encima de la otra.

clash-of-civilizationsSi bien el origen del libro de Said fue la disparidad constante entre su experiencia de lo que era ser árabe y las representaciones artísticas nada realistas, el artículo de Huntington gira en torno a la necesidad de mantener un estado bélico en las mentes de los americanos y del mundo en general, ya que el mundo está sumido en una guerra mucho mayor, en la que Oriente tiene sentimientos de hostilidad cada vez mayores hacia el poderoso Occidente. Desde nuestro punto de vista es triste ver cómo el tiempo parece haber querido dar la razón a Huntington en este aspecto, a pesar de que su teoría tenía una base más bien pobre y poco concisa, razón por la cual seguimos siendo muy críticos con ella.

Después de leer ambos textos, y especialmente de analizar Orientalismo de Said, un texto que nos parece mucho más robusto que Clash, me pregunto si como estudiantes de cultura oriental no habremos respondido hasta ahora a unas instrucciones impuestas, a un modo de pensar que hemos dado por válido y que nunca hemos cuestionado, a generalizaciones no tanto surgidas por el desconocimiento sino por la influencia inconsciente de nuestra percepción desde Occidente, desde nuestra perspectiva eurocéntrica.

El hecho de que desde los estudios de Asia oriental intentemos entender y acercarnos a la realidad oriental, tal vez hace que reduzcamos el sujeto de estudio a un mero objeto, como si hubiera participado, como reflexionaba Said, en la división de la realidad humana en una serie de culturas diferentes para aproximarnos pero sin perder nuestra posición occidental.

Sin lugar a dudas, la lectura de ambos textos nos hizo reflexionar muchísimo sobre cómo pensar más allá de la dualidad yo/nosotros vs. ellos/orientales y cómo trabajar en la relación entre uno mismo y los demás, por lo que os las recomendamos a todos.

 

NOTA: Esta entrada es una transcripción de un trabajo de análisis realizado para la asignatura de Sociedad del máster de Estudios de Asia Oriental (UOC).

Bibliografía

• Said, E.W. (1978). Orientalisme [identitat, negació i violència]. Vic: Eumo, 1991.
Huntington, S. P. (1993). “The Clash of Civilizations?” en Foreign Affairs, vol. 72, nº 3, p. 22–49.
Owen, R. (2009). “Edward Said and the Two Critiques of Orientalism” en Middle East Institute <http://www.mei.edu/content/edward-said-and-two-critiques-orientalism> [11 de marzo de 2013]
Minear, R. H. (1980). “Orientalism and the Study of Japan” en The Journal of Asian Studies , vol. 39, nº 3, p. 507-517.
Martin Varisco, D. (2009). “Reading Orientalism: Said and the Unsaid” en Journal of Islamic Studies, vol. 20, nº 2, p. 304-306
Said, E. (2001). “The Clash of Ignorance” en The Nation <http://www.thenation.com/article/clash-ignorance#> [11 de marzo de 2013]
Fox, J. (2002). “Ethnic Minorities and the Clash of Civilizations: A Quantitative Analysis of Huntington’s Thesis” en B.J.Pol.S. 32, pàg 415–434. <http://www.hks.harvard.edu/fs/pnorris/Acrobat/Fox_Clash.pdf> [11 de marzo de 2013]
Varisco, D. M. (2007). “Reading Orientalism: Said and the Unsaid”. University of Washington Press.
• “Edward Said On Orientalism” en Media Education Foundation. Youtube. <http://www.youtube.com/watch?v=xwCOSkXR_Cw> <http://www.youtube.com/watch?v=n0HYX9JVH8o> <http://www.youtube.com/watch?v=tlF5ED-gE5Y> <http://www.youtube.com/watch?v=tZLA-mwOdSs> [11 de marzo de 2013]
• “Edward Said on The Myth of “Clash of Civilizations”” en University of Massachusetts at Amherst. Media Education Foundation. Youtube <http://www.youtube.com/watch?v=aPS-pONiEG8> [11 de marzo de 2013]
Barber, B. (1992). “Jihad vs. McWorld” en The Atlantic <http://www.theatlantic.com/magazine/archive/1992/03/jihad-vs-mcworld/303882/>