Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Yamato-Koriyama (大和郡山) es una pequeña ciudad al sudoeste de Nara conocida especialmente por su antiguo castillo y por sus piscifactorías de pececillos de colores kingyo. Y es genial como excursión, así de claro os lo decimos, además de que es un lugar poco frecuentado por turistas occidentales (¡al menos hasta ahora!).

La ciudad es fácilmente accesible desde Nara (está a pocos minutos en tren, una sola parada además) y es una preciosa y bastante desconocida excursión de medio día desde allí, pues tiene tanto edificios antiguos (como el castillo, varios templos y muchas casas tradicionales) como un montón de cosas relacionadas con los peces kingyo, que van desde piscifactorías a creaciones artísticas más modernas y hasta museos explicativos.

Yamato-Koriyama-21

Del castillo a los pececillos de colores

Yamato-Koriyama es el mayor productor de pececillos kingyo de Japón. Se cree que los peces kingyo llegaron a Japón desde China en 1502. En sus orígenes eran un bien preciado por la aristocracia y las familias más ricas, quienes los compraban como mascotas ‘exóticas’ y no fue hasta la Restauración de Meiji cuando los kingyo se popularizaron entre la gente común.

Los pececillos kingyo llegaron a Yamato-Koriyama en 1724 de la mano del señor del castillo Yanagisawa Yoshisato y su cría se convirtió en una especie de trabajo secundario para los samuráis y granjeros de la zona, puesto que allí había condiciones favorables naturales para la cría de este pez. La industria despuntó a finales del periodo de Edo y finalmente se convirtió en un negocio que movió mucho dinero ya a partir de la Restauración de Meiji en 1868.

Yamato-Koriyama-31

Gracias al crecimiento económico de la década de los años 1960 y 1970 y a los avances de los métodos de cría, la industria de los kingyo no hizo más que aumentar y expandió su mercado hacia el extranjero. Pero como todo Japón, después del estallido de la burbuja económica, la industria comenzó a notar un declive y la ciudad se resintió. Sin embargo, hoy todavía quedan unas 60 piscifactorías que ocupan unas 90 hectáreas de terreno y que venden unos 70 millones de pececillos kingyo y 300 mil carpas coloradas nishiki-goi al año(*), la mayor producción de todo Japón.

Justamente para celebrar su historia y revitalizar la ciudad, se han  llevado a cabo varias actividades artísticas para darla a conocer también desde un punto de vista turístico, que fue justamente lo que nos llevó a nosotros a visitarla.

Yamato-Koriyama-18

(*) Datos del gobierno de Yamato-Koriyama en su web.

Qué ver y hacer en Koriyama

Pasear por Yamato-Koriyama es una excursión que a nosotros personalmente nos encantó y que os recomendamos encarecidamente desde aquí, por ese toque histórico y casi nostálgico que tiene, pero también por todos esos pececillos de colores repartidos por toda la ciudad (dentro de cabinas de teléfono, de lámparas tradicionales, en bolardos o placas en el suelo…) y, porque además, supone un oasis de relax después de una visita a las muy concurridas Nara o Kioto.

A continuación os dejamos con un mapa que hicimos para nuestra visita donde os proponemos una ruta a pie que puede hacerse perfectamente en un par de horas.

Ahí van algunas ideas sobre qué ver y hacer en Yamato-Koriyama:

  • Visitar uno de los puntos fuertes de la ciudad, las ruinas del antiguo castillo de Koriyama, que data de 1580 y es obra del samurái Junkei Tsutsui, que unificó Nara en el siglo XVI. Desgraciadamente, el castillo fue desmantelado como tantos otros durante la Restauración de Meiji y hoy en día poco queda de él en pie. Las murallas y el foso, que se usan de bonito parque para pasear, sí son originales y terminan de completar la visita una puerta y un par de torres reconstruidas que nos permiten imaginar cómo fue de imponente el castillo de Koriyama antaño. Por cierto, si nos fijamos bien, quizás veamos alguna de las imágenes de piedra de Buda o Jizo que se usaron para la construcción de la muralla (siempre puestos bocabajo).

Yamato-Koriyama-61

Yamato-Koriyama-62

Yamato-Koriyama-55

Yamato-Koriyama-57

Yamato-Koriyama-59

  • En las inmediaciones del castillo, visitar el santuario Yanagisawa que actualmente forma parte del parque del castillo. Es un santuario tranquilo que nos ofrece bonitas vistas de alguna torre, las murallas y del foso.

Yamato-Koriyama-49

Yamato-Koriyama-50

  • Pasear por el parque Sotobori Ryokuchi, desde la puerta Kita-mon hasta la puerta Minami-mon (de estilos completamente diferentes) y sentir que hemos viajado al pasado. Es un paseo tranquilo, paralelo al riachuelo que cruza la ciudad, con algunas casas tradicionales a ambos lados y un ambiente espectacular.

Yamato-Koriyama-11

Yamato-Koriyama-2

Yamato-Koriyama-5

Yamato-Koriyama-14

  • Pasear por la calle del riachuelo Konyagawa donde que antiguamente prosperó la industria del tinte índigo. Aquí, podemos entrar en la tienda tradicional Hakomotokan Kon’ya y justo a su lado, ver una lámpara tradicional de madera reconvertida en moderna pecera para pececillos kingyo.

Yamato-Koriyama-25

Yamato-Koriyama-23

Yamato-Koriyama-20

  • Comprar algún recuerdo con forma de pececillo kingyo en la tienda de souvenirs Kochikuya y de paso probar nuestras habilidades pescando pececillos de colores, una actividad especialmente típica de los festivales de verano japoneses llamada kingyo sukui que aquí se puede disfrutar haya festival o no. Se trata de pescar un pececillo con una especie de colador de papel y aquí pueden disfrutarlo tanto niños como mayores.

Yamato-Koriyama-28

  • Pasear por calles estrechas llenas de casa antiguas y tradicionales, rodeadas de templos y santuarios, donde se respira cierta nostalgia por un pasado que ya no volverá, como la estrecha callejuela entre los templos Enyuji y Hodoji.

Yamato-Koriyama-16

Yamato-Koriyama-15

  • Comprar algún pastel tradicional en Kikuya, una antigua pastelería japonesa que abrió sus puertas en 1585, ¡ahí es nada!

Yamato-Koriyama-33

Yamato-Koriyama-37

  • Acercarse hasta el Museo de los pececillos de colores de Koriyama, rodeado de piscifactorías, para aprender más sobre los kingyo y su historia en la ciudad. Aunque, si no tenemos tiempo, podemos ir al pequeño museo que hay al lado de la estación de Kintetsu para hacernos una idea general.
  • Acercarnos hasta el escaparate de la tienda de electrodomésticos Nakano Electrics para ver un antiguo horno-microondas reconvertido en pecera retro para kingyo, ¡una auténtica monada!

Yamato-Koriyama-36

  • Tomar un refresco con gominolas con forma de kingyo en una mesa con pecera en la cafetería Ryurakuya, ¡toda una oda a los pececillos de colores!
  • Hacernos fotos delante de la famosa cabina de teléfono reconvertida en pecera de kingyo y tomarnos un café en el puesto callejero de café. Es especialmente curioso ver cómo el auricular flota libremente dentro de la cabina-pecera.

Yamato-Koriyama-77

  • Ver cómo trabajan los artesanos en alguna de las tiendas y talleres tradicionales del centro de la ciudad y comprar algún recuerdo para llevarnos a casa, como por ejemplo una campanilla de viento con forma de kingyo en la tienda de artesanía Ogawara Niraku.
  • Acercarnos a ver las piscifactorías de kingyo que se expanden especialmente por el sur de la ciudad, es una vista impresionante.

Yamato-Koriyama-73

Yamato-Koriyama-74

Además, si tenemos tiempo, podemos acercarnos a alguno de estos otros lugares, a las afueras de la ciudad:

  • El museo al aire libre Minzoku Hakubutsukan donde podemos ver cómo era la vida en Nara durante los periodos de Edo y Meiji con algunas casas tradicionales de granjeros o mercaderes, y muchas explicaciones y exposiciones sobre el pasado de la región.
  • Si vamos en los meses de junio y julio, podemos acercarnos hasta el templo Kongosen-ji, conocido como templo Yata-dera por estar situado en las montañas Yata, un antiguo templo de 673 que tiene un jardín repleto con 80.000 hortensias de más de 60 tipos diferentes… ¡precioso!
  • Disfrutar de una ceremonia del té en el templo Jiko-in, fundado en 1663 por un samurái maestro del budismo zen y la ceremonia del té.

Finalmente, si estamos en la zona en abril, durante la época de floración de los cerezos, no podemos perdernos el festival del castillo Oshiro Matsuri para disfrutar de los cerezos en flor desde la zona del castillo, competiciones de kingyo y de pesca de kingyo, etc. Además, durante esos días, se realiza en el santuario Yanagisawa una exhibición de pececillos kingyo que atrae la atención de muchos turistas japoneses.

Yamato-Koriyama-70

Cómo llegar

Yamato-Koriayama tiene dos estaciones principales, una de la compañía JR y otra de la compañía Kintetsu, que unen la ciudad con ciudades como Kioto, Osaka o Nara, la más cercana. Y si os perdéis con los trenes en Japón, antes de seguir leyendo leed esta extensa guía sobre cómo utilizar los trenes allí.

La forma más fácil de llegar a Koriyama es desde Nara, donde debemos tomar la línea JR Yamatoji (en dirección a Osaka) y en tan sólo 4 minutos estaremos en JR-Koriyama (es tan sólo una parada).

Desde Kioto, si disponemos de JR Pass, lo mejor es ir hasta Nara con la línea JR Nara y allí cambiar a la línea Yamatoji mencionada más arriba. Alternativamente, si ya no disponemos de JR Pass, podemos tomar un limited express de la compañía Kintetsu hasta Yamato-Saidaiji y allí cambiar a la línea Kintetsu Kyoto/Kashihara (en dirección a Kashihara Jingu-mae) hasta Kintentsu-Koriyama (aprox. 1 hora).

Desde Osaka, podemos tomar un tren rapid de la línea JR Yamatoji (en dirección a Nara o Kamo) y bajarnos en la estación de JR-Koriyama (40 minutos).

Para cualquier otra combinación o aclaración, os recomendamos usar Hyperdia, que os dará la información detallada de líneas, horarios y cambios, así como el coste de vuestro recorrido.

Yamato-Koriyama

Podéis ver más fotos en el flickr de Luis y el flickr de Laura.

Disfrutad mucho de vuestra visita a Koriyama… ¡y contadnos si vais!