Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

El castillo de Matsumoto o Matsumotojō (松本城) es uno de los castillos más bonitos de todo Japón y una de las principales atracciones turísticas de la ciudad de Matsumoto, en la prefectura de Nagano. Además de ser uno de los tres castillos más populares de todo Japón, por merecimiento propio, como ahora veréis.+

Tesoro Nacional de Japón y ejemplo de castillo construido en una llanura, el castillo de Matsumoto es uno de los cuatros castillos de construcción original que podemos encontrar en Japón (los otros tres son el castillo de Himeji, el castillo de Hikone y el castillo de Inuyama) y comúnmente recibe el apodo del ‘castillo de los cuervos’, por el color negro de sus muros, en contraposición con la ‘grulla blanca’, apodo que recibe el castillo de Himeji.

Castillo de Matsumoto-106

El castillo de Matsumoto tiene una estructura arquitectónica única, porque la torre principal está conectada con la torre menor del norte (inui kotenshu) a través de un pasillo cubierto (watari-yagura) y con otras dos torres menores, de construcción posterior, llamadas tatsumitsuke-yagura y la tsukimi-yagura, una ala específica para la contemplación de la luna, que fueron añadidas en 1635 cuando la situación de la zona era pacífica.

castillo de matsumoto partes del diseño

Por su increíble diseño y su preciosa arquitectura, el castillo de Matsumoto es visita obligada para cualquier turista que esté en la prefectura de Nagano o que pueda acercarse hasta la ciudad de Matsumoto, sin duda alguna.

A continuación, compartimos con vosotros nuestra visita al castillo de Matsumoto, explicando todos los detalles de cada una de las partes del precioso castillo para que, si no podéis ir, viajéis a través de esta entrada ;)

mapa castillo de matsumoto 2

La torre principal o tenshu

La torre principal del castillo o tenshu data de 1593-1594 y cuenta con seis plantas, alcanzando 30 metros de altura. Cada planta tiene unas características y unas técnicas de construcción diferentes, por lo que la visita es altamente recomendable.

Los pilares de la primera planta, que se usaba principalmente para el almacenaje de comida, munición y armamento, se encuentran situados a intervalos de 2 metros los unos de los otros. Esta planta mide 13 metros de este a oeste y 11 metros de norte a sur. La existencia de pequeños orificios en los pilares nos indica que solía haber muros de separación entre ellos.

Aquí es donde se encuentra el pasillo musha-bashiri, 50 centímetros más bajo que el suelo principal de la primera planta. Es más ancho que otros pasillos similares del castillo y recibe el nombre de musha-bashiri o ‘pasaje de los guerreros que corren’ porque permitía a los samuráis que llevaban armadura correr por el interior del castillo durante la batalla y ayudar a defender, así, el castillo de un ataque. Si miramos con atención veremos que los pilares exteriores tienen forma de arco, esto es porque siguen la línea de la base de piedra que se curva de forma parecida.

Castillo de Matsumoto-44

El camino que va del primer piso al sexto piso de la torrre principal consiste en 7 conjuntos de escaleras separados. No sólo todas las escaleras están separadas las unas de las otras, sino que también suben con una inclinación que va desde los 55 a los 61 grados. Las escaleras entre el cuarto y quinto piso son las más inclinadas, con cada escalón subiendo, aproximadamente, 40 centímetros.

Castillo de Matsumoto-81

La segunda planta tiene exactamente las mismas dimensiones que la primera planta. Se dividía en 8 salas diferentes donde los samuráis se alojaban en caso de emergencia.

En la segunda y cuarta planta hay ventanas de celosía llamadas en japonés musha mado, lit. ‘las ventanas de los guerreros’. Las ventanas tienen bisagras para permitir una fácil apertura y cierre ya fuera empujando o tirando. Esto era útil para mantener cerrada la planta de las frecuentes lluvias y fuertes vientos. La luz del sol, al igual que la luz de la luna, se cuela por el enrejado de las ventanas proyectando preciosos patrones en el suelo.

Castillo de Matsumoto-84

Castillo de Matsumoto-58

La tercera planta, una especie de ático de la segunda planta con dos escaleras que suben al cuarto piso, recibe el nombre de “planta escondida” o “planta oscura” porque no tiene ventanas. Esta falta de ventanas hace que la torre principal parezca que tenga cinco plantas en vez de seis y hacía de esta planta la más segura del castillo, ya que era imposible verla desde fuera. Por esa razón, los samuráis descansaban aquí durante las batallas, aunque esta planta se usaba principalmente para almacenar comida, munición y armamento.

El estilo de la cuarta planta es bastante diferente al estilo de las otras salas de la torre principal. Tiene pocos pilares, muchas más ventanas y un techo más alto por lo que tiene bastante luz y parece bastante amplia. De los dinteles podían bajarse cortinas y pequeños biombos para separar el espacio en tres habitaciones y un pasillo. El espacio cerrado se cree que era la habitación del señor del castillo, que usaba en caso de emergencia.

Castillo de Matsumoto-80

La quinta planta se diseñó para que los ejecutivos del castillo pudieran usarla de sala de conferencias y discutir tácticas en caso de emergencia. Los 30 pilares que aquí encontramos son originales y están intactos y hay ventanas abiertas en cada lado, un diseño muy útil a la hora de valorar la situación de la batalla.

La sexta planta se encuentra a 22,1 metros sobre el suelo y tiene una superficie de 16 tatami. Se diseñó para ser usada como cuartel general del daimyo o señor feudal en caso de que se atacara el castillo. Aquí se encuentra consagrada la diosa Nijuroku-ya-shin o ‘diosa de las 26 noches’. Cuenta la leyenda que la noche del 26 de enero de 1618, en una visión, uno de los jóvenes vasallos de guardia vio a una mujer vestida elegantemente que le dio una bolsa brocada y le dijo “si el señor del castillo me consagra con 500 kilos de arroz la 26ª noche de cada mes, protegeré el castillo de los enemigos”.

Castillo de Matsumoto-73

Desde la sexta planta del castillo podemos disfrutar de vistas espectaculares de la ciudad, pero todo la vista al interior del castillo merece la pena, porque podemos aprender un montón sobre tácticas de batalla y del diseño de los castillos japoneses de la época: subiendo y bajando escaleras muy empinadas, viendo ventanas para lanzar piedras o agujeros para arqueros y para armas de fuego, andando por pasadizos que conectan torres y que permitían a los samuráis moverse con libertad por el castillo a pesar de ir con la armadura, etc.

Por ejemplo, en la primera planta de la torre principal podemos ver una serie de repisas salientes llamadas ishiotoshi que, como su nombre indica, servían para poder lanzar piedras a los enemigos que intentaban escalar los muros del castillo.

Además, cada planta tiene agujeros para las armas de fuego. Los agujeros largos y rectangulares, llamados yazama, eran para disparar flechas, mientras que los agujeros cuadrados, llamados teppozama, eran para disparar mosquetes. Antes de la llegada de las armas de fuego, tan sólo se añadían agujeros yazama en las construcciones de los castillos japoneses, pero con la introducción de las armas de fuego, empezaron a añadirse también los agujeros teppozama. En el castillo de Matsumoto hay 60 yazama y 55 teppozama que podemos ver fácilmente desde el exterior.

Castillo de Matsumoto-92

Castillo de Matsumoto-48

Castillo de Matsumoto-37

La torre menor del norte o Inui-kotenshu

Esta torre menor (kotenshu) recibe su nombre porque se encuentra al noroeste (inui) de la torre principal. Aunque parezca que tiene tres plantas, en realidad tiene cuatro, pues una de ellas no se ve desde fuera, como sucede con la tercera planta de la torre principal. Sin embargo, la estructura de la torre menor es diferente de la de la torre principal, especialmente en el uso de numerosos pilares redondos de madera: hay 10 entre la primera y segunda planta y 12 entre la tercera y cuarta planta.

La torre menor está conectada con la torre principal a través de un pasillo cubierto llamado Watari-Yagura, cuyo suelo está al mismo nivel que el de la torre menor pero un metro por encima de la primera planta de la torre principal.

Castillo de Matsumoto-87

La torre menor del este o Tatsumi-Tsukeyagura

La segunda torre menor, una construcción adicional de 1636, se llama Tatsumi-Tsukeyagura porque se encuentra situada en el sureste (tatsumi) de la torre principal. Dentro de la torre encontramos una ventana kato mado (lit. ventana con forma de brote), una construcción típica de la arquitectura del budismo zen de la China que llegó a Japón en el siglo XIII y gradualmente fue incorporándose al diseño de los castillos japoneses.

Castillo de Matsumoto-83

El ala para la contemplación de la luna o Tsukimi-Yagura

Con un precioso balcón exterior de color bermellón y un techo abovedado, el ala de contemplación de la luna es una de las zonas más refinadas del castillo, sin duda alguna.

Construida bajo la dirección del señor Naomasa Matsudaira, nieto del primer shogun del periodo Tokugawa, Tokugawa Ieyasu, esta sala para la contemplación de la luna es una de las dos únicas salas de este tipo que existen en un castillo japonés (la otra se encuentra en el castillo de Okayama). Cuando las mairado o puertas correderas están abiertas, el ala para la contemplación de la luna tiene salidas hacia el este, el norte y el sur, y justamente esa arquitectura abierta y ese aire refinado reflejan el periodo de paz en el que fue construida. Está conectada con la torre principal por su lado más occidental.

Castillo de Matsumoto-29

Castillo de Matsumoto-85

Otras construcciones

La puerta de acceso kuro-mon

La ‘puerta negra’ o kuro-mon es la entrada principal al área central del castillo. En su tejado encontramos tejas con distintos blasones familiares de los distintos señores del castillo, porque durante las obras de reconstrucción de las décadas de 1950 y 1960 se restauraron varias de ellas.

Castillo de Matsumoto-102

El puente Uzumi-bashi

El puente Uzumi-bashi es un precioso puente tradicional japonés que une el parque con la zona central del castillo, aunque actualmente no se permite cruzarlo, por lo que sólo podemos verlo desde el parque del castillo.

Castillo de Matsumoto-110

El museo de las armas de fuego del castillo de Matsumoto

La torre principal del castillo de Matsumoto o tenshu se construyó cincuenta años después de que llegara el primer rifle a Japón en 1543. Las gruesas paredes del almacén de la torre principal y de las distintas troneras son prueba de que el castillo se construyó ya teniendo ese tipo de armas de fuego en mente.

Michishige Akabane, natal de Matsumoto, pasó toda la su vida coleccionando, junto a su mujer Kayoko, armas de fuego, mobiliario y documentos relacionados. Akabane pensó que sería interesante mostrar su preciosa colección en el castillo, especialmente teniendo en cuenta el diseño del mismo. Con esto en mente, donó gran parte de su colección, incluyendo 141 armas, a la ciudad y en 1991 se inauguró el Museo de Armas de Fuego del castillo de Matsumoto, donde se exhiben objetos de la colección del sr. Akabane en el segundo piso de la torre principal y en el museo cercano.

Castillo de Matsumoto-56

Foso y parque del castillo 

En primavera, el foso exterior del castillo se tiñe de blanco y rosa con el florecimiento de los centenares de cerezos de la variedad somei yoshino que hay plantados ahí, así que si estáis por la zona a mediados de abril, ¡no os lo perdáis! De hecho, uno de los cerezos es importante porque se cree que ahí es donde el señor del castillo de Kumamoto, Kiyomasa Kato, ató los caballos que le regaló el señor del castillo de Matsumoto, Yasunaga Ishikawa, cuando visitó Matsumoto. Bueno, el cerezo no es el mismo, pero hay uno en el sitio exacto donde lo hubo ;)

Además, en toda la zona de los jardines podemos ver varias lámparas de piedra como por ejemplo la lámpara de consagración de Mizuno Tadanao o las tres lámparas de piedra y la pileta lavamanos del clan Toda.

Castillo de Matsumoto-97

Castillo de Matsumoto-99

Contemplación de la luna

Durante el mes de septiembre, el mes del tsukimi (月見) o contemplación de la luna llena de otoño, el castillo abre sus puertas por la noche en una festividad muy dulce y peculiar..

Cuenta la leyenda que la luna de otoño, con su conejo haciendo mochi, es una de las lunas más bellas de todo el año, razón por la que el castillo abre sus puertas de forma totalmente gratuita durante las noches de luna llena de septiembre de 17:30 a 20:30 horas. El evento nos permite disfrutar de la contemplación de la luna de otoño desde los jardines Honmaru mientras disfrutamos de música tradicional de la corte japonesa con los sonidos del koto (arpa japonesa) y la fue (flauta tradicional) y de una auténtica ceremonia del té (esto por tan sólo 500 yenes). El té será servido siguiendo el estilo urasenke de ceremonia del té durante los tres primeros días del festival y siguiendo el estilo omotesenke durante los tres últimos días del festival.

En 2017 el festival se celebra del 29 de septiembre al 4 de octubre. Tenéis más información en la página web oficial.

tsukimi-castillo-matsumoto-japon

Tsukimi en el castillo de Matsumoto (imagen de la web de la ciudad de Matsumoto)

Información adicional

  • Horario: De 8:30 a 17:00 horas (una hora más tarde durante las festividades de Obon y la Golden Week). Cierra del 29 de diciembre al 3 de enero por las festividades de Año Nuevo.
  • La entrada cuesta 610 yenes (niños 300 yenes).
  • Existen visitas guiadas por voluntarios desde mediados de abril hasta finales de octubre. Más información en la web oficial.

Cómo llegar al castillo de Matsumoto

El castillo de Matsumoto se encuentra a unos 15 minutos andando de la estación de JR Matsumoto, un paseo la mar de bonito y en absoluto cansado. De todos modos, si no nos apetece caminar, podemos subir a uno de los autobuses de la línea turística circular town sneaker (sentido norte) que sale desde la estación.

Desde Nagano

Matsumoto es una excursión de día perfecta desde Nagano. Para llegar a Matsumoto desde Nagano, lo mejor es subir a uno de los trenes limited express JR Wide View Shinano que nos dejarán en Matsumoto en menos de 1 hora.

Desde Tokio

Si disponemos de JR Pass, para llegar a Matsumoto desde Tokio, lo mejor es utilizar los trenes limited express JR Azusa o Super Azusa que salen desde la estación de Shinjuku y nos dejan en Matsumoto en 2 horas y media. Si no disponemos de JR Pass y queremos usar un billete como el Seishun 18 Kippu, tendremos que usar las líneas locales y cambiar unas tres veces de tren, lo que supone unas 5 horas de viaje en total.

Alternativamente, podemos utilizar una línea de autocar que sale de la terminal de autobuses Keio en Shinjuku. El viaje dura unas tres horas y cuesta unos 3.500 yenes.

Finalmente, podéis echar un vistazo a los pases y descuentos disponibles en toda la zona aquí.

Disfrutad de Matsumoto.