Cuando el Yokozuna mongol Hakuho ganó el último torneo de sumo de 2014 ya dijimos que había hecho historia igualando la marca del legendario Taihō Kōki. Pero el hambre de victorias de Hakuho no conoce límites y, a falta de dos jornadas para concluir el Hatsubasho o torneo de Año Nuevo en Tokio, ya se ha hecho con su victoria número 33. Jamás ningún otro luchador de sumo había logrado tantas victorias.

Y no parece que Hakuho vaya a parar, porque sigue estando en plena forma y, aunque con esta victoria ya está en los libros de historia del sumo por derecho propio, no creo que vaya a conformarse. Más que nada porque, como hemos comentado en ocasiones anteriores, algunos exluchadores opinaban que si Hakuho dominaba con mano de hierro el sumo actual es porque no tenía competidores de suficiente calidad.

hakuho gana su título 33 en el sumo

Hakuho en su victoria (12-0) contra Kotoshogiku en el torneo de enero en Tokio. Imagen de The Yomiuri Shimbun.

En cierto modo, estaban haciendo de menos su dominio de este deporte ancestral japonés. Posiblemente esos críticos sigan opinando igual, pero no podrán negar esta realidad. Antes de comenzar este torneo, el luchador mongol, que lleva desde 2007 en el máximo rango, ya contaba con un récord de 880 combates ganados por 186 perdidos y en 2014 ganó 5 de los 6 torneos y 2015 lo ha empezado de la mejor manera posible. Para comparar, entre los luchadores actualmente en activo, el segundo con más torneos ganados es otro Yokozuna, Harumafuji, que sólo lleva 6 victorias, a un mundo de distancia.

De hecho, en este torneo que se celebra cada enero en el impresionante estadio Kokugikan de Ryogoku, Hakuho no ha necesitado esperar a que acabara para alzarse con el triunfo y es que en el día 13 del torneo, con solo dos jornadas de competición, todos sus rivales tenían, como mínimo, tres combates perdidos.

Y el combate que marcó la victoria definitiva de Hakuho frente al Ozeki Kisenosato fue de alta tensión, además, porque estuvo muy igualado y ambos cayeron del dohyo o ring cayendo al mismo tiempo. Así que los árbitros decretaron que tenían que volver a luchar y ya, en este segundo combate, Hakuho consiguió derrotar a Kisenosato. Así, Hakuho se colocaba con un perfecto 13-0 mientras que, en el otro combate importante de la jornada que enfrentaba a los otros dos Yokozuna, Harumafuji aún tenía una oportunidad si derrotaba a Kakuryu. Pero Kakuryu se alzó con la victoria, quedándose ambos con un 10-3, haciendo virtualmente imposible que ninguno pudiera ganar el torneo.

Nosotros seguiremos muy de cerca el resto de torneos de este año, porque estamos seguro de que Hakuho hará más grande si cabe su leyenda viva. ¡Banzai, banzai, banzai!