Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

El Haru Basho es el segundo torneo de la temporada de sumo en Japón, y tiene lugar todos los años en Osaka. Y en su edición de 2013 comienza tal día como… ¡hoy!

Osaka, la ciudad más importante de la región de Kansai, la segunda en importancia de todo Japón y la tercera por número de habitantes tras la megalópolis que forman Tokio y Yokohama, es una localidad verdaderamente apasionada por los deportes. Esto lo podemos ver en los animosos y ruidosos aficionados de los Hanshin Tigers, el principal equipo de béisbol de la ciudad y cuyos duelos con los Yomiuri Giants de Tokio son ya algo legendario en Japón, o el siempre abarrotado Estadio Nagai donde disputa sus partidos de la liga japonesa de fútbol el Cerezo Osaka, etc. Y, por supuesto, si algo caracteriza también a la capital de Kansai es el ser la sede del Haru Basho, que como hemos dicho es el segundo torneo de la temporada del sumo profesional japonés.

Gimnasio de la Prefectura de Osaka, sede del Haru Basho

Gimnasio de la Prefectura de Osaka, sede del Haru Basho

Nos enfrentamos al primer campeonato de la era post-Takamisakari, después de que el mediático luchador de Aomori decidiera abandonar la competición en activo para dedicarse a ejercer labores de entrenador en su heya. Va a ser una pérdida muy importante para la Asociación de Sumo, que basaba buena parte de la venta de sus entradas en la pasión que este luchador desataba entre el público japonés, huérfano de héroes locales y que ve con resignación como año tras año y torneo tras torneo, los títulos acaban cayendo siempre del lado de los luchadores extranjeros.

El pasado Hatsu Basho no fue una excepción, siendo el Yokozuna Harumafuji el que se alzaba con la Copa del Emperador tras conseguir un inmaculado registro de 15-0 con el que lavar su poco decoroso registro del torneo anterior, el de su debut como gran campeón, en el que sólo consiguió 9 victorias y que le supuso recibir no pocas críticas, algunas de ellas muy duras y quizás poco objetivas.

Sin duda este puede ser su torneo de confirmación, siempre y cuando su compatriota Hakuho se lo permita, ya que la presión a la que siempre están sometidos los Yokozunas es tal que el gran luchador mongol, a pesar de haber conseguido ya la friolera de 23 títulos con tan sólo 27 años, está siendo atacado por los aficionados más puristas que ya empiezan a apuntar su declive por el hecho de sólo haber sido capaz de vencer en dos ocasiones en la temporada 2012, una de ellas precisamente en Osaka. ¿Quién dijo que ser Yokozuna iba a ser tarea fácil para estos chicos?

El Yokozuna Harumafuji, ganador del Hatsu Basho (Foto: Martina Lunau)

El Yokozuna Harumafuji, ganador del Hatsu Basho (Foto: Martina Lunau)

Lo malo del panorama del sumo actual es que los cuatro Ozekis actuales, tras la degradación de Baruto de forma definitiva tras no alcanzar las 10 victorias en el pasado Hatsu Basho, no parecen estar en disposición de disputarle a los dos campeones mongoles el título de este Torneo de Primavera, aunque siempre hay que mantener la esperanza de que el japonés Kisenosato consiga por fin esa regularidad que siempre le falta en los momentos clave y pueda disputarles el triunfo a los Yokozuna.

No en vano Kisenosato es el único Ozeki que, salvo alguna excepción, es capaz de conseguir los dobles dígitos de forma constante desde hace ya casi tres años. Considerado por los aficionados locales la eterna promesa del sumo, a sus 26 años aún no ha sido capaz de conseguir ningún título aunque quizás su madurez esté llegando justo en este momento… o al menos así lo esperan muchos en Japón.

Hay dos luchadores jóvenes a los que hay que seguir atentamente en este Haru Basho para ver si son capaces de optar a la parte alta del banzuke o clasificación. Uno de ellos es Chiyotairyu, antiguo campeón universitario que en tan sólo dos años se ha colado entre los mejores luchadores y que tendrá el premio en este torneo de enfrentarse a todos los integrantes del Sanyaku, sin duda una excelente piedra de toque para ver hasta dónde puede llegar este luchador.

El otro será Jokoryu, que comenzando desde la última categoría del banzuke pasó como una exhalación por todos los rangos (consiguiendo de paso los títulos de 4 de las 5 categorías inferiores) para alcanzar Makuuchi en menos de dos años. Bien es cierto que en su primera tentativa no estuvo demasiado acertado y cayó de nuevo a Juryō, de donde ha salido de forma fulgurante consiguiendo 11 victorias que le han catapultado de nuevo a la categoría principal, en la que se espera que, esta vez sí, demuestre el enorme potencial que se espera de él.

La cita es del 10 al 24 de marzo en el Gimnasio de la Prefectura de Osaka y, como siempre, desde el blog Sumo Japonés seguiremos día a día la evolución del segundo torneo del año en Japón.