El hatsumode (初詣) es un término japonés utilizado para referirse a la primera visita al santuario sintoísta en el Año Nuevo.

El hatsumode se inicia con la visita al santuario en Nochevieja, para oír las campanadas de Año Nuevo (joya no kane) y se alarga durante las dos primeras semanas de enero, cuando todos los japoneses acuden al santuario a pedir los primeros deseos del año, probar el sake especial de Año Nuevo llamado toso, revisar su suerte para el año que entra a través de los omikuji, solicitar kakizome o las primeras caligrafías del año, comprar nuevos amuletos omamori y devolver los omamori antiguos del año anterior para que sean quemados en grandes hogueras en el santuario.

Marea de gente el día 2 de enero en el santuario Fushimi Inari

Marea de gente el día 2 de enero en el santuario Fushimi Inari

Encontramos el origen del hatsumode en las festividades tradicionales sintoístas de fin de año, en las que los ujiko o hijos del clan se reunían en el santuario para dar la bienvenida al ujigami o dios del clan durante la Nochevieja.

Meiji-Jingu-42

Ríos de gente en el hatsumode del santuario Meiji, Tokio

Gente y más gente en el santurio Meiji

Gente y más gente en el santurio Meiji

Actualmente, además de rezar o pedir deseos de la forma habitual delante del honden, echando una moneda y haciendo dos palmadas, durante el hatsumode también podemos pagar para poder disfrutar de una ceremonia especial. Según nuestras posibilidades económicas, pagaremos más o menos y ello supondrá más o menos protección de los dioses sintoístas.

Meiji-Jingu-21

Gente rezando en el honden del santuario Meiji

Meiji-Jingu-23

Ofrenda típica

En santuarios más pequeños, disfrutaremos casi en privado de la ceremonia, mientras que en santuarios como el Meiji o el Fushimi-Inari podemos juntarnos más de 100 personas en una misma ceremonia. Para solicitar la ceremonia, tendremos que rellenar un formulario con nuestros datos (que los sacerdotes pasarán a los dioses para que nos protejan), pagar y hacer cola para esperar nuestro turno.

Meiji-Jingu-17

Solicitando poder disfrutar de una ceremonia especial

Meiji-Jingu-18

Rellenando formularios para la ceremonia

Meiji-Jingu-16

Haciendo cola en el Meiji Jingu

La ceremonia especial incluye la compra de diferentes amuletos sintoístas, depende del precio que paguemos, como un omamori de madera para la casa, una flecha kabura-ya, una botellita de nihonshuu, etc.

Meiji Jingu

“Paquetes” diferentes según la ceremonia

Además de las ceremonias especiales y los rezos delante del honten, es igualmente popular escribir los deseos para el nuevo año en las tabletas de madera ema (además de comprar amuletos omamori o leer nuestra suerte en los omikuji, como ya hemos comentado antes).

Meiji-Jingu-26

Comprando y rellenando ema para el hatsumode

Meiji-Jingu-35

Colgando el omikuji, después de leerlo

En muchos santuarios es típico también poder adquirir las primeras caligrafías del Año Nuevo (llamadas kakizome) realizadas por los sacerdotes sintoístas.

Meiji Jingu

Caligrafías del kakizome en Meiji Jingu

Durante los primeros días de enero, santuarios como el de Meiji en Tokio, el Fushimi Inari en Kioto, el Sumiyoshi Taisha en Osaka o el Tsurugaoka Hachimangu en Kanagawa reciben millones de visitantes.

Meiji Jingu

Hatsumode en el santuario Meiji

El hatsumode es una oportunidad única para disfrutar del ambiente religioso pero festivo de los santuarios japoneses. Sí, las aglomeraciones pueden llegar a ser agobiantes, pero el ambiente merece la pena y hacen de esta visita una experiencia realmente especial para cualquier turista que quiera mezclarse con las costumbres típicamente japonesas.

¿Quieres saber qué otras tradiciones y costumbres hay en enero en Japón? Pues no te pierdas nuestro post sobre Enero en Japón: el mes del oshogatsu o Año Nuevo.