Los fans de la cerveza están de enhorabuena en la ciudad de Sapporo. Y es que, situados en una preciosa y antigua fábrica de cervezas de ladrillo rojo de comienzos del periodo de Meiji, el Museo de la cerveza Sapporo (サッポロビール博物館) y el Sapporo Biergarten (サッポロビール園) son dos visitas obligadas en Sapporo, la capital de la prefectura de Hokkaido.

Inaugurado oficialmente en julio de 1987 por la casa Sapporo, el Museo de la cerveza Sapporo es un interesante museo sobre la historia de la cerveza en Japón y el proceso de producción a lo largo de los años y además la entrada es gratuita. Fue, durante muchos años, el único museo de la cerveza de Japón. Y es que en Japón, la cerveza se originó justamente en Hokkaido y de hecho la cerveza Sapporo es la marca de cerveza más antigua de Japón,  ya que se fundó y comenzó a elaborar cerveza en 1876.

Sapporo Beer Museum-2

El museo, que recibió un buen lavado de cara en 2004, se organiza en varias plantas e invita al visitante a comenzar por la superior para ir bajando y acabar en la tienda/bar. Desgraciadamente, apenas hay explicaciones en inglés y todas las visitas guiadas son sólo en japonés.

Aquí se nota que Hokkaido no recibe demasiados turistas occidentales para temas que no sean de esquí, así que si no sabemos japonés tendremos que apañarnos con la parte más visual del museo y como mucho leer la hoja informativa en inglés que atentamente nos darán en la entrada, ¡algo es algo!

Sapporo Beer Museum-4

La visita comienza en el tercer piso, que es probablemente el más interesante al estar dedicado a la historia de la cerveza Sapporo y a todo el proceso de elaboración. Tan sólo los títulos de cada artículo expuesto están en inglés, pero entre eso y el papel explicativo traducido podemos seguir, aunque sea por encima, la visita. Es en esta planta donde podemos conocer más sobre la familia detrás de la cerveza Sapporo y la historia de la marca.

Sapporo Beer Museum-12

Sapporo Beer Museum-9

Sapporo Beer Museum-11

El siguiente punto del recorrido nos lleva a conocer paso a paso el proceso de elaboración de la cerveza, así como todos los detalles que han ido evolucionando a lo largo de los años.

Sapporo Beer Museum-13

Sapporo Beer Museum-14

Sapporo Beer Museum-15

Sapporo Beer Museum-10

Para bajar a la segunda planta, rodeamos un gran barril de fermentación, muy útil para poder verlo desde todos los ángulos y una buenísima idea para aprovechar el espacio.

Sapporo Beer Museum-8

Sapporo Beer Museum-16

La segunda planta es probablemente la más visual y en la que se echan menos de menos las explicaciones en inglés. Está dedicada a toda la evolución del diseño de marca, tanto de la cerveza Sapporo como de las otras cervezas que ahora forman parte de la familia Sapporo.

Aquí encontraremos carteles tradicionales, etiquetas en las botellas y especialmente una buenísima colección de carteles publicitarios, a través de la cual podemos ser testigos de los cambios en la moda (y por lo tanto, en la sociedad) del Japón de los últimos cien años.

Sapporo Beer Museum-17

Sapporo Beer Museum-18

Sapporo Beer Museum-19

Sapporo Beer Museum-20

Sapporo Beer Museum-21

11022014SapporoD2-62

11022014SapporoD2-63

11022014SapporoD2-61

Sapporo Beer Museum-22

Finalmente, en la última planta que visitamos encontramos una de las partes más interesantes de cualquier museo cervecero… ¡la degustación de cervezas Sapporo! De hecho, es la única parte de la visita (junto con la tienda) en la que tendremos que pagar algo, si queremos probar las cervezas, claro está.

En la planta baja, al final del recorrido, encontraremos también una tienda con mil y un productos relacionados con cervezas Sapporo (no sólo de comida y bebida, sino también todo tipo de artilugios o camisetas) y la zona de bar, donde podemos hacer una cata de cervezas Sapporo realmente interesante a un precio módico. Podemos probar sólo una de las variedades que nos ofrecen o hacer una degustación de las tres cervezas de que disponen en el bar.

Sapporo Beer Museum-24

11022014SapporoD2-65

11022014SapporoD2-68

Como en muchos sitios en Japón, hay una máquina expendedora de tickets al entrar, que es donde tenemos que adquirir nuestro ticket para el bar. Hay fotos en los botones y una muestra de los productos al lado, así que es fácil usarla aunque no sepamos japonés.

Sapporo Beer Museum-23

11022014SapporoD2-66

11022014SapporoD2-67

La verdad es que visitar el Museo de la cerveza Sapporo merece la pena tanto si nos interesa el tema cervecero como si no. Si nos interesa, realmente disfrutaremos de la visita y de la degustación posterior, pero si no sólo poder acercarse a visitar la antigua fábrica merece la pena, la verdad. Y a pesar de la falta de información en inglés, las exposiciones son visualmente muy interesantes, con lo que disfrutaremos seguro.

Sapporo Beer Museum-6

Al lado del Museo de la cerveza Sapporo y dentro del recinto de la antigua fábrica de cervezas encontramos el Sapporo Biergarten (サッポロビール園), donde podemos probar una de las especialidades de Sapporo: el Genghis Khan (ジンギスカン), una barbacoa de carne de cordero que, acompañada de cerveza Sapporo ¡está deliciosa!

La verdad es que merece la pena quedarse a comer o al menos probar algo en el Genghis Khan Hall (ジンギスカンホール)ver el Biergarten por dentro… ¡aunque nos pongan un babero inmenso para comer!

Sapporo Beer Museum-26

Sapporo Beer Museum-29

11022014SapporoD2-78

11022014SapporoD2-73

Sapporo Beer Museum-30

Sapporo Beer Museum-31

11022014SapporoD2-77

Así que ya veis, es recomendable ir al Museo de la cerveza Sapporo a una hora en la que nos apetezca comer o cenar, para así poder disfrutar de la degustación de cervezas Sapporo e ir a continuación al Sapporo Biergarten a degustar un fantástico Genghis Khan… ¡planazo!

11022014SapporoD2-72

Información adicional

  • El museo está abierto de 10:30 a 18:30h. Cierra los lunes (o el martes, si el lunes es fiesta nacional).
  • Para llegar, podemos coger el autobús Loop 88 Factory Line o andar 10 minutos desde la estación Higashi Kuyakusho-mae.
  • Más información en la web del Museo y la web del Biergarten.

[mapsmarker marker=”117″]

Todas las fotos son propiedad de Luis Rodríguez y Laura Tomàs.