A comienzos de mes, específicamente del 27 de mayo al 2 de junio de 2014, el portal de noticias MyNavi realizó una encuesta a 173 hombres solteros para conocer por qué los hombres japoneses no quieren casarse. Ahora han hecho públicos los resultados y, aunque la participación es muy baja y por lo tanto no supone una muestra significativa, sí me parecieron interesantes y, en cierto modo, hasta divertidos, por lo que los comparto por aquí. La encuesta comenzaba con una pregunta muy simple: “‘¡No me quiero casar!’, ¿estás de acuerdo con esta afirmación?” El 65,9% de los hombres cotestó que no, que en realidad sí querían casarse, pero un 34,1% de los hombres encuestados por el portal afirmaron no querer casarse. A ellos se les preguntó cuáles eran las razones por las que no querían casarse y qué era lo que no les gustaba del matrimonio. casarse Entre las principales razones, los hombres esgrimieron la pérdida de libertad y pérdida de tiempo libre, además de la pérdida económica, puesto que el hombre soltero quiere seguir siendo capaz de gastar su dinero como le plazca, sin tener que dar explicaciones o dar su salario completo a cambio de una asignación.

Otra razón fue el miedo a la responsabilidad que conlleva casarse, porque los hombres japoneses se sienten responsables de sostener y proveer a su familia, y esa responsabilidad les aterroriza ya que en muchos casos creen que lo que ganan no es suficiente para poder sostener a su posible familia.

Todo esto tiene mucho que ver con los grandes cambios que sufrió Japón después del estallido de la burbuja económica, que supuso el declive de la cultura corporativa del país y puso contra las cuerdas al hombre, que ya no disponía de tantas oportunidades de conseguir un trabajo de por vida, que podía llegar a ser despedido o hasta a encadenar simplemente un trabajo temporal tras otro, sin encontrar un trabajo realmente ‘serio’ que le permitiera sustentar a su familia.

Además, varios hombres comentaron que las mujeres cambian una vez que se casan y que las relaciones familiares son complicadas. Así pues, las respuestas fueron variadas (y el portal publica varias entrecomilladas), pero se pueden dividir en siete grandes bloques:

  1. Porque no tendría tiempo para mí: Los hombres creen que si se casan dejarán de tener tiempo para ellos, para sus aficiones y hobbies, y no les gusta la idea de pensar que no tendrán tiempo propio. Algunos hombres comentan que un amigo suyo “desapareció” cuando se casó porque dejó de tener tiempo para él.
  2. Porque no podría utilizar mi dinero como me diera la gana: Ésta es quizás una de las razones más sorprendentes desde nuestro punto de vista. Entre las afirmaciones que hicieron los hombres, destacan: “¡No quiero ser un cajero automático!”, “me va a querer sólo por mi dinero” o “porque me voy a quedar sin la mayor parte de mi salario”.
  3. Porque me sentiría atado/obligado: Los hombres tienen miedo de no poder seguir viviendo la vida a su ritmo y hay quien afirma que no quiere ataduras, que quiere vivir su vida libremente.
  4. Porque no podría salir libremente: Hay hombres preocupados por la pérdida de oportunidades de ligar o de ir de copas con los amigos o los compañeros de trabajo sin ataduras.
  5. Porque aumentarían mis responsabilidades: A los hombres les asusta la responsabilidad que supone tener una familia, y más cuando luego se tienen hijos, que hace que aumente la responsabilidad.
  6. Porque me preocupa tener hijos: Muy relacionada con la anterior, a muchos hombres les asusta tener hijos, ya que tener hijos es algo muy importante y la paternidad es vista como algo extremadamente complicado.
  7. Otros: Aquí hay razones variadas, pero una de las más sorprendentes es también una de las más tristes:  “no conozco a nadie que se haya casado y siga siendo feliz” o “vivir con la misma mujer toda la vida tiene que ser duro”.

Vía: MyNavi News