Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

La semana pasada hablábamos de la nihonjinron, una teoría que se basa principalmente en el concepto de la singularidad de los japoneses, de su lengua y su cultura, para dar respuesta justamente a la pregunta de cómo son los japoneses. Y uno de los temas más relacionados con la teoría nihonjinron es, naturalmente, el de la homogeneidad étnica y social de Japón.

Una de las maneras que la nihonjinron utiliza para recalcar la singularidad de Japón es enfatizar la homogeneidad de la sociedad japonesa para respaldar la importancia del grupo en Japón y la dualidad “nosotros/los otros”. Esto también se ve actualmente en el concepto Cool Japan para vender Japón en el extranjero, pero esto daría para otra entrada, así que mejor frenamos aquí (de momento).

La sociedad japonesa se autodefine como homogénea, con un fuerte sentido de grupo y de identidad nacional y con muy poca diversidad étnica o racial.
Theodore Bestore

La (supuesta) homogeneidad japonesa sigue siendo razón de orgullo para muchos japoneses. Y si bien es cierto que Japón no tiene la misma diversidad cultural y étnica que, digamos, los Estados Unidos, y socialmente es un país con pocas diferencias (lingüísticas, de calidad de vida, etc.) lo cierto es que el mito de la homogeneidad ignora por completo no sólo a los residentes extranjeros y sus descendientes sino especialmente a las minorías étnicas y culturales que residen en sus fronteras, cuya existencia, recordemos, no fueron admitida por el gobierno japonés hasta finales de los años 80 del siglo pasado.

el pueblo japonés

La homogeneidad del pueblo japonés, un mito (imagen de Japanese Info).

Así pues, a pesar de los intentos por asegurar la homogeneidad cultural y étnica de los japoneses y negar así la existencia de minorías étnicas o culturales, en Japón podemos encontrar varias minorías que luchan por sus derechos y por no ser discriminadas frente al concepto racista del “japonés puro” o “japonés de verdad”.

La primera, por volumen, es la minoría cultural de los burakumin, descendientes de la casta de los marginados eta y hinin del periodo de Edo. A continuación, merecen mención las minorías étnicas de los ainu y los ryukuanos, que se incorporaron al Japón moderno a finales del siglo XIX. Y finalmente debemos mencionar los descendientes de coreanos y chinos llegados a Japón por el imperialismo japonés de finales del siglo XIX y comienzos del XX, aunque en la actualidad también debemos mencionar otra minoría étnica de gran importancia, los nikkei o latinoamericanos descendientes de japoneses que llegaron a Japón en la década de los 80 del siglo pasado especialmente para trabajar como mano de obra barata.

pareja de ainu

Pareja de ainu (imagen de aspundir).

Por sus particularidades (es una minoría cultural, no étnica) hablaremos de los burakumin en otra entrada. Asimismo, para no extendernos demasiado, también dejaremos para futuras entradas las minorías de coreanos, chinos y latinoamericanos para así centrarnos aquí en las dos minorías étnicas situadas cada una en un extremo del archipiélago japonés: los ryukyuanos, habitantes de las islas Ryūkyū (más conocidas en el extranjero como Okinawa) en el extremo sudoeste del archipiélago japonés y los ainu, que se encuentran en el noreste de Japón, concretamente en la isla de Hokkaido.

Un poco de historia

Pero antes de empezar a hablar de las dos minorías étnicas nativas de las tierras japonesas, es importante dar algunas pinceladas históricas.

La caída del shogunato Tokugawa y la Restauración de Meiji en 1868 supusieron el surgimiento de un nuevo gobierno centrado en la figura del emperador Meiji. Para crear un nuevo estado moderno y fuerte e impregnar a los japoneses de un fuerte sentimiento de unidad nacional, se centralizaron todos los poderes en torno al emperador y por ello se realizaron numerosas reformas políticas, económicas y sociales. De ellas, una de las más interesantes para el tema que queremos tratar es la utilización de la lengua como recurso patriótico y la creación de políticas lingüísticas centradas en la lengua nacional o kokugo (国語), porque al Japón de entonces le faltaba unidad lingüística y eso fue visto por los gobernantes como una piedra angular en el proceso de unificación del país.

Recordemos que antes de la Restauración de Meiji en 1868, Japón estaba dividido en unos 260 dominios gobernados cada uno por un señor feudal que tributaba al gobierno central. La movilidad de personas estaba muy controlada y era muy reducida, razón por la cual los habitantes de los dominios tenían poco contacto entre sí, algo que había permitido el aislamiento lingüístico, es decir, que en cada dominio se hablase un dialecto diferente y a veces la comunicación entre personas de dominios diferentes fuera prácticamente imposible. Para superar los problemas de comunicación entre los japoneses de un “Japón unido”, el gobierno de Meiji decidió crear una lengua estándar o hyōjungo (標準語) basada en el dialecto que se hablaba en Tokio e impulsó fuertemente su enseñanza en todo el territorio japonés.

el pueblo japonés usui

Hombres y mujeres de comienzos de siglo XX

Con la victoria en la guerra sino-japonesa de 1895, el sentimiento nacionalista fue cobrando fuerza en la sociedad japonesa y el japonés estándar se utilizó para promover la unificación de la ‘nación japonesa’ y el uso de los dialectos en las escuelas fue prohibido. El éxito de la medida fue tal que en pocos años todos los japoneses hablaban el japonés estándar, tanto en público como en privado.

Esta política lingüística contra los dialectos se alargó hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, cuando la situación comenzó a cambiar y la política represiva contra los dialectos desapareció, haciendo que en los años posteriores (y hasta la actualidad) los dialectos fueran recuperando poco a poco su presencia. Y aunque la aparición de nuevos medios de comunicación así como el esfuerzo realizado para promocionar el idioma estándar en el ámbito educativo son dos factores que influyeron sin duda en la difusión del japonés estándar, hoy en día podemos decir que en Japón el japonés estándar convive con los dialectos de manera estable, que son utilizados de hecho con orgullo, como sello de identidad.

Esto ha hecho, además, que surjan nuevos movimientos de revitalización de las lenguas, culturas y tradiciones locales especialmente en las Islas Ryūkyū y entre el pueblo ainu, unos movimientos que sin duda forzaron en primera instancia al gobierno japonés a aceptar públicamente la existencia de minorías étnicas  y que trabajan sin cesar para que Japón y los japoneses celebren la diversidad y no la nieguen.

Los ryukyuanos

Los habitantes de las Islas Ryūkyū, llamados comúnmente ryukyuanos, son el segundo grupo étnico más grande en Japón y suman cerca de un millón de japoneses. Las islas Ryūkyū fueron un país independiente (Ryūkyū Ōtoku) desde 1429 hasta 1879 y de hecho actualmente se enorgullecen de disponer de sus propias lenguas (aglutinadas todas bajo el nombre de “lenguas ryukyuenses“) muy diferentes al japonés estándar y de una cultura propia muy particular.

trajes tradicionales de ryukyu

Trajes tradicionales ryukyuanos, ¿no os recuerdan un poco a Corea? (imagen de Motobu Shashin).

Durante el gobierno de Meiji, los habitantes de las islas Ryūkyū sufrieron las políticas nacionalistas y de unificación. Después de la Segunda Guerra Mundial y durante la ocupación aliada, sin embargo, los estadounidenses promovieron el uso local de las lenguas de las Ryūkyū, animando a las islas a conseguir cierta autonomía y a distanciarse del centro neurálgico de Japón con una idea clara en la cabeza: prolongar la ocupación, puesto que las Ryūkyū tienen una localización ideal como base militar en Asia.

Pero lo cierto es que consiguieron el efecto contrario: los ryukyuanos querían deshacerse de la ocupación estadounidense de tal forma que se olvidaron de cualquier idea o sentimiento independentista, adoptaron el japonés como lengua vehicular con una fuerza enorme y fueron alejándose de su propia cultura a la vez que se acercaban a la del resto de Japón. De hecho, hay quien dice que las generaciones nacidas después de 1950 ya son principalmente monolingües y desconocen de primera mano las lenguas de sus ancestros, por ejemplo.

minorías étnicas de japón ryukyu

Danzas tradicionales de las Ryukyu (imagen de Portraits of an Island People)

Sin embargo, durante los años 90 las Ryukyu se pusieron de moda y todo lo ryukyuano también, especialmente su gastronomía. A pesar de que las lenguas de las Ryūkyū no forman parte del currículum escolar, los jóvenes comenzaron a adoptar expresiones y léxico específicos de sus dialectos y asociaciones locales trabajaron duramente para promover sus tradiciones y su cultura hasta la actualidad, participando en eventos de alto nivel como la I Conferencia de Pueblos Indígenas de las Naciones Unidas, que se está celebrando estos días.

Los ainu

El pueblo ainu es la tercera gran minoría étnica de Japón. De origen desconocido, aunque con indicios de ser un pueblo cazador de origen caucásico, fueron los habitantes indígenas de la mitad noreste de la isla de Honshu, la actual Tohokuy conocidos en la época como los emishi, los ‘bárbaros peludos‘ que dominaban la zona noreste de Honshu. Los emishi lucharon por sus tierras y no por nada la actual zona de Tohoku fue una de las últimas regiones en anexionarse al actual Japón.

minorías étnicas en japón ainu ayer

Grupo de mujeres y hombres ainu (imagen de wikipedia),

Al ser colonizados, los ainu acabaron confinados por el gobierno japonés en la isla de Hokkaido y sufrieron una fuerte discriminación: la apropiación unilateral de tierras y recursos naturales por parte del gobierno, la agricultura forzada o la prohibición de usar la lengua y la cultura ainu fueron algunas de las decisiones del gobierno de Meiji que hirieron profundamente a los ainu, un pueblo que aún hoy lucha por sobrevivir entre el alcoholismo de sus hombres o el suicidio por no poder llevar una vida ainu completa.

Este “suicidio cultural” (como lo llama Carlos Rubio), junto con el forzado cambio de estilo de vida y distintas enfermedades, llevó al pueblo ainu al borde de la extinción. Hoy en día, los ainu suman cerca de 25.000 personas según las cifras oficiales y 200.000 según cifras no oficiales, aunque con el mestizaje es complicado fiarse de las cifras.

minorías étnicas en japón ainu hoy

Grupo de activistas ainu (imagen de Examiner).

Durante la opresión de Meiji y la posterior época de adopción de la lengua estándar, la lengua ainu estuvo a punto de desaparecer, pero se mantuvo de la mano de canciones y cuentos de tradición oral que junto con la música y las danzas indígenas se han vuelto a poner de moda y se usan para dar de nuevo voz al pueblo ainu, aunque en muchos casos parezca más un reclamo turístico que otra cosa.

De hecho, no fue hasta 1997 que el gobierno japonés reconoció la importancia cultural de la minoría ainu, momento en que se firmó la Ley para la promoción cultural de los ainu, centrada en promover la investigación, revitalización de la lengua y la cultura ainu así como la enseñanza de las tradiciones populares, dando fuerza al activismo ainu y al movimiento pro-derechos humanos de los ainu, que sigue luchando por hacerse oír y participa actualmente junto a los ryukyuanos en la I Conferencia de Pueblos Indígenas de las Naciones Unidas, que se está celebrando estos días.

Otras minorías: los extranjeros y los burakumin

Además de los ainu y los ryukyuanos, hemos visto que hay otras minorías en Japón que terminan de destruir cualquier idea de homogeneidad japonesa que nos pudiera quedar, como son los extranjeros (o japoneses de origen extranjero) y los burakumin o marginados sociales.

Los residentes extranjeros en Japón son, en gran medida, de origen coreano y chino, descendientes de ciudadanos llegados a Japón después de las ocupaciones de Taiwán y Corea, y latinoamericanos descendientes de japoneses que llegaron a Japón como mano de obra barata en los años 80 del siglo pasado.

A pesar de haber nacido en Japón y muchos de ellos hablar únicamente japonés, no son considerados automáticamente japoneses y sufren una gran discriminación en una sociedad que enfatiza la homogeneidad y singularidad cultural.

coreanas en japón

Coreanas en Japón (imagen de Empty Kingdom).

Un caso especial es el de los burakumin, también conocidos como hisabetsu buraku, ya que en este caso no se trata de una minoría étnica sino de descendientes de una clase social o casta marginada durante el periodo de Edo, la clase de todos aquellos que tenían trabajos considerados impuros al estar relacionados con la sangre o la muerte (carniceros, trabajadores del cuero, trabajadores de funerarias, etc.).

A pesar de la abolición del sistema de clases con la Restauración de Meiji, los descendientes de los burakumin siguieron estando fuertemente discriminados, hasta hoy en día que siguen luchando por sus derechos. Se estima que suman entre un 2% y un 3% de la población japonesa, aunque dado que muchos esconden sus orígenes para evitar la discriminación, es difícil conocer las cifras exactas.

burakumin

Burakumin (imagen de wikipedia).

De todos ellos, hablaremos en otras entradas, que ésta ya es suficientemente larga :)

Conclusión

A pesar de los intentos de la nihonjinron por demostrar lo contrario, Japón no es un país ‘singular‘. Sin embargo, son muchos los extranjeros y japoneses que al comparar Japón con el resto del mundo concluyen que Japón es un país singular, inaccesible, fuera de lo común, exótico… único. Y si bien es cierto que hay muchas estructuras sociales que pueden sorprendernos de Japón, si las analizamos detalladamente y las comparamos con nuestra propia sociedad y estructura social, ¿podemos decir que Japón es un país único? Definitivamente Japón tiene sus singularidades, como cualquier otra sociedad, pero ello no implica que sea singular ni que los japoneses sean un pueblo singular con una lengua y cultura singulares y, especialmente, homogéneas.

Con la globalización, ya no son sólo las minorías étnicas y culturales las que empujan a Japón a cambiar su manera de pensar; en el Japón actual hay más residentes permanentes extranjeros que nunca, más ciudadanos naturalizados que nunca, más matrimonios interraciales que nunca y más niños multiétnicos (o halfu, llamadlos como queráis) que nunca demostrando que la homogeneidad del pueblo japonés no es más que un mito.

 

NOTA: Entrada adaptada a partir de varios ensayos presentados durante el Máster en Estudios de Asia Oriental.
BIBLIOGRAFÍA

  • Befu, Harumi (1993). “Nationalism and Nihonjinron” en Cultural Nationalism in East Asia: Representation and Identity. Berkley: The Regents of the University of California.
  • Bestor, Theodore (2014). “Contemporary Japan: Japanese Society – Homogeneity” en Asian TopicsColumbia University.
  • Burgess, Chris (2012). “Maintaining Identities. Discourses of Homogeneity in a Rapid Globalizing Japan” en Electronic Journal of Contemporary Japanese Studies.
  • Cotterill, Simon (2011). “Ainu Success: the Political and Cultural Achievements of Japan’s Indigenous Minority” en The Asia-Pacific Journal, vol. 9, nº 12 No 2.
  • Dale, Peter (1986). “The myth of Japanese Uniqueness”. Nueva York: Pelgrave MacMillan.
  • Doi, Takeo (1971). “The Anatomy of Dependence”. Tokio: Kodansha.
  • Mabuchi, Hitoshi (1995). “The Problem of Japanology” en Cultures & Communication, Kioto: Yamaguchi Shoten.
  • Miller, Roy Andrew (1982). “Japan’s Modern Myth: The Language and Beyond“ Nueva York: Weather Hill.
  • Morimoto, Tetsurō (1985). “Nihongo omote to ura” (Japanese inside and outside). Tokio: Shinchōsha.
  • Nakane, Chie (1970). “The Japanese Society”. Berkeley: University of California Press.
  • Plath, David (2009). Review on “The Ways of Thinking of Eastern Peoples” en American Anthropologist, vol 64, nº 5.
  • Pollack, David (1992). “Reading against culture: Ideology and narrative in the Japanese novel”. Ithaca: Cornell University Press.
  • Poole, Brent (2003). “Nihonjiron: Identity, Misconception and Controversy” en PALE Journal. 
  • Porter, Christal (2008). “After the Ainu Shinpō: The United Nations and the Indigenous People of Japan” en New Voices, vol. 2
  • Reischauer, Edwin y Jansen, Marius (1995). “The Japanese Today: Change and Continuity”. Cambridge: The Belknap Press of Harvard University Press.
  • Rubio, Carlos (2013). El Japón de Murakami. Madrid: Aguilar.
  • Sugimoto, Yoshio (1997). “An Introduction to Japanese Society”, Cambridge: Cambridge University Press.
  • Sugiyama Lebra, Takie (1976). “Japanese Patterns of Behavior”. Honolulu: University of Hawaii Press.
  • Suzuki, Takao (1987). “Reflections on Japanese Language and culture” en Institute of Cultural Linguistic Studies, Vol. 15.
  • Tsunoda, Tadanobu (1985). “The Japanese Brain: Uniqueness and Universality”. Tokio: Taishukan Publishing.
  • Van Wolfren, Karel (1989). “The Enigma of Japanese Power “. Londres: Macmillan.
  • Weiner, Michael (ed) (2009). Japan’s Minorities. The illusion of homogeneity. Oxford: Taylor and Francis.