Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.
94
Sublime
Reserva aquí

A mediados de 2014 saltó a los medios una noticia sorpresa: se había descubierto en pleno centro financiero de Tokio una fuente de aguas termales. La compañía hotelera Hoshino Resorts decidió entonces construir en ese mismo espacio su quinto hotel de la marca Hoshinoya. Así, en 2016 abría las puertas el lujoso hotel ryokan Hoshinoya Tokyo. Y aquí nos alojamos en primavera de 2017.

Nosotros conocíamos ya el Hoshinoya Karuizawa, un precioso resort situado en Karuizawa, un pueblo balneario perfecto para descansar y olvidarse de la ajetreada vida cotidiana (sí, os debemos un post sobre aquella experiencia…). Conociendo el nivel de servicio y el cuidado que Hoshinoya pone en los detalles, sólo teníamos la duda de si se mantendría el nivel de relax, debido a la ubicación del hotel.

No en vano hablamos de un edificio que, aunque con 18 plantas, queda empequeñecido por los rascacielos que tiene a su alrededor, en pleno centro financiero de la capital japonesa y a poca distancia de la concurrida estación de Tokio. Y dejadnos deciros, así para empezar, que Hoshinoya Tokyo supera el examen con nota.

Hoshinoya-Tokyo-43

El concepto de Hoshinoya Tokyo

En vez de pensar qué podíamos ofrecer a nuestros huéspedes, comencé a pensar en qué podíamos ofrecer a la ciudad de Tokio. Así es como llegué a la conclusión de construir una torre-ryokan.
Yoshiharu Hoshino, CEO de Hoshino Resorts.

El hotel Hoshinoya Tokyo se encuentra en Otemachi, un barrio de negocios lleno de oficinas situado entre la estación de Tokio y el Palacio Imperial, es decir, en pleno centro de Tokio. El hotel ocupa las 18 plantas del edificio al completo (17 en superficie y una en el sótano), con un total de 84 habitaciones, el restaurante en el sótano y el onsen en la última planta y no al revés, como sería de esperar. Toda una declaración de intenciones.

El diseño interior del hotel se encargó a Rie Azuma, responsable también del resto de hoteles/resorts Hoshinoya. Lo que se pretendía era hacer que el huésped se sintiera como en un auténtico ryokan pero en pleno centro de Tokyo. A la vez, y ya que el ryokan es un alojamiento tradicional, se dotó al hotel de un cierto toque de exclusividad.

Esta exclusividad se respira en los materiales empleados, en el uso del espacio, en el onsen o en el restaurante, pero siempre de forma sutil. En ningún momento resulta estridente ni nos sentimos fuera de lugar. Todo esto, por supuesto, se consigue también con un gran número de empleados que hablan todos inglés y que siempre están dispuestos a atenderte con una sonrisa. En realidad, es un ejemplo perfecto del omotenashi u hospitalidad japonesa, término que en muchos casos se utiliza de forma indiscriminada pero que aquí funciona a la perfección.


Lo primero que nos sorprende nada más entrar en Hoshinoya Tokyo es que debemos quitarnos los zapatos, tras cruzar la puerta de entrada. Este paso, tan típico y natural en cualquier ryokan, se convierte aquí en otra declaración de intenciones y también en un detalle de exclusividad. Y es que todo el suelo del hotel está cubierto con tatami  (¡hasta el ascensor!). Así, siempre estaremos descalzos mientras estemos en las instalaciones del hotel, lo que hace que nos sintamos como en casa o, en efecto, en un ryokan.

Así pues, la idea detrás de Hoshinoya Tokyo es que los huéspedes se sienten en un auténtico ryokan y no en una torre del distrito financiero de Tokio, especialmente teniendo en cuenta que el 60% de los clientes son extranjeros. De ahí que surja el concepto de torre-ryokan, un auténtico y exclusivo ryokan situado en un rascacielos en pleno centro de la capital nipona.

Por cierto, la fachada exterior está cubierta de un patrón metálico de tipo komon, que es típico en un tipo de kimono muy afamado y de coste muy elevado, el Edo komon. Y como si de un tejido de un Edo komon se tratara, a medida que nos acercamos a las ventanas adivinamos y disfrutamos de estos patrones, mientras que desde lejos resulta menos notorio.

Hoshinoya-Tokyo-2

Entrada y registro

Al entrar, cruzamos una preciosa y pesada puerta de ciprés de Aomori y nos encontramos en el genkan o entrada tradicional, donde el huésped debe quitarse los zapatos. Exactamente igual que en una casa particular o en un ryokan. A partir de aquí, y como os hemos comentado, todo el ryokan está cubierto de suelo tradicional de tatami, por el que podemos ir descalzos olvidándonos de que estamos en pleno barrio de Otemachi.

La pared izquierda está decorada con pequeños armarios de castaño y bambú, que se utilizan para guardar los zapatos de los huéspedes. Pero además, también se ven desde la calle y ayudan a dar algo de intimidad al interior mientras se transmite esa idea de lugar tradicional pero moderno y exclusivo. También se usa papel tradicional washi de Echizen-Niigata y el techo, de cinco metros de alto, imita los techos de los templos tradicionales japoneses, combinando métodos tradicionales con un toque moderno.

Hoshinoya-Tokyo-4

Hoshinoya-Tokyo-11

Hoshinoya-Tokyo-13

En un extremo del genkan encontramos un adorno floral, que va cambiando según la estación del año. Aquí también encontramos la entrada accesible para huéspedes e invitados en sillas de ruedas y también están los dos ascensores. Como decíamos, los ascensores también tienen suelo de tatami y nos llevarán a la planta -1, en la que se encuentra el restaurante o a la planta 2, donde se encuentra la recepción.

Si acabamos de llegar al hotel, un empleado nos acompañará hasta la recepción, ya que en condiciones normales tenemos que acercar nuestra llave (una tarjeta sin contacto) para poder acceder al ascensor.

Hoshinoya-Tokyo-14

Hoshinoya-Tokyo-5

En la segunda planta, además de la recepción, encontramos la exposición de productos de la tienda, que podemos comprar ahí mismo, así como un espacio de descanso y un pequeño escenario tradicional preparado para celebrar ceremonias del té o espectáculos de kagura.

En los hoteles/resorts de Hoshinoya, el registro no se hace como en la mayoría de hoteles, esperando en el mostrador de recepción. Aquí nos acompañarán hasta el espacio de descanso, nos ofrecerán un té o algo de beber y se llevarán nuestros pasaportes para gestionar el registro. Cuando esté listo, vendrán a buscarnos para acompañarnos hasta la habitación.

Como podéis ver, todo está pensado para que nuestra estancia sea lo más cómoda posible y no tengamos que preocuparnos por nada.

Hoshinoya-Tokyo-10

Hoshinoya-Tokyo-8

Hoshinoya-Tokyo-6

En ese escenario tradicional nosotros pudimos disfrutar de una preciosa ceremonia del té invitados por el hotel, que tiene un precio de 8.000 yenes por persona (hasta un máximo de 6). Realmente han hecho un gran trabajo colocando esta zona en la planta de recepción, ya que resulta muy visible y motiva a que los huéspedes pregunten por dicha ceremonia del té y la contraten.

En esta ceremonia, primero nos mostrarán cómo se realiza todo el proceso, prestando una gran atención a los detalles y luego nos invitarán a realizarlo nosotros, probando el té que acabamos de preparar.

Hoshinoya-Tokyo-59

Hoshinoya-Tokyo-61

También teníamos previsto disfrutar de un espectáculo de música kagura una de las noches (abierto a cualquier huésped del hotel), pero el evento tuvo que cancelarse por indisposición de uno de los artistas.

Habitaciones en Hoshinoya Tokyo

Las habitaciones de Hoshinoya Tokyo se inspiran en la estética de los ryokan tradicionales: paneles de papel washi que hacen de cortinas, suelo de tatami, armarios de bambú, etc. Pero todo con un toque moderno, por supuesto. De hecho, las camas a primera vista parecen futones, pero en realidad son colchones de gran calidad y muy cómodos.

El hotel cuenta con 84 habitaciones en total distribuidas entre las 14 plantas con habitaciones con las que cuenta el hotel. De esta forma, cada planta cuenta únicamente con 6 habitaciones, lo que hace que sea todo muy tranquilo. Existen tres tipos de habitaciones y la responsable de comunicación del hotel tuvo la amabilidad de enseñarnos las tres: Yuri, Sakura y Kiku.

Las habitaciones Yuri y Sakura tienen armarios de bambú y puertas correderas de papel shoji que le dan a la habitación un toque tradicional. Las habitaciones de tipo Yuri se sitúan en uno de los extremos de la planta, haciendo esquina, y nos dan algo más de privacidad. Por otro lado, las habitaciones Sakura se encuentran más cerca del Ochanoma, del que os hablamos a continuación. Su tamaño varía entre 41-49m².

En estos tipos de habitaciones el baño, integrado en la habitación, se encuentra rodeado de un cristal especial que puede hacerse transparente u opaco tocando un botón. Es ideal si queremos algo de privacidad cuando estamos dentro o no. Evidentemente, con el cristal transparente la habitación parece más amplia.

Hoshinoya-Tokyo-27

Hoshinoya-Tokyo-28

Hoshinoya-Tokyo-31

Hoshinoya-Tokyo-40

Por otro lado, las habitaciones Kiku, situadas en el extremo sur de cada planta, tienen el doble de espacio que las habitaciones Yuri o Sakura (83m²). Disponen de una amplia zona de salón, espacio para tres camas y un amplio baño. En este caso, el baño no dispone de paredes de cristal, pero cuenta con una zona de relax si queremos esperar a que nuestra pareja salga de su baño, por ejemplo.

Otra característica de estas habitaciones es que cuentan con un amplio vestidor que comunica la entrada de la habitación con la zona donde está la cama.

Hoshinoya-Tokyo-33

Hoshinoya-Tokyo-34

Hoshinoya-Tokyo-36

Algo que es común en todas las habitaciones es que en el armario encontraremos kimonos para todos los huéspedes. Son kimonos especiales, pensados para poderlos vestir en 5 minutos sin saber absolutamente nada de kimonos. Y como nos decían en el hotel, no son únicamente para estar dentro del hotel, ya que les gustaría fomentar entre sus huéspedes que salgan por el barrio de Otemachi así ataviados y de este modo cambiar un poco más el ambiente corporativo de este barrio.

Hoshinoya-Tokyo-30

Ochanoma Lounge

El concepto que os comentábamos del hotel, de ser un ryokan en el centro financiero de la ciudad, tiene su máxima expresión si pensamos en cómo están organizadas las plantas. Y es que cada planta es un ryokan individual. Se podría decir que Hoshinoya Tokyo es una torre ryokan o un ryokan compuesto de varios ryokan.

Y como en todo ryokan, existe un espacio en el que hacer vida en común con otros huéspedes, conversar con los empleados, etc. Así, en el centro de cada planta encontramos la Ochanoma Lounge, con espacio de relax, comida y bebida y actividades varias, libros y revistas, etc. Aquí podemos probar diferentes tés o diferentes sakes según el momento del día y la época del año. Por la mañana, además, se sirve sopa de miso y onigiri, helados, etc., sin coste adicional para los huéspedes.

Este espacio se repite planta a planta, y es exclusivo para los huéspedes de esa planta en concreto. Y es que los ascensores, que se activan con nuestra llave sin contacto, sólo nos permiten ir a las zonas comunes y a la planta en la que estamos alojados. De esta forma, en cada Ochanoma Lounge nunca habrá demasiada gente, siendo en efecto ese espacio de relax que el hotel tenía en mente. Cuando vemos esto, nos damos cuenta de que los precios del hotel no pueden ser baratos, porque podrían tener unas cuantas habitaciones adicionales en lugar de crear estos espacios comunes en cada planta.

Hoshinoya-Tokyo-25

Hoshinoya-Tokyo-26

Hoshinoya-Tokyo-37

Hoshinoya-Tokyo-39

Restaurante

El restaurante está situado en la planta subterránea y sólo está disponible para el servicio de cenas. Y es que si queremos comida o desayuno, el hotel lo ofrece pero se realiza en la habitación. El tema del sótano es el subsuelo, con formaciones de roca y paredes de barro, que le dan un aspecto único a esta planta.

El restaurante tiene tan sólo 10 mesas repartidas en dos espacios diferentes: salas individuales o salas semi-separadas con paneles con forma de ogi.

La cocina corre a cargo del chef Noriyuki Hamada, bronce en el campeonato del mundo Bocuse d’Or de 2013 y conocido por usar ingredientes estacionales japoneses con técnica francesa. No es la primera vez que probábamos la cocina de este chef, ya que también se puede disfrutar en el restaurante Yukawatan del hotel Bleston Court en Karuizawa (también propiedad de Hoshino Resorts). De hecho, cuando nos alojamos en el Hoshinoya Karuizawa reservamos mesa en dicho restaurante (queda pendiente un post específico de ello). De hecho, algunos platos tenían ciertas reminiscencias de los que probamos en aquella ocasión.

Hoshinoya-Tokyo-16

Hoshinoya-Tokyo-17

Hoshinoya-Tokyo-19

Hoshinoya-Tokyo-20

Nosotros disfrutamos del menú degustación en nuestra última noche en Tokio. Es un menú que ejemplifica perfectamente la cocina del chef, con ingredientes y técnicas sorprendentes, así como emplatados de lo más peculiares. Fue una cena tan espectacular que se merece una entrada aparte que escribiremos en breve :)

Hoshinoya-Tokyo-75

Dado el número limitado de mesas, se da prioridad a los huéspedes del hotel. La cena se sirve de 17:30 a 20:45 y existe un único menú degustación, con un precio de 18.000 yenes, que va cambiando según la estación del año. Y es que el chef Hamada siempre utiliza producto estacional de la mayor calidad.

Servicio de habitaciones

La primera noche disfrutamos de una cena de estilo occidental en la habitación. La cena se sirve en cajas tradicionales de obento envueltas en preciosos pañuelos furoshiki. De nuevo, servicio moderno muy cuidado con toques tradicionales.

El menú está compuesto de muchos pequeños platos, que suelen incluir encurtidos japoneses, algo de pescado y de carne de wagyu, etc. En nuestro caso el menú también incluía un tartar de carne de caballo, por ejemplo, paté, fruta y crème brûlée de postre, etc.

Hoshinoya-Tokyo-45

Hoshinoya-Tokyo-49

Si queremos tomar el desayuno en Hoshinoya Tokyo, disponemos de dos menús diferentes, occidental y japonés, ambos por un precio de 4.000 yenes.

Nosotros disfrutamos de un auténtico desayuno de estilo japonés en la habitación, aunque para el peque prepararon un desayuno con tortilla y bollería adaptado para los más pequeños. Este desayuno japonés, como podéis ver en la foto, incluye pescado a la parrilla, encurtidos, ensalada, tortilla japonesa enrollada tamagoyaki, etc.

Hoshinoya-Tokyo-56

Hoshinoya-Tokyo-55

También hay servicio de habitaciones con un menú específico durante todo el día, que se puede consultar de forma resumida en su web.

Onsen y Spa

Las aguas termales descubiertas en 2014 se disfrutan en la planta superior del hotel, con una zona techada y otra abierta para disfrutar de un rotemburo al aire libre en el piso 17.

Las aguas brotan 1.500 metros por debajo del hotel y, por la cercanía con la bahía de Tokio, incluyen una importante cantidad de sal y minerales que rara vez se encuentran en otras aguas termales y que le dan al agua un color pardo.

Hoshinoya-Tokyo-21

Hoshinoya-Tokyo-24

Por supuesto, el hotel también cuenta con servicio de spa con masajes y tratamientos de belleza, por si queremos relajarnos aún más.

Nuestra valoración de Hoshinoya Tokyo

Hoshinoya Tokyo es uno de los mejores hoteles en los que hemos estado. Sí, no es barato pero, en nuestro caso, pagamos con gusto el precio. La ubicación, la comodidad, el servicio, la gastronomía, el onsen… Todo suma para hacer de la experiencia aquí algo único.

Además, para nosotros que a menudo viajamos con un niño, es un hotel family-friendly. A pesar de todo el shoji o papel tradicional japonés que hay, todo el suelo de tatami, en Hoshinoya no sólo aceptan sino que hacen todo lo posible para que los niños disfruten de la experiencia: kimonos especiales para ellos, cajas de obento para las comidas del servicio de habitaciones, snacks en la Ochanoma, etc.

Sin duda, merece la pena ahorrar un poco y, como hicimos nosotros, dejarnos un par de días al final de nuestro viaje para disfrutar por todo lo alto de la hospitalidad japonesa.

 

NOTA: Para finalizar, queremos simplemente dejar claro que desde Japonismo pagamos el total de nuestra reserva en Hoshinoya Tokyo, como hacemos con todos los hoteles durante nuestros viajes a Japón. Sin embargo, desde el departamento de marketing del hotel se ofrecieron a enseñarnos las instalaciones y a disfrutar de su gastronomía de manera gratuita.

Reseña del hotel Hoshinoya Tokyo
Nuestra opinión
Un ryokan moderno en pleno centro financiero de Tokio. Gran servicio, instalaciones magníficas y onsen en la azotea.
Positivos
Suelo de tatami
Onsen en la azotea
Relax
Servicio
Negativos
Precio
94
Sublime
Reserva aquí