Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Cuando pensamos en geishas solemos pensar en Kioto, pero la antigua capital no es la única ciudad donde podemos disfrutar de la presencia de geishas en Japón. Y si bien es cierto que el número de geishas o geigi en Japón ha descendido considerablemente desde la Segunda Guerra Mundial, lo cierto es que la profesión sigue viva en muchos puntos del país. De hecho, actualmente se está usando cada vez más para atraer a turistas, tanto japoneses como extranjeros, como demuestra el gran número de eventos y espectáculos de geishas que se organizan por todo el país.

Tokio, Kanazawa, Atami, Fukuoka o Niigata son otros lugares, por mencionar tan sólo algunos, donde también podemos disfrutar de espectáculos de geishas. Hoy os queremos hablar específicamente de las geishas de Niigata, comúnmente llamadas geigi, y de nuestra experiencia en un auténtico ozashiki o banquete con geigi de Niigata en el restaurante Ikinariya.

cena-geishas-niigata-9

Niigata y las geigi de Furumachi

Niigata, a poco más de dos horas en shinkansen desde Tokio utilizando la línea Joetsu Shinkansen (recorrido incluido en el JR Pass) es una ciudad relativamente desconocida entre los turistas. De hecho, no suele aparecer a menudo en los itinerarios turísticos más convencionales, pero, a nuestro parecer, tiene muchísimo que ofrecer.

En Niigata encontramos actualmente más de 10 geigi que trabajan tanto en eventos turísticos organizados por la oficina de turismo de la ciudad como en varios de los restaurantes tradicionales del barrio de Furumachi, el barrio antiguo de la ciudad.

En el pasado se consideraba el barrio de Furumachi uno de los tres principales barrios de geishas de todo Japón, junto al barrio de geishas de Gion en Kioto y el barrio de geishas de Shimbashi en Tokio, ¡ahí es nada!

cena-geishas-niigata-27

El restaurante Ikinariya

Situado en pleno barrio de Furumachi, el barrio antiguo de Niigata, el restaurante Ikinariya (行形亭) es un restaurante tradicional de más de 300 años de antigüedad.

cena-geishas-niigata-1

Con un jardín interior y exterior precioso que ocupa más de 6.000 metros cuadrados de terreno, el restaurante dispone de 13 salas con tatami de diferentes tamaños (desde 20 a 230 metros cuadrados) donde podemos degustar un sorprendente menú japonés de estilo kaiseki, que cambia según la época del año y los ingredientes de temporada.

Así, es el lugar ideal para disfrutar de una deliciosa cena de estilo japonés en un ambiente tradicional y en compañía de alguna geisha o geigi de Niigata.

cena-geishas-niigata-8

cena-geishas-niigata-6

El restaurante Ikinariya es uno de los restaurantes más antiguos de Niigata y también uno de los más exclusivos. Durante el periodo de Edo, tan sólo la élite de la ciudad podía disfrutar de la cocina y las instalaciones del restaurante, pero hoy en día cualquiera puede disfrutar de su cocina y sus instalaciones, declaradas Tesoro Cultural Nacional.

cena-geishas-niigata-55

cena-geishas-niigata-57

Nuestra experiencia

Nosotros visitamos Niigata a finales de julio de 2015, momento en el que no se realizaba ninguno de los espectáculos de geigi organizados por la oficina de turismo de Niigata en la villa de verano de la familia Saito, de los que os hablamos al final de este post, una opción mucho más económica para disfrutar de las geigi de Niigata, sin duda alguna.

Dado que queríamos conocer más sobre la cultura de lass geishas de Niigata, aprovechando nuestra visita, no nos dimos por vencidos y decidimos hablar con el responsable de la Oficina de Cultura y Deportes del ayuntamiento de Niigata, Tetsutaro Ito, para que nos ayudara a reservar un banquete con geishas o geigi de Niigata. Después de varios correos, en los que comprobaron nuestro nivel de japonés, desde la oficina nos reservaron una cena tradicional japonesa acompañados de dos geigi de Niigata en el restaurante tradicional Ikinariya.

A continuación, os lo contamos con todo lujo de detalles :)

cena-geishas-niigata-51

Al llegar al restaurante, nos esperaban cinco empleadas en kimono, dispuestas a darnos la bienvenida a Ikinariya. Dado que era verano, nos invitaron a tomar nagashi somen en el jardín, ¡toda una tradición del verano japonés!

Los nagashi somen son fideos fríos que caen arrastrados por el agua en conductos de bambú y que uno tiene que ‘cazar’ con sus palillos y mojar en una salsa a base de sala de soja y degustar.

cena-geishas-niigata-3

cena-geishas-niigata-4

Después de tomar ese fresco aperitivo y dar una vuelta por el jardín, nos acompañaron hasta nuestra sala, una preciosa y espaciosa habitación de tatami con vistas al jardín.

En la mesa, estaba el menú manuscrito de todo lo que íbamos a disfrutar esa noche y un pequeño entrante mientras esperábamos la llegada de nuestras dos acompañantes de la noche: dos geigi de Niigata.

cena-geishas-niigata-10

cena-geishas-niigata-12

cena-geishas-niigata-13

Al poco rato, entraron las dos geishas contratadas: Chiaki, una geisha joven, vestida con kimono de mangas largas y apariencia de aprendiza de geisha, y otra geisha más mayor, vestida con kimono formal.

Ambas no pararon de hablarnos, preguntándonos muchas cosas y explicándonos tantas otras. Si bien es cierto que hablamos algo de japonés y pudimos mantener una conversación fluida y divertida, lo cierto es que ambas fueron extremadamente amables con nosotros, explicándonos un montón de cosas de manera sencilla – se notaba que usaban un lenguaje menos complicado, para que nos fuera fácil seguir la conversación, algo que agradecimos especialmente.

cena-geishas-niigata-19

Chiaki, la geisha más joven, estuvo especialmente pendiente de nuestro hijo Eric, que por aquel entonces tenía 5 años. Le ayudó con la comida y hasta pidió crema para las picaduras de mosquitos al ver que Eric tenía una picadura grande en la pierna después de haber estado en el jardín.

Esa amabilidad y atención al detalle nos enamoró completamente… no nos extraña que sea una de las geishas más populares de Niigata, ¡fue maravillosa!

cena-geishas-niigata-21

cena-geishas-niigata-45

cena-geishas-niigata-46

Mientras Chiaki servía cerveza o sake, nos explicaba más cosas sobre el restaurante, la ciudad y la comida que íbamos disfrutando. De hecho, uno de los sakes que nos sirvieron estaba etiquetado por el propio restaurante y era una producción exclusiva preparada con el aclamado arroz de Niigata, de calidad excepcional.

cena-geishas-niigata-15

cena-geishas-niigata-48

Poco a poco nos fueron sirviendo los platos, una maravilla de menú centrado en productos locales y estacionales. Dado que era verano, destacaron especialmente las elaboraciones crudas o frías, aunque hubo de todo, desde pescado y marisco crudo o marinado, hasta carnes y verduras preparadas de distintas formas.

cena-geishas-niigata-20

cena-geishas-niigata-24

cena-geishas-niigata-25

cena-geishas-niigata-49

cena-geishas-niigata-50

Casi al final del menú, fue el momento del espectáculo. Mientras la geisha más mayor solicitaba su shamisen para tocar y cantar un par de canciones tradicionales, la joven geisha Chiaki se preparó para deleitarnos con su baile al estilo tradicional.

Ikinariya y geigi de Niigata

Con un abanico de baile japonés, una tela tradicional y un instrumento parecido a nuestras castañuelas Chiaki bailó elegantemente al ritmo del shamisen y nos dejó absolutamente anonadados.

cena-geishas-niigata-30

cena-geishas-niigata-37

cena-geishas-niigata-42

Fue una experiencia preciosa, la verdad. Al finalizar, pudimos probar a tocar ese instrumento musical y tomarnos una foto de recuerdo con la geigi Chiaki, un momento que recordaremos siempre.

IMG_1632

Ikinariya y geigi de Niigata

La verdad es que fue una velada estupenda. Es cierto que no es barato, porque entre el menú degustación y el contrato de las geishas, al final pagas bastante dinero, pero a nosotros nos mereció mucho la pena. No es algo que podamos hacer en todos nuestros viajes, pero sí que queríamos probar al menos una vez en la vida y sinceramente lo recordamos con mucho cariño… ¡mereció la pena!

Finalmente, os dejamos con un breve vídeo que grabamos durante nuestro ozashiki en el restaurante Ikinariya. No es mucho, ya que estábamos demasiado emocionados como para grabar vídeo, si os somos sinceros ^^

Si queréis conocer más sobre las geigi de Niigata, podéis echar un vistazo a su página web oficial, donde hay fotos actuales de todas ellas, así como de los banquetes y hasta una lista de requisitos para ser geisha en Niigata.

Niigata Hanamachi Chaya
El evento Niigata Hanamachi Chaya es una opción mucho más económica para disfrutar de la compañía de las geigi de Niigata. Por 3.000 yenes (unos 23 €/$26), podemos disfrutar de un espectáculo de baile por parte de dos geigi de la ciudad mientras tomamos un té verde matcha y un dulce típico, seguido de algunos juegos típicos de los banquetes con geishas y una breve charla sobre el mundo de las geishas, su apariencia (maquillaje, peinados, kimonos…) y su trabajo, además de la oportunidad de hacerse una foto con ellas. Al finalizar la sesión, podemos explorar la villa de verano, uno de los lugares más bonitos de toda la ciudad y del que os hemos hablado extensamente aquí.

Información adicional

  • El restaurante Ikinariya dispone de una amplia y detallada página web, aunque sólo en japonés. Los banquetes con geishas pueden reservarse por correo, pero es mejor pedir ayuda a un conocido o al conserje del hotel, puesto que toda la comunicación se hace en japonés desde el formulario de contacto. Para asegurar disponibilidad, la solicitud de geishas debe hacerse con al menos 4 días de antelación.
  • La compañía de dos geishas durante dos horas cuesta 40.000 yenes (305€/$350), precio que hay que sumar al menú degustación escogido.
  • Si no queremos reservar un banquete con geishas, podemos disfrutar igualmente del restaurante: el almuerzo, que se sirve de 11:30 a 14:00 horas, consta de dos opciones, con tres menús cada una, que cuestan entre 13.000 y 19.000 yenes (100€-145€/$114-$165); la cena, que se sirve de 17:30 a 21:30 horas, consta de dos opciones, con tres menús cada una, que cuestan entre 22.000 y 33.500 yenes (170€-260€/$192-$293). Tenéis los detalles de los menús en la página web (aunque sólo en japonés). Además se amoldan a niños pequeños, pues nos ofrecieron la posibilidad de reservar un menú tipo obento para nuestro hijo por 6.000 yenes (46€/$52).
  • Se puede pagar en metálico o con tarjeta de crédito.

Cómo llegar

Desde Tokio, Niigata está a 2 horas y 10 minutos en shinkansen gracia a la línea Joetsu, que conecta las dos ciudades sin tener que cambiar de tren (trayecto incluido en el JR Pass).

El restaurante Ikinariya está a unos 30 minutos andando de la estación de tren de Niigata o a unos 20 minutos en autobús (líneas S20, S50D, W31D, C60). Alternativamente, también podemos llegar en aproximadamente 30 minutos en el autobús turístico circular Niigata loop bus bajándonos en la parada 6-amarillo, es decir, de la línea que sale desde la estación hacia el Toki Messe (hacia la derecha) llamada Kitamae-bune no Jidai-kan mae.

Más fotos en el Flickr de Luis y el Flickr de Laura