Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

¿Estás planificando tu próximo viaje a Japón y no te decides? ¿Ya has visto todo lo principal y no saber dónde ir? ¿Por qué no disfrutar de 2 semanas en Shikoku? La isla de Shikoku (四国) es a menudo la más olvidada de entre las cuatro islas principales de Japón. Quizás el hecho de no contar con un shinkansen o tren bala que la conecte de forma directa desde Tokio tenga que ver. Y es una pena, porque la isla cuenta con suficientes atractivos turísticos para perdernos en ella durante muchos días: naturaleza espectacular, espiritualidad, gastronomía, baños termales u onsen, rutas en bici, festivales o matsuri multitudinarios, trenes turísticos, arte contemporáneo…

Si probáis a visitar Shikoku, estamos seguros de que os sorprenderéis y querréis volver. Además, al haber muchos menos turistas, no veréis esas aglomeraciones de gente que a veces encontramos en otros lugares del país nipón.

Viaja por Shikoku con el JR Pass
Si quieres moverte por todo Shikoku en tren y disfrutar de este itinerario, el JR Pass es tu mejor aliado. Y es que te permitirá no sólo moverte por la isla sino llegar a ella en tren desde cualquier punto de partida, ya sea Tokio u Osaka. Puedes comprarlo online desde nuestra tienda a través de un proveedor de nuestra total confianza y así además nos ayudarás a mantener Japonismo vivo y con la mejor información para viajar a Japón.

Itinerario de 2 semanas por Shikoku

Aunque en Japonismo ya visitamos Shikoku en el pasado, nosotros también caímos en lo que comentábamos al principio. Y es que necesitábamos profundizar en este destino desde hacía tiempo y por fin pudimos explorar la isla como se merece, ¡aunque todavía nos quedaron cosas pendientes!

A continuación compartimos con vosotros un itinerario de 2 semanas por Shikoku que nos permite visitar lo básico de la isla. Este itinerario está basado en uno real que hicimos y planificamos nosotros, por lo que podéis tener la seguridad de que es factible. Eso sí, requiere muchos desplazamientos, ya que se visita casi toda la isla, para aprovechar esas 2 semanas al máximo. Por eso, si sólo disponéis de 2 semanas tal vez podéis añadir más días a alguno de los destinos y eliminar otros, para tomáoslo con más calma; o, al contrario, podéis añadir algún día más para poder hacer todo lo que aquí incluimos con más tranquilidad.

El itinerario comienza por Takamatsu, visitando Shikoku en el sentido de las agujas del reloj. Por supuesto, podéis hacerlo entrando por Imabari y recorriendo la isla en sentido contrario. Si queremos saltarnos Imabari y empezar por Matsuyama, también podemos ir en shinkansen hasta Hiroshima y desde allí tomar un ferry o super jet hasta Matsuyama. Como veis, hay muchas opciones para hacer el itinerario a nuestra manera.

Alternativamente, también podemos llegar en avión a Takamatsu desde Haneda (ANA y Japan Airlines) o desde Narita (Jetstar) y también podemos llegar a la ciudad de Matsuyama desde Osaka-Itami (ANA y Japan Airlines), Osaka-Kansai (Peach), Nagoya-Centrair (ANA), Haneda (ANA) o Narita (Jetstar).

Sea como fuere, esta distribución de destinos turísticos dentro de Shikoku es la más efectiva que hemos encontrado para que los desplazamientos sean lo más cortos posibles. Pero hay que tener en cuenta que, sin ser una isla excesivamente grande, sí es muy montañosa y por tanto las líneas de tren no siempre son tan rápidas o directas como nos gustaría. Además de que, como decíamos, aquí no hay shinkansen, como mucho encontramos expresos limitados -¡y no siempre!-, y las velocidades medias suelen ser bastante bajas, además de que gran parte de la isla sólo tiene tramos de vía única. Esto, junto con la menor densidad de población, hace que entre ciertos destinos haya pocos servicios en tren, comparado sobre todo con el resto de Japón.

2 semanas en shikoku

Por cierto, a medida que vayamos escribiendo artículos concretos y procesando fotos iremos actualizando este post con enlaces y fotos específicas. Mientras tanto, hemos incluido fotos que publicamos en tiempo real en nuestro Instagram.

Día 1: Llegada a Japón y traslado a Takamatsu

Si queremos visitar Shikoku, sin duda lo mejor es volar hasta el aeropuerto de Kansai. Puede que no sea el aeropuerto japonés más cercano, pero al ser uno de los principales aeropuertos del país cuenta con suficientes conexiones internacionales.

Podemos aprovechar, además, para extender nuestro viaje y visitar Osaka, Kioto, Nara o Himeji, antes de trasladarnos a Shikoku, con lo que nuestro viaje será aún más completo. Otra opción es volar hasta Tokio, que cuenta con dos aeropuertos internacionales con muchísimas conexiones, y visitar la propia Tokio o hacer algunas excursiones desde la capital antes de viajar a Shikoku.

De cualquier manera, volemos a Tokio o a Osaka, debemos subir al shinkansen hasta Okayama (50 minutos desde Shin-Osaka, 4 horas y 30 minutos desde Tokio, ambos trayectos incluidos en el JR Pass utilizando servicios Hikari o Kodama). Y es que desde Okayama parte el servicio Marine Liner que conecta con Takamatsu, ya en Shikoku, cruzando el Gran Puente de Seto (55 minutos, incluido en el JR Pass). Este servicio, aunque es de tipo Rapid, cuenta con algunos asientos reservados en uno de sus coches, así que si queremos podremos conseguir reserva de asiento pero si no, no os preocupéis porque casi todo el tren es de asientos sin reserva.

Como decíamos al principio, si queremos comenzar la ruta por el lado contrario, tendremos que llegar hasta Onomichi (1 hora y 50 minutos desde Osaka, 5 horas desde Tokio y 1 hora y 40 minutos desde Hakata, todos los trayectos incluidos en el JR Pass salvo si son en servicios Nozomi o Mizuho). Desde Onomichi, sin embargo, no existe un tren que cruce el Mar Interior de Seto, por lo que tendremos que utilizar alguna de las líneas de autobús que conectan con Imabari, ya en la isla de Shikoku (1 hora 25 minutos, no incluido en el JR Pass). Si preferimos llegar en avión, podemos llegar hasta el aeropuerto de Takamatsu desde Haneda (ANA y Japan Airlines) o desde Narita (Jetstar).

Dependiendo a la hora que lleguemos podemos ver lo básico de Takamatsu, como por ejemplo el parque Ritsurin, visitar las ruinas del castillo y el parque Tamamo o pasear por su calle comercial cubierta, que es la más larga de todo Japón.

Día 2: Takamatsu

Si hemos llegado tarde a Takamatsu en el primer día del itinerario, o simplemente queremos tomárnoslo con calma para acostumbrarnos al jet lag, podemos utilizar este día para explorar más a fondo la ciudad.

Todo lo que no nos haya dado tiempo para explorar durante la primera tarde podemos hacerlo en este día.

Día 3: Shodoshima

Shikoku no es sólo lo que hay en la isla principal, sino que además existen muchísimas otras islas más pequeñas alrededor que a menudo son de gran interés turístico. Una de ellas es Shodoshima, que al estar conectada por ferry con Takamatsu, resulta una excursión de día ideal. También podemos llegar a ella en ferry desde Okayama, pero hay menos opciones.

La isla es bastante grande y, lamentablemente, el transporte público en la misma se limita a autobuses que no tienen demasiado servicio. Así, ver todo lo que hay de interés en la isla resulta complicado en un día y hacer noche nos hace perder demasiado tiempo. En este caso, para resolver esto os recomendamos contratar un coche de alquiler (de hecho, podemos ir con nuestro coche en el ferry desde Takamatsu, si lo alquilamos ahí) o contratar el alquiler de un taxi turístico (sightseeing taxi).

La opción del taxi turístico se ha puesto bastante de moda en destinos como éste, que no cuentan con una infraestructura de transporte público tan desarrollada, porque nos permite visitar todo lo que deseamos sin tener que preocuparnos por los horarios. Se alquilan por horas, por lo que podemos decidir cuánto tiempo queremos dedicar a la visita. Evidentemente, si vamos solos, tendremos que afrontar el gasto solamente nosotros, lo que encarecerá el precio: estos taxis son ideales sin viajamos en grupos de 2 o 3 personas.

Entre los atractivos turísticos de la isla destacan la lengua de arena llamada Angel Road, que resulta preciosa y muy romántica; el templo de la Gran Kannon de Shodoshima situado en una estatua gigantesca de esta diosa de la misericordia (y se puede subir hasta un mirador que hay en su pecho); la garganta Kankakei con una naturaleza espectacular y varios miradores desde los que obtener vistas maravillosas de Shodoshima, con un teleférico además que tiene un trayecto corto pero muy bonito; el museo Marukin dedicado a la salsa de soja, propiedad de esta marca de salsa de soja, con una tienda luego en la que comprar todo tipo de salsas de soja, helados de salsa de soja y otros productos de interés. Y por supuesto, Shodoshima se ha puesto de moda por su producción de aceite de oliva, gracias a sus olivos. Para ello, podemos visitar el Olive Park, que además fue utilizado en la película de imagen real basada en el anime de Ghibli Kiki’s Delivery Service y hacernos fotos como si fuéramos la bruja Kiki mientras compramos aceites de oliva virgen extra de gran calidad.

Día 4: Naoshima

Naoshima es una pequeña isla en Shikoku que se ha puesto muy de moda por sus colecciones de arte contemporáneo. Existen varios museos para disfrutarlo pero, sobre todo, la isla es conocida por sus instalaciones artísticas al aire libre. De entre todas ellas, sin duda la más famosa es la calabaza de Yayoi Kusama.

Como en el caso de Shodoshima, aunque la isla es pequeña, el servicio de autobuses tiene horarios limitados. Así que aunque se puede ver todo en un único día, lo mejor es alquilar unas bicicletas o mezclar taxis y autobuses para los trayectos más complicados.

Si tomamos un ferry hasta Miyanoura, como hicimos nosotros, allí mismo podéis ver varias obras de arte en el propio puerto, como la calabaza roja de Yayoi Kusama o el baño público de exterior ecléctico I love Yu, por mencionar sólo algunas.

En Honmura tenemos varios museos de interés, como el Art House Project, el Ando Museum, o el Chichu Museum, obra de Tadao Ando que tiene tres instalaciones de arte preciosas más un pequeño jardín perfectamente cuidado. También en esta zona tenemos la Benesse House y, en su exterior y a poca distancia, encontramos la calabaza amarilla de Yayoi Kusama, que es posiblemente la imagen más conocida de la isla, como decíamos.

Día 5: Marugame

En Marugame no necesitamos mucho tiempo, si no queremos, pero es interesante porque cuenta con uno de los 12 castillos originales de Japón. Por eso, si estamos por la zona, nos puede merecer la pena visitar el castillo de Marugame.

Además, podemos visitar la zona de Shamijima, llena de parques y museos con vistas espectaculares del Gran Puente de Seto, que tiene uno de sus pilares de comienzo aquí. Es un lugar ideal para ver el atardecer con el Gran Puente de Seto al fondo.

Día 6: Takamatsu

Este día podemos utilizar dos servicios de taxis turísticos muy interesantes: el Ohenro Taxi y el Udon Taxi, que se alquilan por horas.

El primero nos permite aprender más sobre la peregrinación de los 88 templos de Shikoku conociendo algunos de los templos de más difícil acceso, si no tenemos demasiado tiempo ni ganas de alquilar un coche; el segundo nos permite disfrutar de los fideos udon, típicos de la prefectura de Kagawa, en varios restaurantes. Os contaremos más de estos servicios en artículos específicos, no os preocupéis, porque merecen mucho la pena.

Día 7: Tokushima

Uno de los festivales más multitudinarios de Japón es el Awa Odori de Tokushima, que tiene lugar cada año en agosto. A pesar de lo remoto de este lugar, comparado con otros destinos japoneses, cada año se juntan más de 2 millones de personas. Nosotros pudimos disfrutar de este matsuri y, sinceramente, os lo recomendamos encarecidamente.

Si vais en cualquier otra época del año, no os preocupéis, porque Tokushima cuenta con un museo del Awa Odori en el que podemos aprender más sobre este festival.

2 semanas en Shikoku

Festival Awa Odori en Tokushima

Día 8: Kochi

Kochi es una ciudad más grande de lo que parece, pero podemos visitar lo básico en poco tiempo. Sin duda, uno de los principales atractivos es su castillo, otro de los 12 originales, situado en un precioso parque. Además, el castillo de Kochi es el único en todo Japón que nos permite fotografiar la puerta principal de entrada y la torre del castillo en una misma imagen… ¡hay que verlo!

También podemos acercarnos hasta su mercado central que es una maravilla, todo lleno de puestos donde comer con un montón de mesas donde degustar lo que hayamos comprado en los diferentes puestos. Y no podemos salir de este mercado sin probar el tataki de katsuo (o bonito listado, en castellano) y las gyozas… ¡Una delicia!

Un poco más retirado, aunque conectado por autobús con la ciudad, tenemos el templo Chikurinji, que es el número 31 de la ruta de peregrinación Shikoku Henro. La misma línea de autobús que nos lleva hasta el templo nos permite llegar también hasta el extremo de Kochi, ya en el Océano Pacífico: la playa de Katsurahama, que cuenta con vistas preciosas.

Para ver todo esto, necesitamos haber llegado a Kochi la noche anterior, porque sino será imposible verlo todo en un día.

Día 9: Matsuyama y Dogo Onsen

Matsuyama es una ciudad grande que cuenta con un precioso castillo situado en el centro de un parque de gran tamaño en mitad de la ciudad. Está bien conectado desde las dos estaciones principales de tren de la ciudad mediante tranvía, así que no es problema llegar a él. Además, el castillo de Matsuyama es otro de los 12 castillos originales del periodo de Edo y aunque su torre principal es más bien baja, todo el complejo es espectacular.

Pero sin duda otro de los atractivos de la ciudad es Dogo Onsen, uno de los baños termales más antiguos de Japón con un precioso edificio que se dice que inspiró a Miyazaki para los baños que aparecen en la película “El viaje de Chihiro”.

Además, cerca de Dogo Onsen tenemos el templo Ishiteji, el número 51 de la ruta de peregrinación de los 88 templos de Shikoku. Y es una maravilla, con un montón de lugares que visitar dentro del templo, incluyendo un camino excavado en la roca lleno de jizo.

Día 10: Uchiko y Ozu

Al día siguiente podemos tomar un tren hasta la ciudad de Uchiko, que cuenta con un templo con una curiosa estatua de gran tamaño de un Buda tumbado, algo poco frecuente en Japón. Además la ciudad cuenta con un bonito teatro de kabuki y con una calle repleta de casas históricas del periodo Meiji que es una verdadera maravilla. Podemos visitar esto en medio día, comer aquí y luego acercarnos hasta Ozu, aunque para ello sería conveniente utilizar algún taxi o alquilar un coche, si queremos hacer ambos lugares en un mismo día y no perder demasiado tiempo en el tren.

Una vez en Ozu encontramos un castillo que, aunque es una reconstrucción, como se recuperaron los planos originales, se ha reconstruido siguiendo las técnicas originales y resulta interesante de visitar.Aunque sin duda lo que más nos gustó de Ozu fue la villa Garyu Sanso, una villa de verano de un rico comerciante en plena colina mirando al río que es una verdadera maravilla. Y luego, en la zona antigua de Ozu, encontramos edificios de interés y hasta un museo de recuerdos de las décadas de 1960 y 1970.

Día 11: Uwajima

Uwajima es otra ciudad de la isla de Shikoku que cuenta con uno de los 12 castillos originales. La subida hasta el castillo de Uwajima, aunque corta, es dura debido a las escarpadas y desiguales escaleras de piedra y aunque el castillo es pequeño y en su interior no tiene gran cosa, lo cierto es que visitarlo suele ser una maravilla porque apenas hay gente.

La ciudad también es conocida por sus peleas de toros y veremos carteles anunciándolos por toda la ciudad, aunque sólo podremos verlos en temporada, claro está. Si disponemos de tiempo, también podemos visitar el santuario Saga, relacionado con la fertilidad y la sexualidad, así como los jardines Tenshaen, pero sólo si disponemos del día entero.

Si no, podemos ver el castillo, dar una vuelta por la ciudad y volver a Matsuyama para dedicar algo más de tiempo a pasear por la ciudad, ver alguno de los templos cercanos de la peregrinación (nosotros vimos el templo nº 53, por ejemplo) y relajarnos en sus baños termales u onsen.

Día 12: Imabari, Shimanami Kaido y Onomichi

Desde Matsuyama tomaremos el tren con dirección a Imabari para conocer brevemente la ciudad. Destaca el castillo de Imabari, que aunque es una reproducción tiene una escala impresionante y merece la pena ser visitado (más por el exterior de todo el complejo que por el interior, la verdad). También podemos visitar algunos de los templos de la peregrinación Shikoku Henro, como el templo Nankobo, templo número 55.

Desde Imabari tomamos un autocar hasta Onomichi. Pasaremos por la ruta Shimanami Kaido, una ruta de unos 70 kilómetros de largo que cruza varias islas e islotes del Mar Interior de Seto y une la isla de Shikoku con la isla principal de Honshu. Es una ruta muy popular en la actualidad porque puede hacerse en bicicleta, excursión que os proponemos al final de este itinerario.

Nuestra primera idea era hacer la ruta en bicicleta, después pensamos en hacer mitad en bicicleta y mitad en autobús y finalmente nos decantamos por dejarla para otra ocasión que tuviéramos más tiempo y así poder disfrutar también de los atractivos turísticos de las islas, ¡qué son muchos!

Por la tarde llegamos a Onomichi, ya en Honshu, la isla principal de Japón. Esta pequeña ciudad es conocida entre otras cosas por ser el hogar de la familia protagonista de la película Una historia de Tokio o Tokyo Monogatari del maestro Ozu.

Pero además, no podemos perdernos en ella el paseo de los templos, que recorre 25 templos diferentes por las laderas de la colina en la que se sitúa la zona antigua de Onomichi. Para ello recomendamos utilizar el teleférico que nos lleva hasta el mirador y de ahí al templo Senkoji, uno de los más importantes y con unas vistas espectaculares al Mar Interior de Seto.

Luego, podemos bajar por la colina, teniendo siempre vistas geniales del Mar Interior de Seto y de las calles antiguas de Onomichi en cuesta, por un camino empedrado. Entre otros, podemos ver la famosa pagoda de cinco pisos del templo Saikokuji. Verla recortada contra los islotes que rodean la ciudad es una de las vistas más características de la ciudad.

Depende de cuánto nos apetezca andar y cuántos templos podamos ver, podemos dedicarle más o menos tiempo. Pero con medio día nos puede bastar. En cualquier caso, acabaremos tarde, así que recomendamos hacer noche en Onomichi antes de proseguir nuestro camino.

Onomichi 🇯🇵

Una publicación compartida de Japonismo.com (@japonismo) el

Día 13: Osaka

Dependiendo de a qué hora terminemos de ver Onomichi, habremos viajado hasta Osaka en la noche anterior aunque nosotros os recomendamos hacerlo por la mañana de este día 13. Evidentemente podemos hacer paradas por el camino si no queremos dedicar la mañana a Osaka. Por ejemplo, podemos visitar Kurashiki, Okayama, Himeji, Kobe

La idea es relajarnos ese último día y ya por la tarde quizás ir al karaoke, comer un buen okonomiyaki y hacer maletas para partir a la mañana siguiente.

Día 14: Vuelo

Con el último día del JR Pass, si compramos el JR Pass de 14 días, podemos viajar hasta el aeropuerto de Kansai para acabar nuestro viaje.

Excursiones por Shikoku

Además de este itinerario básico, podemos hacer más excursiones si queremos descubrir el Shikoku más oculto. O incluso si queremos disfrutar de trenes turísticos diferentes. Y es que, aunque Shikoku casi parece un destino secreto, dentro de la isla existen algunos puntos que todavía son más inaccesibles.

Shimanto

Shimanto es la unión de seis ciudades y, pese a estar bastante lejos de Kochi, pertenece a esta prefectura. A menudo pasa desapercibido por los turistas porque, seamos sinceros, cuesta llegar. La zona apareció en un dorama japonés que hemos reseñado en Japonismo, Osozaki no Himawari y que estaba protagonizado por Ikuta Toma y Maki Yoko.

Sin embargo, si podéis dedicarle un día a esta excursión, os la recomendamos encarecidamente. Y es que el río Shimanto, a su paso por esta zona, cuenta con puentes que se hunden. Es decir, puentes sin barreras protectoras para que cuando el río crece no queden destruidos. Es muy curioso de ver y con una naturaleza ralmente espectacular.

Además, podemos subir a un barco que nos da un pequeño paseo por el río mientras admiramos la impresionante naturaleza de la zona. Una forma de escaparse del Japón más concurrido donde todo va deprisa, para relajarnos y disfrutar de la naturaleza.

Naruto

La ciudad de Naruto, situada en la prefectura de Tokushima, es el comienzo del Shikoku Henro o peregrinación de los 88 templos de Shikoku. El templo Ryozenji de Naruto es el templo número 1 de la peregrinación dedicada al monje budista Kobo Daishi, fundador del budismo shingon.

Sin embargo, Naruto también es muy conocida por sus naruto o remolinos de agua. Estos remolinos se pueden ver fácilmente en el Estrecho de Naruto por la zona cercana al puente Onaruto, que conecta la prefectura de Tokushima con la isla de Awaji.

Shimonada

La estación de tren de Shimonada es una de las estaciones más famosas de toda la isla de Shikoku desde que apareciera como imagen promocional en los pósters del pase de tren Seishun 18 Kippu. Desde entonces este pequeño apeadero es visitado por fotógrafos y turistas, especialmente por la tarde, cuando desde aquí se puede disfrutar de una preciosa puesta de sol sobre el Mar Interior de Seto.

Hay que dedicarle varias horas, porque no hay demasiados trenes que pasen por esta estación, pero las vistas son muy bonitas y merece la pena si disponemos de algo de tiempo, ¡a nosotros nos encantó!

Shimanami Kaido

Desde Imabari podemos alquilar una bici y pedalear por la Shimanami Kaido, una ruta de 70 km. que cruza varias islas e islotes en el Mar Interior de Seto y que une la isla de Shikoku con la isla principal de Honshu.

En teoría, la ruta se puede hacer en un día, pero si tenéis tiempo, podéis hacerla en dos días para así poder disfrutar también de los atractivos en ruta. Si vais faltos de días y os veis capaces de hacerla en un día, adelante, pero si disponéis de algo más de tiempo o no os veis capaces de hacer los 70 km. de bici de seguido (por ejemplo, si viajáis con un peque como nosotros) hacer noche en alguna de las islas puede ser una alternativa muy interesante, porque además nos permitirá hacer distintas paradas y disfrutar de todo lo que la ruta tiene para ofrecer.

Podemos alojarnos en el ryokan Tsutsui de la isla Ikuchi o en el pequeño ryokan Shimanami de la isla de Hakata, aunque hay otras opciones de las que os hablaremos en el artículo específico sobre la Shimanami Kaido.

Trenes turísticos de Shikoku

En Shikoku hay varios trenes turísticos que, en la gran mayoría de los casos, hacen rutas normales. De esta forma no tenemos que comprar ningún billete especial para probarlos, aunque hay que estar atentos a sus horarios.

De esta forma JR Shikoku ha intentado aumentar el número de pasajeros tanto locales como de visitantes (japoneses e internacionales). Existen tres que parten de la estación de Uwajima (Tetsudo Hobby Train, Shiman TorokkoKaiyodo Hobby Train), tenemos también el recientemente introducido Iyonada Monogatari y el Shikoku Mannaka Sennen Monogatari, que sí necesitan billetes especiales. O el Shikoku Kochi Bakumatsu Ishin-gōY, por supuesto, los trenes de Anpanman, que hacen la delicia de los niños (y no tan niños).

Guía para planificar este itinerario por Shikoku

Además del itinerario, hay una serie de detalles que tenemos que aconsejamos tener en cuenta. Así, vuestro viaje por Shikoku saldrá perfecto con estas recomendaciones.

GUÍA DE VIAJE A JAPÓN
Con quién viajar
Tenéis una entrada extensa con todas las aerolíneas que vuelan actualmente desde España hasta Japón para que busquéis la mejor oferta o lo que más se adapte a vuestras preferencias. Os recomendamos que reviséis buscadores de vuelos para encontrar la mejor opción para vuestro punto de partida: esto lo podéis hacer por ejemplo usando un buscador de vuelos como Expedia, para encontrar los vuelos que mejor se adapten a vuestro presupuesto y necesidades.
Consigue el JR Pass
En cuanto al JR Pass, para este itinerario necesitaremos uno de 2 semanas, que se puede conseguir a través de nuestro colaborador, que lo envían rápido y con un listado de horarios. Además, con cada compra  nos ayudáis a mantener la página con vida (y a vosotros no os cuesta nada extra). Importante siempre calcular qué JR Pass nos interesa y cuándo es mejor activarlo para sacarle el máximo partido, como os contamos aquí.
Conexión a Internet
Siempre que viajamos a Japón alquilamos un pocket wifi para poder conectar varios dispositivos y usar nuestros mapas tranquilamente. Y es que somos los primeros que usamos los mapas que os ofrecemos aquí. Desde nuestra tienda, tanto si queréis un dispositivo pocket wifi como una tarjeta SIM de datos, podéis conseguirlos gracias a nuestro colaborador de confianza Japan Wireless. Hace ya muchos años que utilizamos sus servicios y por eso lo recomendamos. Y es que no nos gusta recomendar servicios que no hemos probado (y pagado) antes por nuestra cuenta.
Seguro médico
No solemos pensar en tener complicaciones cuando viajamos. Y ojalá nunca las tengamos. Pero como no sabemos qué imprevistos nos pueden seguir, consideramos básico viajar con un seguro de viaje. Podéis adquirir vuestro seguro de viaje con IATI, otro colaborador de Japonismo que además ofrece un 5% de descuento en el precio sólo por ser lector de Japonismo.
Clima
Antes de viajar, os recomendamos mirar la tabla de temperaturas de nuestro mapa interactivo de clima. Así podréis ver las temperaturas y precipitaciones que hay en la región durante el mes de nuestra visita.
Alojamiento
Podéis reservar todos vuestros hoteles a través de nuestro Booking, puesto que no necesitamos pagar nada para reservar. Así, es muy fácil dejarlo todo listo por Internet antes de viajar.
Alquiler de coche
Si preferís conducir y tener libertad para cambiar el itinerario durante el viaje o saliros un poco del itinerario yendo a zonas más rurales, podéis alquilar un coche con GPS en inglés desde nuestra tienda. Esto es especialmente recomendable en algunas partes de Shikoku porque, como decimos, el tren y los autobuses no tienen tanto servicio. Eso sí, algunas carreteras son muy, muy estrechas, así que tened cuidado.
Comer
Comer en Japón hace que viajar a este país merezca más la pena, si cabe. No hace falta contar todas las bondades de su gastronomía, porque ya hemos hablado de ella en varias ocasiones. De hecho, es incluso barata si sabemos dónde buscar. Además de lo básico que podemos encontrar en cualquier ciudad japonesa, si viajamos por Shikoku tenemos que prestar especial atención al olive hamachi o pez limón, alimentado con aceitunas; al olive gyu o carne de ternera wagyu también alimentada con aceitunas (se producen en la zona); al tataki de katsuo o listado, a veces llamado bonito pero que no es la misma especie que el bonito español del mar Cantábrico; al taimeshi o besugo con arroz típico de la zona de Matsuyama y Uwajima… ¡hay de todo!

¡Disfrutad de Shikoku!

Suscríbete a la newsletter de Japonismo

Cada mes enviamos una newsletter con contenido interesante sobre Japón. Si quieres estar al tanto de todo lo que se mueve en Japonismo, ¡únete!

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.