Con la excepción de Hokkaidō (la isla más septentrional del archipiélago japonés), la entrada del verano en Japón viene precedida por una temporada de lluvias llamada tsuyu o baiu.

Según el antiguo calendario japonés, el mes de junio recibía el nombre de minazuki. Existen dos explicaciones aparentemente contrapuestas para explicar el origen de este nombre. Según una de ellas, minazuki es el “mes del agua”, en alusión a la estación de las lluvias que comienza este mes. La otra sostiene que es el “mes en el que no hay agua” porque en el antiguo calendario japonés, este mes comenzaba tras acabar la estación de las lluvias.

Tsuyu en Japón

Otros nombres que recibe este mes son kika o banka, “el verano tardío”, o seminohazuki, el “mes de las alas de las cigarras”.

Esta temporada de lluvias también se puede ver escrito como 梅雨 (“lluvia de las ciruelas”), porque las lluvias comienzan cuando las ciruelas empiezan a madurar, o 黴雨 (“lluvia del moho”), porque la lluvia incesante, junto con el calor y la humedad, hace que el moho crezca en todas partes (algo particularmente desagradable cuando se trata de ropa recién lavada, que tarda varios días en secarse en este ambiente).

La temporada de lluvias comienza a mediados de mayo en Okinawa, al sur, o a mediados de junio en la región central de Honshū y dura aproximadamente un mes.

Este fenómeno se produce por el choque de las corrientes de aire frío procedentes del Mar de Ojotsk con las húmedas y cálidas masas de aire que llegan del Pacífico Sur, formando un frente, el baiu zensen, que se extiende de oeste a este a lo largo del archipiélago japonés y se va desplazando desde Okinawa hacia Honshū, dando lugar a abundantes precipitaciones.

Aunque estas lluvias son fundamentales para el cultivo del arroz y el reabastecimiento de las reservas de agua, los fuertes aguaceros que ocurren al final de la estación de las lluvias pueden causar también inundaciones y deslizamientos de tierra.

Cuenta la tradición que los niños japoneses, cuando quieren que el día siguiente sea soleado, hacen un muñeco con tela o papel blanco (teruteru bōzu) y lo colocan en las ventanas de las casas y cantan una canción en la que piden que no llueva. Si se les concede el deseo, entonces le pintan la cara al muñeco.

てるてる坊主 てる坊主あした天気にしておくれ
いつかの夢の空のように晴れたら金の鈴あげよ
てるてる坊主 てる坊主 あした天気にしておくれ
私の願を聞いたなら あまいお酒をたんと飲ましょ
てるてる坊主 てる坊主 あした天気にしておくれ
それでも曇って泣いたならそなたの首をチョンと切るぞ
Teruteru bōzu, teru bōzu ashita tenki ni shite okure
itsuka no yume no sora no yō ni haretara kin no suzu wo ageyo
Teruteru bōzu, teru bōzu ashita tenki ni shite okure
Watashi no negai wo kiita nara amai o-sake wo tonto nomasho
Teruteru bōzu, teru bōzu ashita tenki ni shite okure
Soredemo kumotte naita nara sonata no kubi wo chonto kiruzo
Teruteru bōzu, teru bōzu, haz que mañana haga bueno
Si hace un tiempo de ensueño, te regalaré un cascabel de oro.
Teruteru bōzu, teru bōzu, haz que mañana haga bueno
Si has escuchado mi súplica, te daré de beber sake dulce.
Teruteru bōzu, teru bōzu, haz que mañana haga bueno.
Si aun así sigue lloviendo, te arrancaré la cabeza.

Viajar a Japón en junio

Junio en JapónJunio en Japón comienza con el tsuyu o temporada de lluvias, que puede durar aproximadamente un mes. Por ello, aunque no llueve todos los días, lo cierto es que los días de junio suelen ser nublados y húmedos. Estas lluvias de junio son fundamentales para el cultivo del arroz, razón por la cual se celebran durante este mes muchos festivales dedicados al cultivo de este cereal básico para la alimentación japonesa.

En junio no suele llover en Hokkaidō, que no se ve afectada por la temporada de las lluvias, de manera que esta isla del norte de Japón puede ser un destino ideal durante el mes de junio. Asimismo, a mediados de junio el tiempo mejora considerablemente también en las islas de Okinawa, haciendo que éste también sea un destino ideal durante la época de lluvias.

Las temperaturas son altas, de unos 25-27 grados de media en Tokio, haciendo que la sensación de humedad sea considerable, especialmente en la isla central de Honshu.

Si vais en junio a Japón, os recomendamos las siguientes entradas para no perderos nada:

¡Disfrutad de junio en Japón!