Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

El término kikubari (気配り) hace referencia a la necesidad de tener en cuenta la gente que te rodea, a la necesidad de comprender que eres parte de un grupo (sea cuál sea ese grupo en cada momento) al que debes tener en consideración a la hora de comportarte.

kikubariA pesar de los grandes cambios que está sufriendo la sociedad japonesa en las últimas décadas, los japoneses tradicionalmente han dado más importancia al grupo que a la individualidad. Formar parte del grupo es básico en la sociedad japonesa y por ello tener kikubari es tan importante.

Porque kikubari es la habilidad de estar atentos a la sensibilidad de aquellos que nos rodean, la necesidad de comprender sus deseos o sus quejas antes siquiera de que tengan que expresarlas, a anticiparte a sus necesidades. Gracias a esta percepción y esta sensibilidad especial ante las necesidades de las demás personas en el grupo, se evita la confrontación y se mantiene la paz y la armonía social porque se anticipa el conflicto y se toman medidas para remediarlo antes de que sea un problema.

Kikubari es la combinación de los términos ki (espíritu, fuerza vital, corazón) y kubaru (propagar, extender) y en términos generales significa ser un buen “jugador de equipo”, siempre teniendo en cuenta las obligaciones del contexto japonés.

En este caso, ser un buen jugador de equipo vendría a ser tener las habilidades sociales adecuadas para formar parte del grupo. Por ejemplo, un jefe que no tenga kikubari, que no perciba los deseos o quejas de cada uno de sus trabajadores tendrá empleados desmotivados, o un proveedor que no tenga kikubari tendrá clientes insatisfechos. Al contrario, gracias al kikubari, Japón puede estar orgulloso de tener una atención al cliente impresionante, siempre atentos, siempre dispuestos, siempre anticipándose a las necesidades de los demás.

kikubariEn Occidente no damos tanta importancia al kikubari dada nuestra visión más individualista de la sociedad. De hecho, solemos decir que si alguien tiene un problema debe hablarlo, debe decirlo (muchas veces utilizamos aquello de “no puedo leerte la mente, dímelo”). Es porque en general somos menos asertivos a la hora de tener en cuenta las necesidades de los demás, porque no nos vemos obligados a adivinar nada, sino que simplemente esperamos que si alguien tiene algún problema, nos lo hará saber y podremos resolverlo a partir de ahí.

Pero tener kikubari no debe ser ejemplificado siempre como algo importantísimo, sino simplemente con tener en cuenta a los demás y anticiparse a sus necesidades. Por ejemplo, estamos en una conferencia, con gente desconocida y oímos como la persona que tenemos al lado o muy cerca suspira para sí algo así como “vaya, me he dejado el bolígrafo”. ¿Le ofreceríamos un bolígrafo? ¿O esperaríamos a que, en todo caso, nos lo pidiera y tendríamos en cuenta que esa persona parecía hablar para sí misma?

Justamente esta menor percepción puede ser un problema en los entornos laborales con extranjeros y japoneses. Un extranjero probablemente hablará cuando tenga algún problema y esperará que su compañero japonés haga lo mismo, mientras que un japonés probablemente esperará un tiempo antes de decir nada y se molestará al sentir que no está siendo comprendido por su compañero extranjero. Es decir, el japonés esperará que la otra persona tenga kikubari y se anticipe al conflicto para que no haga falta hablar de ello, mientras que el extranjero quizá ni se de cuenta de que hay un problema y sólo reaccionará cuando éste aparezca… todo es cuestión de percepciones.

Existen muchos libros en japonés sobre la importancia de tener kikubari, especialmente en el entorno laboral, lo que indica la importancia de esta habilidad social (a pesar de que debemos entender que a los japoneses les encanta poner nombre a todo y escribir largas disertaciones sobre ello, todo sea dicho). Además este término es uno de los que más frecuentemente sale en los resultados de las encuestas sobre qué aspectos valora más una mujer en un hombre.

Referencias:
De Mente, Boyé Lafayette (2004). Japan’s Cultural Code Words: 233 Key Terms That Explain the Attitudes and Behavior of the Japanese. Tokio: Tuttle Publishing.
Fukushima, Saeko (2009). “Evaluation of Politeness: Do the Japanese evaluate attentiveness more positively than the British?” en Pragmatics, vol. 19, nº 4, pg. 501-518.
Maki, Keiko y Aoyama, Mikio (2012). “Kikubari: A model for provisioning dynamic context-aware services based on the intentions” en Consumer Electronics (GCCE), 2012 IEEE 1st Global Conference.

Imágenes de Ohanami-Road y hoppyannnahimoattayona