Los konbini (コンビニ) o tiendas de conveniencia son una parte muy importante de la vida en Japón, ya que están abiertos 24 horas al día, 7 días a la semana, y en ellos podemos encontrar todo tipo de productos.

La palabra japonesa konbini proviene de la inglesa convenience, que significa comodidad. Y es que precisamente eso es lo que ofrecen estas tiendas con sus fantásticos horarios, comodidad. En realidad, el nombre “largo” de estas tiendas, también en japonés, es convenience stores o コンビニエンスストア, pero sinceramente, nadie los llama así, por su nombre largo. Eso sí, la comodidad se paga, y los precios en estas tiendas siempre son más elevados que en un supermercado.

konbini-25

Konbini de la cadena FamilyMart en Año Nuevo (¿veis los kadomatsu a ambos lados de la entrada?)

Las tiendas konbini llegaron a Japón en 1969 procedentes de los Estados Unidos, es decir, como ha pasado con muchas otras cosas, no son originarias de Japón, pero sin embargo han encontrado su mejor desarrollo en el país nipón. Desde entonces han ido evolucionando para adaptarse a los cambios de la vida japonesa.

Origen y evolución

El primer konbini propiamente dicho se abrió en los Estados Unidos en el año 1927, en Oak Cliff, cuando un vendedor de hielo, ante las peticiones de sus clientes, comenzó a vender, además del hielo, leche y pan. Esta cadena luego se convirtió en Southland, que sería la empresa que crearía la cadena 7-Eleven.

En Japón, la cadena Ito-Yokado firmó un contrato de licencia con Southland, y en el año 1974 abrió el primer 7-Eleven japonés, en Tokio. En 2005, se creó Seven & i Holdings, como empresa matriz de 7-Eleven en Japón, y unos meses más tarde, en noviembre de 2005, esta empresa adquirió 7-Eleven Inc., convirtiendo a este gigante estadounidense en una compañía privada japonesa, dándole la vuelta a la tortilla.

Hoy en día Japón cuenta con unos 50.000 establecimientos de este tipo y medio centenar de cadenas, algunas grandes extendidas por todo el país y otras locales de pocos establecimientos. En total los konbini facturan unos 7.000 millones de yenes al año, haciendo de esta industria una de las más exitosas de todo Japón.

Cadenas de konbini en Japón

Seven & i Holdings

La cadena de konbini más grande de Japón y la primera en establecerse en el país nipón, es la ya mencionada 7-Eleven, aunque casi siempre encontraremos que estos establecimientos en Japón llevan el nombre de la empresa matriz, Seven & i Holdings. Decimos la más grande, al menos, hasta que sea efectiva la fusión anunciada para 2016 entre Family Mart y la matriz de Circle K y Sunkus.

konbini-1

Konbini de la cadena 7 & i Holdings (7 Eleven). La imagen es de 2007, hoy todos llevan el nombre de la matriz.

Esta cadena tiene más establecimientos en Japón que en ningún otro país en el mundo. Así, de los más de 48.000 establecimientos que tiene en todo el mundo, en Japón hay más de 14.500, con casi 2.000 de ellos solamente en Tokio.

Sin embargo, pese a ser la cadena número 1 de konbini, hasta la primavera de 2013 no contaron con tiendas en la isla de Shikoku, donde las cadenas competidoras aprovechaban para llenar ese hueco. El plan que la cadena marcó a finales de 2012 implicaba tener 520 tiendas en Shikoku para febrero de 2019, repartidas entre las cuatro prefecturas de la isla. Veremos si son capaces o la crisis también les pasa factura.

Lawson

Lawson es la segunda cadena de konbini en importancia en Japón –de nuevo, hasta la fusión de Family Mart con Circle K Sunkus– con más de 11.200 tiendas. Curiosamente, también se originó fuera de Japón, concretamente en Estados Unidos, siendo populares sus tiendas en Ohio entre 1960 y 1985.

konbini-27

Konbini de la cadena Lawson en el interior de la sede de Fuji TV en Odaiba (Tokio).

En Japón la primera tienda de esta cadena se abrió en 1975, entonces como propiedad de Daiei, una empresa que ya era propietaria de una cadena de supermercados. Desde 2001, Mitsubishi es la principal accionista de Lawson.

Esta cadena sí que está presente en las 47 prefecturas japonesas y además cuanta con tiendas en Indonesia y China. Desde 2012 vuelve a tener presencia en Estados Unidos, concretamente en Hawai, como no podía ser de otra forma, dada la popularidad de este destino turístico entre los japoneses.

FamilyMart

La siguiente cadena en importancia es FamilyMart, que inició su andadura en Japón en 1981 y en el momento de escribir estas líneas cuenta ya con más de 9.400 establecimientos operados, algunos propiedad de la propia matriz, pero la gran mayoría gestionados en modo franquicia.

konbini de la cadena family mart

Lo más interesante de FamilyMart es su gran presencia internacional. Así, son la cadena número 1 de tiendas de conveniencia en Corea del Sur, donde en 2012 se procedió a un cambio de nombre, de FamilyMart a CU (de Convenience for You). Solamente en este país cuenta con más de 8.000 tiendas.

En marzo de 2015 se anunció que Family Mart estaba en conversaciones con UNY Group Holdings, empresa propietaria de la cuarta cadena de konbini en Japón, Circle K y Sunkus, para hacer una fusión por absorción. Esta fusión no llegará, de todas formas, hasta septiembre de 2016 pero cuando ocurra, la empresa resultante contará con 17.600 tiendas en Japón, lo que la convertirá en la primera cadena de konbini del país nipón.

Otros países en los que está presente FamilyMart son Taiwan, China, Vietnam, Tailandia, Filipinas y Estados Unidos. En total, más de 13.000 establecimientos fuera de Japón.

Otras cadenas

Konbini de la cadena Circle K Sunkus

La siguiente cadena en importancia es Sunkus, que en el año 1998 firmó una alianza con la cadena Circle K y, posteriormente, en 2004 las compañías matrices se fusionaron dando lugar a Circle K Sunkus Co., Ltd. Pero ambas cadenas siguen operando con sus nombres originales, no existe ningún “Circle K Sunkus”, con un total de algo más de 6.200 tiendas entra las dos. Quizás es el primer caso, tras las 3 grandes cadenas, en el que el número de tiendas ha descendido en los últimos años, ya que en 2006 contaba con más de 6.300 tiendas.

Como os contaba al hablar de Family Mart, la empresa propietaria de Circle K Sunkus está en conversaciones con Family Mart para fusionarse en septiembre de 2016, dando lugar así a la primera cadena de tiendas de conveniencia en Japón.

Existen otras cadenas pequeñitas y puramente japonesas, como Daily Yamazaki, que está operativa desde 1977 pero tiene poco más de 1.600 establecimientos (habiendo decrecido de los 2.000 que tenía en 2006), o Ministop, también japonesa y con cierta expansión internacional, que tiene más de 2.200 tiendas en Japón y más de 2.300 fuera del país nipón, son las restantes cadenas de konbini en Japón de cierta importancia.

Konbini de la cadena Daily Yamazaki

Konbini de la cadena Ministop

Konbini de la cadena every one en Beppu

Konbini cerca de la estación de Osaka

Existen otras cadenas, como NEWDAYS, que sólo las encontramos en las estaciones de tren, ya que su propietaria es JR East, la compañía ferroviaria que opera en Tokio y el resto del este del país.

Konbini de la cadena NEWDAYS

Hace unos años, en Japón podíamos encontrar tiendas de la cadena ampm, que pertenecía a BP. Sin embargo, aunque en Estados Unidos siguen existiendo, en Japón la cadena se vendió en 2002, aunque el propietario de entonces mantuvo la marca. Sin embargo, unos años más tarde, en noviembre de 2009, FamilyMart compró todos los establecimientos y los renombró, desapareciendo así la marca ampm de Japón.

Konbini de la cadena ampm, hoy Family Mart

Konbini de la cadena ampm (hoy FamilyMart), tomada en 2007.

Características de éxito de los konbini

Una de las características más evidentes de este tipo de establecimientos, y que más ha contribuido a su éxito es el horario, y es que los konbini están abiertos 24 horas al día, 365 días al año. De hecho, ni siquiera cierran en fiestas tan importantes en Japón como Año Nuevo, Obon, o la Golden Week (parecida a nuestra Semana Santa).

Kawaii Shop Modes4u.com

Otro punto importante de estas tiendas está en su localización, ya que todas las zonas residenciales, las estaciones de tren más utilizadas, y los distritos financieros y de negocios tienen un establecimiento de este tipo a pocos metros de distancia. Y si hablamos de ejemplos como la cadena NEWDAYS que os he mencionado, que están incluso dentro, pues más comodidad aún.

Un tercer punto que ha marcado el éxito de los konbini en Japón es la selección y variedad de productos y servicios que ofrecen, puesto que, al contrario que otras tiendas de este tipo fuera de Japón, aquí no sólo encontramos comida o revistas, sino también cosméticos, ropa interior, servicios de mensajería como el takkyubin, de correos, fotocopias, fax, descarga de videojuegos, cajero automático, pago de recibos, etc.

Uno de los sectores que ha crecido en Japón de la mano de los konbini ha sido la compra por Internet, un negocio tradicionalmente de poco éxito en Japón, ya que estos establecimientos han solucionado los dos problemas que los japoneses veían a la hora de hacer este tipo de compras: la distribución y el pago.

Los konbini, gracias a sus fantásticas cadenas de distribución, hacen que el cliente se acerque hasta el establecimiento más cercano a su hogar a recoger la mercancía, y allí mismo se realiza el pago, normalmente en metálico, sin problemas de seguridad como podría ocurrir al hacerlo por Internet. De esta manera, estos establecimientos han expandido la gama de productos y servicios que venden, ya que han creado portales de Internet desde los que comprar todo tipo de cosas. Con la instalación de cajeros automáticos en los propios konbini, los clientes no tienen ni que llevar el dinero encima a la hora de realizar los pagos, lo que ha redundado en el éxito continuado y creciente de estos establecimientos.

Productos  y servicios en los konbini

La superficie útil de un konbini estándar es normalmente de unos 100 metros cuadrados donde se ofrecen unos 3.000 productos diferentes, todos importantes, en mayor o menor medida, para la vida diaria del consumidor. Todos estos establecimientos tienen una estructura parecida, con una elección y colocación de los productos muy similar entre ellos.

Eso sí, no todos ellos venden de todo, ya que en en algunos no encontramos tabaco o alcohol, por poner un ejemplo. Para distinguirlos, no tenemos más que fijarnos en los rótulos exteriores del konbini. Así, hay algunos que tienen una sección con fruta fresca, y veremos escrito en el exterior くだもの (kudamono, que significa fruta), junto a un icono de fruta. Cuando tienen una sección dedicada a la verdura, encontramos 野菜 (yasai, que significa verdura).

Este konbini tiene, además, sección de verduras y frutas

Este konbini de Lawson tiene, además de los servicios básicos, sección de verduras y frutas.

Y aquellos que venden alcohol y tabaco, encontramos que junto al letrero de la tienda aparece 酉 (sake, que significa alcohol) y/o たばこ (tabako, escrito en hiragana, que significa tabaco). Son formas fáciles de que los clientes sepan, antes de entrar, si el establecimiento contará con los productos que están buscando.

Este konbini vende alcohol y tabaco

Este konbini de la cadena Lawson vende, además de lo básico, alcohol y tabaco.

Así pues, normalmente hay una sección junto a la entrada o escaparate del establecimiento donde generalmente podemos encontrar periódicos, revistas y libros. Es en esta sección donde se puede observar con facilidad la costumbre japonesa de leer de pie, o tachiyomi en japonés, que literalmente significa leer de pie.

Cerca de esta sección encontramos, por lo general, los artículos de papelería (no en vano los japoneses tienen una gran afición a los papeles de colores, los bolígrafos especiales, las pegatinas decorativas para cartas, etc.), una estantería repleta de artículos de limpieza e higiene (desde cepillos de dientes a tiritas, pasando por gomina para el pelo o medias de todos los colores), cosméticos y productos para la mujer y a veces hasta artículos para las mascotas y animales domésticos.

En el centro de la tienda normalmente encontramos un pasillo dedicado a los aperitivos (todo tipo de patatas fritas, edamame o judías de soja y varios tipos de aperitivos japoneses), caramelos, chocolates, chicles y una gran selección de fideos instantáneos como ramen o yakisoba. Un poco más al fondo es común encontrar otra estantería con dulces, panes y bollos (de estilo japonés y estilo occidental), condimentos como salsas, especias, etc. y ciertos alimentos de preparación instantánea muy populares en Japón.

Interior de un konbini

En la parte final de la tienda encontramos la sección de productos refrigerados, donde siempre habrá helados, frutas, postres de todo tipo, comida variada que puede ir desde sándwiches, que son el plato estrella, hasta bollos salados, como el bocadillo de yakisoba, que también es bastante popular; platos de acompañamiento tales como ensaladas, onigiri (bolas de arroz) de varios rellenos y formas y sobre todo, una gran selección de obento o comida preparada para llevar.

Asimismo, normalmente cerca de la comida para llevar solemos encontrar una estantería repleta de bebidas alcohólicas (si es que se venden en ese establecimiento) y refrescos varios. Actualmente, casi todos los konbini cuentan ya con un cajero automático, un terminal desde donde se pueden comprar entradas y hacer diversas gestiones, fotocopiadora, fax, etc.

Además, en la zona de las cajas es donde uno puede pedir y comprar cigarrillos (en los establecimientos que los vendan) o sellos de correos y comidas calientes como el oden (una gran variedad de productos cocidos a fuego lento) en invierno o productos de origen chino cocinados al vapor como los nikuman (bollo con carne en el interior) y otros productos calientes como perritos calientes, patatas fritas, etc. Es en el mostrador donde los trabajadores calientan en el microondas, si el consumidor así lo desea, la comida comprada en la tienda y preparada para llevar.

Zona de cajas y microondas de un konbini

En cualquier caso, y a pesar de la gran cantidad de productos ofrecidos, los claros líderes y los que más se venden en estos establecimientos son, sin lugar a dudas, los productos de alimentación. Los sándwiches, bollos y panes tienen gran número de seguidores, pero es, sobre todo, la comodidad del obentō, la comida preparada para llevar, o las bolas de arroz onigiri lo que tiene más éxito entre los consumidores.

El precio de una caja de obentō es bastante asequible, lo que la hace todavía más atractiva a ojos de cansados trabajadores que no tienen ni ganas ni fuerzas de cocinar en casa o que simplemente carecen del tiempo suficiente para dedicárselo a la cocina.

Otro de los productos estrella, sobre todo en días de lluvia, son los paraguas de plástico. Quizá ni su calidad ni su diseño sean excesivamente buenos, pero resultan realmente cómodos cuando la lluvia sorprende en plena calle. Su precio -extremadamente baratos- y la facilidad de acceso a la compra los convierten en las estrellas del konbini en un día lluvioso. Como anécdota, cuando estuvimos en Akita viendo el Kanto matsuri, sentados en la acera esperando a que comenzase, empezó a llover y tuvimos que ir corriendo al konbini más cercano a comprar un paraguas. Cosa que pensaron varios cientos de japoneses al mismo tiempo que nosotros. Tendríais que haber visto cómo la gente se llevaba los paraguas de 4 en 4, incluso, y aunque baratos (500 yenes), está claro que la tienda hizo su agosto en esos instantes lluviosos.

Innovaciones en los konbini

La gran variedad de artículos y el horario continuado hacen que los konbini sean tiendas para todos. Desde los más jóvenes a los ancianos que viven solos compran con más o menos frecuencia en estas tiendas. A todo esto se suma la constante innovación en materia de servicios y productos de estos establecimientos para intentar ganar cada vez más clientes. Entre ellas, podemos citar el sistema POS o los konbini especializados.

El sistema POS

Con la aparición de los konbini se creó el denominado sistema point-of-sale (sistema POS) es decir, “punto de venta”. Todas las tiendas multiservicio tienen una superficie de venta bastante reducida, de manera que cualquier información sobre los clientes, los productos más comprados, o los horarios y preferencias de compra es muy importante para la optimización de los recursos y del espacio y así mejorar los resultados económicos y la atención al cliente de la tienda.

Cada vez que un cliente llega a la caja registradora, el dependiente no sólo tiene que cobrar la compra, sino que además tiene que registrar varios datos en su caja, pulsando una serie de botones predefinidos para cada acción: si el cliente es hombre o mujer, una aproximación de su edad (menos de 12 años, de 13 a 19 años, de 20 a 29 años, de 30 a 49 años y de 50 o más años) y un registro de todos los productos comprados, que se efectúa a través del código de barras.

Toda esta información se recoge en una base de datos y se utiliza para conocer al detalle el funcionamiento de cada tienda: qué clase de clientes tiene, qué tipo de productos se compran, qué horarios son los de máxima afluencia de clientes, etc.

El sistema POS es, pues, la manera más efectiva de conocer la tienda y de este modo organizar campañas de márketing exclusivas para cada establecimiento, presentar y vender productos especiales, dar más espacio a ciertos productos, etc.

Konbini especializados

Algunas de las cadenas más populares y frecuentes en cualquier barrio japonés son las ya mencionadas Seven-Eleven, Lawson, FamilyMart, etc. Sin embargo, además de todas ellas, existen algunos konbini con una orientación especial en cuanto a los productos que venden o al segmento de población al que están dirigidos.

Un claro ejemplo son los Natural Lawson, una rama de establecimientos de la popular cadena Lawson, que están especializados en la salud y en la venta de productos frescos, naturales, orgánicos y saludables. En ellos, uno no sólo puede encontrar las verduras más frescas y sanas del barrio, sino también consejos para reducir la tensión, aliviar la fatiga ocular, ayudar a la digestión o seguir una dieta equilibrada para perder peso. El arroz integral, la sopa de miso y vegetales, así como los famosos complementos nutricionales y vitaminas varias son los reyes de estos establecimientos.

Konbini Natural Lawson

Otro tipo de konbini especializado es Lawson Store 100, que fue el resultado de la inversión de Lawson en 99 Plus Inc. en 2007, una empresa que gestionaba supermercados con precios muy baratos. En 2008, Lawson la convirtió en subsidiaria y en 2010 llegó a tener más de 1.000 tiendas. Al final, este tipo de tiendas es como tener una tienda de todo a 100 yenes pero en lugar de estar dedicada a artículos de cocina, papelería y demás, está dedicada a alimentación. No es tan conveniente como los Lawson estándar, porque no se pueden enviar paquetes o comprar entradas para conciertos, o sacar dinero, pero lo importante es que encuentras productos de alimentación a precios más baratos que en el resto de konbini.

Sin embargo, la crisis económica también afecta a estos negocios y en enero de 2015 Lawson anunció que para finales de marzo de 2015 cerraría el 20 por ciento de sus tiendas Lawson 100, es decir, alrededor de 260 tiendas.

Konbini Lawson Store 100 en Tokio

Otra cadena de establecimientos de orientación especial fue sin duda SCOCO, dedicada exclusivamente a las mujeres japonesas. Abierta en 2001, no he encontrado información actualizada, así que supongo que acabaría cerrando. Pero estaba dedicada a todos aquellos productos y servicios que las mujeres consideran de importancia, desde artículos de belleza y maquillaje a platos preparados especialmente para ellas, de tamaño mucho menor.

Avanzando hacia el futuro: puntos de mejora

La competencia en el campo de las tiendas konbini es feroz, pero a pesar de todo, los beneficios siguen aumentando. Sin embargo, actualmente se están considerando nuevas líneas de mercado a seguir, para intentar expandir más si cabe el mercado.

Si bien antes sólo se abrían konbini en los barrios residenciales y en los alrededores de las estaciones de tren, actualmente no sólo los encontramos en el interior de algunas estaciones, sino también en el interior de algunos bancos de mayor superficie. Asimismo, se han ido abriendo tiendas de este tipo en otros países asiáticos.

Está claro, pues, que los konbini han evolucionado mucho a lo largo de los años para convertirse en mucho más que una simple tienda abierta 24 horas. Actualmente, son ya una parte muy importante de la vida de los japoneses, puesto que les facilita la posibilidad de comprar todo tipo de artículos, incluyendo entradas para eventos culturales, pagar las facturas del agua, del gas o del teléfono y en algunos sitios, hasta solicitar certificados municipales.

Sin embargo, no todo es positivo en este negocio, ya que la inmensa proliferación de konbini en Japón ha hecho que muchos negocios familiares de barrio hayan tenido que cerrar al no poder competir con la imparable maquinaria de estos establecimientos, de forma similar a lo ocurrido en otros países con la proliferación de centros comerciales.

Otro problema tiene que ver con el espacio físico, y es que debido al pequeño tamaño de estas tiendas y al gran número de productos y servicios ofrecidos, no hay casi espacio para almacenar mercancía. De hecho, todo se distribuye desde un depósito central con camiones, y precisamente este hecho hace que una de las líneas más duras de competencia entre las diferentes cadenas consista en ver quién es capaz de ofrecer los productos más frescos al cliente en la menor cantidad de tiempo posible, lo que ha llevado a prácticas tales como la entrega de mercancías varias veces al día, incluso utilizando sistemas de localización por satélite en los camiones de reparto para conocer los tiempos de entrega al minuto. Esta práctica, que para el cliente es muy positiva, hace que la llegada de camiones al establecimiento sea casi constante durante todo el día, lo que para los vecinos de la zona puede tener efectos muy negativos por el impacto del aumento del ruido y la contaminación.

Entrega de mercancía en un konbini

Entrega de mercancía en un konbini de Yokohama.

Un tercer punto de preocupación y que requerirá nuevas prácticas está en que, con la proliferación de los konbini, la gente joven soltera come comida preparada en estos establecimientos una media de más de tres veces a la semana, pues prefieren la comodidad de los platos preparados a la calidad de la comida casera. Se dice que una de las cadenas de konbini llegó a decir que los frigoríficos y otros electrodomésticos y utensilios caseros relacionados con la comida pronto dejarían de tener sentido. No sabemos si esta cita es apócrifa o no, pero sólo tenemos que dejar pasar el tiempo para ver lo cierta que puede llegar a ser.

En definitiva, estos establecimientos, gracias a su horario, son muy accesibles a todos los trabajadores, de manera que es lógico pensar que, como ya ha ido sucediendo, las tiendas multiservicio japonesas o konbini irán añadiendo más y más servicios para los consumidores, arriconando cada vez más a los comercios tradicionales.

Esta entrada se publicó originalmente el 16 de septiembre de 2006, aunque ahora la hemos retocado, principalmente para que el estilo fuera algo más ameno y sobre todo, para actualizar el número de tiendas de cada cadena, que las cifras eran muy antiguas. Asimismo, se ha actualizado en marzo de 2015 para añadir noticis acerca de Lawson 100 y de la fusión prevista entre Family Mart y Circle K Sunkus para 2016.