Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

La casa de Satsuki y Mei (サツキとメイの家) es una reproducción de la casa de las hermanas Kasukabe, protagonistas de la película de animación de Studio Ghibli Mi vecino Totoro o en japonés Tonari no Totoro (となりのトトロ), dirigida en 1988 por Hayao Miyazaki y la película de animación preferida por los japoneses.

La casa de Satsuki y Mei se construyó para la Exposición Universal que se celebró en la prefectura de Aichi en 2005 y sin duda alguna fue una de las grandes atracciones de la Expo. De hecho, el propio Goro Miyazaki, hijo del director, diseñó y revisó la construcción de la casa que hoy en día sigue siendo uno de los puntos más destacados del actual Ai-Chikyu Haku Kinen Koen (愛・地球博記念公園) o parque en recuerdo de la Expo, comúnmente llamado Parque Moricoro en honor a los dos mascotas de la Expo ’05.

Y es que cuando finalizó la Expo, toda la zona se convirtió en un gran parque al desmontarse todos los pabellones, pero La casa de Satsuki y Mei se mantuvo en su lugar y desde el 15 de julio de 2006 permite a sus visitantes trasladarse al mundo de Mi vecino Totoro.

26082014D3_AichiExpoPark-24

La película, basada en el Japón rural de 1958, se centra en las aventuras de dos hermanas, Satsuki y Mei que se mudan a una casa en el campo, donde conocen a una criatura mágica del bosque llamada Totoro. Y, de hecho, la casa no es sólo una reproducción exacta de la casa de las hermanas protagonistas, sino también una ventana abierta que nos enseña cómo era la vida en el campo de una familia a finales de la década de 1950.

De hecho, la casa quiere recrear la casa de la familia Kasukabe una vez la madre de Satsuki y Mei vuelve a casa del hospital, un año más tarde (así que todos los que alguna vez habéis leído alguna teoría sobre el verdadero significado de la película, que sepáis que no es correcta ^^).

La casa es una réplica exacta, los muebles, los adornos y hasta los libros esparcidos en el estudio del padre están exactamente tal como los vemos en la película. De hecho, puede ser divertido que al volver comparemos los fotogramas de la película con las fotografías que hemos tomado. Podemos entrar libremente en la cocina y recordar imágenes de Satsuki preparando el obento para todos, en el baño tradicional donde se bañan los tres juntos, sacar agua del pozo igual que hacen Satsuki y Mei  para lavar la ropa y donde hasta hay un cubo con un agujero, tocar la columna de madera roída del porche… absolutamente todo.

Como anotación, se pueden hacer fotos del y desde el exterior de la casa, pero no en el interior. Aunque, eso sí, tanto en el interior como en el exterior podemos tocar y explorar la casa con total libertad: abrir y cerrar cajones y armarios, levantar tapas, echar un vistazo a los libros y la ropa que hay almacenada, así como a los futones, etc. Y eso es un lujo, porque el nivel de detalle y cuidado es espectacular y la casa es una réplica tan exacta que no parece una réplica, sino que parece la casa de verdad de Satsuki y Mei. Es como si, al entrar en ella, de golpe la película se hiciera realidad. Muy curioso y emocionante.

La visita comienza justo al lado de la zona donde compramos los tickets, donde hay que esperar hasta que el guía llame al grupo. Desde allí, caminamos 5 minutos hasta la casa, que está en medio de la nada, rodeada de vegetación y montañas… ¡es una sorpresa absoluta!

Casa de Satsuki y Mei en Japón

Casa de Satsuki y Mei en Japón

Al entrar, debemos quitarnos los zapatos en el genkan, como en cualquier casa japonesa y guardarlos en los armarios de la entrada.

Casa de Satsuki y Mei en Japón

La primera habitación que vemos es el salón principal, que la familia usa de sala de estar y de dormitorio.

Casa de Satsuki y Mei en Japón

Es por ello que en una esquina podemos ver el escritorio, con los libros y la mochila del cole de Satsuki. ¿Lo mejor de todo? Que podemos abrir la mochila y mirar qué hay dentro, revisar los deberes de la pequeña, etc. ¡Impresionante!

26082014D3_AichiExpoPark-43

Cada cajón, cada armario, cada estante… todo puede abrirse y explorarse. Podemos encontrar joyas de la madre, kimonos, camisas y trajes del padre, corbatas, vestidos de las hermanas, pijamas y hasta gomas para el pelo y brazaletes para las pequeñas. De todo.

Casa de Satsuki y Mei en Japón

Y, de hecho, si abrimos uno de los armarios del salón nos encontramos con los futones que la familia usa para dormir…

Casa de Satsuki y Mei en Japón

Al lado del gran salón principal, encontramos el estudio del padre de Satsuki y Mei. El nivel de detalle del estudio es simplemente espectacular, te deja con la boca abierta… ¡y más si lo comparas con lo que aparece en la película! Es que es tal cual, de verdad, impresiona.

Casa de Satsuki y Mei en Japón

Casa de Satsuki y Mei en Japón

Casa de Satsuki y Mei en Japón

Casa de Satsuki y Mei en Japón

26082014D3_AichiExpoPark-38

Si hasta tiene en la pared el calendario dibujado por Mei… ¡y cambia según el mes, claro, como un calendario de verdad! Nosotros lo visitamos en agosto, y justo el calendario estaba situado en ese mes.

26082014D3_AichiExpoPark-37

A continuación, nos encontramos el comedor y de nuevo recordamos imágenes del padre y las hijas desayunando. Todos los armarios están llenos del ajuar familiar y, como hemos dicho, podemos abrirlo y revisarlo todo para ver qué hay en su interior, siempre que lo dejemos tal y como lo encontramos.

Casa de Satsuki y Mei en Japón

Casa de Satsuki y Mei en Japón

Casa de Satsuki y Mei en Japón

La cocina de leña, de nuevo, nos transporta a la película y no podemos evitar acordarnos a Satsuki preparando un obento para todos, antes de ir al cole al comienzo de la película, por ejemplo.

26082014D3_AichiExpoPark-29

Cerca de la cocina encontramos ofuro de la familia, un baño japonés tradicional de estilo goemon, con tapa de madera y calentado con fuego. Eso sí… ¡no vimos a los makkuro-kurosuke!

Casa de Satsuki y Mei en Japón

Al lado está el servicio, que no sé si sale alguna vez en la película, pero es uno de esos detalles que hacen que la casa parezca real más que una réplica, porque obviamente la casa de la familia Kusakabe en la película tenía servicio sí o sí :)

Casa de Satsuki y Mei en Japón

Pero el exterior de la casa también está lleno de detalles. Una de las primeras cosas que vemos es la bicicleta que usa el padre para moverse por la zona.

Casa de Satsuki y Mei en Japón

Y qué decir del porche y su columna de madera roída alrededor de la cual bailan Mei y Satsuki cuando llegan por primera vez a la casa, dándose cuenta de que no está del todo en buen estado. Pues esta columna, naturalmente, está igual de… roída :D

26082014D3_AichiExpoPark-8

26082014D3_AichiExpoPark-13

O el pozo del que Mei y Satsuki sacan agua para lavar la ropa. Es idéntico, tal cual lo vemos en la película… ¡y se puede extraer agua! Y también está el cubo agujereado que tanto sorprende a Mei. Vamos, todo.

26082014D3_AichiExpoPark-19

26082014D3_AichiExpoPark-30

26082014D3_AichiExpoPark-33

El nivel de detalle es increíble y mires donde mires encuentras algo que te recuerda a la película, como las geta que el padre usa para salir al jardín desde su estudio…

26082014D3_AichiExpoPark-36

… o las que usa Satsuki (y sí, nos asomamos ahí abajo para ver si veíamos algún mini-totoro de los transparentes corriendo por ahí :D)

Casa de Satsuki y Mei en Japón

… o un taketonbo que reposa tranquilamente encima de la casa (detalle que se nos hubiera pasado por alto, pero que la guía japonesa que estaba acompañando al grupo nos hizo ver ^^).

26082014D3_AichiExpoPark-27

La casa, sin duda alguna, no es que parezca de verdad… es que es de verdad. Sales de ahí pensando que no has visto una réplica, sino que has visto la verdadera casa de Satsuki y Mei.

26082014D3_AichiExpoPark-16

26082014D3_AichiExpoPark-25

26082014D3_AichiExpoPark-34

26082014D3_AichiExpoPark-31

Atención a la sílaba to (と) inscrita en las tejas del típico tejado japonés…

26082014D3_AichiExpoPark-40

Y de regalo, a las afueras de la casa, la parada del autobús donde Mei y Satsuki esperan el autobús bajo la lluvia, encontrándose con Totoro, al que le prestan un paraguas.

26082014D3_AichiExpoPark-23

Al final de la visita, sorprende ver que no hay ni tienda ni recuerdos ni nada. Sólo un camino que nos lleva hasta un ascensor que nos sube a una plataforma elevada. Desde allí, podemos ver La casa de Satsuki y Mei desde arriba, rodeada de árboles en un lugar, sin duda alguna, mágico.

Casa de Satsuki y Mei en Japón

26082014D3_AichiExpoPark-52

Desde luego, fans de Ghibli, fans de Totoro y especialmente para los que viajáis con niños… ¡tenéis que ir a La casa de Satsuki y Mei! Es una réplica tan real que no parece una réplica típica de ‘parques de atracciones’, donde siempre se nota que hay partes hechas con cartón piedra. En este caso y, como no nos cansamos de decir, arece una casa real, como si Mei y Satsuki fueran a salir de un momento a otro.

Poder abrir y cerrar cajones y armarios, ver todos los detalles, recordar momentos de la película… todo nos sacó mil y una sonrisas y mereció muchísimo la pena. El nivel de detalle es impresionante y si ya visitar el Museo Ghibli en Mitaka, Tokio, emociona a cualquiera que haya visto alguna película de Ghibli, La casa de Satsuki y Mei os pondrá la piel de gallina.

En nuestro caso, dada la alta afluencia de gente, cada turno de visita se dividía en dos grupos, A y B. Los primeros 20 minutos el grupo A exploró el interior de la casa mientras el grupo B exploró el exterior y después nos cambiamos. Si vais en temporada baja, es posible que haya un sólo grupo y podáis entrar y salir sin tanto problema.

Casa de Satsuki y Mei en Japón

Información adicional

  • La casa de Satsuki y Mei se encuentra en un extremo del Parque Moricoro, en Nagakutecho, a unos 40 minutos al este de Nagoya y es fácilmente accesible con uno de los primeros trenes maglev del mundo: el Linimo. El billete desde Nagoya cuesta 340 yenes y la casa está a 20 minutos caminando de la estación de tren, aunque también podemos subir a un autobús circular, totalmente gratuito, que nos lleva alrededor del parque. Eso sí, tardaremos más o menos lo mismo porque no hay tanto servicio y circula muy despacio. El parque es muy grande y merece una entrada aparte, pero para llegar a La casa de Satsuki y Mei simplemente hay que seguir las señales que están repartidas por todo el parque. Estas señales tienen escrito esto mismo, “Casa de Satsuki y Mei” en japonés en color rojo, pero debajo aparece escrito en inglés, con lo que no debería ser un problema encontrarla.

Casa de Satsuki y Mei en Japón

Casa de Satsuki y Mei en Japón

  • En temporada alta, es recomendable comprar los tickets por adelantado en una de las máquinas Loppi que hay en el interior de las tiendas de conveniencia Lawson o por internet desde su web. Para hacerlo, necesitaréis seguir una serie de pasos: introducir el código del evento (lo encontraréis en la web arriba enlazada, cambia cada mes), día y hora que queréis y un número de teléfono (podéis usar los datos del hotel en caso de no disponer de teléfono japonés). Si no podéis o la máquina, al estar en japonés, no os resulta fácil de utilizar, que no cunda el pánico, siempre podéis llegar temprano y comprar los tickets para la primera hora disponible.

Casa de Satsuki y Mei en Japón

  • La casa de Satsuki y Mei está abierta de 10 a 16:30, aunque suele abrir media hora antes sábados, domingos y festivos. Cierra los lunes y del 29 de diciembre al 1 de enero. La visita, de unos 40 minutos de duración, cuesta 510 yenes (250 yenes los menores de 4 años) y no es una visita guiada, aunque estaremos acompañados de una o dos guías que nos contarán cosas interesantes sobre la película y detalles de la casa y nos pedirán que guardemos la cámara si la sacamos en el interior de la casa. Eso sí, en japonés puro y duro.
  • Hay más información en la página web oficial en japonés.